CONTEXTOS… La polémica instalación de ‘bustos’ y la violación a la reglamentación

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz / Don Enrique Carothers Barreto, desde octubre de 2014 tiene su busto en la plaza Lázaro Cárdenas, a dos cuadras de sus dos hoteles en la Playa de Los Muertos. Pero antes, en enero de  2013 develaron otro busto en el parque Hidalgo donde se homenajeó en vida a Rocío García Gaytán.

Y el jueves 18 pasado, el laureado fue el viejo periodista, Luis Reyes Brambila. El señor ya tiene su busto, ahí en el parque Lázaro Cárdenas, al lado de media estatuilla del hotelero Enrique Carothers.

Estos tres casos de personajes que han merecido el reconocimiento de ciertos sectores de la ciudad nos merecen nuestra atención por una extraordinaria coincidencia: los tres casos violentan la reglamentación municipal en la materia.

Al margen de cualquier debate de si han sido merecedores de tales reconocimientos con una placa y busto alusivo a su persona, el Reglamento de Nomenclatura y Monumentos del municipio es perfectamente claro en su artículo 31, fracción III. En este se indica: la erección de monumentos procederá solo cuando se trate de personas ya fallecidas que estén plenamente identificadas con la comunidad y vayan a dar realce a una avenida, glorieta, fraccionamiento o colonia.

Naturalmente, hay otros requisitos a cumplir, como presentar por escrito la  solicitud y explicando los motivos de la propuesta. Un Consejo Técnico, órgano creado por el Ayuntamiento debe hacer su estudio, análisis y proyecto de acuerdo para luego turnar al pleno del Ayuntamiento para su aprobación o negativa. Así procede en cambios o asignación de nombres de calles, colonias, fraccionamientos y en la erección y reubicación de monumentos y la colocación de cualquier placa conmemorativa de la ciudad.

Hace tres años, cuando las autoridades municipales tomaron la iniciativa de rendirle homenaje a Rocío García Gaytán sus amigos estaban conscientes de que el acto se apartaba de la reglamentación vigente. Pero Rocío García había dado media vida por su ciudad. Estaba enferma y falleció en abril del año pasado.

El caso de don Enrique Carothers Barreto ocurrió en las mismas circunstancias, en vida se le rendía un monumento previsto como un acto apartado de la reglamentación. Don Enrique es una persona que a pulso se ha ganado el reconocimiento de propios y extraños. Es uno de los pioneros de la hotelería vallartense. Tiene dos hoteles en la zona de la Playa de los Muertos. Sus amigos fueron los promotores de la iniciativa y desde finales de 2014 su busto adorna el parque Lázaro Cárdenas.

En los dos casos, si se solicita, los dos bustos pueden ser cuestionados y se hallan en la procedencia de ser demolidos. El Capítulo VII del citado reglamento de Nomenclatura y Monumentos, donde se habla de las prohibiciones y sanciones, lo establece claramente: Queda prohibido que se coloquen nombres a las calles, colonias, condominios o fraccionamientos o levanten monumentos o coloquen placas conmemorativas a personajes, sin previa autorización del Ayuntamiento. El artículo 34 dice al pie de la letra: La contravención a lo previsto en este Reglamento, hará que el acto sea nulo de pleno derecho. En tanto, el artículo 36 dice: En el caso de los monumentos la sanción será además de la señalada en el artículo anterior, la demolición de la construcción con cargo al infractor.

Aun mas, el artículo 35 previene sanciones económicas a las personas que incurran en violaciones al referido reglamento con una multa que irá de los 50 a los 500 veces el salario mínimo vigente en la zona.

Se entiende perfectamente que nadie recurrirá a hurgar en la reglamentación para cuestionar los tres casos de personajes que han sido reconocidos por su trayectoria y echar abajo o demoler los bustos levantados en los parques de la ciudad. Pero nadie que conozca la reglamentación en la materia aducirá que todo se hizo atendiendo la norma.

