CONTEXTOS… Héctor Gallegos, de ‘golondrino’ en el PAN y MC, a arribista y oportunista en Morena

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- Oscar Pérez Ortiz y Juan Ramón Mora, los dos últimos dirigentes de Morena confesaron desconocer de la incorporación de Héctor Gallegos de Santiago. Como en todos los municipios de la entidad, en Puerto Vallarta no hay dirigencia y el único nombramiento es Bruno Blancas, responsable de Enlace Distrital.

En la militancia del Movimiento Nacional de Regeneración Nacional apareció el malestar al saberse que el ex panista y ex emecista, Gallegos de Santiago se presentó en una reunión como representante del partido. Uno de ellos es Juan Mora Ornelas quien habilitó su casa como centro de afiliación a Morena lo cual anuncia con una invitación rotulada. Tiene malestar porque frente a su casa pasó Héctor Gallegos y éste ni siquiera se dignó voltear y saludarlo.

Días atrás Gallegos hizo oficial su integración a Morena. Antes había dado visos de vestir el color del partido de Andrés Manuel López Obrador. Corina Naranjo publicó el viernes una fotografía en donde aparece al lado suyo y de Heriberto Sánchez Ruiz y del abogado López Aréchiga. “En reunión compartiendo problemática de gobierno en nuestro bello Puerto Vallarta, con los líderes de partido Encuentro Social. Morena y Partido del Trabajo, esperando conformar un frente de opinión social”.

Pero Gallegos apenas es un militante y no tiene representación alguna en Morena. Bruno Blancas se atribuye haberlo afiliado hará cosa de mes y medio. De ahí que todos cuestionen haberse erigido en representante aun en una charla de café. No obstante Gallegos ha dicho que a él lo invitaron para armar la convención de las cuales habrán de surgir las candidaturas para el 2018. A veces dice que sí, luego lo niega, pero él se halla en la fila de los aspirantes y con esas intenciones llega al partido fundado por el tabasqueño Obrador. Se formará al lado de militantes que se están en la fila desde el primer día de fundado el partido. Oscar Pérez Ortiz y Juan Ramón Mora, además de Rocky Santana son apenas tres de los precandidatos. Aun sin ser militantes, Fidencio Hernández Lomelí y Salvador López Aréchiga, respectivamente miembros del PRD y del Partido del Trabajo, sueñan con participar en la futura elección representando los colores de Morena.

Gallegos no llega con el pie derecho a Morena. Creó malestar al fanfarronear ser el representante de un partido cuya dirigencia dejó hace dos años Oscar Pérez Ortiz y que en plan interior tomó Juan Ramón Mora; éste dejó de fungir como dirigente al culminar el periodo para el cual fue elegido Oscar Pérez. Inclusive, hay una dirigencia estatal colegiada luego del homicidio de su dirigente estatal, Humberto Ortiz. Bruno Blancas es el único representante oficial en la región. Esa verdad se contrapone a lo dicho por Corina Naranjo que, como para despejar dudas escribió: fueron invitados Nueva Alianza y PRD, pero como todavía no conforman su comité, están en espera para unirse; ya se platicó con un sector de ellos y están de acuerdo, solo queda que resuelvan quien es su líder; (el) representante de Morena es el contador Héctor Gallegos”.

El barzonista Fidencio Hernández fue de los primeros en increpar a Gallegos por atribuirse literalmente como dueño de la franquicia. Darío Jiménez, aquel agente municipal de El Colorado a mediados en la década de los 90, también se sintió invadido. Ellos tienen planes a corto plazo en Morena.

Hay sobradas razones para desconfiar de Gallegos. Quienes son de izquierda, de sólida formación y muchos años de lucha política, asumen que Gallegos es un oportunista con quien no tienen ninguna coincidencia ni comparten doctrina ni principios. Lo ven como un golondrino que llega para desplazarlos.

De Gallegos, los primeros indicios de su activismo surgen en el Partido Acción Nacional. Por años se dijo ser seguidor y fans del finado Rodolfo Domínguez Valle. Solo con las influencias de dicho grupo pudo llegar a ser regidor en el trienio 2009-2012 pero para ello debió esperar una década pues era de los discípulos más retrasado del dominguismo. Antes que él fueron regidores, al ahora alcalde, Arturo Dávalos, Arturo Gradilla, Ricardo René Rodríguez Ramírez y otros. De hecho, sus aliados políticos en aquella época lo acusaron de haber traicionado al grupo en una serie de pláticas de negociación mientras se conformaban planillas para competir en la elección interna del PAN.

Desde su posición de regidor promovió hasta el cansancio a Ramón Guerrero Martínez y no lo pensó dos veces, cuando ese grupo perdió la elección interna, aceptar competir con los colores del Movimiento Ciudadano.

La historia reciente indica que el MC fue el segundo partido al cual Gallegos traicionó pues en la última campaña electoral, sin renunciar al MC (renunció al MC después de las elecciones de junio de este año) como tampoco lo había hecho al PAN en 2009, combatió al MC y temporalmente volvió al redil panista. Empero, cuando Juan José Cuevas García decide abandonar al PAN, Gallegos no sabe qué hacer y a lo sumo insinúa que es víctima de otra traición.

Entonces, Gallegos es sinónimo de traiciones. Él se dice víctima de las traiciones. Jamás ha ocultado que al “Mochilas” lo traicionó. Puede ser cierta esa versión pero sus aliados políticos nos afirman que Gallegos es torpe al hacer política pues se erige como el paladín y cerebro de todo cuando su visión es corta y limitada. En sus dos décadas de participar en la vida pública, tiene fama de indisciplinado e impuntual. Abundan testimonios de no respetar compromisos de terceros.

