CONTEXTOS… El Seapal, entre el debate de la municipalización y los riesgos del recorte presupuestal

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- En el recrudecimiento de la polémica popular por la iniciativa de “municipalizar” el Seapal, nadie repara en la amenaza que se cierne sobre la paraestatal por el monstruoso recorte al presupuesto federal. En tanto unos se pelean con otros, el Seapal enfrenta el riesgo real de posponer, sino es que cancelar, el proyecto integral de rehabilitación del Colector Centro Norte, un trabajo de mantenimiento urgente que requiere de casi 500 millones de pesos.

Ya en otras ocasiones hemos tocado el tema del Seapal y las intenciones de quitárselo de las manos al gobierno del estado y depositarlo bajo control del municipio. Si una empresa como el Seapal funciona y con altos estándares de calidad en el servicio, lo de menos es si depende del estado o del municipio. Pero ya cuando se politiza, entonces, los juicios van en función de los intereses de cada quien. No es difícil advertir qué tintes y colores visten a quienes opinan a favor o en contra. Por lo regular se impone el criterio político partidista.

Pero el Seapal ha funcionado en los cinco últimos lustros a la perfección. Títulos al por mayor, reconocimientos en papel y en discursos abundan respecto a la calidad del servicio que disfrutan los vallartenses. El Seapal es una máquina que camina sola que solo necesita un buen timón para no errar su transitar. A no ser comentarios y opiniones con tintes de color político muy poco se le puede cuestionar al actual director, César Abarca Gutiérrez, como también fueron menores los cuestionamientos a los anteriores directores. Sus manuales o protocolos de trabajo, definen con asombrosa puntualidad las funciones y responsabilidades de cada funcionario.

Nosotros en lo particular, y eso ya lo expusimos con anterioridad, asumimos como de la mayor naturalidad las intenciones de pretender municipalizar a la paraestatal. Al fin y al cabo, eso del servicio público, la política en su mayor expresión implica la suma y suma de más poder, más presupuesto, mayor influencia y mucho, mucho poder. Como los panistas en su momento, nada de malo hay que se afine una iniciativa como lo han hecho nuestros amigos del Movimiento Ciudadano. Se acepte o se niega, se trata pues de neutralizar al adversario, de restarle poder arrebatándole una entidad bajo la creencia de quitarle de control un instrumento eficaz en la lucha política.

Pero, ¿Por qué no considerar primero unir esfuerzos en defensa de esa empresa que tantos elogios gana de sus pares de distintas ciudades? El Seapal es vista como una empresa modelo entre todas las dedicadas al ramo de proveer y tratar agua.

Para este 2017, ya está el aviso de que el Presupuesto de Egresos de la Federación tendrá un recorte del 72.51 por ciento con respecto al presente año. Eso traerá consecuencias para el Seapal pues en su abultada agenda de proyectos muchos de ellos son programas federales. No es ningún secreto que año tras año se destinan montos millonarios a organismos operadores de agua potable. El Seapal es uno de los organismos cuyos funcionarios han estado a la vanguardia cuando se trata de canalizar recursos federales aprovechando los distintos programas disponibles. En el 2017 habrá escasez de dinero disponible debido a esos recortes.

El pasado fin de semana, los habitantes de casi un centenar de colonias, todo el norte de la ciudad resintieron la falta del vital líquido. Se había anunciado con tiempo de un trabajo de mantenimiento a las redes de la empresa. Pues bien, el proyecto de rehabilitación del Colector Centro Norte es parte de la rehabilitación a la infraestructura, clave para la potabilización de agua y su traslado de los depósitos a los hogares. Sobre todo, esos trabajos permitirán aminorar pérdidas por fugas que se traducen en pesos. El programa para el siguiente año previno un gasto del orden de los 500 millones de pesos. Los recortes al presupuesto federal pudieran afectar en gran medida el calendario de trabajo del Seapal y el afectado es el vallartense.

