Balaceras en Ixtapa: entre el hermetismo y la sospecha de los investigadores

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El homicidio de Fabián Montes Villa, “el tigre”, la madrugada del viernes en Ixtapa, desencadenó una segunda balacera ya a media mañana, sucesos que han sido cubiertos por un manto silencioso y sospechoso. Los vecinos atestiguaron el arresto de dos damas del barrio y dos varones, uno de ellos lesionado de bala ya sometido por un agente judicial.

Después del viernes 24 no ha habido información oficial. El día de las acciones, solo se supo de un vecino muerto a tiros en la esquina de las calles Niños Héroes e Iturbide. Ya al caer la noche y a cuentagotas dieron datos precisos del sujeto baleado, del detenido y herido de bala. Se confirmó que “el tigre” era el muerto y el herido, motejado como “el cubano” y de nombre Marcos Ricardo.

En un pueblo como Ixtapa, casi nada ni nadie escapa al escrutinio del vecino. Eso sí, cuando se trata de asuntos de bala y sangre le huyen a los sabuesos de la ley. Al mediodía ya todo el barrio, ahí en los límites de las colonias El Centro de Ixtapa y Centro de Salud, sabía detalles y comentaban el suceso.

Por versiones de los vecinos nos enteramos que a “el tigre” le dispararon en la esquina de las calles Iturbide y Niños Héroes, ahí frente a la tienda Kiosko. Que esa noche la había pasado alegre con algunos amigos y amigas y uno de ellos lo mató. En ese grupo estaba “el cubano”, el único del grupo que no es del barrio ni de Ixtapa. Cuando la Fiscalía Regional difundió datos de su identidad, lo ubicó como oriundo de Los Ángeles, California.

Cuentan los vecinos que los agentes investigadores recurrieron a las cámaras de la tienda de conveniencia y de ahí obtuvieron imágenes útiles para iniciar las investigaciones. Casi de inmediato aprehendieron a dos mujeres entre éstas, a una familiar de los dueños de una cenaduría. A la segunda damita la localizaron cuadras arriba. Una de ellas dio datos de quien aparentemente habría disparado a “el tigre” y la casa donde se escondía.

Más allá de las versiones de vecinos, confiamos en los datos obtenidos a través de una persona con acceso al video de la tienda de conveniencia. A ello le añadimos el comentario de testigos presenciales desde la misma tienda. Nos dicen que afuera dos damitas estaban liadas en una riña callejera cuando “el tigre” fue a comprar una sopa Maruchán. El mentado “profe” le pidió ayuda para desapartar a las rijosas. “No te metas hombre, es un pleito de viejas”, le sugirió el “tigre” y se metió por su Maruchán. Fue al salir cuando sin decirle nada, “el profe” le soltó el balazo”.

Ahora, es preciso dejar perfectamente claro que no los investigadores, los mirones y ni tampoco empleadas del Kiosko identifican a plenitud quién es “el profe” y quien es “el cubano”. Aparentemente uno de ellos le disparó a “el tigre”. “(El que disparó) fue uno de los dos que estaban afuera con las muchachas peleando”, comentaron a los fiscales.

En la revisión del video, los investigadores ven al asesino alejarse por la calle Niños Héroes con rumbo al Centro de Salud. El cuerpo de la víctima quedó tirado frente a la finca 188, de una señora que por años se dedicó a vender cerveza a cualquier hora del día. Las imágenes captadas por la cámara de la tienda son de excelente calidad y los investigadores no tuvieron duda cuando lo atraparon en la casa de “el profe”. Los investigadores están convencidos de haber detenido en la casa de “el profe” a quienes estaban en el zafarrancho afuera del Kiosko y uno es el asesino.

A “el tigre”, hijo de una señora conocida como “la jícama”, lo mataron minutos después de las cuatro de la madrugada. Recibió los primeros auxilios pero no pudo resistir y murió a eso de las nueve de la mañana en el Hospital Regional. A su muerte fue cuando los investigadores de la Fiscalía Regional se movilizaron. Detuvieron sin contratiempo a las dos damas. Tomaron confianza y se confiaron al ir detrás de “el cubano”. Fueron a una casa abandonada de la calle Niños Héroes. Era una de las propiedades de una persona de apodo “el buki” desaparecida hace unos diez años. La información recibida les indicó que ahí dormía el empistolado. Los sabuesos creyeron estar tras el rastro de “el cubano”. No lo hallaron y fueron a la vuelta y a media cuadra. Era la casa 304, la de “el profe” de la calle Pino Suárez, entre Niños Héroes y Santos Degollado.

Los vecinos coinciden en haber escuchado dos ráfagas breves de balazos. Uno de los primeros balazos hirió en un pie a un representante de la ley. Los vecinos juran que “el cubano” dejó de disparar por agotar su parque o por “entramparse” su arma. Nadie lo sabe a ciencia cierta. Hubo quien afirmó que simplemente se le acabaron sus dos o tres tiros y se rindió. De acuerdo al calibre 380, ésta última versión pareciera ser más razonable. Reportaron un cuarto detenido, las dos damas, “el cubano” y alguien más. Han sido herméticos en dar nombre del cuarto detenido pero aparentemente se trata de “el profe”.

