CONTEXTOS… La derrota del PRI, un mensaje para algunos políticos que ya deberían «jubilarse»

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- Al cabo de algunos meses de recorrer por enésima vez las calles, colonias y rancherías del municipio, Heriberto Sánchez Ruiz y su “socio” político, Miguel Ángel Yerena Ruiz concluyeron que la marca “PRI” estaba por los suelos. En noviembre los dos comentaron al autor estar decididos a jugársela por el tricolor pero si les volvían acerrar las puertas buscarían otras opciones. El 18 de abril anunciaron su segundo abandono al Partido Revolucionario Institucional pero antes tocaron las puertas del Partido Encuentro Social.

En realidad los dos ex regidores por el PRD asociaron el deterioro de la imagen del PRI a la constante crítica ciudadana a priistas que recientemente habían gobernado la ciudad. Fue lo mismo que en la campaña electoral encontró el abanderado del PRI a la alcaldía, el ahora regidor, Andrés González Palomera. Muy amigo personal de Gustavo González Villaseñor, presidente municipal en el trienio 2004-2006, Andrés recibió incontables comentarios personales contra el todavía presidente del Comité Directivo Municipal del partido.

Lo anterior viene a colación por el debate interno y externo que los priistas abrieron en la búsqueda de las razones de su escandalosa derrota electoral del domingo pasado. No alcanzan a atinar las causas de la derrota parcial en siete de las 12 entidades donde se disputó la gubernatura.

Andan tan extraviados los amigos del PRI que analizan si el matrimonio igualitario, los besos y bodas entre dos del mismo sexo, los hicieron ganar el rechazo y repudio del electorado.

Nosotros acá proponemos pensar de manera muy simple y reducir el rechazo al PRI en las urnas por el cansancio de los gobernados de ver repentinos enriquecimientos de políticos priistas, de gobernadores y funcionarios, de sus diputados y dirigentes priistas. Dieron la espalda a los candidatos del PRI por rebelarse a ser simpatizantes o militantes pisoteados y mal tratados por la clase priista que los pisoteaba y aplastaba.

Pero que no se alegren los partidos opositores al PRI. Ellos, también merecieron el rechazo del pueblo en estados donde gobiernan. En Sinaloa y en Oaxaca perdieron gobernadores propuestos por esos dos partidos coaligados hace seis años. Hace años, el PRD con Amalia García, gobernó Zacatecas, pero PRI volvió a ganar al repetirse el repudio al perredismo y también a los panistas. Tlaxcala, donde alguna vez gobernó el PRD con Alfonso Sánchez Anaya.

No  muy en el fondo son mensajes y lecciones que nuestros políticos deben aprender. Ya no engañarán fácilmente al pueblo y se tardará en convencerlos de aspirar a gobernar sin intenciones de robar.

Así sea por corrupción, los malos gobiernos, enriquecimiento de los gobernantes, torpeza en el ejercicio de gobierno, abusivos y dictadorzuelos, tiranos de aldea, negativa a transparentar el gasto del dinero público, gobernadores ligados al hampa organizada, impunidad e inmunidad solapada y tolerada por el PRI, lo innegable está a la vista de todos. Al menos tres ex gobernadores en Tamaulipas han sido perseguidos por el gobierno estadunidense acusándolos de estar involucrados con la delincuencia organizada. Las balaceras y masacres son una constante de todos los días en las ciudades tamaulipecas. Estaba cantado que el pueblo había dado la espalda a los candidatos del tricolor.

En Veracruz no cantan mal las rancheras. Por ser simples sospechosos, se daban matanzas masivas. Ahí reinan aun los malosos y tampoco parece haber autoridad estatal. Aún más grave, los políticos, los funcionarios y las policías están al servicio de los mafiosos. En esa franja del Golfo de México por todo el territorio abundan fosas de entierros de cadáveres. En algunos casos hicieron de territorios vecinos un tiradero de sus víctimas. Municipios de Puebla y Oaxaca, de eso se quejan.

Con esos antecedentes recientes, más le vale a nuestro gobernador Aristóteles acelere el paso y arregle su casa. Le hará bien poner sus barbas a remojar pues acá también cogobierna la delincuencia organizada, también hay matanzas, muchos de policías, y no son pocos los municipios bajo control de los malosos. Y también le podemos añadir que está rodeado de personajes que arrastran un negro pasado, señalamientos y acusaciones de haberse enriquecido inexplicablemente al amparo del poder. Que después, si en el 2018 les arrebatan la gubernatura, si vuelven a perder Guadalajara y su zona metropolitana, Puerto Vallarta y los municipios más importantes no salgan a decir que ignoran las razones. Caray, pueden empezar por prematuras jubilaciones de personajes como los Rafita y Chavita González Reséndiz, de mandar a su casa a Gustavo, de ordenar al “Cheo” Aréchiga que se deje de tonterías y se vaya a casa. Ellos dos son el más puro ejemplo de priistas que a la menor exposición pública se ganan el repudio total.

