CONTEXTOS: El MC, de reclutas y reclutadores

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- En el evento de entrega de material de construcción en Ixtapa, este martes, se dejó ver con cierta discreción Ramón Ruelas Mascorro. Saludó a sus amigos y ahí les comentó que no hay vuelta a su renuncia al PRI y su incorporación al gobierno municipal a partir del día dos de enero.

Ruelas Mascorro será el último de los reclutados por el Movimiento Ciudadano en el 2016. Llega en condiciones distintas a las de –y solo por compararlo- el ingeniero Oscar Castellón Rodríguez que en octubre pasado se hizo cargo de la Dirección de Obras Públicas. El panista no renunció a su militancia en el PAN, en tanto que Ramón Ruelas padre dijo adiós a una militancia de 50 años en una tácita aceptación a vestirse de color naranja.

El 2016 fue fructífero para el MC en materia de sumar talentos de otros partidos. Juan José Cuevas García y Gonzalo Guzmán, los dos regidores panistas, sin pudor alguno tiraron a la basura la camisola azul por la naranja. Con ellos una camada de panistas oficializaron en privado su mutación política, uno de ellos fue Alejandro Ramírez Cardona. Muchos otros sostienen pláticas y nada de raro será verlos dar el mismo paso en los siguientes meses.

Los del MC propinaron severos golpes al PRI y al PAN por igual. Algunos cuadros del Sector Campesino han aceptado trabajar para el MC pero también figuras del sindicalismo, como “El Willy”, un dirigente de vendedores de playa, ya visten la camisa naranja. Si consideramos que el mismo dirigente local del MC, Gustavo Fong Patiño se inició en las lides políticas en el Revolucionario Institucional no se le complicó convencer al locutor Jaime “El Jimmy” Navarro o a Héctor “El Chino” Fuentes, también del ámbito de la farándula local pero músico de profesión.

Esos pocos reclutas citados fueron a cuenta del chino Fong que ya tratándose de asuntos del MC responden a líneas acomodadas al dúo Fong- Arturo Dávalos, de alguna forma confrontados con la dupla Ramón Guerrero Martínez-Luis Munguía González. El ex alcalde, de apodo “E Mochilas”, y el diputado federal Luis Munguía no se duermen en sus laureles y han presumido a la sociedad local y de todo el distrito tener de su lado al motivador Ramón Chávez Lara y a otras figurillas de menor relevancia.

Entonces, con un Ramón Ruelas Mascorro a unos días de ponerse ya la camisa naranja nos queda por mencionar al profesor y mariachi Roberto Palomera Preciado. Este señor presume a quienes quieran escucharle haber sido el autor de un profundo boquete al PRI tanto en la ciudad como en su natal Talpa de Allende y otros municipios de la zona serrana. Por ahí anda un ex empleado de la DRSE, de apellido Borrayo, haciendo segunda voz al talpeño y gritando que él y muchos maestros ya son naranja.

De buena fuente nos hemos enterado en las últimas semanas que otras familias vallarteses, particularmente miembros de los Ruelas, estarían en condiciones de dar el mismo paso, renunciar a una larga militancia tricolor y acercarse al MC. Al autor se lo confesó uno de esa familia en una charla de café para hablar el tema pero bajo condiciones de abstenerse publicar detalles del tema. Si ocurre lo anterior eso será en el transcurso del 2017.

Más allá de aplaudir o aprobar las estrategias aplicadas por el MC y sus operadores políticos, habría de insistir que han tenido éxito por “administrar” de la forma más tradicional posible los recursos que como gobierno dispone. En tiempos de crisis lo complicado es fácil cuando se aprovecha el mejor tiempo y se actúa en las condiciones más favorables. En política el oportunismo es crucial y la conveniencia es mutua. Roberto Palomera Preciado no lo pensó dos veces cuando le ofrecieron una chamba de encargado, jefe o director de sabe qué. Ya había sido despedido de la Dirección Regional de los Servicios Educativos y por considerar fue vergonzoso ese trance, hizo uso de dicha invitación a manera de instrumento vengativo contra su partido el PRI al que había dado infinidad de pruebas de una lealtad fingida.

