Casi extinto en Vallarta, el PRD cumplió 30 años con más pena que gloria

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El Partido de la Revolución Democrática cumplió el domingo 30 años de vida. Ningún militante, si es que los hay en Puerto Vallarta, se acordó de la fecha de su fundación. La crisis por la que atraviesa el PRD, acá se tomó con seriedad y no hay quien le rinda honores al partido creado por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, y también por Andrés Manuel López Obrador, un 5 de mayo de 1989.

En realidad, el PRD en la ciudad no se distinguió por ser un referente y competente a los procesos electorales. En esas tres décadas, en diez elecciones por la alcaldía a duras penas ganaron dos regidurías. Y lo hicieron con candidatos prestados, con los médicos Luis Fernando Famanía Ortega y Heriberto Sánchez que del PRI saltaron al PRD en 1997 y 2006 respectivamente.

El origen del PRD llegó de la mano de una coalición de partidos políticos de izquierda y bajo la convocatoria de los líderes de la Corriente Democrática, Cárdenas y Muñoz Ledo. En esa rara mezcla de políticos y partidos, se fusionó el Partido Mexicano Socialista, Partido Mexicano de los Trabajadores, Partido Socialista Unificado de México, Partido Patriótico, Partido Socialista de los Trabajadores y otras organizaciones.

El PRD nació un año después de la elección presidencial de 1988, la del escandaloso triunfo de Carlos Salinas de Gortari y la caída del sistema. Fue la elección operada desde la Secretaría de Gobernación por el ahora moreno, Manuel Bartlett Díaz.

Andrés Manuel López Obrador.

El abanderado del PAN, Manuel “Maquío” Clouthier colocó al panismo en posición de una lucha de tres. Pero sería Cárdenas el que amenazó por primera vez el dominio del tricolor y por poco arranca el triunfo a Salinas. A 21 años de esa elección todavía hay quienes juran que Bartlett le arrebató el triunfo a Cárdenas y con su caída del sistema, fue el responsable de imponer a Salinas.

En aquella época López Obrador se integró al proyecto de Cárdenas, en plena campaña presidencial, Heberto Castillo, declinó para adherirse a Cárdenas Solórzano.

Desde su nacimiento el PRD fue el partido de las tribus. En función de cada ideología, de izquierda todos, de extrema o moderada, se alinearon desde el principio pero poco a poco se alinearon según los intereses de los grupos. La presencia de las tribus se agudizaron y confrontaron cuando Cárdenas ganó el gobierno de la ciudad en la primera elección del jefe de gobierno en 1997. Con algo de poder y suficientes recursos, se tejieron redes corporativistas y se aplicaron programas clientelares. Eso les impidió inclusive organizar procesos internos democráticos, los que siempre concluyeron en acusaciones de todos los niveles.

Luis Fernando Famanía.

En Jalisco y en Puerto Vallarta la presencia y participación del PRD en las campañas electorales no ha ido más allá de ser mera testimonial. Las veces que el PRI les prestó candidato, pudieron ganar una regiduría.  Los últimos candidatos salieron desde las aulas universitarias. Es sabido por todos que el dueño de la franquicia en la entidad es el Grupo Universidad. Hernán Carmona, académico en el Centro Universitario de la Costa fue el último abanderado perredista. No recordamos cuántos, pero si se agenció mil votos fueron muchos.

El PRD se maneja por Raúl Padilla López como cualquier otra empresa de su holding “UdeG S.A. de C.V.”. Y es de un capital político tan variable que quizá un tanto decepcionado, subarrendó al PVEM y por esa vía colocó al médico Armando Soltero Macías en la regiduría del anterior ayuntamiento. En el último proceso, se “asoció” con el Movimiento Ciudadano y gracias a esa alianza el ex rector general, Tonatiuh Bravo Padilla es diputado federal.

El “Grupo Universidad” tiene en el abandono al PRD en la entidad. No es que le den vida artificial porque ese partido realmente acá no existió. En las pasadas por la misma razón que se hace peligrar la vida del partido.

Heriberto Sánchez Ruiz.

Sin embargo, es indudable que el Partido de la Esperanza provocó en más de una ocasión relativo entusiasmo entre sus viejos simpatizantes, todos románticos de la izquierda vallartense. Sin recursos ni para pagar un camión urbano, se entregaron a tareas partidistas viejos amigos, algunos ya fallecidos, quienes jamás reclamaron justicia al partido. Nos viene a la memoria Juanito Ramírez, Secundino Peña, Miguel Cornejo, Miguel Ángel Santos, Carlos Rizo, Martín Rodríguez Díaz, Oscar Pérez Ortiz.

Siempre hemos creído que particularmente a Oscar Pérez Ortiz se le ha maltratado después de ser de los primeros en dar un paso fuera del PRD y dedicarse en cuerpo y alma a Morena, el partido creado por López Obrador. Es fundador de Morena pero también lo fue del PRD y en ninguno de los dos partidos condicionó su participación. Con él de dirigente local del PRD, ocurrieron los últimos festejos en un 5 de mayo. Estamos seguros con frecuencia Oscar Pérez se retuerce de ser testigo del oportunismo que reina en su partido.

El PRD desde su fundación fue uno de los tres partidos grandes de México. Bueno, hasta la última elección, cuyo paupérrimo cómputo de votos hizo peligrar hasta su registro. A raíz de dicho resultado se le describe como un cascarón y no se exagera. Al interior sus tribus debaten si para sobrevivir cambian su denominación pero no se ponen de acuerdo.

