CONTEXTOS… DINE y los voraces empresarios coludidos con políticos que se adueñaron de Punta de Mita

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- El periodista Javier Santos López acaba de publicar un extraordinario trabajo en el periódico La Jornada. Expone varios diálogos con pobladores de Nuevo Corral de Risco y todos hablan de la tragedia que viven al cabo de su violento desalojo y despojo de tierras y el posterior incumplimiento de la empresa Dine. A unos metros de la famosa Suite Imperial, cuya renta se cotiza 15 mil dólares por noche, las antiguas familias de esa comunidad, de Emiliano Zapata e Higuera Blanca, viven condenados a la miseria, y lo más grave, ya sin acceso a las playas que alguna vez consideraron suyas.

Relata en su reportaje Javier Santos las penurias de aquel desalojo de Corral de Risco, cuyos pobladores viven la desdicha de haber quedado en tierras expropiadas desde la creación del Fideicomiso de Bahía de Banderas, a principios de los 70. Fue hasta la década de los 90 cuando se concertó la compra de Punta Mita a Costa Banderas y a la empresa DINE S.A.B de C.V. Los nativos se resistieron al desalojo pero el gobernador Rigoberto Ochoa Zaragoza se alió a los poderosos empresarios ordenó la intervención de la fuerza pública para ejecutar el desalojo. Los dos o tres centenares de familias dedicadas a la pesca fueron retiradas de las playas y se les construyeron casitas a cierta distancia, colindando con los ahora lujosos desarrollos levantados en “sus tierras”. No tienen agua potable. Las calles están en deterioro y por ellas fluyen aguas residuales. Tienen dudas hasta de su legítima propiedad pues el quiosco, escuelas, la cancha de futbol, el estacionamiento, tienen escrituras privadas.

“Dine no ha cumplido los más de 30 compromisos firmados a lo largo de 20 años, y junto con autoridades municipales, estatales y federales han cometido arbitrariedades (…)  Dine no ha cumplido los más de 30 compromisos firmados a lo largo de 20 años, y junto con autoridades municipales, estatales y federales han cometido arbitrariedades, acusa José Anaya Aguirre, presidente de la Asociación Civil Unidos por las Dignidad de Corral del Risco quien resume todo a un: nada ha cambiado. No se han cumplido los compromisos”.

María Alonso Montaño cuenta que ha sido intimidada en visita de enviados de las empresas con el cuento de haber “tres demandas en tu contra”. Una de las promesas fue dar a los lugareños mejores empleos pero han sido desplazados en todos los negocios, solo “rodeados por el oro”, relata en el trabajo Javier Santos.

Punta Mita tiene fama de ser la zona turística más explosiva del país. Ahí están los desarrollos más lujosos de toda la bahía, el Fours Season, Saint Regist, La Tranquila Breath Taking Resort y Spa, Manta Resorts Punta Mita, Grand Palladium.

Pero a los antiguos propietarios, hoy simples vecinos no los alcanzó la bonanza. Solo unas cuantas familias, como Los Romeros viven en aceptables condiciones.

Punta Mita esperó veinte años para arrancar su desarrollo y se consolidó con la llegada de DINE. Fue un progreso engañoso y mentiroso porque los inversionistas jugaron en contra de los habitantes al asociarse con los capitalistas. Señalan al alcalde Crescenciano Flores Alvarado y al gobernador de ese entonces como sus verdugos. Traicionaron al pueblo al ordenar meter a la cárcel a familias enteras.

En la memoria pública y de los lugareños está la palabra DINE. Sin embargo nada es claro y todo es confuso desde el tiempo que el Fideicomiso Bahía de Banderas vendió las tierras en esa micro-región. Muy a principios de los 90, se habló de Costa Banderas y primero del interés de los hermanos Jorge y Guillermo Gómez Vázquez Aldana. Se sabe que uno de los socios era Fernando Senderos y que posteriormente se dividieron propiedades y Senderos se quedó con “la puntilla”. Costa Banderas compró dos grandes lotes, uno de más de mil hectáreas y otro de 587 en lo conocido como Cantiles de Mita. Desde La Cruz de Huanacaxtle, hasta Sayulita, todo era de ellos. Se habló en esos años de otros socios, de los hermanos Martínez Güitrón, de Eduardo Legorreta, de Enrique Aldrete Cuesta. Son nombres de negro historial en el mundo de los negocios, por lo menos dos encarcelados por líos fiscales.

Desde el principio implementaron un enredo de escrituraciones y reescrituraciones. Empezaron con Costa Banderas pero ya Senderos Mestre hizo lo propio con su firma. DINE es una especie de empresa pantalla pues los flujos de dinero corren a nombre de empresas subsidiarias.

Pero bueno, ¿quién es Dine, la empresa que trajo a otra voraces desarrolladores pero también la desgracia a Punta Mita?

Es el negocio de la familia Senderos Mestre cuyo cerebro Fernando es uno de los empresarios más importantes e influyentes del país. Socio y accionista importante lo es el actual dueño del equipo de futbol Toluca, Valentín Díez Morodo, otro empresario de peso completo, vicepresidente de Grupo Modelo y del Consejo de administración de Kimberly Clark, accionista de Banamex y Citigroup.

Dine es una sociedad anónima bursátil, empresa líder en el ramo turístico, industrial y comercial. Nació de Grupo DESC-Grupo KUO para enfocarse al desarrollo inmobiliario, comercial y turístico, con oficinas centrales en Bosques de Las Lomas. En esa zona, de las más caras del país, construyó el desarrollo el complejo turístico-residencial Bosques de Santa Fe, dirigido al nivel socio económico más elevado del país.

