CONTEXTOS… Layín en Sayulita; llegó partiendo plaza y salió abucheado del lienzo charro

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz .- Llegó entre aplausos y Layín se retiró entre abucheos del lienzo charro de Sayulita. Hernán Arreola lo recibió, lo paseó, lo presentó con sus amigos.

Los asistentes al evento tenían excusa en vitorearlo. Le salieron al paso cuando escucharon a “La gallina” de la Lima anunciar que iba a regalar cinco mil pesos a cinco parejas por bailar en el corral del coso. Trae “traguitos” pero “no taquitos” dijo el presentador de eventos. Se repartieron botes de cerveza a todos.

Hilario Ramírez Villanueva, alcalde dos veces de San Blas, primero como panista y ahora como independiente dio la vuelta al ruedo hasta saludar al último que se cruzó con él. Todo el tiempo fue acompañado por una corte que incluyó fotógrafo y camarógrafo. Apenas piso el lienzo y Hernán Arreola lo llevó con sus amigos y su hermano mayor, Félix, el líder del acaudalado clan de Higuera Blanca.

“Aguas con los de Tecuala” le dijo Pancho Reyes cuando Layín se apostó frente al autor. “Sí, los de Tecuala son de respeto” alcanzó a decir mientras mostraba su interés por abundar en temas comunes pero de banqueta. La Escuela de Ingeniería Pesquera de San Blas, o más bien de la Bahía de Matanchen, Aticama y La Palma, Huaristemba y El Llano despertaron el interés del popular “Layín”, el alcalde que sin resquemores gritó una vez que cuando fue alcalde la primera vez de San Blas “robé, pero poquito”.

Nos presume que en Tecuala, en Acaponeta, por todos lados tiene muchos amigos y todos lo apoyan. “El cielo no tiene límites” expresa cuando se toca el tema de sus aspiraciones a ser gobernador de Nayarit. Son ganchos y anzuelos con los que fácilmente le ganan la atención. “Layín, ven a saludar a los de Tecuala, le había gritado un amigo del grupo y corriendo se abrió camino en la multitud para apostarse frente al autor.

En Sayulita Layín no repartió billetes. Solo botes de cerveza. No se hizo alarde de los boletos para la rifa de un caballo pony pero a una de sus colaboras le ordenó dar cinco boletos a nuestros amigos y frente a todos sacó un fajo de billetes y los pagó. Curioso el momento. Layín rifa un caballo pony paga boletos y los reparte. Hay chamba para los fiscalizadores de gastos de campaña. Que por lo demás, también hay elementos para suponer, nomás suponer, que hay una campaña anticipada.

Hilario Ramírez, el hijo predilecto de Huaristemba, recorre el estado para invitar a su próxima fiesta de cumpleaños. Sus amigos están en todos lados y en Bahía de Banderas, sus anfitriones son los Romero de La Higuera, como se les conoce a los hermanos Félix y Hernán, a quienes se les atribuye ser los jefes del clan que hizo mucho dinero cuando el boom llegó a la zona de Punta Mita y hubo mucha venta y compra de tierras para exclusivos desarrollos turísticos. Con algo de ese dinero literalmente “compraron” (en realidad es un largo tiempo de arrendamiento) el lienzo charro de Sayulita.

Pero los Arreola y los organizadores cometieron un error. Pidieron al grupo estelar de la velada, Laberinto, prestarle el micrófono a Layín y éste se tomó largos minutos en un discurso de amigos pero también de política provocando la indignación de muchos asistentes. A gritos le pidieron que se fuera. Habían pagado boleto de entrada para ver jineteos, ver bandas musicales y bailar. El político sanblaseño escuchó el grito de “bájenlo” pero insistió en dar su mensaje. Arreció la ira y entendió que era preferible abandonar el mueble.

Sintomático fue ver a un político que se dice independiente y que se le augura ser el próximo gobernador. Sin siglas partidistas. Una edición nueva del “Bronco” de Nuevo León pero más rústica. Nada comparable por ejemplo, cuando el “Chepe” Arreola de Bucerías subió y hasta se dio el gusto de cantar una canción con los Laberinto. Al viejo “Chepe” sí le aplaudieron y mucho. Al “Layín” lo abuchearon. Ya con esta nueva experiencia, el aspirante a gobernador a nuestros paisanos coras, tendrá una nueva lección. En los eventos masivos, y más cuando hay una espera de horas, no le gusta que un político les interrumpa la diversión por la que pagaron buenos pesos.

