CONTEXTOS: El regreso de Hugo Lynn y la reaparición de Fernando

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Animados en grado de excitación, pero al mismo tiempo confundidos se hallan nuestros amigos del Partido Acción Nacional. Por un lado escuchan sobre la posibilidad del regreso de Fernando González Corona y al mismo tiempo les hablan de las aspiraciones de Hugo Lynn Almada, a quien asocian precisamente con el magnate de los tiempos compartidos.

Hace ya varias semanas nos proporcionaron el nombre de Hugo Lynn como un aspirante a ser candidato del PAN a la alcaldía. Por curioso que parezca pero otro “fernandista”, Miguel González Guerra lo mencionó con cierta frecuencia entre militantes, anotándolo junto al profesor Luis Rodríguez Michel, como los dos potenciales abanderados para el proceso del 2018.

El miércoles 15, Hugo Lynn escribió: “Necesito desempolvar la moto. A abrir los asuntos pendientes, a continuar los proyectos pero sobre todo a reincorporarme a mi familia amada. Mañana estaré de regreso en Vallarta”.

A ojos juiciosos de nuestros amigos panistas, ese fue el aviso de Hugo Lynn de que viene y en serio a Puerto Vallarta para hacer trabajo político y ganarse el apoyo de la militancia. Cuando procuramos y consultamos sobre el tema a Lynn Almada, la siguiente fue su respuesta: “Ni lo niego ni lo confirmo. Estamos escuchando a algunos amigos pero es muy prematuro”.

Sin embargo, en la misma charla y a pregunta directa sobre las razones de su retorno a Puerto Vallarta, Hugo agregó algo más y fue al grano: “Vine a construir esta posibilidad; si hay cimientos le seguimos y si no, tan sencillo como que no pasa nada”.

Hugo Lynn viene de pasar una temporada de trabajo al lado de David Cuevas García -el ex alcalde que ahora realiza funciones de abogado general del Instituto Politécnico Nacional- y sin duda es uno de esos asesores gratuitos de nuestro amigo de apodo “El chino Lynn”.

Si Hugo Lynn se toma en serio su papel, como nos dijo y le creemos, en realidad nos viene a confirmar lo que nosotros ya sabíamos sobre el tema central de esta columna. El PAN y sus dirigentes, locales, estatales y nacionales, se cansaron de pedirle a González Corona retorne a la política. Hugo sabe que no hace mucho tiempo vino Santiago Creel Miranda pero no pudo convencerlo. Otras versiones también mencionan al ahora gobernador de Chihuahua, Javier Corral como promotor del regreso del hotelero a la política. Pero nadie ha podido convencerlo y todo indica que no existe interés en él. El regidor, ahora por el Movimiento Ciudadano, Juan José Cuevas García, se cansó de esperarlo y mejor decidió abandonar al PAN y emigrar al MC.

El nombre de Fernando González volvió a sonar fuerte a propósito de la conferencia del escritor y analista político, Jorge Castañeda. El anfitrión del “aspirante independiente” a la presidencia de la república es el dueño del periódico Tribuna de la Bahía. Los hoteles de su propiedad aparecen como promotores de la conferencia titulada ‘México Entre Dos Fuegos’.

Sin embargo, un patrocinador (en realidad en el cartel del evento, se lee es un “organizador”) despertó todo tipo de interrogantes. Al lado de los hoteles se estampó el Consejo para la Seguridad, Trasparencia y Buen Gobierno de Puerto Vallarta A.C.

Ya se le hizo costumbre a González Corona aparecer cada tres años en la escena local. Grita presente en los tiempos políticos, más o menos como cualquier partido político electorero. Cuando renunció al PAN, su ausencia fue temporal pues en menos de tres años ya estaba de regreso. Su esposa Eva Contreras Sandoval era candidata del PAN a la alcaldía, poderosa razón para olvidarse de su promesa de ya no regresar a la política. A media campaña, la candidata no crecía y González Corona se le unió a la campaña. Sin embargo, nada pudo prender al electorado y Gustavo González Villaseñor, si, ese priista en el descrédito total apaleó a Eva, al refuerzo y al PAN. Y tres años después, volvió a regresar, ahora para empujar a su amigo y empleado en esos tiempos, Miguel Ángel Preciado Bayardo. Para el proceso 2009 y 2012 sus retornos fueron más discretos. Pero para el último proceso reapareció con toda la fuerza de su estructura de amigos, de sus empresas y su periódico y sus empleados. Incorporó a su movimiento a organismos no gubernamentales y literalmente los usó para sus fines personales. Fue cuando se conoció su Asociación Civil Consejo para la Seguridad, Transparencia y Buen Gobierno. Emprendió un agresivo acoso a los candidatos, los acorraló a modo de chantaje y pudo convencer a todos. Bueno, a casi todos porque el abanderado del MC, Arturo Dávalos Peña fue el único que se negó a firmar los contenidos de un documento elaborado por el empresario de los tiempos compartidos. Las pretensiones rayaban en un “intervencionismo ciudadano” inconstitucional. Es decir, González Corona proponía que el alcalde en turno cediera a personas ajenas al gobierno, a ciudadanos comunes y corrientes, responsabilidades y atribuciones que por ley le competen al presidente constitucional.