En la idiosincrasia del mexicano tenemos arraigado el “valor” de irnos con el ganador. El ejercicio del poder, o mejor dicho, la ventaja de ser gobierno, le ha permitido al MC reforzar sus puntos débiles y fortalecerse frente a las elecciones venideras. Se le cuestiona sí, la entrega de bultos de cemento, ladrillos, láminas para el techo, y otros materiales de construcción. En su favor corre esa tradición milenaria, la de que todo líder político, jefe aldeano de cualquier comarca o simple dictadorzuelo, recurre en extremo al uso de todas sus armas y herramientas para imponerse a sus enemigos y adversarios. Malo cuando el uso del arsenal, bélico no, atenta contra el gobernado, contra el pueblo. La lectura diaria en este caso es repartir y contribuir parte de la riqueza. En el México de nuestros días, hasta el político que roba poquito tiene posibilidades de erigirse como el nuevo mesías, acaso la condición única es que emule en algo a “el chucho el roto” o al casi olvidado Jesús Malverde, “el jinete de la divina providencia” rebautizado luego como “el santo de los narcos”.

Hacer uso de la nómina ni es ni por asomo una estrategia inédita de manufactura davalista. Desde que se tenga memoria se aplica aquí y en cualquier rincón del país de manera tan natural que raramente asombra. La excepción es cuando se pellizca parte de esa nómina para ofrecer trabajo a un adversario de renombre. Es en esos momentos cuando se aparece la crítica y los cuestionamientos, un ejercicio justo o injusto pero infaltable hoy como antes lo ha sido.

Revolcadero

Vaya, nuestros amigos nos platican que al alcalde de Bahía de Banderas, José Gómez Pérez, se le hace agua el engrudo y ya no sabe distinguir quién es el bueno, si Omar Reynoso Gallegos o el médico Alejandro Regalado Curiel. El primero es ya el eterno aspirante a la alcaldía, que reclama al “Cheché” Gómez una promesa de hace tres años de apoyarlo ahora en el 2018 para lograr su sueño de gobernar el pueblo que lo acogió cuando se vino de su natal Michoacán. El último acuerdo del alcalde es apoyar a quien salga mejor calificado en las mediciones, encuestas y sondeos. Con esa regla madre, Omar y el médico Regalado salieron a las calles de todos los poblados y visitan los domicilios. Regalado es el amigo del alma del alcalde y al principio estaba muy por debajo de Reynoso, pero ahora le han dicho que hay empate y no sabe cómo deshacerse de Omar Reynoso. Eso sí, hay quienes también nos afirman que en realidad, todos le mienten al alcalde, para sacarle dinero y atontarlo más.******* No solo los panistas sino los amigos del Movimiento de Regeneración Nacional también andan de la greña en Nayarit. Se pelean por la candidatura al gobierno del estado pues dos de sus figuras se sienten desplazados con el arribo de Miguel Ángel Navarro Quintero. Quizá es Nayar Mayorquín el cuadro al que le puede asignar la etiqueta de fundador de Morena. Ya antes se registró y compitió para gobernador y siempre por la izquierda. Su mejor carta de presentación es su fama de hombre de izquierda de toda la vida y no oportunista como él y sus amigos tachan al doctor Navarro Quintero. Pavel Jarero que compitió por el PRD dos veces por la alcaldía de Santiago Ixcuintla y en la segunda vez ganó, se unió a Morena a invitación de su amigo, el actual dirigente estatal del partido lopezobradorista, Daniel Carrillo con la promesa de convertirlo en candidato a gobernador. El resultado ha sido desastroso y ahora ya nadie sabe a dónde apuntan los dados cargados. Tan coquetos andan los aspirantes de Morena que ya reciben cuadros y financiamientos provenientes del PRI. Pero bueno, tratándose de la política de Nayarit, eso no es noticia.****** Y los morenistas vallartenses no cantan mal las rancheras. A quienes le hacen el fuchi, Héctor Gallegos de Santiago les manda decir que no se hagan bolas, que él ha sido comisionado desde la capital del país para trabajar en la elaboración de los comités locales y en la afiliación de nuevos militantes. Que Bruno es el coordinador distrital y que como tal es el mero jefe y que con él no hay pleito. Presume que si hay grilla y a él lo ven como objetivo es precisamente por eso, por el trabajo que ha estado realizando con su equipo; “están viendo el trabajo” nos dijo. Y aclaró, eso de que Ramón Guerrero “El Mochilas” se vaya al Morena: son mentiras y chismes. Nada que ver. (En Morena) no quieren políticos quemados. Esos de Morena, los que presumen ser de izquierda toda su vida y no oportunistas, ya lograron echar y cerrarle la puerta a Chava Cosío y pensaron que se iban a deshacer de Gallegos con la mano en la cintura. Pero el ex dos veces panista y también ex emecista les resultó chucha y muy cuerera. Que de la mano del abogado Roberto Ascencio están quemando a Morena y a los morenos, y sumando de a miles nuevos morenistas. Si eso molesta a “los rokis” Santana, a Oscar Pérez, a González Valdepeña, o son otras causas de un malestar bajo dudas, no lo sabemos.

 

Comments are closed.