CONTEXTOS… Con secuelas de la derrota y en la antesala del MC, “El Peri” Cuevas tira la camiseta del PAN

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- ¿Te acuerdas cómo quedó Sergio Arat? Pues “El peri” está peor, nos dijo el viernes 24 un militante del PAN, allegado al grupo compacto de Juan José Cuevas García. Decía que la derrota electoral de hace un año lo dejó en profundo estado de shock y literalmente tiene un año enfermo. En ese estado mental inestable escribió el lunes su renuncia al PAN.

Rara vez hemos saludado en el último año al que fuera abanderado del Partido Acción Nacional en las elecciones del año pasado. Diversas fuentes nos afirmaron que en efecto, la derrota lo afectó en todo, en la salud y en la situación económica y no le ha sido fácil recuperarse.

“Gasté 750 mil pesos de mi bolsa en la campaña” nos platican los amigos del ahora regidor que les cuento. De alguna forma le entienden que la intentona por recuperar aquella “inversión” lo acercó a dialogar y eventualmente negociar con el Movimiento Ciudadano su probable incorporación a ese partido.

En la última semana, representantes del MC tendieron una agresiva presión sobre Juan José Cuevas. Le proponían se decidiera tirar de una vez a la basura la camiseta azul panista y ponerse la de color naranja. Todavía el sábado lo buscaron para insistirle. Eso lo puso al bordo de un colapso mental. Se negó y en plan de descanso se tomó la tarde del sábado para perderse a todo el mundo encerrado en su casona.

Sin duda alguna, Juan José “El peri” Cuevas es la última figura conocida en Puerto Vallarta y la región que representa las siglas del PAN. Fue diputado federal, legislador local y candidato a la presidencia municipal. Candidato de emergencia al fin y al cabo, la última hechura de Guillermo Salcedo Conteras aun en el PAN, sin formación panista ni preparación para la política, pudo ganar una elección. Perdió las siguientes dos elecciones aunque en la intermedia, la de 2012, pudo ser diputado local por la llamada vía del repechaje.

Quienes han estado de alguna forma cerca de Juan José Cuevas, nos aseguran que la derrota electoral ante su amigo Arturo Dávalos Peña le ocasionó un daño irreparable en su salud. “Mira, está enfermo. No sabe lo que hace”, nos decían el viernes.

Aun así, nadie esperaba que esta semana hiciera pública su renuncia al partido que lo hizo dos veces diputado y una vez regidor.

Tampoco es novedad su ida del PAN. Desde mucho antes de su “asociación” con diputados emecistas en el Congreso del Estado, muchos ya lo daban como parte de la bancada naranja. Cuando advirtió que su aventura en “el G-10 puso en riesgo su candidatura en Puerto Vallarta dio su reculada. Desde aquellos tiempos, principios de 2014, dentro y fuera del PAN, y también del MC, sostenían que poco a poco se cuajaba la salida del “Peri” del PAN y si inmediata incursión en el MC.

La noticia corrió como reguero de pólvora la noche del lunes. Ya en martes, todo se dilucidó. Cuevas hizo público el breve escrito dirigido al dirigente estatal del PAN, Miguel Ángel Martínez Espinosa. Se guardó hasta el “por razones personales” y se limitó a agradecer a los panistas y simpatizantes y a quienes le dieron la oportunidad de escuchar sus propuestas (tampoco dice si se refiere a propuestas de cuando fue candidato)

La renuncia de “El peri” al PAN es algo así como una larga, pero larga, renuncia esperada. Le llevó más de tres años en tomar la decisión. Su amigo Arturo Dávalos, y todo su grupo, le dejó abierta una invitación al MC. Pareciera que se animó cuando el sábado supo que no fue al evento de toma de posesión de la nueva Comisión Operativa Municipal, su enemigo número uno, Ramón Guerrero Martínez. Ahora tiene su aspiración de sustituir el espacio que por decisión propia le deja en el MC el motejado como “El mochilas”. De su parte, les invita al “Mochilas” y a su incondicional Luis Munguía, regresarse al PAN. “El peri” alcanzó a olfatear que su ex amigo el ex alcalde, se siente incómodo ya en el MC.

No es fácil saber por qué se decidió en lunes Cuevas a renunciar al PAN. Su amigo y asesor de todas las confianzas, Hugo Lynn Almada está de vacaciones y eso puede decir algo. El ex periodista es uno de los que no comparten la decisión de irse del PAN y uno de los primeros asombrados por la noticia. De lo que sabemos es que él no contempla irse de ese partido. Sin embargo, como “El peri”, es un amigo de alta estima del alcalde Dávalos. Hay otros panistas identificados al grupo político del regidor y que se sepa, a no ser que Julio “El tamalero” Navarro, nadie piensa dar ese paso fuera del PAN.

