CONTEXTOS: El “terrorista” de Ixtapa que evidenció las fallas de seguridad en el aeropuerto

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- Los usuarios del aeropuerto internacional de la ciudad están preocupados por el suceso del jueves pasado, cuando un individuo vulneró todos los sistemas de seguridad, con su camioneta destrozó una puerta y la estampó contra una unidad que abastecía de combustible a una aeronave.

El fin de semana, la comidilla entre empleados fue el tema del temerario ixtapense a quien se le acusó de terrorismo, el término negado por las autoridades aeroportuarias para definir lo ocurrido ese jueves.

Todas las medidas de seguridad, cualquier protocolo de seguridad y acciones preventivas sencillamente fallaron y casi una semana después mantiene encendidas las alarmas. El solitario individuo fue detectado por primera vez intentando allanar las áreas de pista por la zona de aduanas. Frenaron sus intenciones pues ese acceso suele permanecer perfectamente vigilado y nadie que no sea personal de la Comandancia Civil y sin gafete tiene permitido poner un pie adentro. El personal asignado a la vigilancia conoce a decenas de empleados de empresas outsourcing que prestan servicios a concesionarios del aeropuerto, se amistan inclusive, pero sin gafete a la vista no ingresan. Cuando el mismo individuo vio el paso cerrado, dio marcha atrás su vehículo y minutos después se aterrorizaron quienes vieron la misma camioneta estrellada contra la pipa de combustible.

El muchacho vulneró la seguridad y nadie fue capaz de anticiparse a sus intenciones cuando por la zona de aduanas había dado su aviso. Las culpas se comparten y unos y otros, elementos de la empresa de seguridad privada Eulen y agentes federales, evaden responsabilidad.

La seguridad del aeropuerto internacional Gustavo Díaz Ordaz había sido hasta el jueves 5 de enero el orgullo de los administradores de la terminal aérea. Ya privatizado el recinto y hasta antes de su partida, el director del mismo, Francisco Villaseñor Reyes presumía se cumplían a cabalidad toda la normatividad nacional e internacional, todo lo concerniente a la Aviación Civil y también a la Ley de Aeropuertos y Manual de Servicios sobre planeación de emergencias. Al ejecutivo del grupo Aeroportuario del Pacífico le encantaba ser parte de simulacros distintos.

Pero el terrorista de Ixtapa exhibió todo tipo de fallas y confirmó la peor pesadilla: No existe plena preparación ni capacitación capaz de contener una amenaza real. La del jueves fue eso, una amenaza real, luego una situación de emergencia al suscitarse un accidente, el atentado terrorista negado por las autoridades aeroportuarias.

Si nos atenemos a la prontitud con la que se extinguieron todas las amenazas y riesgos de un siniestro de proporciones mayúsculas, seguro estamos que funcionó con eficiencia el Cuerpo de Rescate y Extinción de Incendios y el Centro Operativo de Emergencia. Insistimos, la falla fue en todo lo relacionado a los protocolos, medidas y sistemas preventivos, los agentes de guardia y de seguridad, de la Policía Federal Preventiva y también la seguridad privada contratada a través de la empresa Eulen. La inteligencia simplemente no existe.

Hubo testigos y testimonios, fotografías y videos, captados en primer término por personal que en los momentos del suceso realizaba labores distintas. Muchos sacaron sus teléfonos inteligentes y grabaron pormenores. Entre las acciones ejecutadas por personal militar fue acuartelar a todos los empleados, sobre todo de plataforma de la sección donde ocurrió el choque a la unidad abastecedora de combustible, para exigirles sus teléfonos y borrar todas las imágenes del momento. Las pocas imágenes que trascendieron, habían salido del apartado antes de la minuciosa operación militar. De vos de un empleado nos enteramos desde la semana pasada que la puerta a la avenida de ingreso a la ciudad fue derribada y ya no hubo obstáculo para ingresar a plataforma pues una segunda puerta estaba totalmente abierta de par en par. Este fue otro error que pudo ser catastrófico si ocurre la tragedia.

Ignoramos del por qué la insistencia de procurar la trascendencia del accidente. Probablemente se tenga claro que ha sido vulnerada la seguridad y exhibida la incapacidad del personal responsable. Fallaron sus sistemas de comando, un órgano operativo de gobierno en materia de seguridad donde coinciden y apoyan personal de bomberos y protección civil del aeropuerto y de los demás niveles de gobierno; en dicho comando también participan todas las ambulancias y hospitales privados y públicos, así como corporaciones de tránsito, policías municipales, estatales y federales y las fuerzas armadas.

