A la espera del banderazo, 11 aspirantes por la alcaldía de Vallarta

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz /

Al primer segundo de éste domingo 29 arrancan las campañas electorales en la batalla por la alcaldía y la diputación local. Son 11 los aspirantes que compiten por la presidencia municipal y a destacar, debemos considerar al naranja, Arturo Dávalos Peña, el priista, Roberto González Gutiérrez y el panista, Saúl López Orozco.

En algún momento del proceso electoral hubo expectativas en el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena. Pero su proceso de designación del candidato ha sido desastroso. Morena postula a la única mujer de la competencia, Laurel Carrillo Ventura y tal distinción ocasionó la fractura del partido y la pérdida de la mayoría de su militancia, con lo cual sepultó cualquier posibilidad de participar para ganar.

Al desánimo de Morena, emergió la figura del médico Heriberto Sánchez Ruiz. Al cabo de una larga campaña de proselitismo social en las colonias de la ciudad, arropado por las siglas del Partido Encuentro Social, cuando éste concretó su alianza con Morena y el Partido del Trabajo, Heriberto Sánchez se asomó al Partido Nueva Alianza y los convenció de ser postulado. Su presencia radica en las colonias populares y allá enfoca su esfuerzo, nos contó vía telefónica este jueves 27.

A Sánchez Ruiz se le otorgan mayores posibilidades que a todos los candidatos independientes. Muy pocos, si no es que nadie cree en el triunfo de alguno de los independientes, entre los que se cuenta el periodista, Luis Alberto Alcaraz López, un priista de toda su vida y ya despojado de esos colores, Máximo Martínez Aguirre, Francisco Martínez Gil y Francisco Romero García.

También decepcionó a varios de sus seguidores iniciales, Enrique Gou Boy quien luego de presentarse como “independiente” se vistió de verde y se “asoció” a Salvador Cosío Gaona. Éste es otro priista de media vida, que deambuló luego por el PRD, Convergencia, Morena, y es ahora candidato del PVEM al gobierno del estado.

Naturalmente, al no finiquitarse una coalición total, el Partido de la Revolución Mexicana registró candidato propio la alcaldía y se le juegan con Hernán Carmona Muñiz. Nuestros tres lectores nos disculparán por no ofrecer mayores datos de quién es el abanderado del PRD. A no ser que se trata de una pieza del multicolorido perredismo universitario, no disponemos de otros datos. Si el PRD logra computar un millar de votos serán muchos.

Primero, nos asombra tanto aspirante a ser “empleado”. Si la chamba de alcalde no se trata de un “empleo” tan bien remunerado seguramente estaría apuntado un vallartense, dos máximo, con ansias de despachar en el palacio municipal. ¡Son once candidatos!

La importancia de los candidatos se las otorga Juan pueblo, no un periodista. Dos décadas atrás, el PAN y su candidato atraían todos los reflectores en temporadas como la actual. Hoy, los blanquiazules han sido colocados de la tercera posición hacia atrás y en una de esas, al final de la jornada electoral retroceden posición.

De las cenizas del Partido Convergencia, nació el Movimiento Ciudadano  y para asombro de propios y extraños, es el partido de moda, en Puerto Vallarta y en Jalisco. Cualquier sondeo o muestra de mediana reputación le da al MC sólida ventaja en la elección para gobernador y para alcalde vallartense.

Arturo Dávalos Peña es el abanderado naranja. A excepción de sus adversarios, a él se le considera el favorito en cualquier sondeo y plática de tortillería. Procura hacer historia enfilándose al primer alcalde reelecto. Su antecesor, también naranja, Ramón Guerrero Martínez intentó oponerse a su candidatura pero fracasó y optó por postularse a la diputación federal.

Desde la noche del jueves circularon las postales de la invitación al acto de arranque de la campaña de Dávalos. Hay un giro en la tradición naranja pues abandonaron las colonias de la periferia para irse al centro de la ciudad para el simbólico banderazo. El arranque oficial habla de las nueve de la mañana del domingo 29 pero los amigos del candidato invitan a estar media hora antes en el punto sur del malecón, donde desemboca la calle Pípila, y hacer una caminata rumbo a la Plaza de Armas. El resto de la agenda dominical la ignoramos pero acostumbrémonos a ver los brigadistas en pega de calcas en los cruceros de mayor tráfico vial.

El priista Roberto González envía el mensaje de no perder ni un segundo de los 60 días de campaña. Su batucada y su equipo se apostarán desde la tarde-noche del sábado en la plaza principal de El Pitillal y ahí afirmarán el ruido. Hasta la medianoche estará prohibido las arengas políticas y discursos de campaña y al primer minuto aparecerá en el escenario el abanderado. Tampoco sabemos si los amigos del tricolor, al cabo de esa desvelada sabatina verán el amanecer del domingo en la menudería del Boferas o en la birria de con Enrique Herrera o de la plaza se van a descansar los amigos del tricolor.

Por empezar la campaña, en el team morena anda tan desorganizado que la incertidumbre inicia por la indefinición de su planilla. En esos últimos días han ocurrido encerrones,  jaloneos y sombrerazos. El PT y el PES no renuncian a irse en ceros y han emplazado a los morenos les cumplan los cuatro “campitos” en la planilla, dos para cada partido. La dirigente local del PES, Carla Esparza Quintero exige ir en la planilla y pues considera que con ella y Laurel Carrillo, serían las “fifís” vallartenses al modo de Andrés Manuel López Obrador.