Por supuesto habrá quienes cuestionan la herencia y legado de Rocío García Gaytán y precisamente por su filiación partidista. A ello no aplica cierto artículo que habla de negar este tipo de reconocimientos a partidos políticos, asociaciones religiosas sociales, de beneficencia o similares. O bien, tampoco se halla en el supuesto de no se merecedora de reconocérsele su aportación por ser funcionaria pública. Rocío García fue la primera mujer nativa de Puerto Vallarta que logró trascender en la política local, estatal y nacional. Aún tenía mucho que dar cuando la alcanzó una agresiva enfermedad que le corto de tajo la vida. Pero al final, sus propios adversarios, priistas, emecistas, perredistas, se unieron a su reconocimiento.

El ejemplo de Luis Reyes no es menos polémico. Los hoteleros y restauranteros, turisteros en general, siempre han sido generosos con el dueño del periódico Vallarta Opina. Es de todos los días leer en las páginas del diario de Reyes Brambila duelos de un lado para el otro, en donde abundan aplausos y elogios mutuos propios de un enfermizo culto a la persona. Reyes a determinado turistero y un empresario adulándolo como el cuasi creador de Puerto Vallarta. Todos ganan. A Reyes le encanta ser objeto de elogios y cultos a su persona y los hoteleros, prefieren los aplausos sociales que la menor crítica periodística. De ahí que todos se entienden a la perfección y en reciprocidad, los amigos del periodista aportaron sus monedas para erigir el busto de metal.

Revolcadero

La idea ya está por madurar. La Alianza de Transportistas Vallartenses y la Unión de Permisionarios, las dos empresas del transporte urbano de la ciudad con mayor número de unidades, están por desaparecer para luego reorganizarse y conformar una sola empresa.  A principios de la década de los 90, eran una sola empresa, la Unión de Permisionarios o “azules”. Pero una revuelta interna provocó la división y la aparición de la Alianza, de la mano de Isidoro Gutiérrez Villaseñor y otros transportistas. Hoy, cinco lustros después, de la mano del jerarca de la CTM, Rafael Yerena Zambrano, otra vez se encaminan a aglutinarse en una misma empresa. Que todo es por modernizar el servicio, unidades, capacitar a los choferes, y reducir el número de unidades en el centro de la ciudad.*****La nueva estrella de las redes sociales se llama Gustavo González Villaseñor. En su calidad de presidente del Comité Directivo Municipal del tricolor, ayer difundió el siguiente texto en Facebook:  El PRI apoya y se congratula por la iniciativa del Gobernador de Jalisco Aristóteles Sandoval y del Diputado Federal Rafael Yerena Zambrano, de acordar con autoridades municipales y propietarios del transporte urbano para que éste no ingrese al centro de Puerto Vallarta y mejore su calidad en el servicio, un anhelo de muchos años, la Movilidad es responsabilidad del Estado, y el Gobernador cumple con Vallarta, mejor imagen, más apoyo a nuestra gente, más turismo y por consecuencia más empleo. Lo reproducimos tal cual y les juramos a nuestros dos lectores que no es espacio pagado.****** Bien, que ya por fin las autoridades federales se decidieron a ponerle un alto a la empresa Vallarta Adventures. Que días atrás se animaron a clausurar un “corralón náutico” en la zona de Punta Mita donde literalmente mantenían en cautiverio varias crías de delfines que caían en la trampa, una especie de almadraba de la que ya no podían salir.  Nos aseguran que hubo delfines jóvenes que murieron. Los responsables de la empresa alegaban que la red no era cautiverio y que las especies podían salir y entrar con libertad. Pero que no, que la trampa resultaba mortal para delfines y otras especies.***** El ex alcalde y ex diputado federal, por un tiempo también legislador local, Francisco Javier Bravo Carbajal festejó el viernes de la semana pasada otro cumpleaños. El ahora subdelegado administrativo el IMSS regresó a su vieja sede de festejos, una casita en las inmediaciones de la Laguna del Coapinole, que había abandonado cuando empezó a organizar fiestas políticas de cumpleaños. Ahí pudimos saludar a varios viejos amigos, todos invitados del cumpleañero. Como siempre, entre los infaltables estaba Nacho Cortés Lugo y el abogado José Luis Vivanco Ibarra. Notamos sí, que “la morraya” y “la banda del pañal”, está disminuida. Pero ya Conrado Arias, Pepe Muelas y “El titi”, se preparan para revivir antiguas glorias.

Delfinario-Vallarta-Adventures

Leave A Reply