CONTEXTOS… “El Cachis”: El Pirulí de Ixtapa

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- En Ixtapa, las fiestas patronales en honor a “El Sagrado Corazón” están en su clímax y culminan este próximo viernes 3 de junio. Son noches de plena algarabía, banda, venta y consumo de alcohol en la plaza principal. Al frente de la organización se deja ver todas las noches el delegado municipal, Víctor Manuel “El Cachis” Aréchiga, regularmente acompañado del regidor, Eduardo Rodríguez.

Las fiestas patronales de Ixtapa es uno de los dos eventos anuales, el otro es El Pitillal, que atraen más asistentes. La sede siempre es la plaza pero se habilita un predio de la familia Ortiz y una franja de la manzana donde todavía se construye el Centro de Usos Múltiples, naturalmente, las calles de acceso a la plaza se cierran a la circulación vial pues es en estos sitios donde se instalan los negocios ambulantes.

Por tratarse de una fiesta patronal lo usual es suponer que la batuta en la organización sería una “concesión” del derecho a organizar a la iglesia del lugar donde se rinde culto al “Sagrado Corazón de Jesús”. Pero el sacerdote Ricardo Carrillo López no tiene ninguna mamo metida en las fiestas y en consecuencia, no tiene parte en el reparto del lucrativo negocio en que se ha convertido la organización de las fiestas. Es exclusivamente el delegado Víctor Manuel Aréchiga el que mete mano al cajón de los dineros que ingresan. No sabemos si su aliado, el regidor “Lalo Croc”, se lleva su comisión pero quienes lo ven todas las noches en la plaza se hacen esa pregunta.

Varias semanas antes del rompimiento de las fiestas, en uno de sus sermones el cura “Ricardito” Carrillo -como de él se refirieron algunos feligreses al momento de consultarlos- advirtió que andaban “personas” pidiendo dinero a su nombre; “pero ustedes ya saben a quienes darles su cooperación”, les dijo. El padre obtuvo más información y en una siguiente mesa, el siguiente domingo reveló la identidad de esa “persona”; “es el delegado quien anda pidiendo dinero, diciendo que yo estoy de acuerdo… y no es así”.

En Ixtapa, pueblo chico y chisme grande, como dice el primo  Luis García Ortiz, pronto circularon versiones sobre cobros y cuotas aplicadas por Víctor Manuel Aréchiga. En la iglesia se supo que la cuota fue de 500 pesos por cada comerciante. Entre los vecinos, se afirma que a comerciantes con frente a la plaza y derecho a vender cerveza, fue de diez mil pesos. A otros comerciantes se le pidieron de cinco a tres mil pesos, dependiendo del producto y espacio solicitado. Sinceramente no supimos cuánto pagó “La perra Gay” que se encuentra a unos metros de la plaza, por la avenida Independencia, cada año saca sus muebles y vende cervezas, botellas de vinos diversos, micheladas y bebidas en distintas presentaciones. Pero todos cooperan, sin justificación a nadie.

El malestar del sacerdote tiene una explicación. Supo a tiempo del reparto de un volantito en donde se solicitaba a los comerciantes su coperacha de 500 del águila. De alguna forma se sugería que el párraco de la iglesia del “Sagrado Corazón” estaba en el mismo acuerdo. Eso fue lo que aclaró desde el altar en uno de sus sermones.

En algún  momento el cura quiso pasar la charola a los comerciantes y estos le dijeron que ya se habían mochado con el delegado. El delegado se le había adelantado y se sintió obligado a volver aclarar desde el púlpito que él no estaba de acuerdo con “El Cachis”.

Desde la óptica de los seguidores del cura Carrillo López, el delegado intenta arrebatarle a la iglesia a sus patrocinadores. A este paso capaz y “El Cachis” va y busca a Don Graziano Sovernigo que una vez sacó su cartera y cooperó como un millón de pesos para arreglar y comprar muebles para la Casa Parroquial, el curato y oficinas parroquiales. Para hacerse de recursos, lo que debe hacer el delegado es ser más creativo, no piratear “financiadores” de la iglesia y así cumplir su sueño de hacer las mejores fiestas de la historia de Ixtapa.

Hemos escuchado lo siguiente varias veces en referencia al “Cachis” y sus fiestas; “el delegado quiere pasar a la historia como “El Pirulí de Ixtapa”. Entre sus amigos “El Cachis” nunca ocultó su sueño de organizar las mejores fiestas en la historia en Ixtapa. En el desfile del día de arranque se ganó algunos comentarios positivos pero también se dejaron escuchar algunas críticas. Hubo banda, carros alegóricos y ejidatarios comandados por Ceferino “El Chéfero” Ramírez. El delegado había puesto distancia del comisariado ejidal pero ese día convenció al “Chéfero” de desfilar tomados de la mano. También se llevó a desfilar a los ancianitos de la tercera edad que desentonaron con la enjundia de estudiantes de secundaria.

Cualquier autoridad estaría preocupada por hacer obra, mucha obra por su pueblo. Pero “El Pirulí de Ixtapa” quiere dar a su pueblo pan y circo, mucha fiesta y baile pero venderle mucho alcohol.

Nos han dicho que Víctor Manuel Aréchiga también tiene en mente algo que lo ciega. Quiere demostrarle a todos que es capaz de organizar mejores fiestas que su ex amigo David de la Rosa Flores. “No supera que le digan que tuvieron que llamarle a David para ganar (las elecciones) en Ixtapa y que David fuera su  jefe de campaña”.