Desde aquellos jaloneos, le recomendamos a González Corona ir al toro, hacer campaña, y jugarse él y sus amigos en las urnas la responsabilidad de administrar al municipio. Sus promotores nos presumen que la tiene cuichita.  Tiene dinero, es cierto, y solo es cuestión de animarse y dejar el confort de sus oficinas, sacar su cartera y a recorrer las calles, colonias y poblados del municipio. Y si no, pues que nomás patrocine a quien le guste.

Entre aquel Fernando González Corona que un 12 de febrero de 1995 ganó abrumadoramente la elección al PRI y la actualidad, ya hay una generación. Quienes nacieron en ese febrero, en el siguiente marzo de aquel año, cumplen 25 años de edad. Nadie de ellos vio gobernar a González Corona. Si acaso han escuchado que fue un buen alcalde. Y quienes en aquel año tenían 10, 15, o 17 años, a duras penas se acuerdan de su gobierno. Mientras en 1995 los habitantes de la ciudad eran poco más de 211 mil, para el año 2015 se estableció en un total de 275 mil 640  habitantes. Los vallartenses en edad inferior a los 25 años son por mucho más que los mayores a los 25 años. Es decir, la mayoría de los vallartenses no conocen ni vieron gobernar a González Corona, ni tampoco saben que fue alcalde, y menos tienen idea de resultados de su gestión.

Sin embargo, por cifras a nadie se le descalifica. Entendemos a quienes se emocionan con la sola idea de que con Fernando González el PAN renacerá y ganará la alcaldía. No dudamos que el empresario ayude a renacer de sus cenizas al blanquiazul. Dudamos sí, que sea capaz de ganar la elección del 2018. Ya salió hace dos años a hacer campaña y clamar a cielo abierto no votar por el MC. Y los ciudadanos votaron votaron por el MC. Nadie le hizo caso. Si cuando estaba viva su gestión, fresco y en la memoria su gobierno los electores le dieron la espalda, en los veranos de 2002 y 2005, será casi imposible que los vallartenses voten mayoritariamente por González Corona.

Revolcadero

Vaya, con el renacer en charlas no muy serias y de baja credibilidad, otro de su época también anuncia su retorno al quehacer público. Pedro Tello Melchor fue regidor en la administración presidida por Fernando González Corona. Al final del trienio lanzó su candidatura a la presidencia del ejido y le recetaron una dolorosa derrota. Pensó que con solo ser regidor, ganaría y se equivocó. Desde aquellos tiempos abandonó la política y se dedicó a la venta y de bienes y raíces en calidad de asesor independiente. Nos dicen que tienen certificación nacional para tales tareas y es miembro fundador de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de PV. Ahora anuncia su retorno a la grilla ejidal y buscará otra vez la presidencia de su ejido. Eso sí, ahora ya casi tiene en sus manos el título de ingeniero en energías renovables, una carrera que cursa en le Universidad Tecnológica de Bahía de Bandera. Solo tiene que ganarle a Eduardo Chávez la mano que por ahora tienen los amigos del grupo del actual comisariado, Ceferino Ramírez Colmenares, el ya famoso “Chéfero”.****** Juan Ramón Cervantes ya tiene su premio de consolación por jugarle al patiño de Manuel Cota Jiménez, cuando se apuntó para ser precandidato del PRI y ayudarle a Cota para hacer precampaña por todo el estado. El ex alcalde de Bahía de Banderas, este martes tomó protesta como nuevo presidente del CDE priista, en sustitución de Juan Carlos Ríos Lara. Debió sentirse grande el contador de San José del Valle pues la maquinaria del acarreo le atiborró el auditorio del partido en Tepic para aplaudirle. ****** Y bueno, no solo en Nayarit se quita y se cambian a sus dirigentes para imponer a los cómodos. En Jalisco ya está todo listo para que Héctor Pizano ocupe el cargo del veterano, Socorro Velázquez y lo mande a descansar. Dos personajes que habían hecho campaña y han demostrado ganas, coraje y fuerza para trabajar, se irán a sentarse. Uno de ellos es el jurista Leobardo Alcalá Padilla, que renegó y todo pero se doblegó ante la imposición. El otro es Rubén Vázquez, el creador Democracia 2000. Se bajaron del ring, hicieron su berrinche y nada más.****** En Bahía de Banderas, ya es caso oficial que el médico, Jaime Cuevas Tello será el candidato de la alianza PAN-PRD-PT-PRS. Sus promotores sintieron temor de que uno de los suyos, Héctor Paniagua Salazar les arrebatara la candidatura. Sin embargo, en esos jaloneos la alianza perdió a una pieza, el abogado Genaro Parra Covarrubias quien esta semana se presentó ya también oficialmente como la contratación del año cerrada por los Guerra, dueños de la franquicia del Movimiento Ciudadano en el vecino municipio. Habrá que decir que el MC también jaló a Lourdes Ruiz Nieves, una dama de la que hablan maravillas sus amigos. La ingeniero se cansó de hacer cola en el PRI y supo que jamás la tomarán en cuenta y prefirió vestirse de naranja.

Comments are closed.