CONTEXTOS… Plantón en Global Gas pone al descubierto abusos y presuntos malos manejos del gerente

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- Desde su arribo a la planta local de Global Gas como gerente, Ricardo de León aplastó los derechos de los trabajadores. Así sea menores los daños de cualquier accidente vial, descontaba directo de nómina el costo al gasero implicado y al mismo tiempo cobraba el seguro.

Las anomalías iban mucho más allá. En los nueve años que Ricardo de León ha regenteado la gasera instalada en la carretera a Las Palmas, tramo Ixtapa-Las Juntas, ha podido acumular una cuantiosa fortuna personal. Sus trabajadores le conocen casas de su propiedad en Marina Vallarta, otra en Nuevo Vallarta, una tercera en el fraccionamiento Terralta y dos en Fluvial Vallarta.

La clave para amasar semejante fortuna es sencilla: en cada accidente vial donde intervienen camiones repartidores de gas se genera ingresos extras, ya sea por cobro de aseguradores, ya sea por descuento a los trabajadores. Pero al interior de la planta también hay negocio y la clave está ahí en saber calibrar los equipos para robar al usuario. Los sistemas de medición en el llenado permiten el “robo” de un diez por ciento del gas. Ese diezmo se va a los bolsillos del gerente y a lo sumo les da una salpicadita a directivos de segundo y tercer  nivel.

El lunes 4 los repartidores de la empresa gasera Global Gas sorprendieron a sus clientes con un plantón en las puertas de ingreso. La rebelión se prolongó por doce horas y no se levantó hasta pasada las cinco de la tarde. Exigieron hablar con los más altos directivos y debió trasladarse desde Tepic el superior del gerente de la planta local. En el transcurso del día fue un ir y venir de supuestos abogados que le respondían al gerente local. Llegaron desconocidos que se dijeron abogados, dos empleados de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje y otro que se identificó como empleado de la Secretaría del Trabajo. En el transcurso del día hubo presiones de la empresa a trabajadores que consideraron afines a sus intereses. Solo se permitió ingresar a particulares que iban a la planta con a rellenar sus tanques y en ningún momento se bloqueó el acceso a personas de la empresa. Dos abogados asesoraron a los trabajadores y la indicación fue que no se podía obstruir el paso a nadie y solo se negarían a trabajar. En todo el día no salieron camiones ni pipas.

En la jornada hubo negociaciones, ofrecimientos de negociaciones pero los gaseros y sus abogados no cedieron. Intentaron comunicarse a las oficinas del corporativo en Guadalajara y mantuvieron la petición de dialogar solo con superiores de Tepic. La resistencia puso nervioso al gerente local que en las primeras horas les repitió el discurso de no estar localizables sus superiores. Más tenso se puso cuando se enteró que una comitiva viajaba de Tepic. Cuando los altos ejecutivos regresaron, el conflicto estaba disuelto y a Ricardo de León lo dejaron en la cuerda floja.

Global Gas y su gerente y la maquinaria con su calibraje  funcionaría a la perfección si no es que los directivos locales perturbaron a Jorge “El Oaxaco” Valencia. El gerente le exigió pagar daños a un camión en un incidente vial. El empleado se negó. Cuando se le descontó de la nómina parte de dicho costo montó en cólera y fue a reclamar al gerente. Le advirtió que a él no le iba a descontar un costo producto de un accidente laboral. Algo notó el gerente que ordenó despedirlo y le ofrecieron 15 mil pesos. El empleado rechazó el ofrecimiento.

“El Oaxaco” buscó asesorarse y halló a dos jóvenes abogados. Informó a otros trabajadores y los invitó a iniciar una defensa organizada para poner fin a los abusos de la empresa. Las reuniones se celebraban en los corrales de la propiedad de Chuy Villa, atrás de la planta de tratamiento de aguas residuales del Seapal. Pero de alguna forma la empresa se enteró el viernes 1 del mes, llamó a sus oficinas del edificio Velero al “Oaxaco”. Le advirtieron que sabían de sus reuniones y que sabían de planes de cerrar la planta. Al cabo de algunas amenazas le ofrecieron 50 mil pesos. Otra vez rechazó el ofrecimiento. Al abandonar el edificio Velero, informó a los abogados quienes ratificaron el plan de declararse en plantón laboral el lunes 4.

