CONTEXTOS: Las calenturas de “El Mochilas” de pretender “gobernar” otra vez Vallarta

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Cuando a mediados de febrero el diputado local, Hugo Rodríguez Díaz renunció al Movimiento Ciudadano para unirse al proyecto de Morena y apoyar la carrera presidencial de Andrés Manuel López Obrador, Ramón Guerrero Martínez supo que se le abría una preciosa oportunidad. Planeó retornar a Puerto Vallarta y abrirse camino y presionar a su partido el MC, reclamando su derecho a un feudo que él considera conquistó, vistió de color naranja y es suyo.

Su reaparición hace ya casi dos semanas en un desayuno y encuentro con locatarios del mercadito Río Cuale no es ninguna puntada del motejado como “El Mochilas”. La estampa donde aparece al lado de Gustavo Fong Patiño confirma lo que muchos saben, que la dirigencia del partido ha cedido a los caprichos y “chantajes” que rayan en la amenaza de Ramón Guerrero y otros diputados locales. Los legisladores exigen concesiones bajo la amenaza de irse del partido y seguir el camino de Hugo Rodríguez. Es ahora que “El Mochilas” la saca raja a los comentarios azuzados por él donde lo ubican con cierta malicia con un pie dentro de Morena.

Cuando se tomó la foto con locatarios del mercadito, los operadores locales del MC ya habían sido avisados de los planes del ex alcalde de Ayutla y de Puerto Vallarta. Se lanzó por distintas vías la sugerencia de no molestar al diputado. La petición implicó también recurrir a las relaciones con la prensa para solicitar el favor de no “golpear” a Ramón Guerrero. Éste ha sido reiterativo en quejarse en Guadalajara de ser perseguido por la prensa y que por consigna se le “golpea”. Las críticas no pudieron ser contenidas y los operadores del alcalde Arturo Dávalos Peña alegaron ellos no pueden tener el control de toda la presa vallartense.

En Puerto Vallarta todos saben de la voracidad política de Ramón Guerrero. Leales y disciplinados a las líneas y acuerdos adoptados por el MC a nivel estatal, el grupo político del alcalde acordó una tregua uniteral amiga con “El Mochilas”. No tienen intenciones de “golpearlo” e inclusive ofrecen facilidades para el trabajo político de la agenda del ayutleco. El discurso de ellos no es distinto al de los emecistas alineados al diputado local y en descargo a su favor alegan que la virulencia proviene de Ramón Guerrero y es él quien abrió las hostilidades. Hay ciertos indicios y varias razones en favor de los davalistas, como tantas veces repetida la mentira del cese de Adolfo “El Grinch” López Solorio. A este personaje, muy ligado al “Mochilas” se le removió de la Academia de Policía por que el cambio de nuevo comisario requirió designar al frente de la academia a un profesionista en la materia. “El grinch” estaba lejos de cumplir el perfil profesional para dicha responsabilidad. El nuevo comisario de la policía, Jorge Antonio Hernández Valencia pidió el relevo pero a “El Grinch” se le conservó su salario. ¿Qué hace? buena pregunta. Solo sabemos que es una especie de “aviador” y tiene el visto bueno de “El Mochilas”.

Las novedades ocurridas en el MC local no se entenderían sin los timonazos que suceden en Guadalajara. Al gurú del MC y alcalde tapatío, Enrique Alfaro Ramírez le incomodan sucesos que pongan riesgo su proyecto personal de ser gobernador. Los dictados de cuidar y no molestar a los diputados locales son de su autoría. El abrazo del chino Fong responden a las instrucciones de Alfaro de ser amistosos con el de Ayutla.

Y a todo esto, ¿dónde anda el diputado federal Luis Munguía y cuál es su juego? Anda misterioso el muchacho y sus operadores son en extremo cuidadosos. Ha sido el aliado estratégico de Ramón Guerrero en el juego coyuntural interno. Sin embargo ha habido movimientos que apuntan al distanciamiento circunstancial del diputado y acercamiento táctico con el grupo local. A Luis Munguía le conviene para su futuro político reconstruir con el grupo que ejerce el dominio político en Puerto Vallarta y lo primero que debe entender son las limitaciones de su proyecto personal cuando se mueve atado a Ramón Guerrero. La imagen que el legislador federal proyecta al colocarse al lado del “Mochilas” es la de un político sin independencia e incapaz de moverse por sí mismo. Para ser más claro, Luis Munguía es una especie de monigote de movimientos torpes cuyos hilos es por jaloneos de su jefe “Mochilas”.

Munguía González debería mostrarse como un político que alcanzó su madurez política. Ya es hora de dejar atrás aquellos pasos que rayaban en las traiciones da los suyos. Cuando se discutía la integración de la planilla del MC para competir en la planilla del 2012 Magaly Fregoso Ortiz se perfilaba para ocupar un lugar. Magaly era amiga personal de Munguía y éste pidió retirar la candidatura a la regiduría y ocupar él su lugar. No es casualidad que al momento de las definiciones, ya con Arturo Dávalos en la alcaldía, Magaly Fregoso decidió hacer equipo con Dávalos y poner distancia respecto a su “amigo” Luis Munguía.