“El Cachis” y David de la Rosa compiten por casi todo lo que se mueva en aquella demarcación. En fiestas y en todo evento político, ahí están los muchachones. En algunas temporadas han jugado en equipo diferente pero ahora visten los dos de naranja. Ya antes David fue delegado municipal, en trienio 2004-2006, la última de tres administraciones panistas. Fue cuando le tuvieron que conseguir un certificado patito para acreditar estudios de secundaria. Antes, en la última de las tres administraciones panistas, la de Pedro Ruiz Higuera, “El Cachis” hizo sus pininos como empleado municipal. Fue una chamba de quinta, algo así como “asistente” del delegado Víctor Martínez Oronia y también de la subdelegada, Martina Palacios.

En cuestión de organizar fiestas no le ha ido muy bien al “Cachis”. Fue Víctor Martínez quien le permitió organizar la elección de la Reina de las Fiestas Patrias, en donde también presumió que haría el mejor certamen en la historia del  Ixtapa de sus amores. Esa vez, al “Cachis” se le ocurre sacar a pasarela a una candidata con unos cocos en las manos, tipo antorcha, pero se les fue la mano con el alcohol sólido; se escurre y quema a la jovencita que debió ser llevada al hospital y ya no volvió a competir.

La disputa de egos entre el delegado y el ex delegado se trasladó a la arena política, social y cultural. Cuando en el trienio 2004-2006, David pudo ser delegado,  “El Cachis” abandonó el pueblo, estado y país. Vivió de mojado algunos tres años en Estados Unidos nomás para no ver reinando a David en Ixtapa.

Lo cruel para “El Cachis”, es que ahora como rey de la comarca él, no puede cobrar viejas facturas y cobrar venganza contra David de la Rosa Flores porque ambos ahora son parte del mismo equipo, son del MC, visten color naranja, y tienen a los mismos jefes políticos.

Revolcadero

Quienes han estado apáticos, son los señores del ejido. El presidente Ceferino Ramírez abandonó al delegado Víctor Manuel Aréchiga a su suerte y ya no participa en las actividades. Bueno, en realidad, solo lo hemos visto en el desfile de arranque y en la cabalgata del fin de semana. En la iglesia también se quejan del “Chéfero”. Que ya no quiere ayudar a la iglesia el hijo de Nacho Ramírez. Quieren que aclare si ya se hizo aleluya o David  de la Rosa lo convenció de ir al cerrito y rendirle culto a su santo Samuel Joaquín. No saben porque no le ha querido entrar a apoyar en las fiestas del Sagrado de Corazón de Jesús. Quieren saber en la iglesia si va a pagar el castillo como todos los años. Sí, agradecen al ejido el terreno donado allá rumbo a El Cantón. Para hacerse de dinero, al cura Ricardo Carrillo se le hace cansado sortear el terreno y generarse unos cientos de miles de pesos.****** Una última de Ixtapa. Si el actual delegado presume que es más chingón (si, léase con esas palabras) en todo que David de la Rosa, éste también presume lo suyo. Dice que él si fue electo por el pueblo y que Víctor Manuel Aréchiga fue por dedazo. Y sí, con todo y su certificado patito de estudios de secundaria, David de la Rosa fue votado por mayoría de los vecinos en una competencia por la delegación. Nosotros levantamos una breve consulta y son más los seguidores de David que los del “Cachis”.  Pero en el último año, “El Cachis” ha sumado más adeptos sobre todo porque David de la Rosa tiene en el abandono a sus amigos y conocidos y literalmente se exilió de Ixtapa. Sus amigos se quejan de él, que ya no les contesta ni las llamadas telefónicas y que en cambio, “El Cachis” está a las órdenes de todos. Pero bueno, ya en su momento dirán los Chino Fong, Arturo Dávalos, los Centeno, los Memos, quien de los dos es mejor garantía para ganar más votos en la demarcación y a quien le ofrecen un espacio en la planilla. Al fin y al cabo esa es la razón del desgreñadero que se traen nuestros notables vecinos, por el derecho a ser regidor en el 2018. ****** Si viviera Sergio Martínez Luquín, otra vez se retorcía de los corajes que le hacía pasar Máximo Martínez Aguirre. El viejo periodista no podía ver ni en pintura y cada paso que daba en la política local lo pintaba de pigmeo, con palotes cruzados en el chongo y púas lacerando labios o cachetes. Los odios cultivados en el cerebro de Martínez Luquín se repartían entre Máximo y el hotelero Fernando González Corona. Ellos dos ocuparon las atenciones que antes había ganado a pulso el ex alcalde Aurelio Rodríguez Garza. Le molestaba que Máximo presumiera que tenía tantos amigos y compadres que solito podía ganar una elección en Puerto Vallarta. Y el fin de semana, Máximo dio otro paso, el anuncio de su asociación civil que le servirá de plataforma para postularse como candidato independiente a la presidencia municipal en el 2018. “Vallarta es mi familia” se llama la “ac” de Máximo Martínez. Justificó la ausencia del presidente del ejido Vallarta, Samuel Aguilar Fletes dizque por su asamblea mensual. No hay de otra, Samuel se las arregló para evadir ir con Máximo y solo hay una razón: no se mueve solo en el ejido en donde solo truenan los chicharrones de Esteban “El Indio” García Aréchiga.

Fiestas Ixtapa-1 Fiestas Ixtapa-2 Fiestas Ixtapa-3 Fiestas Ixtapa-4

Leave A Reply