Hay un grupo de panistas que comparten la visión de que Cuevas enloqueció al cabo de la derrota electoral del primer domingo de junio del año pasado. Nos platicaron que algo de eso habían notado pero nadie contempló la posibilidad de su renuncia. Pensaron que soportaría las presiones e inclusive la crisis económica por los gastos de la pasada campaña.

Los panistas que promueven al retorno de Fernando González Corona también esta desconcertados. Lo colocaban como un impulsor y promotor del proyecto González Corona. Ahora lo ven como un eventual adversario del PAN y de su candidato, sea o no González Corona. Están desconcertados con la noticia y sí, algunos de ellos nos han dicho que ese “Peri” es un locochón, un tocado que nunca se preparó para ganar ni tampoco para perder y una elección.

Así las cosas, lo único cierto hasta ahora es la renuncia al PAN. El siguiente paso es la espera. Ya se quitó “El peri” la camiseta azul. Nos queda esperar el día que vistan al mono de color naranja. Esa también será noticia.

Revolcadero

El que sí se animó el sábado a ponerse la de color naranja fue Alejandro Ramírez Cardona y tirar a la basura la del color azul.  Este señor era de esos que se denominan doctrinarios, que mamó y comió PAN y pan. Por casi tres décadas se las ingenió para brincar de chamba en chamba y cuando el PRI ganó el gobierno del estado en 2012, los priistas le batallaron y casi llevaron a la policía para obligarlo a desalojar una oficina. En sus mejores años, Alejandro pudo acomodar a su esposa Lorena López y a una hermana. La dama de apellido Ramírez Cardona trabajó en el Instituto del Empleo que tenía oficinas en Plaza Marina.****** Alejandro Ramírez Cardona presumía ser de esos panistas de cepa, formado con la doctrina panista y de tal formación, que ofrecía hasta charlas, doctrinas, conferencias, cursos, a aspirantes a la militancia. Es decir, tenía autorización del partido para adoctrinar a nuevos panistas. Lo reiteramos, él se decía doctrinario del PAN y no es invento personal. Con esas cartas de presentación contendió una vez por la dirigencia local del partido, y fue aquella vez que ganó la elección interna el ya finado Rafael Ruiz Vallejo. Solo pudo sacar 9 votos, menos del total de firmas recaudas para su registro. En 2009 se apuntó para competir en el PAN por la diputación local. Ramón Guerrero le puso una paliza. Se le recuerda cuando Pedro Ruiz Higuera en 2000 lo nombró segundo en la oficina de Reglamentos Municipales. Fue el protagonista de un escándalo que exhibió la doble moral de muchos panistas en una noche de alcohol cobró su moche con cuerpomatic en un table dance. El caso se hizo público y su amigo Pedrito Ruiz lo corrió. Decían que hacía cobros o mochadas en negocios del giro negro. Pero supo asimilar bien ante la sociedad, el PAN le toleró sus excesos y en las últimas fechas hasta coordina un grupo en la iglesia católica del Movimiento Familiar Cristiano.****** A quien nadie en el PAN toman con seriedad es a nuestro amigo Jacinto Morales. Nos llamó la atención un apodo a Chinto escuchado de vos de un amigo panista. “Nombre, Chinto ya tiene tiempo que anda de ‘nalgasprontas’ con los del MC. Está peor que Alejandro Ramírez Cardona”.  Nosotros lo preguntamos luego de saber que Chinto difundía propaganda política del grupo de activistas del diputado federal Luis Munguía. Todos nos dicen que ni siquiera saca provecho, que no recibe una paga del legislador, que es él quien se les para enfrente y sin que lo inviten. Si le buscan algo, que recibe un sueldito, un dinerito, no le van hallar nada al menor de Los Morales. Nos han asegurado que todo es pura calentura suya, que en una de esas, lo motivador, Ramón Chávez Lara lo regresa al PAN. Como fue Munguía quien lo invitó, dice Chinto que no es del MC y solo apoya a Munguía.******* Ya para terminar, nuestros amigos panistas nos dicen que poco a  poco el PAN se revitaliza. Que ha habido purgas pero que es para bien.  De lejos vieron que ya se les fue Carlitos Murguía, el abogado hijo del matrimonio de profesores Carlos Murguía López-Karina Cibrián. Oficialmente sienten se les fue Nacho Guzmán y Emilio Venegas. Y como ven fuera al “Mochilas” sienten que también se regresa al MC Héctor Gallegos. Recordemos que en la campaña electoral anterior Gallegos de Santiago, un ex regidor panista que alguna vez se vistió de azul, y apoyó al PAN en la pasada campaña, nos confiaron que la secretaria de Gallegos ya trabaja en la oficina del legislador federal Luis Munguía. Es Abigail Hernández, una “güera” guapetona que despacha en una de las casas de enlace de Munguía. Todos creen que Gallegos negoció con Munguía su retorno al MC. Gallegos no da paso sin ‘guarachi’, nos dicen.

 

Leave A Reply