El PRD es un cascarón que perdió a sus militantes pero también ha sufrido el arrebato de sus ideologías, doctrinas, principios y sus banderas sociales. No fue el PRI ni el PAN su gran verdugo. En su interior incubó a sus propias bestias y estas los tienen sometidos a una lenta muerte.

Los biógrafos oficiales del PRD destacan de éste haber sido el partido crítico número uno de la disfuncionalidad del sistema político mexicano liberal y sus prácticas. López Obrador les robó ese discurso y tanto lo machacó desde Morena que lo ha hace parecer suyo cuando son principios. El reparto igualitario de la riqueza, la cooperación y ayuda solidaria, la soberanía de la nación, control del poder económico, la defensa de los derechos de las personas, la democracia y una sociedad más participativa, son ideales y propuestas impulsadas de origen desde el PRD.

En cada una de las seis elecciones presidenciales, a excepción de la última, los candidatos del PRD compitieron con posibilidades. En el 2012, se dio el rompimiento de López Obrador, este fundó a Morena y le estafó principios y banderas, cuadros y activistas, líderes y dirigentes. Asociado a viejos priistas que en el pasado obstaculizaron el avance del PRD, como Bartlett Díaz, López Obrador por fin pudo escalar a Los Pinos.

A los 30 años de su fundación, el balance del PRD es catastrófico. Casi nadie le da mucha vida. Deberían estar satisfechos pues en esa treintena de años formaron cuadros y muchos de ellos tienen hoy la alta responsabilidad de colocar a México en la posición que su historia reclama. En realidad, no hay mucha diferencia en cualquier estampa de algún grupo de perredistas con otra del momento, por ejemplo, una foto de legisladores o funcionarios federales de la elite gobernante. Una foto puede confundir entre si son rostros de perredistas o de morenos.

El PRD festeja sus 30 años de vida y bien lo pudo hacer en grande. Aunque en ello entregaron su vida, como Morena y con López Obrador y con priistas, ganaron la presidencia de la república.

Revolcadero

En el portal oficial del gobierno de Zapopan publicaron por error la invitación a un evento del candidato del PAN, PRD y MC al gobierno de Puebla, Enrique Cárdenas. El escándalo reventó en aquella entidad en donde ya desde antes le pusieron marcaje a las empresas ligadas al gobernador jalisciense, Enrique Alfaro, Indatcom, Euzen, La Covacha. Los regidores de Morena en los municipios de la zona metropolitana de Guadalajara, interpusieron una denuncia contra el Ayuntamiento zapopano por desvío de recursos públicos a la campaña de Puebla. El alcalde Pablo Lemus ordenó cancelar el contrato. Nosotros acá nos acordamos que en su primera gestión de alcalde, Arturo Dávalos le cortó un convenio publicitario a una de esas empresas que todo mundo sospechan son propiedad de Alfaro Ramírez. En Puebla dicen que atrás de la campaña negra contra el candidato moreno, Luis Miguel Barbosa Huerta, están las empresas que tienen millonarios contratos en el gobierno de Alfaro, las que también manejan todo al Seapal. Pablito Lemus escribió en twitter que fue un “grave error” de Indatcom y por eso rescindió el contrato. ***** El Comité de Adquisiciones de Zapopan le aprobó al alcalde Pablo Lemus contratar a las tres empresas ya citadas arriba por un monto de 14 millones 760 mil pesos, más de una cuarta parte del presupuesto anual del área de Comunicación social, que asciende a 55 millones de pesos. De esos casi quince millones, 7.8 millones los factura Indatcom, la empresa del grave error de publicar el evento de la campaña de Puebla. Allá en Zapopan, desde julio de 2016 a septiembre del 2018, Pablito Lemus les asignó por adjudicación directa casi 36 millones de pesos a Indatcom, Euzen y La Covacha. ******El Consejo Consultivo para el Otorgamiento de Premio Puerto Vallarta 2019 se reunió y tras sus deliberaciones decidió declarar desierto cinco de los ocho premios. El pintor Javier Niño Rodríguez recibirá el premio “Manuel Lepe Macedo” por su aportación en el campo de las artes y el ex rector del CUC, Marco Antonio Cortés Guardado será galardonado con el premio “Teresa Barba Palomera” por sus contribuciones a la cultura. La presea “Francisca Rodríguez Rodríguez”, dedicada a miembros distinguidos del magisterio, las letras y/o benefactores de la educación, se dará al catedrático del CUC, Claudio Rafael Vázquez Martínez. Este maestro fue propuesto también para el premio “Manuel Lepe”. La Asociación de vecinos de la Colonia Amapas A. C, se hará acreedor al premio “Ignacio Luis Vallarta Ogazón” por su conducta y trayectoria ejemplar en beneficio del municipio y  sus habitantes. Lo curioso es la declaración de “desiertas” en las modalidades restantes: “Jesús Palacios Robles”, “Francisco Medina Ascencio”, “Guadalupe Sánchez Torres”, “Alfonso Díaz Santos” y “Agustín Flores Contreras”. Total, que el alcalde Arturo Dávalos prometió impulsar una iniciativa para modificar y adecuar el Reglamento para el Otorgamiento del Premio Puerto Vallarta a fin de dar mayor apertura y participación a la sociedad.****** La última de pilón: El superdelegado del gobierno federal, Carlos Lomelí Bañuelos declaró que los 197 millones de pesos mencionados por el diputado local mochilista, Luis Munguía para arreglar la carretera a Mascota nunca existieron. Lo único seguro que nosotros tenemos es que uno de los dos miente. Si se trata de creer, nosotros le creemos a Carlos Lomelí quien sostiene que “no han habido recursos etiquetados para la reparación de la carretera 544”. Le pegó la cruda al diputado Munguía.

 

Comments are closed.