CONTEXTOS… En medio de críticas, Heriberto Sánchez y Tito Yerena dejan de nuevo el PRI y ahora se van al PES

0

Gerardo Sandoval Ortiz.- Como en el beisbol, a estas alturas del partido, ya cayeron las primeras andanadas de críticas a Heriberto Sánchez Ruiz y a Miguel Ángel Yerena Ruiz. Cometieron semejante pecado de irse dos veces del PRI y desde la posición más intolerante no hay perdón.

Luego del anuncio formal, avalada por un enviado de la dirigencia nacional del Partido Encuentro Social fue suficiente una charla de dos o tres minutos para entender al médico y al abogado la decisión de hoy: entre la opción de la vía independiente, ofrece garantías un partido legalmente constituido para practicar la política.

Políticos civilizados, previo al anuncio dieron las gracias al dirigente Gustavo González Villaseñor y al jerarca obrero, Rafael Yerena Zambrano. Entendieron las razones y en buenos términos tomaron caminos distintos. El PES les abrió las puertas, sus dirigentes mandaron al responsable de estructuras en la entidad y se le dio formalidad al trámite de hacer el anuncio.

A finales de diciembre del año pasado, abordamos el tema de estos dos inquietos políticos locales. Puntualmente indicamos de la aspiración de buscar la candidaturas a la alcaldía pero que en sus estrategias había dos planes alternativos y uno era precisamente la de buscar el cobijo de un partido distinto al PRI, pero también distinto al PRD, partido por el cual, tanto Heriberto como Tito Yerena compitieron ya por la alcaldía y fueron regidores.

Es fácil advertir que existe el mejor entendimiento entre los dos señores. No son dos personas que se debiliten en discutir para tomar decisiones. Juntos tomaron decisiones para ofrecer ayuda social en las colonias y gastaron cuando concluyeron que debían adquirir camiones volteos para asear las colonias populares.

No hallamos razones para afirmar que se les dificultó tampoco decidir irse del PRI. Este mismo martes nos confió Heriberto Sánchez: “sabíamos que la prensa nos iba a criticar”. A esa hora, todavía estaba en el restaurante sede de la rueda de prensa y sus colaboradores daban un primer parte de cuestionamientos de todos calibres en las redes sociales. Les ganó la atención las críticas de periodistas y esperan más y de mayor calibre en los siguientes días. El inesperado giro visto en el PRI apuró decisiones. Las decisiones de los dueños del partido reconstruyen antiguas condiciones contra las que en su momento los dos se revelaron y tampoco ahora aceptarán portazos de imposiciones.

Al fin y al cabo, Sánchez Ruiz y Yerena Ruiz ni son improvisados ni son desconocidos como para no atraer reflectores en una decisión de tal naturaleza. Nadie estará siendo justo si asume la decisión de ambos como algo desproporcionado. En su trayectoria política, la de ambos, no hallamos poses de sumisión a nada ni a nadie. Tito Yerena bien pudo emprender una carrera cómoda prometedora en el PRI y al cobijo del tío Rafael Yerena alcanzar metas que por la vía decida sabe no le será fácil.

Todo indica que primero está la dignidad personal y ésta, en política la asumen los dos personajes como el logro del esfuerzo y no de las concesiones.

Sánchez Ruiz fue regidor en el trienio 2007-2009 por el PRD. Muchos se asombraron cuando pudo adjudicarse más de ocho mil votos, cantidad muy superior a la que el año pasado sumó su pariente Francisco Sánchez Peña por la vía independiente.

Miguel Ángel Yerena Ruiz se postuló, también por el Partido de la Revolución Democrática, y contabilizó al cabo de la campaña casi seis mil 500 sufragios. Antes, Tito Yerena compitió por el PRI a la diputación local, perdió, pero solo en Puerto Vallarta computó a su favor 32 mil 600 votos.

EL PRI y los priistas pueden desdeñar a los dos citados pero en su momento han admitido que en sus respectivos tiempos han sido causa de sus derrotas electorales. Los amigos de Luis Reyes Brambila jamás le perdonaron a Sánchez Ruiz rechazar aquella elección interna del 2000 y al lado del ya finado Chema Ibarría hacer punta para una masiva deserción de militantes.

No es fácil para un político erradicar de su cuerpo sus estigmas. Son dos deshonras al PRI, una al PRD, que lastimaron a la militancia priista para quienes les resta tacharlos de basura y desleales, políticos sin valor y sin valores. No es para tanto. El lunes, Tito Yerena hizo público su despidió del PRI pero se deshizo de elogios y agradecimientos al tricolor. Se va por las incongruencias del PRI, dijo. Pudo haber aclarado si su adiós fue por el canibalismo de siempre, porque los mismos quieren las candidaturas y porque como siempre, a la militancia de abajo se le cierran las puertas.

