CONTEXTOS… Los ‘pecadillos’ de Fong y el desdén de “El Mochilas” y Munguía en su toma de protesta

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- Una clase priista, atraída por la exitosa corriente de panistas, son los que coinciden en un mismo proyecto y suman fuerzas para fortalecer al Partido Movimiento Ciudadano e hilvanar un tercer triunfo electoral en Puerto Vallarta. A la cabeza de ellos se ha puesto Gustavo Fong Patiño, quien representa la gran duda, la futura diferencia entre el fracaso y el éxito.

Conocimos a Gustavo Fong en una velada boxística celebrada en el ya desaparecido antro Collage copropiedad de Fernando González Corona. Ahí se dieron cita líderes del narco y políticos de aquellos. La función de box de ese septiembre de 2006 acabó en una batalla campal. Cual cuidándole las espaldas, Fong era uno de los chamacos que imploraban a Francisco Javier Bravo Carbajal, alcalde electo en ese momento, una oportunidad de trabajo. Consiguió un empleo de segunda, encargado de la oficina expedidora de pasaportes. Ya en la administración 2007-2009, con Salvador González Reséndiz fue relegado y fue en ese tiempo que se propuso aprovechar la siguiente oportunidad pero fuera del PRI.

Fong fue uno de los más fogosos activistas del MC en la aventura encabezada por Ramón Guerrero.  Pero no supo ganarse al motejado “Mochilas” y por más que se esforzó no pudo jamás entrar en el ánimo del político de Ayutla. Aquella rara mezcla de priistas desechados y panistas renegados ganó la elección municipal. Ya en el ejercicio del poder,  Fong volvió a sentir la frialdad de un presidente municipal. Se pasó los tres años en los pasillos de la alcaldía pero cobrando religiosamente su quincena. Si no es por el secretario general del ayuntamiento Antonio Pinto Rodríguez, uno de esos espacios entregados a políticos tapatíos, Fong no agarra nada.

Pero esos tres años de vivir cual auténtico “aviador” le sirvieron para pensar en fortalecer sus proyectos personales. Hizo grilla, alianzas y compromisos con propios y extraños. Sobre todo reforzó su presencia en Guadalajara y se le metió hasta la cocina a Enrique Alfaro. Alfaro lo adoptó y le garantizó su regiduría. Sin embargo, el obstáculo de equidad de género lo obligaron a ceder el espacio en la planilla y surgió la propuesta de cubrir el lugar con la hermana Bellani Fong. Encumbrada la regidora Fong se transformó en la hermana incómoda del dirigente del MC.

Fong el hermano, es un dirigente de alto riesgo para el MC. Por alguna causa se aparece en escándalos nocturnos, como los protagonizados en “El Maracaibo”, la cantina de negra fama ubicada en la colonia Cinco de Diciembre. Sus amigos lo repelían cuando Fong los invitaba a algún antro. Regularmente eran los momentos que hacía gala de su relativo poder e influencias políticas. Una noche de copas lo denunció públicamente una bailarina. Otra noche un vecino le recriminó por chocar sus jardineras.

Fong es un emecista llegado del PRI de la mano de Alfaro. O al menos eso él presume. Él convenció a otros priistas pero es el legislador federal del MC, Luis Munguía quien se especializó en piratearse cuadros del tricolor y reclutar al MC. El motivador Ramón Chávez Lara, Jaime “Jimmy” Navarro y Héctor “El chino” Fuentes se ponen la camiseta naranja gracias a la invitación de Luis Munguía. Son cuadros adoctrinados, igual que el panista Chinto Morales, a jugársela con todo por Munguía. El proyecto de estos nuevos naranjas es personal, es con Munguía. No están ahí por un proyecto de partido, sino por un proyecto y por interesas meramente personales.

A estas alturas, identificarse y asociarse Luis Munguía es igual a ser llamado guerreros naranjas al servicio del “Mochilas”. ¿Por qué? Porque nadie tiene ya dudas de que el diputado Luis Munguía es un títere sin conciencia que responde a los dictados de Ramón Guerrero. No les interesa la unidad partidista ni el partido sino saciar intereses personales o de grupo. Al evento del sábado 25 le dieron su propia lectura y decidieron no ir pues concluyeron que no debían hacer lucir un evento de quienes creen sus enemigos.