Dine S.A.B. de C.V. nació en 2007 para capitalizarse vía Bolsa de Valores de México, coincidiendo con tiempos con el arranque de su desarrollo en Punta Mita. Para esos tiempos ya se había cerrado la compra de las 700 hectáreas y negociado la reubicación de Corral de Risco. En ese año logró su posicionamiento al asociarse con Four Seasons con sus primeras 100 habitaciones y su campo de golf diseñado por Jack Nicklaus. En el 2001 vendieron al grupo Strategic Hotel And Resorts pero la operación la mantuvo Fours Seasons. Dine construyó las Villas Four Seasons, propiedades de tiempo completo y en sociedad el Club Residencial Four Season, en donde tienen propiedad los más adinerados del país y del mundo, como Billy Gates, el millonario del mundo, y el presidente de la república. DINE es dueño de los dos campos de golf.

Las tierras de los pescadores se convirtieron de la noche a la mañana en lo más exclusivo para el jet set mundial. Todo lo que ahí se construye va dirigido a los más pudientes Strategic hotel and Resorts compró el predio La Solana para construir casi un centenar de suites y 40 residencias- en el mismo polígono hay 20 ranchos, el desarrollo Lagos del Mar tiene 32 lotes, la firma Signature 4 y Punta Estate 29. Ahí se desarrolló el proyecto Kupuri, 100 vendidos en un millón de dólares en Hacienda de Mita, 54 residencias de millón y medio de verdes en El Encanto. En Las Palmas 124 villas y condominios y 60 residencias y condominios en Porta Fortuna, valorados en un millón 500 mil dólares. Ahí al lado está el desarrollo Las Terrazas, otros 27 condominios a precio accesible, a 500 mil dólares a la venta.

Algo debe tener Punta que Dine ha vendido lotes unifamiliares en 4 millones de dólares. Sus arenas blancas han sido pisadas por exigentes huéspedes de sus hoteles de la talla de Carlos Menem y aquella chilena ex miss universo, Paris Hilton, Jennifer Aniston, Britney Spears, John Travolta, Demi Moore, Cindy Crawford, Elton Jhon, Mely Gibson, Paul Allen o el ya mencionado milloneta Bill Gates y extravagantes árabes petroleros.

Del vox populi recogimos la siguiente historia. El drama de los lugareños empezó cuando otro infame empresario, de apellido Gómez Vázquez Aldana, éste tapatío, invitó a Fernando Senderos a invertir en Punta Mita. El Willy y su hermano Jorge, ya le había, echado el ojo a la espectacular zona. Entraron con la firma Costa Banderas, compraron los dos lotes, el de 1043 y el de 587 hectáreas y cuando se repartieron las propiedades, Senderos se quedó con 677 hectáreas, “la pechuga” de las mil 630 hectáreas compradas al FIBBA.

Con los Gómez Vázquez Aldeana, hábiles para hacer negocio con dinero ajeno, todo se le facilitó a Senderos. El corporativo DINE dio vida a empresas filiales para administrar la riqueza antes de los pescadores. La sociedad controladora era DINE pero todas las operaciones se llevan a cabo a través de subsidiarias directas e indirectas, tales como Cantiles de Mita S.A de C.V. Inmobiliaria DINE S.A. de C.V., Club de Golf Punta Mita S.A. de C.V., etc.

Punta Mita representa la mitad del valor de todos los activos del DINE. En la zona tienen aun unas 100 hectáreas para comercializar. Ese ha sido en realidad el negocio, primero compraron y luego vendieron. Casi nadie lo sabe pero el negocio de DINE es ese, comprar tierra, hacer obras complementarias de acondicionamiento y vender a alto precio. Sirven las influencias de Senderos y su pandilla. Por algo es considerado entre los más influyentes empresarios del país. Arrodilló a Rigoberto Ochoa, a Antonio Echevarría Domínguez, a Ney González y al actual gobernador, Roberto Sandoval. Ya no se diga quienes han sido alcaldes en Bahía de Banderas. Se puede decir, que son dueños de Punta Mita. Así, tienen toda la libertad para ofrecer al mercado inmuebles, terrenos para desarrollos residenciales, condominales, comerciales, turísticos.

Revolcadero

Pero no solo Punta Mita y sus playas es propiedad privada en Bahía de Banderas. El fraccionamiento privado, Nuevo Vallarta es desde hace muchos años propiedad de dos empresarios que rapiñan con sus feudos en la llamada Riviera Nayarit. El dueño de Mayan Palace y su docena de desarrollos subsidiarios, Daniel Chávez Morán se adueñó prácticamente de medio fraccionamiento. Tiene quién sabe cuántos desarrollos incluyendo un campo de golf y nadie sabe a ciencia cierta cuántas habitaciones de hotel, suites, residencias, tiene en su haber. Es una amenaza constante que ansía apoderarse de los dos márgenes del río Ameca y expandir su emporio y eso es apenas un poco de su insaciable apetito. ****** Los Graziano también tienen su campo de golf El Tigre con su amurallado fraccionamiento residencial. De la mano del comandante Wistano Ríos Ortiz parece ofrecer seguridad absoluta pero es engañoso esa percepción porque en la memoria está aquel allanamiento “permitido” a un convoy de pistoleros que entraron y ejecutaron a varias personas al término de una Semana Santa. Pero el negocio grande del desarrollo creado por el empresario italocanadiense, Graziano Sovernigo es más lucrativo que el campo de golf. Tiene hoteles, centros comerciales y hasta un pequeño zoológico. Wistano Ríos, le cuida todo y para ello tienen todo el respaldo del Fiscal del Estado, Edgay Veytia. Éste, por cierto de negra fama en todo Nayarit, tiene una exclusiva residencia en el campo de golf y nuestros paisanos pregonan que fue un regalo de los Sovernigo por todas las atenciones al grupo y por mantener en la nómina a Wistano Ríos.

 

Leave A Reply