CONTEXTOS… El perpetuo ‘canibalismo azul’ que descompuso al PAN en Puerto Vallarta

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- La extraña renuncia de 215 militantes del Partido Acción Nacional, cuyo mismo machote se hizo llegar a las oficinas nacionales, accionó alerta en ese partido. Se pusieron a investigar y hallaron que casi un centenar son “panistas enmochilados”, es decir militantes empleados en la administración municipal y otros, ligados de alguna forma son destacados activistas del Movimiento Ciudadano, el partido gobernante en Puerto Vallarta y en las principales ciudades de Jalisco.

En el telenovelón PAN-MC, todo es tan curioso como raro. Los mandos panistas jamás se han querido animar a expulsar a militantes que todos en la región saben trabajan para el MC y lo han hecho desde principios de 2012, cuando corrieron masivamente a integrarse a la campaña electoral de Ramón Guerrero Martínez.

A estas alturas nos resulta irrelevante, y también ocioso, dar el largo listado de panistas que cambiaron el azul por el naranja. Quien desee saberlo, apele a su memoria o pregunte quienes son los principales funcionarios municipales y les podemos asegurar que esos son. Es más, empieza por el presidente municipal Arturo Dávalos Peña y él es uno de esos panistas vestidos de naranja. En la lista de los 85 renunciantes recibida por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, hay varios familiares del primer edil vallartense. Consulte la lista de familiares de Dávalos que participaron en diciembre del 2013 en la asamblea de elección del presidente del CDM y votaron por Ricardo Ponce Ibarría.

Mientras en todos los rincones del país los panistas prolongan sus festejos por los triunfos electorales en la mayoría de los estados donde el domingo anterior hubo elecciones, acá en Puerto Vallarta de la alegría ya pasaron a las escaramuzas internas. Es ese perpetuo canibalismo azul, de militantes con  militantes, de simpatizantes con ex militantes.

Desde que el partido se convirtió en un instrumento para acceder al poder, alcanzar una regiduría, posteriormente alcaldía o diputaciones, el panismo local se descompuso de fea manera. Muy pronto se condenaron a morderse por las migajas y hoy viven esos tiempos.

En la memoria está cuando Ignacio Guzmán García rechazaba ser un candidato de la moda grupera. Tal vez  él no pero el PAN lo ha sido desde su consolidación. Cuando desapareció la primera vez el Comité fue el grupo dominante el que propuso y exigió la dirigencia para la ya fallecida Rocío García Gaytán. A los meses, eso le permitió ser regidora y más tarde, por la vía plurinominal fue diputada local y diputada federal. Eran los tiempos que David Cuevas García bautizó al panismo tradicional, en donde encajaban las viejas familias vallartenses, como los “pluricaníbales”.

Por muchos años, el ala tradicional y doctrinaria controló al partido. Ellos no se tentaron el corazón para expulsar a quienes no comulgaron con su doctrina, o más bien sus intereses de grupo, y como primer ejemplo, está la expulsión del ex alcalde, David Cuevas.

El paso del tiempo invirtió los papales. Hoy, y desde hace algunos años, el control del partido está en manos de Juan José Cuevas, hermano de David Cuervas García. Ellos son los principales promotores de Fernando González Corona pero por alguna razón intentan negarlo. Al ex diputado y ahora regidor acusan de implementar razias internas y echar del partido a quienes les resultan incómodos para sus fines. Primero se fortaleció con una afiliación masiva.

Uno de los que quedaron fuera de la militancia es un personaje de intensa actividad en las redes sociales, en Facebook, de nombre o apodo Petronilo. Para bien o para mal no lo conocemos personalmente pero sí hemos dado lectura a virulentos escritos en donde su queja cotidiana es haber sido borrado de la militancia y ser “El Peri” su villano favorito. Los amigos de Juan José “El Peri” Cuevas deben odiarlo. Sabemos por el aludido, personaje del que creímos era el extraordinario José Ángel “El Mantequilla” Nápoles por su físico y color de piel, que ha sido bloqueado en las redes sociales por “El Peri” y todos amigos.

Estamos de acuerdo que el tal Petronilo es un formidable crítico del “Peri”. Nosotros le aplaudimos al “Petro”, como de él se refiere Cristina Uribe pues al erigirse en una pinza para “El Peri” lo vemos como un contrapeso en el PAN.

El problema en todo caso dista de ser la esencia de que el “Petro” ya no sea militante. No. Lo interesante son sus aportaciones que no pocas veces son oportunas. Tal es una fotografía difundida ya este fin de semana en donde destaca la figura de la maestra Idalia González de León. Si es la figura de la maestra, la ex regidora, María Idalia de León Medina y del también profesor, Alberto González Flores, alguna vez delegado municipal de El Pitillal y presidente del ejido Valle de Banderas.