Morena abandonó el sueño de erigirse en “la esperanza de los vallartenses” desde el momento de imponer a Laurel Carrillo. No supo medir mayúscula reacción de Héctor Gallegos y del abogado Roberto Ascencio quienes se hicieron a un lado y exploran nuevos horizontes. Ignoramos quiénes serán los peones del equipo moreno pero ya nos empiezan a decir que están en un proceso de revivir muertos y extraer piezas de las catacumbas y con éstos sustituir a quienes se les fueron.

Nos llama la atención el médico Heriberto Sánchez Ruiz. Más allá de colores y siglas, tiene en su haber un trabajo social de gran arraigo en las colonias de la periferia de la ciudad. En la zona rural también tiene seguidores. Se inició en el PRI pero renunció allá en los albores del nuevo milenio, cuando acusó al PRI de antidemocrático en un proceso interno de selección de candidato en el año 2000. Seis años después, en el 2006, se postuló por el PRD y logró agenciarse alrededor de 7 mil votos, suficientes para alcanzar una regiduría. Con el doble de electores, la lógica diría que al menos aspira a doblar aquellos votos de hace 12 años pero el médico cree está en condiciones de ganar la alcaldía. Nosotros no vamos a desanimarlo sino todo lo contrario, lo alentamos a redoblar esfuerzos.

Lo del PAN es una verdadera desgracia. No vemos por dónde haga la travesura de erigirse en una amenaza real para Dávalos o para el PRI. El voto duro azul quizá representa un bonche de sufragios suficientes para obtener dos regidurías. Después de ser echados del gobierno del estado, en cada elección han ido perdiendo terreno en la aceptación del electorado. Perder votos se traducen en perder y regidurías. En el 2003 ganaron las seis regidurías plurinominales pero ya en la última elección, se redujo a dos regidurías mismas que se esfumaron cuando sus dos regidores, Juan José  Cuevas y Gonzalo Guzmán Delgado renunciaron al PAN para irse al MC. Y a duras penas logrará mantener esas dos posiciones.

Tampoco le auguramos buena cosecha de votos al PRD. Atisbamos por todos lados y no olfateamos optimismo, entusiasmo ni simpatías del electorado por alguno de los independientes. Si alguno de ellos tiene la fórmula secreta, si oculta armas electorales de alta efectividad y harán arrodillarse a los adversarios, no lo sabemos. Máximo Martínez es un viejo lobo de formación priista y eso repele potenciales simpatizantes. Luis Alberto Alcaraz, es un periodista que carga con el estigma de haber sido peón del priismo. Quisiéramos suponer siquiera que Francisco Martínez Gil o Francisco Romero García, los otros dos independientes se asomen a lo grande pero no les vemos tamaños ni agallas.

Tanto candidato pulveriza el voto, creemos en beneficio de los punteros, de Arturo Dávalos. Disminuye también el voto duro de partidos tradicionales como el PRI y el PAN. El PRD, el otro partido grande hasta la irrupción de Morena seguirá condenado a ser mero testigo presencial de la campaña. ¿El verde? No. Al supo pudiera acercarse al reparto de la última regiduría plurinominal pero ahí se quedará.

Revolcadero

Buenos amigos personales, panistas ellos, nos han confiado que en esta elección no harán valer su poder del voto en favor del candidato de su partido el PAN. Por poderosas razones desconfían del candidato nominado por su partido pues apenas se registró les mostró su verdadera cara, la de un soberbio y arrogante, incapaz de buscarlos para entablar un dialogo cara a cara y persuadirlos de ser el líder que el PAN necesita. En esta dura crisis del panismo, sí que les urge un verdadero líder para salir del ostracismo. Nos buscaron para preguntar datos extras al comentario corto hecho en este espacio en la anterior entrega. Les intrigó el dato, fueron y rastrearon en el pasado inmediato de López Orozco y algo hallaron. ******* El pleno del ayuntamiento amplió el plazo para recibir propuestas a seis de las nueve preseas Premio Vallarta 2018 que días atrás fueron declaradas desiertas por el Consejo Consultivo. Antes se acordó otorgar el premio “Ignacio Luis Vallarta Ogazón” a la Fundación Alas de Águila, el premio “Teresa Barba Palomera” al Festival Vallarta Azteca Folclor Internacional A.C. y el premio Francisca Rodríguez Rodríguez, al Dr. Luis González Lomelí. Los galardones desiertos y para los cuales se podrán recibir propuestas hasta el 11 de mayo, son en las áreas asistencia social, artes, promoción turística, medio ambiente, deportes y fomento económico. Las propuestas en estas modalidades se anularon “por cuestiones técnicas” y se abre una nueva oportunidad a los interesados en presentar propuestas. ****** Al primer segundo del domingo también se cantará el arranque de la campaña por la diputación local. Los bien enterados en materia electoral nos afirman que el triunfo lo disputarán la abanderada por el PRI, Violeta Becerra Osoria y el naranja, Luis Munguía. La necesidad del último en abrazar como suya la causa mochilista, le ha restado apoyos y simpatías, votos pues, de electores vallartenses en una proporción nada fácil de calcularse. Nuestros amigos priistas nos aseguran tener medido ya el impacto negativo del mochilismo y arrastrará a Munguía al borde de la raya de la derrota. La maestra Violeta Becerra ha dado ya enormes muestras de hacer campaña y si orienta sus estrategia pudiera pasar por encima de Munguía.****** A Contralínea y Martha Ramírez le agradecemos la información de los topes de campaña fijados por el IEPC. Los candidatos no deberán gastar más de un millón 13 mil 257 pesos. Ese es el tope de gastos para la campaña que arranca este 29 de abril y se prolongará hasta el miércoles 27 de junio.

 

Leave A Reply