De eso se ha aprovechado el Movimiento Ciudadano, que sin presencia alguna, fue capaz de ganar la alcaldía en el 2013. Les fue fácil aprovechar el descontento generalizado al priismo. Los vallartenses, los pitillalenses, los ixtapenses, los electores de Las Juntas conocían las andanzas de Gustavo, el enriquecimiento de los cachorros de don Rafael González Pimienta y sus negocios al fraccionar y vender en lotes las tierras del tío Pepo Ortiz. Sabían las construcciones en la franjita entre la carretera y el aeropuerto, donde mes por mes cobran millonarias rentas de locales. El primo de apodo “El colero” platicaba todo. Lino Ortiz, el hijo de Miguel “El tiber” Ortiz Muñoz tampoco se callaba. Todo indica que los hermanos ni por enterados se daban. Lo entendieron cuando el voto popular se inclinó por el MC y les gritaron un “basta”. Todavía esta semana, un amigo de Las Juntas expresó al autor “ni vergüenza tienen”. Fue la reacción al pasar frente al nuevo fraccionamiento  que por la avenida Federación construye el ex diputado federal, Rafael González Reséndiz. Es ahí en donde Rafita puso a Gustavo González Villaseñor a venderle casas. Por la misma avenida, Chavita el hermano negoció otros predios los que decidió dejarlos en poder del propietario original, un ejidatario de Ixtapa. Por facilitarles trámite, en algún momento ofrecieron uno o dos lotes a un ex alcalde en esas propiedades.

No. No es porque los candidatos del PAN Veracruz, Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Puebla, Tamaulipas, Quintana Roo, son auténticas lumbreras. Más bien lo contrario, ese Yunes arrastra una fama tan negra como la de sus enemigos del PRI en aquella entidad. Duarte el de Chihuahua se hizo de dinero tanto como para comprar un banco. El otro Duarte, el jarocho, ordeñó miles y miles de millones de pesos de cuentas de banco. Jorge Herrera el de Durango, entregó la entidad a los mafiosos sinaloenses. Las trapacerías de Borges “El caribeño” de Quintana Roo, fueron de época y es tan pedante y grosero que hasta los meseros del Barra Bar se asombraron cuando los visitó en el antro de Plaza Península. Varios compitieron seis años atrás y perdieron. Ahora ganaron precisamente por el tardío despertar y la rebelión masiva contra políticos gandallas.

Y lo reiteramos, que no festejen los adversarios del PRI, panistas o perredistas que perdieron, por ejemplo, Sinaloa en donde el Malova reabrió de par en par las puertas a los malosos que reinaron como en los tiempos de “El tigre” de Escuinapa, Toño Toledo Corro, el mero mero de Las Cabras.

Revolcadero

Necios que somos, nos sigue llamando la atención que la elite de Acción Nacional mantienen un discurso festivo por los triunfos del domingo pasado. Está bien que griten pero deben tener cierta mesura. Nosotros nos quedamos con una imagen personal, la conclusión de ser, sí, un triunfo de los panistas en las urnas pero más que triunfo de ellos, es una derrota de los priistas. Es decir, los electores votaron en contra del PRI y solo de eso estaban convencidos. Las promesas panistas de meter a la cárcel a los Duarte y el discurso anticorrupción simplemente se adelantó al Obrador y atrajo al voto resentido. Si no cumplen la promesa, como falla “El bronco” neolonés, aquí al lado, en Bahía de Banderas, en todo Nayarit, van a pagar las consecuencias y no habrá voto azul. Tampoco en Puerto Vallarta. Desde el domingo en la noche, se nos hizo desproporcional el agresivo, grosero y triunfalista discurso del dirigente nacional, Ricardo Anaya. Bien dicen los deportistas, que deben saber perder pero no menos importante es saber ganar. Si van por el mismo camino, preparémonos para ver correr más sangre azul en la arena política.****** El PRI tiene un enorme reto en Puerto Vallarta, en donde los emecistas se preparan para hilvanar al menos otra victoria electoral. A la de ya deben quitarse de encima todo lo que huela a corrupción y ya les ayudamos líneas arriba a darles algunos nombres. Les bastará que salgan a las calles, a Ixtapa, a Las Juntas, a El Pitillal y se muestren decididos a escuchar. También vale la recomendación a priistas con futuro, tal es el caso de un César Abarca Gutiérrez. Que deben de dejarse ver al lado de priistas que son ya cartuchos quemados. Tampoco es necesario darles nombres. Que alguien ordene al “Cheo” Aréchiga que despide tufo agandalla. Eso por decirlo de la manera más decente. Que si el PRI nomina al “Cheo”, otra vez a Chavita, a Rafita para diputado, panistas y naranjas, van a aplaudir a rabiar. Esos ya son carnitas y jodido el que no lo quiere aceptar ni entender. El PRI tiene buenos cuadros y se nos antoja dar el nombre del director del Instituto Tecnológico de Puerto Vallarta, Roberto González Gutiérrez. A Roberto ni es necesario sugerirle se desmarque de corruptos o deshonestos porque no está manchado. ****** El que trabaja a marchas forzadas es el diputado local Héctor Santana, el de Valle de Banderas. Nomás se aprobaron ciertas reformas en materia electoral y maniataron a José “El cheché” Gómez alineó a los incondicionales del gobernador Roberto Sandoval y estos corrieron a ponerse a las órdenes. Eso sí, nos llama la atención que algunos allegados al alcalde se cuidan de que éste no se entere que ya trabajan para Santana “El honesto”. Que se quitan máscaras que a su tiempo su ahora jefe temporal, José Gómez, se va a enterar que lo están traicionando. Por ahora nos reservarnos nombres pero podemos añadir que hasta periodistas hay. Con ese dato, “El cheché” no pensará mucho para saber quiénes lo traicionan. Pero bueno, nada es tragedia sino que es de lo más natural y más tratándose de personas como él que históricamente se mueven alrededor de traiciones y más traiciones.

 

Leave A Reply