A nosotros no nos asombra una fotografía en donde se exhiba un panista en abierta promoción de un candidato distinto al PAN o a un partido distinto al blanquiazul. Ese ha sido el comportamiento que distingue al panismo vallartense y desde la década de los 90, cuando estaban en el poder. Cuando David Cuevas fue candidato, muchos panistas de esas viejas familias vallartenses lo rechazaron y a hurtadillas hicieron lo posible por impedir el triunfo. Pero cuando en el 2000, uno de los suyos, Pedro Ruiz Higuera se convirtió de la noche a la mañana en candidato sustituto, debido a la repentina muerte de Rodolfo Domínguez Valle, salieron a trabajar a las calles. El papel se invirtió otra vez y los neopanistas hicieron la contracampaña. En el 2003, con Eva Contreras Sandoval de abanderada el panista tradicional nuevamente se declaró en “brazos caídos” y se multiplicaron historias de que a escondidas pactaron con Gustavo González Villaseñor.

Ya antes hemos dado nombres de esos panistas que en su momento fueron tachados de traidores. En el 2006 se repitió la misma historia, pues el abanderado del PAN fue Miguel Ángel Preciado Bayardo, otro del bando del neopanista, vinculado en su  momento al empresario González Corona, y nunca bien visto por las familias tradicionales del panismo.

Si nos apuran, solamente si nos lo piden, en otra oportunidad ofrecemos nombres de eso panistas tradicionales y familias que en su momento fueron señalados de pactar en lo oscuro con candidatos priistas. Particularmente Gustavo González Villaseñor fue beneficiario. Hay algunos que ahora acusan de lo mismo a militantes de la corriente opuesta.

Ya por último, además de la fotografía de Idalia González de León con banderolas naranjas a su lado, es de época la batida contra el discurso anticorrupción adjudicado por Juan José Cuevas y los suyos. Lo de Idalia era “traición” pero lo del regidor lo llevan al supuesto de endilgarle actos de corrupción o algo parecido.

El ingeniero Antonio Escobedo Pulido hizo punta con un breve pero incendiario contenido: “Para empezar donde están las áreas de sesión (sic) de todos los locales que han construido en el ingreso norte? Eso no es corrupción? A qué caray, alguien que crea?”. Petronilo González Sinecio (ya dimos con el nombre completo) lo secundó y prendieron a  María Cristina, defensora a ultranza de los Cuevas y grupo.

El discurso de la honestidad no le queda a los políticos. Será muy raro un caso en donde así sea. Quien asume tal es solo un mero recurso electoral y nada más. Definirse honesto y guerrero contra los corruptos deja dividendos en la sociedad y votos en las urnas. Así como pillaron a Idalia, lo que Toño Escobedo ha hecho es traer al debate público algo que fuera en la periferia de la ciudad, en Las Juntas e Ixtapa lo saben. Cuando “El Peri” propuso “municipalizar” sus intenciones eran ahorrar para la familia pesos por derecho a conectarse a la red de agua, drenaje y alcantarillado de todas las construcciones en “La isla”.

A ese predio, en una segunda fase de construcción y desarrollo, se refirió Escobedo Pulido cuando sugirió que no se han cedido las áreas que por ley corresponde al municipio. Si se regateó ceder lo que por ley corresponde a todo fraccionador, se desarma al regidor del discurso anticorrupción.

Revolcadero

Ya muy entrada la tarde del sábado, nos enviaron una fotografía del auditorio a la conferencia impartida por Santiago Creel Miranda, aquel fracasado aspirante presidencial de Acción Nacional en el 2006. Creel fue el primer secretario de gobernación de Vicente Fox y con todo el apoyo del aparato del gobierno foxista no pudo ganarle a Felipe Calderón Hinojosa. Hace dos o tres semanas nos invitaron a la charla y nos dijeron que en esa nueva etapa, el partido se propone traer a destacados panistas a conferencistas, a militantes, simpatizantes y al público interesado en general. Malicioso como es, el primer consejero de un IFE ciudadano, preguntó en su arranque “¿Quién de ustedes hubiera imaginado el sábado pasado que el domingo íbamos a cambiar la historia”? Lo dicho, mientras aquí el canibalismo azul está en su máximo esplendor, los panistas de la elite siguen celebrando las gubernaturas ganadas en las urnas el domingo 5. Cual ideólogo fundador del PAN, Creel es de los que sostienen que la misión no es ganar elecciones sino hacer un buen gobierno. Si se pudo ganar el domingo, eso fue posible porque Ricardo Anaya alineó a todos los liderazgos, dijo. ***** Por cierto, alegres nuestros amigos del PAN nos presumieron que a la conferencia acudieron personas que creían ya fuera del partido. Nos dieron algunos nombres, como el de Andrés Ponce Peña, el médico Octavio Lomelí y hasta el de Pancho Lomelí, al que nosotros ubicamos como dirigente del Partido del Trabajo y que en el PAN lo consideran simpatizante y partidario de los naranjas.

Conferencia Santiago Creel PAN-PV Conferencia Santiago Creel PAN-PV2

Leave A Reply