En la última semana ocurrieron hechos que despejaron algunas dudas. En el PRI se acomodaron piezas para la reconstrucción del PRI que parecía había cambiado. Regresó un viejo zorro de la política, “El Coco” Socorro Velázquez a la dirigencia estatal y con él, se reconfiguraron los dinosaurios que cargan sus consabidos intereses. Un conocido bebesaurio, el ex alcalde Salvador González Reséndiz, tuvo espacio en el Comité Directivo Estatal representando los intereses del viejo cacique, su padre Rafael González Pimienta. En el CDE del Coco Velázquez, tienen cabida herederos de linajes gruesos, como los Cosío Vidaurri, Carlos Rivera, del gordo García Ortiz, extinto cacique de la CROC.

También se dio el autodestape de Andrés González Palomera. Los hermanos González Reséndiz jalaron los hilos del Cheo Aréchiga. Y si en una de esas, sale Gustavo González que también quiere ser candidato, Sánchez Ruiz y Tito Yerena concluyeron que nada o muy poco había por hacer en el PRI.

En el PRI se quedarán a luchar por sus principios e ideales prospectos como Roberto González Gutiérrez, el director del Instituto Tecnológico de Puerto Vallarta. “Nosotros ya tenemos resuelta nuestras vidas” nos dijo palabras más palabras menos Heriberto. Es cierto. Se nota que el dinero no es problema y que sus preocupaciones son otras. Roberto González tiene mucho por delante, más trabajo, más méritos y mucho trabajo para el partido. A veces los años permiten interpretar lealtades y disciplinas de distintas formas y esto es un ejemplo.

El PRI es y seguirá siendo el partido de siempre, una casa en donde conviven caciques y en donde mandan los del fino linaje; un partido donde se imponen las decisiones (léase candidatos y dirigentes) en función de los intereses grupales y de familias; un partido grande pero donde abundan la exclusión y la consecuente fuga de talentos, formas y hechura priistas que de vez en vez enriquecen al resto de los partidos políticos.

Revolcadero

El domingo murió Rodolfo González Macías. Fue dos años director del Seapal y de ahí saltó a la alcaldía. Los priistas hicieron de tripas corazón. No  lo querían y muchos acabaron por adorarlo. A su muerte, se dejaron escuchar muestras sinceras pero también lamentos de lo peor. Enemigos los tuvo y al por mayor. De época fueron los encontronazos con el empresario Fernando González Corona como aquella vez en un restaurante del malecón que culminó con al rompimiento de relaciones con el periódico Tribuna de la Bahía por la intransigencia de las dos partes. Los vecinos de Las Canoas, Palito Verde y El Remanse le armaron inicialmente la revolución pero hoy se muestran agradecidos, al igual que en la Buenos Aires. A esos asentamientos se llevaron los programas de 100 Ciudades Medias, que desde ahí catapultaron al malogrado, Luis Donaldo Colosio Murrieta.****** En Ixtapa vuelven los reclamos contra el personal que comanda nuestro amigo Adrián Bobadilla, “El semáforo” para los amigos. Resulta que en la escuela primaria Emancipación ya tienen varios días soportando los embates de agresivas abejas que allanaron un aula y parte del patio y bebederos. Que ya son varios los alumnos víctimas de las picaduras y que cuando llamaron a los bomberos solo llegó un valeroso uniformado de amarillo que solo atacó el panal del patio pero dejó intacto el panal aglomerado en el ventilador de un salón de primer grado.****** La decisión de cerrar la Playa del Amor, de las Islas Marietas, causó malestar entre prestadores de servicios turísticos que por años ofrecen a los turistas viajes a ese sitio paradisiaco. Ellos cuentan sus propias historias y para nada están de acuerdo con quienes tomaron la decisión. La Comisión Nacional de Aéreas Naturales Protegidas  (CONAP) es la responsable. Nos afirman que el escaso personal de la CONAP apenas tiene dos años a lo sumo inspeccionando el arribo de pasajeros a la playa escondida de las Marietas. Los prestadores de servicios pagan una determinada cantidad por cada pulsera colocada a los turistas. Calculan los marineros que Vallarta Adventure paga arriba de 800 pulseras por día y tiene todos los privilegios. Tiene embarcaciones de todo tipo, dos trimarán, decenas de lanchas, barcos de gran calado y son ellos los que atiborran las playas. Por lo demás, nos dicen que tampoco es cierto que en los últimos años aumentó el número de bañistas en la Playa del Amor. Inclusive, éste último año disminuyó en relación a otros años. El desconcierto es porque apenas son dos años de llevar contabilidad.

 

Leave A Reply