Sin embargo, lo de Ramón Guerrero no es ninguna calentura primaveral. Se niega a reconocer que ya no es su tiempo y se resiste admitir que los nuevos tiempos no son los suyos que el feudo que una vez a dominó tiene nuevo rey. Eso sí, avieso y ladino, animal político de alta malicia viene dispuesto en la búsqueda de aprovechar las condiciones creadas cuando el ex priista, Hugo Rodríguez se va del MC para unirse a Morena. Habló y se quejó de ser golpeado por la prensa vallartense por mandato de Dávalos. Se le olvida a “El Mochilas” que en su gobierno fue metódico y cotidiano su maltrato a la prensa. La relación de Ramón Guerrero con la prensa, en general con todos los periodistas “de la fuente” fue de un diario desdén. Cualquier persona puede consultar a los periodistas, preguntar el trato recibido ahora por Dávalos y las relaciones y atenciones recibidas antes por “El Mochilas”. El de Ayutla no tenía respeto a nadie, ni a quienes fueron regidores ni a los periodistas. Si él en su momento fue irrespetuoso no está en condiciones de reclamar ahora el mejor trato de la prensa.

Y ya por último, si es un político bien enterado, Munguía debe saber a dónde apuntan el sentir de los ciudadanos. Hace dos años, sin duda Ramón Guerrero estaba en el ánimo de los vallartenses. Esas tendencias se inclinan ahora en favor de Dávalos. En un escrito ya preparado rescataremos algunos datos, cifras y porcentajes, de una encuesta levantada días atrás en donde se revelan escenarios interesantes. A mitad de su gestión, Dávalos se colocó en una posición capaz de competir con su marca a la del propio MC. Ramón Guerrero pierde terreno y Munguía se refleja en un lugar estancado. Con la estructura bajo su control, con recursos propios y ajenos, al amparo del gobierno municipal no es claro que ni Ramón Guerrero podrá impedir la reelección, al menos como abanderado del MC, de Arturo Dávalos Peña.

Revolcadero

Por cierto, ese diputado Hugo Rodríguez Díaz es un auténtico golondrino de la política. Se había ido del Partido Revolucionario Institucional dizque por no concordar con militantes de la talla de una Elisa Ayón. Solo que su oportunismo le olfateó que era buen momento para irse a abrazar a Enrique Alfaro y con él llegó al Congreso del estado. Pero sin duda es un tipo hecho y formado en el PRI, de cuyo partido fue su dirigente juvenil, el famoso FJR  y presidente del CDM de su natal Ixtlahuacán y luego de Guadalajara. En Zapopan fue dirigente del Sector Popular, la CNOP, un dato que habla del multiusos que es. El PRI lo hizo diputado local por primera vez, del 2001 al 2013 y de ahí saltó a la diputación federal. También fue regidor en Zapopan, esto del 2012 al 2015 y de ahí brincó de regreso al Congreso local pero ahora vestido de naranja. Pero la golondrina apenas uno o dos veranos dijo adiós al MC y ahora se declara lopezobradorista. Más oportunista no se puede ser. ******* Así como llegó las andanadas por la autoencuerada de Enrique Alfaro, en cascada llegaron los defensores del mismo. La cita es por el escándalo causado por una foto en donde Alfaro aparece acaramelado y dando un beso a una dama. Primero se intentó explicar que era un beso ruso a una prima rusa del amo y señor del MC. Luego Alfaro salió a revelar en redes sociales a que, sí, es él, que no engaña a nadie, que tiene derecho a tener novia, pues desde hace un año vive solo y separado de la dama con la que se matrimonió. Esa revelación dice mucho y esa posición tiene cientos de interpretaciones. Quizá un sicólogo podrá darnos una interpretación fiel de qué tipo de personalidad esconde Alfaro, de riesgos y amenazas que se desprenden de su personalidad a la sociedad en su conjunto. Pero la perla tapatía, de tanta fama de su conservadurismo no pareció perturbada con la historia de su gobernante.****** Arturo Zamora Jiménez dio otra muestra de ser el priista jalisciense mejor colocados en la política nacional. Ya es el virtual dirigente nacional del Sector Popular. Fue el único aspirante en registrarse para renovar la dirigencia nacional, eso el jueves, y en la asamblea nacional extraordinaria celebrada ya la tarde de este viernes 3, se llevó los honores. En el 2016 a punto estuvo de ganar la gubernatura y en el 2012, fue designado secretario general de gobierno por Aristóteles Sandoval. Hubo diferencias y se separó de dicho cargo para incorporarse a la senaduría ganada en las elecciones de aquel mismo año. ¿Saben que prometió? Que se erigirá en el paladín del combate contra la corrupción. ****** Marco Roberto Juárez González le ha ganado un juicio a la Fiscalía de Justicia del estado de Jalisco. El abogado interpuso recursos en defensa de su honorabilidad, y por el despido injustificado, cuando en agosto del 2015 fue cesado sin aparentes razones. Lo acusaron dizque de abandonar su responsabilidad al frente de la Fiscalía de la Costa Norte. Ha sido un largo juicio. Meses atrás recibió la invitación de tomar las riendas de la Policía Municipal pero rechazó la invitación del alcalde Arturo Dávalos para no distraerse del juicio que asumió como algo personal pues era la defensa de su honor como jurista. Eso sí, convencido de ser un vallartense por adopción, apoya con tareas de asesoría en materia de seguridad al gobierno municipal.

 

Leave A Reply

19 − diez =