Crisis de ausencia pueden ser epilepsia

0

Las ‘crisis’ y falta de control de movimientos pueden evidenciar una actividad eléctrica similar a las convulsiones

Guadalajara, Jal.- Si con frecuencia, al estar platicando, una persona presenta “ausencias” breves, de uno o dos minutos, y luego retoma la charla como si nada hubiera pasado, o bien, de pronto no puede controlar un movimiento, es probable que padezca una variante de epilepsia, menos grave que la común pero que también requiere tratamiento médico puntual.

El experto en Urgencias adscrito al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Héctor Ramón Jáuregui García, explicó que las “crisis de ausencia” y la falta de control de movimientos repentinos pueden poner en evidencia una actividad eléctrica en el cerebro similar a la que existe durante las convulsiones.

“Hay otros síntomas de epilepsia, pero los anteriores son los más representativos y es importante entender que la patología no necesariamente implica la típica convulsión. Puede pasar desapercibida para la familia porque el paciente sólo parece distraído. Si no se diagnostica y se trata, igual que con las convulsiones puede haber secuelas”, informó.

Tales secuelas, continuó, se relacionan con la memoria, los procesos cognitivos y el comportamiento e incluso con mayor predisposición a padecer enfermedades a mediano y largo plazo, como los accidentes cerebrovasculares, por lo que es necesario acudir con un especialista en salud.

“El método de diagnóstico más eficaz es mediante un electroencefalograma, así es como se obtiene evidencia clínica de la epilepsia, sea que el paciente tenga convulsiones, crisis de ausencia, movimiento descontrolado u otros síntomas. La primera evaluación la hace el médico familiar y, de ser necesario, se hace una derivación del caso a segundo o tercer nivel de atención”, dijo.

Por último, Jáuregui García explicó que el tratamiento para esta enfermedad debe tomarse de por vida, y ni la persona ni algún miembro de la familia deben suspender su ingesta o modificar la dosis sin supervisión médica.

En ocasiones la persona tiene tan buena evolución que podría dejar de tomar fármacos de manera permanente, pero sólo si un experto así lo prescribe, puntualizó el especialista.

 

(El Occidental)

Leave A Reply