El velorio de Fabián “el tigre” Montes Villa se efectuó a dos cuadras del sitio donde lo mataron. Ahí se habló con insistencia de un dato no conocido por el autor. A “el cubano” le habría disparado un agente de la Fiscalía cuando ya estaba detenido y no representaba peligro para nadie. Nos quedamos con una frase: “pa’que sientas lo que siente”, le habría dicho el policía judicial en tono amenazante al instante de dispararle al pie.

En la segunda vez que obtenemos un dato que no encaja en cualquier método de investigación. Hace tres semanas, el lunes 6 de este mes, se registró otra doble balacera en Ixtapa, por el rumbo de Los Tamarindos e Idipe. Hubo intercambio de disparos frente al ingreso a Nuevo Ixtapa y luego en la calle Pavo Real de Los Tamarindos. Una versión nos afirmó que ahí detuvieron a un jovencito herido pero jamás se informó de ello. Cuatro horas después se supo que en la colonia 24 de Febrero fue entregado a las fuerzas de la ley a un menor herido en un pie. Una fuente de la más alta confianzas mantiene la versión de que ese menor es el mismo que habría sido detenido en la calle Pavo Real.

De ninguno de los dos sucesos se sabe a ciencia cierta los motivos, ni hay datos sobre los protagonistas. Inclusive, tampoco se sabe a ciencia cierta cuántos detenidos hubo. La Fiscalía impuso un riguroso hermetismo. En Ixtapa se sigue hablando de los dos asuntos y abundan las interrogantes. Lo único cierto es el sospechoso actuar del grupo de investigaciones de alto impacto de la Fiscalía del Estado que opera en la ciudad.

Revolcadero

Hay indignación nacional por las imágenes vistas en videos donde se capta a un grupo de soldados siendo sometidos, desarmados, vejados y secuestrados por una violenta turba de una población de Michoacán. Se le reclama y exige al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador primero haber prohibido a los militares defenderse de agresiones del pueblo sabio, y retirar por decreto dicha prohibición. Las imágenes capturan los rostros asustados de los soldados a merced de iracundos lugareños que les quitan las armas y los amenazan que no serán liberados hasta que les regresen armas que previamente habían sido aseguradas a un grupo de supuestos autodefensas. El suceso ocurrió el domingo. La Secretaría de la Defensa Nacional informó que ya por la noche del domingo se logró negociar la liberación de los militares. Sin embargo, se ocultó lo más interesante, si para ello debieron regresar las armas a los grupos armados de La Huacana. La indignación es doble porque también en Michoacán se grabó otro video en donde se ven dos o tres decenas de camionetas de lujo desfilar de noche repletas de hombres armados. Fue esa noche que atacaron a policías de Zamora, en donde mataron a tres oficiales. Atentar y someter a las fuerzas armadas y tomar con total impunidad una ciudad y matar a sus policías, más allá de demostrar poderío es un insultante reto al estado y una exhibición de que esos señores pueden hacer todo en un país con autoridades timoratas. ****** “El Chino” Gustavo Fong Patiño se llevó la noche de la velada boxística sabatina. Se apoderó más veces del cuadrilátero que el comisionado municipal de Box y Lucha Libre, Manuel Galindo Nolasco. También le arrebató brillo al nuestro amigo Rodrigo López Joya, el popular Yiyo, que regularmente es al figura en este tipo de funciones. Naturalmente, desde los pesajes también se apersonaron el alcalde Arturo Dávalos Peña y el director de Desarrollo Social, Víctor Bernal Vargas. Lo lamentable fue la baja calidad de los gladiadores. Ah, y también decepcionó la transmisión de TV Azteca. Apenas se dieron tiempo de la transmisión nacional para dos peleas y las dos de una ínfima calidad.****** Lo que se le viene encima al gobierno federal es la crisis de las medicinas. La renuncia del Germán Martínez al IMSS arrastró críticas y quejas de beneficiarios de los programas del servicio de salud pública, de médicos y directivos que resienten la quita de presupuestos para la salud. En Jalisco y en Puerto Vallarta no hay desabasto pero por años ha sido recurrente el problema de un desabasto cíclico y tolerado de medicamentos. La austeridad republicana de López Obrador ha fallado al privilegiar el ahorro de dinero por encima de gastar el presupuesto anual en cada dependencia. Así como se proponía quitarle dinero a las colonias populares de la ciudad para el tren ligero de Guadalajara, le pellizca dinero a la salud y a otros sectores para destinarlo al Tren Maya. La presión y la crítica nacional ya aflojó a don santo Amlo que poco a poco libera presupuestos que se retienen en la Secretaría de Hacienda.

 

Comments are closed.