CONTEXTOS… Iván Bravo, el indicado para equilibrar fuerzas en el PRI Vallarta

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz / Con la derrota electoral fresca en la memoria, el priismo local trabaja en reconstruirse y un primer paso será el relevo de la dirigencia del partido. Su futuro inmediato dependerá de la capacidad de tomar un acuerdo de grupos para elegir un dirigente que garantice el equilibrio de sus fuerzas. Y una propuesta se impone que, pese a opiniones de desaprobación, se perfila como la primera opción: Iván “El tigre” Bravo Carbajal.

Ya se han escrito algunas opiniones en torno  a la propuesta y figura de “El tigre”, miembro de un clan que no deja de generar polémica pues se trata de uno de los hermanos del dos veces diputado –local y federal- y presidente municipal en el ya lejano trienio 2006-2009, Francisco Javier Bravo Carbajal.

Luego de una serie de consultas con nuestros amigos priistas se impone la percepción de que en efecto, va en serio la propuesta y poco a poco adquiere una inesperada fuerza.

Los hermanos de Javier Bravo asumieron posiciones discretas cuando éste fue alcalde de la ciudad. Y el activismo de Iván hermano coincidió con el “exilio político” en los años posteriores al gobierno del profesor. En tanto una de las hermanas fue regidora, “El tigre” se abrió paso por sí solo. Fue delegado municipal de El Pitillal y más reciente se ha desempeñado como empleado responsable de un programa en el Seapal. En consecuencia, es una pieza de alguna forma vinculada con el director de dicho organismo, César Abarca Gutiérrez, otro hijo predilecto de la demarcación municipal más populosa del municipio. Contrario a lo que pueda pensarse este dato cumple con el indispensable requisito, el de dar equilibrio entre los grupos de poder del partido.

Bien, el proceso de relevo depende en primera instancia que cuaje el relevo en la dirigencia estatal. Está en veremos si el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz renuncia en bien del partido a imponer él al relevo de Hugo Contreras. Existen todas las condiciones para que el mandatario estatal abra espacio a decisiones ajenas a él. El nuevo dirigente se hará cargo del proceso 2018 y eso incluye la mano para la designación del candidato a gobernador, las diputaciones, senadurías y todas las alcaldías. Todo indica que en semanas, tal vez a finales de febrero y en marzo se emita la convocatoria. Rubén Vázquez, aquel polémico priista de principios de la década de los 90 es una opción, así como Carlos Pizano. Aunque toma fuerza la propuesta del viejo priismo, Socorro “El coco” Velázquez. A la par a la opinión del gober, está la de Ramiro Hernández, ex alcalde tapatío y ahora delegado del CEN en Sinaloa. También está la opinión del senador Arturo Zamora, quizá el aspirante de mayor fuerza para del 2018.

Pero bueno, nos interesan ahora los escenarios en Puerto Vallarta. El relevo de Gustavo González Villaseñor estará listo semanas después del relevo estatal, acaso a mediados del año, tal vez a finales. Hay quienes nos aseguran que esto está a semanas, inmediatamente del relevo estatal.

Fuera de Iván Bravo no se conoce de otro aspirante. Más bien es la propuesta y todos nos han dicho que está a punto de ser aceptada. Sin embargo, hay opiniones en contra. Dos fuentes nos han dicho que todavía no ha consultado a Andrés González Palomera. Es una opinión, que si no de peso ni decisiva, es importante por tratarse del último candidato a alcalde. Muy pocos como Andrés, tiene bien medido el termómetro de hasta donde alcanzan las opiniones de la ciudadanía. Al cabo de la campaña, González Palomera debe saber la aceptación del apellido Bravo Carbajal en las colonias. Este es un punto que el PRI deberá tomar en cuenta.

Ahora, sabemos de un estudio medición levantado en colonias de El Pitillal apenas Javier Bravo dejo la alcaldía. Muchos se sorprendieron al darle lectura a las conclusiones pues hallaron que no era tal el rechazo a Javier Bravo ni a su administración. Resultó que en diversas colonias, Bravo hizo muchas obras, pequeñas sí, pero arreglos de dos o tres cuadras en colonias desatendidas por años le ayudaron en su imagen.