En la semana, un amigo priista nos reclamó no haber dedicado una línea a Luis Hernández López. Que nosotros sepamos, Luis jamás se afilió al PRI. En diversas veces sí se empleó en gobiernos municipales y otras dependencias, siempre en calidad de periodista y en áreas que tienen que ver con prensa y difusión. Cierto, ayudó en campañas electorales y siempre de candidatos priistas. Eso le hizo ganar fama de priista. Nosotros tenemos una impresión, personal y no exenta de ser equivocada. A Luis Hernández sus amigos priistas lo abandonaron en momentos críticos. Puso su parte para que José Gómez Pérez despache hoy en la presidencia municipal de Bahía de Banderas. Como premio, de menos las gracias debió merecer pero ni eso. Le coordinó lo de prensa al PRI de Andrés González Palomera, Gustavo González Villaseñor y Rafael González Reséndiz, los tres perdedores en la elección del 2015. Muchos priistas hallaron acomodo en dependencias del estado, en el Seapal o en oficinas federales. Cesar Abarca le ofreció chamba temporal pero fuera de eso nada. Antes, trabajó en las campañas de Gustavo González Villaseñor y de Javier Bravo pero ninguno de los dos apreció ni valoró su aportación y apenas le ofrecieron chambas de segunda. (Aquí debemos añadir que los dos, Gustavo y Javier lo nombraron director de Comunicación Social perro al final del trienio, cuando se sintieron abandonados y traicionados por sus colaboradores estrellas). En esas estaba Luis cuando recibió la invitación de su amigo Gustavo Fong y él, por decisión personal, se puso la naranja.

Revolcadero

Aquel sábado en el Salón César Palace un popular personaje les pasó a todos discreto. “El Willy” tiró la camiseta tricolor y se puso la de color naranja pero a nadie le llamó la atención. A media campaña, el equipo de prensa de Andrés González palomera difundió diversas fotografías de un evento celebrado en la colonia Buenos Aires. Aquella vez “El Willy” era el organizador  y le ofreció esos 800 o mil vendedores de playa que ellos y sus familias y amigos iban a votar por Andrés y demás candidatos del PRI.  Nos han dicho, y es lo que sabemos del “willy”, que mueve a mucha gente y que es uno de esos raros ejemplares de líderes playeros que son bien vistos por sus representados. Nos llampo verlo el sábado 25 y cuando preguntamos nos confirmaron que fue Mario Rodríguez Solís quien le extendió la invitación de irse al MC y acompañarlo en esa aventura. En el evento de la Buenos Aires para Andrés, Mario Rodríguez todavía era priista y también ayudó en la organización. En el MC, Gustavo Fong Y Santiago Centeno le dieron la bienvenida. Tenemos las dos fotos en donde estos naranjas abrazan al “Willy”.******* Se tardó varios años Juan Carlos Fortanel González en llegar a la secretaría general del ayuntamiento de Bahía de Banderas. No tenía prisa pues de cualquier forma él era considerado como el poder detrás del trono. Le ayudaba a Fortanell la mediocridad y el desconocimiento del alcalde José Gómez Pérez para lucirse como todo un master en asuntos jurídicos políticos. Fortanell es uno de esos muchos cuadros políticos que se formaron en los tiempos de gobiernos municipales panistas en Puerto Vallarta. Alguna vez David Cuevas se lo llevó a trabajar a Guadalajara en dependencias federales. Hace ya algunos años se instaló en Bahía de Banderas y era para “El cheché” Gómez lo que Joseph Montoya fue para Carlos Salinas de Gortari.****** Nuestros amigos empleados municipales y vinculados al MC nos dicen que Juan Carlos Rodríguez, el alias “Meño Dance” recibió hace dos meses la invitación para ser delegado municipal de El Pitillal pero que prefirió seguir siendo coordinador de Participación Ciudadana. Pero bueno, eso es lo que presume el ex panista e incondicional de Juan José “El Peri” Cuevas. Dice que la invitación se la hizo personalmente el alcalde Arturo Dávalos y que iba a sustituir a Javier “El Pitas” Pelayo cuando se decidió internarlo en un centro contra adicciones. La versión nos ayuda a concluir que ser delgado es igual a nada. En El Pitillal ya son dos meses sin delegado, no pasa nada y nadie extraña al delegado. ****** Nuestros lectores nos preguntan si Hugo Lynn Almada piensa renunciar a la chamba de asistente del regidor Juan José Cuevas García. Ya empiezan a sospechar de Hugo Lynn y hasta se cruzan apuestas a que él también saltará del PAN al MC. Que si no lo más sensato es renunciar a trabajar en una administración del MC y con un regidor anaranjado. Pero bueno, dirá Hugo Lynn chamba es chamba y aunque se enoje el Petro.

El Willy y Centeno El Willy con Andres

Comments are closed.