Desde la visión de Gallegos, a él lo traicionó Ramón Guerrero. Por razones que apenas ellos conocen, los señores se pelearon en plena administración del motejado como “El Mochilas”. El grupo de Arturo Dávalos intentó dialogar y convencerlo sin lograr retenerlo en el MC. La arrogancia y soberbia de Gallegos lo llevaría a sentarse con “El Peri” Cuevas para la campaña 2015. “El Peri” perdió la elección y acabó negociando incorporarse al MC y a juicio personal de Gallegos, “El Peri” también lo traicionó.

Si las traiciones acompañan a Gallegos es normal vaticinarle que su pasó en Morena será efímero y volverá a emigrar gritándose ser víctima de las traiciones. Todos los partidos tienen sellos patrimonialistas pero si alguno tiene dueño único ese es Morena. En ningún partido como en Morena las candidaturas se asignan por dedazo y ningún partido tiene un líder único que impone sus decisiones.

Los “morenos” vallartenses asumen que, luego del desastroso resultado de la elección pasada, el pragmatismo se impondrá y se abrió la invitación a personajes que en el papel representan la oportunidad de elevar el número de votos. Gallegos es ejemplo de ello o al menos, es invitado por “los de arriba” creyendo el cuento gallego de garantizar miles y miles de votos.

En teoría, más que yendo a sus postulados, viendo a sus militantes, Morena es un partido de ideología de izquierda. Gallegos tendrá problemas para definirse como hombre de izquierda pero también para definir a la izquierda. Nos han dicho que los partidos para Gallegos son si acaso un instrumento para alcanzar un objetivo. Humberto Ortiz, hombre ilustre y formado en la izquierda desde los tiempos que ello era sinónimo de vivir en la clandestinidad, decía que la izquierda, más que un movimiento político es una forma de vida. Si lo consulta, quizá Salvador Cosío Gaona, como él también neomoreno, le puede dar una cátedra sobre la izquierda mexicana.

Revolcadero

En las últimas elecciones, la “cruza” de candidatos ocasiona disputas entre los partidos de la izquierda y aunado a las alianzas, a veces federales, a veces solo en el pleno local,  provoca confusiones en el electorado simpatizante. Las disputas empiezan dentro como la ha sentido de Salvador Cosío quien sufre el rechazo de la militancia del Movimiento de Regeneración Nacional. Ya varios meses atrás, el hijo del ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri anunció su decisión de irse a Morena. Presumió llegar con el visto bueno y la bendición del líder único Andrés Manuel López Obrador y se puso a trabajar. Para pronto las minitribus jaliscienses lo acusaron de incurrir en prácticas ilegales con masivas afiliaciones distritales previo a un Consejo Estatal donde planeaba participar en una elección y ganar la dirigencia estatal. Se impugnó y se canceló la reunión del Consejo Estatal. Lo llevaron a juicio y apenas el pasado 4 de octubre resolvió suspenderle sus derechos por sus prácticas anti estatutarias.****** Vaya escaramuzas que se traen el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, con el gobernador Aristóteles Sandoval y todo el aparato del gobierno estatal. Alfaro había ganado la partida logrando la salida del titular del Supremo Tribunal de Justicia Luis Carlos Vega Pámanes. Pero de inmediato le respondieron, los que acusa Alfaro de conspirar contra él y su gobierno, filtrando el resultado de “reprobado” del examen de confianza hecho por su comisario de policía, Salvador Caro Cabrera. Alfaro se quejó y solicitó a la PGR aplicar un segundo examen de Control y Confianza, alterno al que aplica la Secretaría de Gobernación vía Centro Nacional de Certificación y Acreditación. Tan descoordinados andan las instituciones federales que la SEGOB reprobó a Caro pero al PGR lo aprobó y con eso le dio oxígeno puro a Alfaro.****** Y bien, pues se cumplió el pronóstico y los panistas van ya divididos a su elección de las dirigencia municipal. Fracasó la iniciativa de unirse y juntos presentar una planilla única y por separado Ricardo Ponce Ibarría volverá a probar suerte y a pedir el voto de los militantes. Juan Vázquez Ruelas de quien ahora se sabe es cuñado de la abogada y ex asesora de Nacho Guzmán, cuando éste fue diputado local, Elizabeth Santos, se alió a panistas identificados con la ex senadora Eva Contreras Sandoval y registró a la hermana Ofelia Contreras para tesorera. Beto Ceja, el ingeniero electricista, Esteban Villegas, Gabriel Alvarado y las hermanas Marci y Nena Saghagún Peña también aparecen en esa planilla del cuñado de la de Los Santos. En tanto, en la planilla del Ricky Ponce va el abogado Daniel Canales González, Ashley Conteras Dávalos, Claudia Marcela Sánchez Álvarez, Ana María Salcedo Aréchiga y el profesor y ex diputado federal, Leobardo Curiel Preciado. Se repite la historia aunque ahora, la influencia de Juan José Cuevas es menor. Si toma en cuenta los nombres, con Juan Vázquez aparecen viudos y viudas que “El Peri” dejó en el PAN como es el caso de Ofelia Contreras, Esteban Villegas y militantes que no aparecen en la planilla, como Miguel González Guerra, ya trabajando pidiendo el voto para el cuñado de la ex asesora de Nacho Guzmán.****** Héctor Gallegos ha soltado algunas perlas como la siguiente y dedicada a sus amigos de  la prensa. “El frente común” de su nuevo partido, Morena,  con Heriberto Sánchez, Corina Naranjo y Salvador López Aréchiga es por varias razones como que los medios de comunicación nada dicen de la problemática del gobierno municipal y ellos lo harán. Martha Ramírez Ruiz fue la primera en pedirle precise no haga falsas generalidades.

 

Comments are closed.