No se han dado detalles, y ni se conocerán, sobre los interrogatorios que ahí mismo se aplicaron el terrorista. Se saben las causas confesadas pero se guardan en secreto. Empleados y al menos dos policías privados, residentes ellos en Ixtapa, conocen al chofer de la camioneta y creen saber las motivaciones. El terrorista no es ningún desconocido en el aeropuerto. Alrededor de todo no hay muchos secretos pero sin embargo, es preferible guardar información sobre el tema en aras de que los sabuesos federales hagan su trabajo. Si confirman la presencia de drogas, de sustancias tóxicas, mota o coca, cualquier droga de esas que pululan en el mercado negro y aceleran a los chamacos, se confirmará la decisión de sellar el caso y ponerle freno al escándalo. Quizá es preferible. Sostener lo contrario, no será cosa de probar ni demostrar, sino del detenido, de su familia, de quien esté dispuesto a contar la historia del terrorista. En las calles de Ixtapa, la historia ha corrido y, aunque a cuentagotas, se conocen datos para reconstruir el caso.

Revolcadero

Nos llamó la atención la aeronave objetivo del atentado del jueves 5. Fue un avión de la empresa chartera Magnicharter, uno de la flotilla de los Boing 737 del amigo Augusto Bojórquez y sus hermanos. Ignoramos si los Bojórquez enteraron al administrador de la terminal aérea, Saulo Ernesto Sanabria, su malestar pero les desagradó el accidente. Conocimos a Augusto Bojórquez cuando hacía sus viajes promocionales de la empresa chartera a principios de los 90. En una oficina de la segunda plana del centro comercial Plaza Vallarta estaba la oficina de la agencia de viajes y Magnicharters. Cuando Augusto enfermó, uno de sus hermanos, Luis, se colocó al frente. Hoy, ya recuperado Augusto, incursiona con sus aeronaves el mercado gabacho, con vuelos a Las Vegas y muchos planes ambiciosos. Y si, los hermanos tienen cierto malestar pues les ha llegado el rumor de que su aeronave registró averiaciones y que sí fue el objeto del atentado.******* El pasado sábado 7 de enero, dio arranque el proceso electoral en Nayarit y en todos los rincones las calenturas suben de grado. En el vecino Bahía de Banderas, los y las porristas de los aspirantes del tricolor se dan sus últimos desgreñes. Lo curioso es que todo ocurre entre amigos y antiguos aliados, los mismos que meses atrás se compartían las tajadas lanzadas por el alcalde José Gómez. Unos se fueron con Héctor Santana y otros se quedaron leales al “cheché”. El primer edil, para derrotar a Santana, parece haberse decidido entre Omar Reynoso y su amigo el también médico Héctor Regalado, con éste está seguro de arrodillar al amigo del gobernador Roberto Sandoval y también apadrinado por el fiscal, Edgar Veytia. Esas no son buenas noticias para el priismo pero debemos esperar el desenlace.******* Aquel lejano alcalde vallartense, David Cuevas García nos presumió la semana pasada haber encabezado la defensa legal de estudiantes del Instituto Politécnico detenidos por saqueos en aquellas olas de manifestaciones por el mentado gasolinazo. Recordemos que el orgullo de El Monteón, Nayarit, es el abogado general del Poli.******* Vaya, vaya. Enrique Peña Nieto revivió los famosos pactos, aquellos acuerdos que le daban vida a Carlos Salinas en sus aciagas crisis.  Peña madrugó en domingo con su Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar. El pacto se vende como un acuerdo de unidad producto de Los Pinos y de la iniciativa privada. Eso sí, el sindicato patronal, la Coparmex, nomás no lo firmó, signo de una rebeldía a las imposiciones de las políticas de Peña Nieto. El documento es improvisado e insuficiente, dijeron sus dirigentes. Eso le ganó aplausos a la Coparmex, una muestra de que un sector de los empresarios se solidarizan con los ciudadanos. *****El reporte anual del Seapal indica que durante el 2016 llevaron a cabo 500 eventos, un aproximado de diez por semana. De alguna forma se estimó haber beneficiado a casi 44 mil personas a quienes les llegó el mensaje de cuida el agua. Pero lo rescatable de un documento informativo es haber colocado al organismo operador del agua en el líder entre sus pares de Jalisco, en lo referente en promoción, difusión e impulso de la cultura en el manejo y consumo del vital líquido. “Este resultado es un aliciente para continuar innovando y rompiendo esquemas, siendo una institución responsable con el medio ambiente de la región, lo que ha sido una instrucción puntual del Gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval”, expresó el director del organismo, César Abarca Gutiérrez.

 

Leave A Reply

cuatro × cuatro =