Iván Bravo tiene otro punto a su favor. Cuando hace tres años, el PRI recuperó la presidencia de la República, varios de sus antiguos amigos en el congreso  asumieron cargos relevantes en el gabinete de Enrique Peña Nieto. La prueba de que los Bravo retomaron fuerza es su cargo en el IMSS. Por si fuera poco, el grupo de Aristóteles y enemigos naturales del PRI local, como los hermanos González Reséndiz, perdieron fuerza política. Ahora mismo, el PRI ha sido controlado por viejos priistas, vinculados de alguna forma con Javier Bravo.

Sucede que tampoco hay muchos aspirantes a tomar las riendas del partido. El propio Gustavo González desdeña la posibilidad de mantenerse en el cargo, probablemente ya midió el rechazo casi generalizado que a su paso recoge en las colonias. En la última elección el elector le dio la espalda.

Entonces, al margen de si es o no la mejor opción para dirigir al priismo, Iván Bravo se aproxima como el más visible de los prospectos. La elite del partido valoró su perfil y lo consideran como la figura que da equilibrio de fuerzas. Distanciados los Bravo del clan de los González Reséndiz será la pieza que límite la voracidad de los cachorros del viejo Rafael González Pimienta. Muchos en el PRI consideran que a los hermanos como políticos ‘tragatodo’, que cierran su círculo y abren espacios solo a priistas de la familia, todos leales a sus intereses, algunos inclusive prestanombres y simples cobradores de sus diezmos. Es decir, Iván Bravo será la cuña  que impida a Rafita y Chavita, y a sus monas, títeres y demás, apropiarse del partido.

Revolcadero

El Partido Revolucionario Institucional tiene una baraja de dos o tres aspirantes. El médico Heriberto Sánchez Ruiz es uno de ellos. Es uno de esos antiguos militantes que por años ha sido contendiente a abanderar y esta vez no es diferente. Si no es tomado en cuenta tiene un “plan b” y un “plan c”. tiene recursos para “comprar” un membrete y volver a lanzarse a postularse por un partido distinto al PRI. Queda la opción Andrés González Palomera quien todavía no ha dicho un “no” contundente. El mandamás del Instituto Tecnológico de Puerto Vallarta, Roberto González ha sido paciente en la espera de su oportunidad. Por años ha sabido esperar y sus premios de consolación le ha permitido ganar espacios que le permiten mantenerse en la escena pública. A los priistas de la elite les resulta atractivo el perfil de Roberto González pero por más de una década ha esperado su momento. ***** Pero sin duda es César Abarca Gutiérrez el que mejor se ha posicionado. El trabajo al frente del Seapal, además de ser el priista vallartense mejor relacionado con el grupo del gobernador Aristóteles Sandoval son su mayor fortaleza. Ya dijimos que el mismo Iván Bravo es uno de sus colaboradores en la paraestatal. Solo algún escándalo de grandes proporciones podrá impedir que César Abarca abandere a los priistas en el 2018. Si eso ocurriera, algo que es de ínfima probabilidad, entonces, Roberto González tendría su ansiada oportunidad. ****** Imposible dejar de hablar de Gustavo González Villaseñor cuando se aborda el tema del PRI y sus escenarios inmediatos. De él ya recibimos una queja y tiene que ver con su amigo Andrés González. Resulta que en un momento informal Gustado dijo recibir una opinión de Andrés respecto a Iván Bravo y el relevo en el Comité Directivo Municipal. Que Gustavo fue a decirle a los notables del PRI, los influyentes que deciden por encima de todos los militantes y les aseguró que Andrés estaba encantado con la propuesta de que “El tigre” asuma las riendas de partido. Nosotros sabemos que el ex abanderado tricolor no tiene en el mejor de los conceptos al clan Bravo y es una de las opiniones que todavía no se consulta con formalidad. Pero bueno ya dirá Andrés “esta boca es mía”. ****** Uno de los que hacen talacha es el “Cheo” Aréchiga Castillo, “la mona” de Rafita González Reséndiz. El muchacho ha sido desnudado y sorpresivamente se hizo público lo que antes en este espacio se había sugerido: que metía mano al cajón del dinero. Lo pillaron y lo corrieron de Guadalajara en donde le hallaron acomodo en el Conalep. Hemos podido confirmar que  “la mona” de El Pitillal ya cayó de la gracia de Salvador González Reséndiz y que es el hermano mayor del funcionario estatal quien le da vida artificial todos saben que el “Cheo” es pieza de cambio, o más bien objeto desechable para que el ex legislador federal haga negociaciones políticas.

 

Leave A Reply