CONTEXTOS… Se tambalea la cacareada “unidad” por la dirigencia municipal del PAN

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.-  Hace antes del sábado, todo iba bien en el Partido Acción Nacional. Quienes siguen a José Pablo Ruiz en las redes sociales escucharon de él su optimismo por al fin superar disputas fraternales y todo tipo de escaramuzas internas. Quienes representan los grupos tenían el acuerdo madre, de ir todos en una planilla de unidad y solo faltaba ponerse de acuerdo en quién ocuparía la segunda posición. Juan Manuel Vázquez Ruelas se entercó en ser él, rompiendo el acuerdo principal. Ricardo Ponce Ibarría, quien encabezaría la planilla de unidad fue rebasado pues el acuerdo secundario comprometía la Secretaría General, ya sea para el abogado Daniel Canales García o para la profesora Idalia González de León.

Los nuevos tiempos parecían prometedores para la militancia panista local. A tiempo se emitió la respectiva convocatoria para la asamblea municipal y elegir al nuevo presidente del Comité Directivo Municipal. Ahí se establecieron los tiempos para registro de candidatos que este lunes 31 de octubre, a las ocho de la noche se cierra a todo aspirante a inscribirse. De inmediato se abren los quince días para campaña y entonces, el domingo 20 de noviembre se efectúa la asamblea.

Casi a la par de saberse la convocatoria, se abrieron las rondas de pláticas en donde todos expusieron su entusiasmo y disposición de construir un gran acuerdo para juntos llevar a registrar una sola planilla. Era casi un hecho que el panismo iría unido a la elección. Así habían informado a la dirigencia estatal en donde dieron luz verde y aplaudieron la iniciativa. Al menos eso hasta el sábado. Toda la semana se dedicó a platicar y busca consensos y acuerdos. Difundieron fotos de sus encuentros y particularmente una nos llamó la atención. En esa imagen aparece los Salcedos, Lupita y Jesús; el médico Octavio Rojas Martínez, Aurora Michel, Ramsés Moedano, Cristina Uribe, Saúl López Orozco, Marciocila Sahagún y a quienes se identifican como principales cabecillas, Daniel Canales González, el profesor Luis Alberto Michel Rodríguez, Ricardo Ponce Ibarría y Juan Vázquez padre.

Juntos podemos decir de ellos que es la crema y nata del PAN o lo que queda del PAN, la nueva camada sin serlo o sencillamente los únicos que mostraron interés por volver a empezar de abajo a reconstruir Acción Nacional, el partido político que alguna vez gobernó Puerto Vallarta.

Así, llegaron al sábado y ese día volvieron a reunirse. Se suponía que sería un encuentro de  mero trámite pues todos estaban en la misma sintonía. Pero ese día se abordó el tema y punto de quiebre. Juan Vázquez padre iba con la idea de exigir para él la secretaría general en la planilla que encabezaría Ricky Ponce. Al hijo de Pina Ibarría, la subdirectora de Tránsito Municipal ya nadie le ponía objeciones. Ricardo Ponce se opuso y casi todos por unanimidad reclamaron a Juan Vázquez. Le advirtieron que su posición ponía en riesgo el acuerdo de unidad. No aceptó que en la segunda posición de la planilla fuera el abogado y juez oral, Daniel Canales. También rechazó a Idalia González de León. Hasta ahí todo bien. El cónclave concluyó con el compromiso de regresar a reunirse todos el domingo en las oficinas del partido.

El domingo por la noche, Juan Vázquez Ruelas dejó plantado a Ricky Ponce y al resto. Para la hora del compromiso ya se sabía que el padre del dirigente juvenil del partido había acudido a solicitar su carta de salvedad de derechos en instancias del partido. Con ese paso dio un mensaje claro: se iría por la libre y rompía el acuerdo de unidad. Juan Vázquez hijo lo había acompañado. En las siguientes horas, esperaban verlo caminar por las oficinas del partido para solicitar su registro y competir por la presidencia del CDM. Tenía de plazo hasta las ocho de la noche de este lunes 31. Hasta las primeras horas de la tarde no se reanudaban pláticas y nadie acudía a solicitar su registro.

Los Vázquez son relativamente nuevos en el PAN Vallarta y es el hijo, el que ha hecho más alboroto, luego de su elección al frente de la chiquillada blanquiazul y del escándalo cuando el registro de “delegados” a la asamblea estatal donde se eligió al dirigente estatal. El chiquillo tiene ímpetu y eso todos se lo reconocen. Pero anda desbocado y a nadie quiere escuchar. Recién salió de las aulas universitarias y esta terco en exigir a su partido lo designe candidato a la diputación local. En esas anda cuando a Juan padre se le ocurre buscar la presidencia del CDM.