El recorte presupuestal amenaza diversas obras, como las ampliaciones y rehabilitaciones a la red hidráulica y sanitaria, contempladas para continuar abatiendo el rezago en todo el municipio. Si no hay dinero difícilmente se podrán atender las demandas de llevar agua a las colonias de la periferia de la ciudad o a las rancherías de la zona rural que no dejan de crecer. En los últimos tres años, los que corresponden a la administración que encabeza el actual gobierno del estado, con César Abarca al frente del Seapal, se contabilizan a más de quince mil beneficiarios con servicio de agua potable y drenaje en su colonia. Son asentamientos habitados por familias humildes que agradecidos por tener agua al pie de sus casas de cartón y palma, ofrecen tamales y pozole, fiesta y verbena, en agradecimiento por atender su petición de años y años.

Hoy, pueden disputar un botín de varios cientos de millones de pesos, el presupuesto anual del Seapal, pero mañana pudieran pelear una empresa en quiebra, sin dinero propio ni recursos federales extraordinarios para atender la demanda de más y mejores servicios. No hace muchos años, 20 o 25,  que Puerto Vallarta padecía graves problemas por falta de agua. Lo mismo ocurría en el centro de la ciudad pero era más acentuado en las colonias populares.

El Consejo de Administración del Seapal, lo preside el gobernador en turno, silla ocupada regularmente por un designado del ejecutivo. El gobierno municipal también tiene representación. Hay representantes de la iniciativa privada y, en teoría y papel, hasta de los usuarios. Quizá eso ha permitido al Seapal transitar sin sobresaltos en sus gastos e ingresos con cierta transparencia. Es decir, en las grandes decisiones pueden opinar estado y municipio. La diferencia es una y eso la motivación de la disputa: el control de la nómina.

Nuestros amigos del Seapal se preocupan más en demandar sean mínimas las afectaciones por el recorte presupuestal de la federación. No se distraen por el momento en reclamar al municipio su iniciativa, sino clamar se considere que un recorte presupuestal es un recurso que afecta a la población, a la ciudad y a toda la actividad económica, preponderantemente el turismo. En eso de gastar energía en ociosos debates de qué es bueno y qué es malo, de la generosidad y bondades de un Seapal estatal o un Seapal municipal, mejor juntos deben unir fuerzas para presionar no se le rasque al presupuesto federal y se mantengan los programas y recursos a la empresa.

Revolcadero

Po cierto nuestros amigos del Ayuntamiento no saben qué hacer con la regidora Susana Rodríguez. No saben qué quiere, no le entienden su juego pues regularmente va en contra de todo lo que es color naranja. Buscó a los abogados del ayuntamiento para reclamar el por qué trascendió la información. Nos dicen que su postura parece ser claramente a favor del Seapal y en contra de que el gobierno municipal, de extracción emecista, asuma la administración de la paraestatal.****** También a Susana Rodríguez le deben decir que no se caliente al primer rozón, que no debe preocuparse por la información. Que la Suprema Corte de Justicia de la Nación admite una controversia constitucional realmente es nada. El camino a recorrer para que el Seapal cambie de manos será largo y tortuoso y  el que le entre a los jaloneos se va a cansar. Se recomienda ahorrar energías.***** El miércoles 12, el Seapal difundió un boletín de prensa sobre el tema y de ahí podemos destacar lo siguiente: «Cuando llegué a Seapal, uno de los objetivos planteados fue que el organismo dejara de percibirse fríamente, como una institución ligada únicamente a tuberías y metros cúbicos y darle su real dimensión por el impacto social, económico y turístico que tiene en Puerto Vallarta”. Ese ha sido –se añade en el documento- el mensaje emitido ante las Comisiones de Recursos Hidráulicos y de Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados, debido al posible recorte de recursos al sector hídrico en más de un 72%, en el Presupuesto de Egresos de la Federación del año 2017. “En el tema económico y turístico, en Puerto Vallarta las obras de infraestructura hidráulica, son fundamentales para seguir siendo un destino turístico de primer mundo, toda vez que estas inversiones, son fundamentales para mantener y ampliar la capacidad y calidad de los sistemas de agua potable, drenaje y saneamiento” se subraya.****** Nuestros amigos de El Colorado nos preguntan qué tanto trae el presidente del Comité Directivo Municipal del PRI, Gustavo González Villaseñor que ya no quiere salir del rancho. Bueno, “El Indio” ya hasta está pensando preguntarle a su esposa la maestra Concesa Pelayo por qué tantas visitas del Gus. Todos creen que es Betzy Célis la única que puede responder la pregunta.

 

Leave A Reply

18 − 5 =