Hilario Ramírez Villanueva es un curioso fenómeno digno de un análisis profundo. Lo conocimos hace ya varios años en el poblado de El Llano, San Blas, cuando hizo su primera campaña electoral. De él teníamos referencias por amigos comunes, todos nativos de ese municipio, en donde pasamos larga temporada semiencerrado en una escuela de ingeniería. Por eso el interés de Layín en la plática con el autor. Pidió datos pero le negamos todos. Luego, en una distracción, se dirigió a un amigo para pedirle datos nuestros pero interrumpimos con una orden de no decir nada. “Eres cabrón, como todos los tecualeños” dijo en tono de queja. Luego se despidió, dio la vuelta y se fue a tomar calor con Los Romero.

Layín adquirió fama nacional, y hasta mundial, por sus ocurrencias. Lo mismo regala dinero que sale a tomar protesta como alcalde subido en un fino caballo. En diciembre pasado fue invitado a un evento de caballos bailadores en Tepic y participó en la cabalgata montado en un burro pinto. Luis Gutiérrez le queda guango. Armando Villaseñor, el nativo de El Pitillal, trata ahora de emular esa exitosa trayectoria. En la pasada elección local, el dueño de la explanada de bailes en Mojoneras, hizo campaña para ser regidor y perdió. Pero entendió que el “estilo Layín” gusta al pueblo.  Varias veces llamó la atención al pasear en las calles montado en un toro prieto. Ese es, más o menos, “el estilo Layín”. El contador “Chago” Flores y el abogado Héctor Ortiz ya le pueden sugerir a Armando Villaseñor aprovechar los eventos en su corralón y regalar dinero, cerveza, boletos de rifas. Ya se la saben, urge empiecen a regalar dinero y se ganarán, sino votos, muchos aplausos.

Revolcadero

En agosto del año pasado, se publicó en este espacio que entre los permisionarios de taxis se corre la versión de que varios funcionarios estatales -políticos pues- habían comprado unidades para ser parte de los taxis “ubers”. También se dijo que la idea era “reglamentar” luego a los taxis “ubers” y que de esa forma, se convertirán en futuros permisionarios de taxis ganando de forma automática medio millón de pesos. Y sí, en los meses anteriores la iniciativa de “legalizar” los taxis “ubers” ha ido avanzando. Es decir, los más de tres mil dueños de taxis “ubers” ya tienen a la vista su concesión y pudiera legarles totalmente gratis. **** Pues bien, el tema lo traemos a colación al leer al arquitecto Jorge Eduardo García su escrito titulado “Los Reyes UBER de Jalisco ¿quiénes son?” en el periódico electrónico Expedientes a Fondo. En el párrafo central, publicó: “trasciende que una alianza comercial entre Enrique Aubry de Castro, Netzahualcoyotl Ornelas y Salvador González Reséndiz los convierte en amos y señores del Sistema de Movilidad Privada y Anarquista de Jalisco. Así es, por increíble que parezca se habla ya de que poseen entre ellos alrededor de 120 unidades en el sistema holandés de Uber…”. Y el remata: “ahora entendemos la negativa de Aubry de Castro y por qué golpeó a un funcionario de (Secretaría de) Movilidad para poner en la regularidad a esta modalidad de transporte, sin importar la petición del gobernador del Estado, ellos lo ignoran y hacen su negocio”. De acuerdo a los apuntes de Jorge Eduardo García, Aubry recibió de parte de Mauricio Gudiño, ex titular de la Secretaría de Movilidad, medio centenar de permisos para taxis mismos que negoció para poder entrar a la polla y asociarse con los amigos del gobernador Aristóteles Sandoval, “a quienes no les importa las decisiones que el gobernador toma.**** Para poder entender lo anterior, quizá sirva recordarles a nuestros nuevos lectores que Salvador González Reséndiz fue presidente municipal de Puerto Vallarta y ahora es subsecretario de Administración del gobierno estatal. Enrique Aubry es ahora mismo presidente de la mesa directiva del Congreso local en donde ha sido dos veces diputado gracias a ser dueño concesionario del membrete PVEM en la entidad. Y Netzahualcoyotl Ornelas Plascencia se dio a conocer cuando fue secretario particular de Aristóteles Sandoval Díaz cuando el hoy gobernador fue presidente municipal de Guadalajara. Pero hay más nombres de funcionarios estatales que aprovecharon el momento de invertir en la compra de vehículos de lujo para instalar la aplicación de taxis “ubers”.

Layín en Sayulita-2 Layín en Sayulita-3

Leave A Reply