Si bien no todos los trabajadores de Global Gas participaron en las reuniones previas en la finca de Chuy Villa ninguno de ellos se opuso al plantón sino que se incorporaron al mismo. Muchos de ellos habían sido víctimas de los atropellos de la empresa y su gerente. Ahí está el caso de  Leopoldo “El Toro” González Amaral sometido y condenado al filo de un machete y cortar maleza o simplemente a funciones de velador. Los jefes lo castigaron por alguna vez atreverse a exigir derechos laborales.

A los ejecutivos del corporativo les enteraron no solo de abusos contra la plantilla laboral sino de lo que llamaron “robo” a los clientes de la gasera. Es reciente la visita de inspectores de la Procuraduría Federal del Consumidor hecha alrededor del 20 de junio revisaron tanques de solo 5 camiones repartidores. Al final inutilizaron 80 tanques por hallar que no estaban completamente llenos. En el interior de la planta y hasta el lunes 4, aún permanecían las unidades y sellos de clausura.

El equipo de la planta se había calibrado de tal forma que permitiera “robar” el diez por ciento del gas. Hasta antes de su jubilación, el “gerente de operaciones”, José Luis Medina Chacón cumplía instrucciones del Ricardo de León. Nadie ha podido igualar a este ex empleado en conocimiento y manejo de todo el equipo de la planta de gas. Un mismo porcentaje de gas se desvía de las pipas.

A una semana del plantón en la gasera no se observan resultados a las demandas de los trabajadores pero tampoco los directivos han emprendido represalias. Saben que desde la oficina de Tepic se ordenaron auditorias diversas y con paciencia esperan resultados que arrojen las mismas. Seguros están que el gerente no saldrá bien librado. En todo caso, esperan noticias de las oficinas del corporativo se ordene el cese del gerente y demás jefes. La empresa está comprometida a poner punto final a los abusos a los trabajadores y respecto al “robo” a los “clientes” dejan eso a las inspecciones federales y a la conciencia de la empresa y sus ejecutivos.

Revolcadero

Algo no encaja en la rebelión de los gaseros. Los manifestantes nos afirmaron que hubo la presencia de dos supuestos abogados de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje. Los tuvieron enfrente, se identificaron como tales y les hicieron ofrecimientos para negociar el fin al  paro laboral. Que iban bien vestidos. También que hubo un funcionario de la Secretaría del Trabajo. Que se sepa, en la Junta de conciliación, si no es el titular en turno y la notificadora, nadie sin excepción atienda asuntos fuera de la oficina. Sin embargo, sí hay un personaje conocido que gusta realizar diligencias y es Carlos Efraín Yerena. Por el nombre se infiere que es de la familia del jerarca de la CTM Rafael Yarena y en efecto es sobrino. Si le sumamos que hubo versiones de que los trabajadores pueden irse a la CTM, en una de esas el abogado del mazacote pudo ser uno de esos presuntos usurpadores. Porque en las oficinas de la Junta todos saben que los abogados de sindicatos suelen identificarse como funcionarios de Conciliación cuando acuden a empresas en conflictos y así presionar, amenazar o intimidar a empresas o a trabajadores.****** Nos detenemos a observar otro dato. En el supuesto de ya existir una demanda laboral, que apostamos doble contra sencillo que si hay contra Global Gas, con regularidad hay problemas de condiciones laborales en las que se trabaja. Generalmente es el sindicato el que procura intervenir para resolver estos problemas. Lo que no sabemos es si la presencia de esos supuestos abogados de Conciliación y el funcionario citado de la Secretaría del Trabajo, pudo ser un empleado de Inspección del Trabajo. Si es tal, pudo haber respondido al llamado del sindicato. Pero nada encaja aquí pues esos desconocidos bien vestidos fueron llamados por la gasera para intimidar a los trabajadores. ******* Los que ya están de fiesta son nuestros amigos de Las Palmas pues a la puerta ya tienen sus dobles Paseadas. La tradicional paseada, como todos saben se celebra cada 26 de julio en El Llano de la Palma Sola. Pero antes, el domingo anterior al 26 se lleva a cabo “la paseada del pueblo” y toda la organización corre a cargo del cura de la iglesia del lugar. Este último evento surgió por idea del sacerdote Jaime Paredes a principios del milenio. Hasta antes, el cura de la iglesia oficiaba una misa en el mismo predio de La Palma Sola y el nuevo festejo se pensó para darle lugar y espacio a la iglesia y separarse de La Paseada tradicional del 26 por ser este festejo mundano y abundante en vicios.

 

Leave A Reply

2 × cinco =