Policías se han amparado para no salir a patrullar

0

“Hay compañeros que tienen lesiones, que les impiden realizar una función operativa y la Comisaría ha sido insensible”, indicó Núñez Cortés.

Guadalajara, Jal.- A partir del viernes pasado tras la muerte de dos policías tapatíos en la prestación del servicio, alrededor de 20 elementos de la Comisaría de la Policía Preventiva Municipal de Guadalajara se ampararon para continuar con actividades administrativas, pues sus condiciones físicas les impiden tener una respuesta adecuada ante un incidente y eso los pone en riesgo.

Esto, porque desde el pasado 27 de junio recibieron una circular informándoles que “por tener nombramiento operativo”, los elementos que contaban con restricción médica desde anteriores administraciones, misma que estaba avalada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), debían salir a patrullar.

En esa situación se encontraban los dos policías que fueron asesinados al interior de un laboratorio de la colonia Independencia el viernes pasado, así como otros cerca de 250 elementos que están impedidos para el trabajo operativo, explicó Carlos Antonio Núñez Cortés, presidente de la Firma Jurídica de la Fuerza Policial S.C.

“Hace unas semanas se emitió una orden por parte de la Comisaría General y Comisaría en Jefe donde estaban ordenando a todas las zonas que el personas que tuviera restricciones médicas, conocido por Incapacidad Parcial Permanente estaban aptos para salir a patrullar, que los podían armar y portar chaleco y a partir de eso muchos elementos se ampararon para no salir a patrullar, porque eso causa riesgo a su integridad física y a sus propias vidas, como ya lo vimos”.

Aseveró que dentro de ese grupo de casi 300 personas con Incapacidad Parcial Permanente debido a lesiones serias que les dificultan la movilidad, generadas por choques, arma de fuego, fracturas por riñas, así como hipertensión y diabetes. “Hay compañeros que tienen lesiones, algunos de quemaduras en casi todo el cuerpo, lesiones que no es porque ellos no quieran, sino porque dentro del ejercicio de sus funciones tuvieron lesiones que ahora les impiden una función operativa y esta Comisaría ha sido insensible”.

Sin embargo, un aspecto que les preocupa es el emocional, pues alrededor de 30 policías tapatíos reciben actualmente tratamiento psiquiátrico en el Hospital San Juan de Dios. “Hemos tenido una alza en cuestiones emocionales y muchos ingresos al Hospital Psiquiátrico de San Juan de Dios de personal de servicio que lo han tenido que trasladar al hospital por cuestiones de hostigamiento y estrés del mismo trabajo”.

Núñez Cortés durante los últimos 12 años y hasta noviembre pasado fue policía tapatío y tras conformar la Firma Jurídica de la Fuerza Policial S.C. recibió la notificación de destitución.

 

(EL Occidental)

Leave A Reply