De los mencionados en la lista de militantes que procuraron el consenso para una planilla de unidad nadie lo siguió. Solo dos excepciones, los veteranos, Cristina Uribe y el profesor Michel Rodríguez. El abogado Daniel Canales se tomó unos minutos para deshojar la margarita y sus portavoces nos aseguraron que mantenía su apoyo al Ricky Ponce. Cuando intentamos localizarlo para cerrar este escrito no contestó nuestra petición. De lo que sabemos es que hasta antes del sábado, Daniel Canales y Juan Vázquez hijo mantenían una relación de colaboración entre ellos. Si aparece Canales tomado de la mano de los Vázquez estaría dentro de la normalidad política.

Preguntamos sobre la posición que guardan los viudos del “Peri” Cuevas. Se da como un hecho que Idalia González de León respalde a Ricardo Ponce. Eso ha dicho. La hija de los profesores María Idalia de León y Alberto González, éste ex delegado municipal en El Pitillal, suspiraba por inscribirse pero se imposibilitó al no renunciar a su actual cargo directivo del partido.

A menos que de última hora los Vázquez y Cristina Uribe vuelvan a la cordura y rinda fruto el esfuerzo que de última horas se realiza, todo parece indicar que otra vez habrá elecciones en el PAN. A unas horas del cierra del registro de planillas se estaba a la espera de confirmar el peor escenario en el PAN y sus tribus irían a otro choque. Hay materia y hay condiciones para no salir bien librados y son las mismas de cuando compitieron Olivia Pérez de González y el propio Ricky Ponce.

Revolcadero

Por cierto, todo este alboroto ocurre cuando se confirma la visita del ex presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa para este sábado 5 de noviembre. Calderón está invitado a impartir en una conferencia abierta a todo el público a efectuarse a las 12:30 horas en uno de los salones del hotel Marriot Casa Magna, mismo que se localiza en la zona de Marina Vallarta. Lo simpático y curioso es dar cuenta que un personaje que a veces se dice simpatizante y seguidor de los postulados panistas y a veces se erige en el verdugo de sus militantes ha llamado públicamente a no asistir. Si, nos referimos a José Petronilo González Sinencio que de unos años a la fecha hizo de Juan José Cuevas García, a su villano favorito. Pero bueno, para tal caso es cierto, Calderón viene en respaldo a su esposa Margarita y eso tiene sus efectos. El Petro tiene sus razones para boicotear al ex presidente de los empleos y nosotros le hacemos caso: no vamos a la conferencia. ****** Otro que ha hecho ruido a últimas fechas es el contador Héctor Gallegos de Santiago. Sí, es el mismo que en el trienio 2009-2012 se desempeñó como regidor bajo las siglas del PAN y que desde esa posición luchó para vender a Ramón Guerrero Martínez. Pero no pudo convencer a todos los panistas y fue Gallegos el primero en agarrar las maletas del “Mochilas” para postularse por el Movimiento Ciudadano. Ya luego, Gallegos se quejó y quejó del mal trato que le daba su protegido y acabó por irse a los brazos de Juan José Cuevas García. Pero éste también lo hizo llorar y como resultado, a últimas fechas Gallegos no sabía a donde arrancar. Ahora, ya se quitó la máscara y se dice moreno pero se viste de morena. La historias del contador Gallegos es digna de echarle ojo pues si hay suerte, lo podemos ver abrazado de Chava Cosío Gaona.****** Y el ruido que rebotó por todos lados, en Jalisco y todo el país, es el de nuestro amigo “El Rumbero”. Nos referimos al magistrado ahora con licencia y apartado del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco, Luis Carlos Vega Pámanes. Nos resultó una antigua fichita, el que sin embargo, con todos sus negros antecedentes pudo ser magistrado y presidente del Tribunal de Justicia. Como olvidar aquellas veladas veraniegas de Pámanes en los antros vallartenses. Buen tipo que no se imputaba cuando el autor le decía “rumbero”. Sus camisolas “jaguayanas”, émulo del finado Víctor López Terrazas, dejaron huella pese su residencia fugaz. Cuando lo llamaron de regreso a la capital dijo a sus amigos que se iba a lo grande. Nadie le creyó pero a los días ya era magistrado. Él sí que supo disfrutar su estancia en Puerto Vallarta.****** El miércoles pasado el alcalde Arturo Dávalos Peña y todos sus colaboradores se fueron a Las Palmas, para la misma delegación también se dio su vuelta el director del Seapal, César Abarca Gutiérrez. El funcionario estatal se reunió con vecinos, jubilados y pensionados, jóvenes de la tercera edad, todos usuarios de la paraestatal. Goyo Mendoza se regresó a su casa contento de haber conocido a César Abarca. Eso es la ganancia de recorrer el pueblo y tratar cara a cara a los vecinos.

 

Comments are closed.