CONTEXTOS… Sorpresas y nombres de ex priistas que se van al MC y se ponen la camiseta naranja

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- De varios nombres que llamaron la atención uno de los más fue el de Guadalupe Benítez, llamado para ser titular de la Secretaría Sector Educativo de la renovada Comisión Operativa Municipal del Partido Movimiento Ciudadano. La inesperada inclusión de personajes ligados al viejo PRI, apasionados defensores del tricolor y apenas hace un año de todos los candidatos, se pusieron la camiseta naranja del MC y juramentaron ser celosos guardianes.

No, no cayó bien el nombre del chino Benítez en la vieja clase política que históricamente compitieron contra el priismo vallartense. Todos recuerdan a Guadalupe Benítez por su férreo control político de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, la FTSE, siempre al servicio del PRI y por años soñando en que su PRI lo hiciera regidor. Eso mucho antes de la era de Ramón Villaseñor Aldrete en la FTSE. Eran los tiempos de Rafael González Pimienta y de Jorge Lepe, los dos primeros caciques del priismo local.  Ninguno de ellos le dio la oportunidad.  Ya en la época dorada del panismo, cambio de piel y se puso la camiseta azul. Así pudo llegar a ser director del Conalep, plantel Francisco Villa. Luego el PRI recuperó el poder y otra vez Benítez cambió de bando. Regresó al PRI y apenas hace un año que él y su hijo Héctor, recorrían la ciudad pidiendo el voto para Andrés González Palomera. Hoy, el maestro jubilado, también maestro en el piano, prueba otro color, el naranja, y ahí Gustavo Fong le deberá cumplir su palabra de convertirle realidad su sueño, el de ser mínimo regidor.

En lo personal, esperaba ver levantar la mano y estirarla desde el pecho a más priistas y más panistas. Pero eso no fue impedimento para escuchar expresiones de lamento, de aquellos naranjas que se consideran fundadores y pioneros en vestirse de naranja. El caso de Ixtapa es típico y va más allá de la lucha de egos que desde  siempre se traen el delegado municipal, Víctor Manuel Aréchiga y el ex delegado, David de la Rosa. El primero, de apodo “El Cachis” halló acomodo en una cartera llamada Secretaría de Organizaciones Sectoriales. Pero otra vez se queda “El Cachis” en segundo plano, pues David de la Rosa es de los cuatro notables de la dirigencia, pues será uno de los tres vocales, la elite que le marca la línea a seguir al coordinador Gustavo Fong Patiño.

Pero son otros nombres de ixtapenses los que son vistos con mayor desprecio y rechazo en el MC. También hace un año, Juan Becerra era un agresivo combatiente de los naranjas. El partido de Becerra, el PRI, lo hacía un activista en un amplio sector en donde los emecistas le propinaron sendas macanizas en las urnas. Los mapaches electorales que se consideran expertos en Ixtapa, ya le tenían tomada la medida al hermano de Héctor Becerra, aquel ex presidente del ejido, y por eso lo tachan de ser un operador mediocre. No entiende por qué el MC le abrió las puertas. Hay otro priista de toda la vida que alguna vez fue directivo del ejido y el sábado lo presentaron como parte del MC. Es Porfirio Contreras Flores, parte de la vieja familia de apellidos que por décadas controlaron el ejido Ixtapa. “Pillo”, como se le conoce de apodo forma parte de la Secretaría de Deportes y le ayudará a Chrystian Ulises Araiza Vargas, haciendo equipo con Xóchitl Bernal Robles.

Otro nombre que no le cayó nada bien ni a Pancho Duarte, amo y cacique del MC en la demarcación es el de Luis Ramírez Séndiz. Es aquel voraz fraccionador de parcelas en el ingreso por Mojoneras. Varios de los funcionarios de hoy que ocuparon cargos en los tiempos de gobiernos priistas se acuerdan de cuánto le batallaron porque Ramírez Séndiz se negaba dar áreas de donación e inclusive selló un antiguo arroyuelo ocasionando inundaciones en el CUC. Varios años se tardaron para convencerlo de abrir el canal a un canal de desagüe de aguas pluviales. Ahora Luis Ramírez Séndiz es el flamante Secretario de Asuntos Ambientales del MC y no están nada contentos sus vecinos y compañeros de color.

Si familiares de Alfonso Bernal Saldaña abandonaron ahora y antes al PRI, también hay nombres de apasionados activistas del PRI identificados no hace muchos años como fieles seguidores de Javier Bravo Carbajal que ahora lucen la chillante camiseta color naranja. De varios, destaca el nombre de un personaje que se presenta como “Mtro”. Se trata de Ángel Raymundo Cruz Rodríguez. Es probable que poco o nada diga su nombre a nuevos periodistas y a neo interesados en asuntos de gobierno. Tal vez se le pueda conocer más como Ray Cruz. Es aquel polémico subdirector operativo de la policía municipal en la violenta etapa del 2008. Una tarde atentaron contra el Ray y su escolta y días después se separó del cargo y desde esos años se dedicó a sus estudios y otras actividades privadas. El sábado se le vio alegre, pidiendo fotos con Enrique Alfaro y la nueva clase política local. El Ray Cruz es otro que salta al MC a un año de que hacia talacha para el PRI. Deja a la “banda de los pañalitos” para hacer equipo con Pancho López, el chiquillo Diego Fong Villa y demás chiquillada de las naranjas.

Mario Rodríguez Solís, hermano del no menos famoso José “Pepe muelas” y Paul Cuevas, también conocido como “Paul Bolsas”, son otras aportaciones llegadas al MC del equipo de Javier Bravo. De todas las confianzas de Bravo, Paul Cuevas se distanció de su jefe político, que en su momento le confió la jefatura de Proveeduría, una dependencia clave para el alcalde en turno. “Paul Bolsas”, pitillalense  como sus amigos los Bravos, hará funciones de moderno Goebbels pues en los últimos años estudió todo lo relacionado a medios de propaganda y difusión. En su equipo destaca Carlos Guzmán como su jefe superior, otro experto en comunicación electrónica, socio de Manuelito Santana en una empresa del ramo y también todos de reciente pasado priista. Si no sabe nada de la materia, con ellos mucho aprenderá Reyna Zenyace Medrano Orizaga, una de las hijas Edelmira Orizaga, otra de un pasado priista.

Ignoramos a qué filtros sometieron a los aspirantes a ser parte de la Comisión Operativa pero estamos seguros que ningún requisito ni tampoco un mérito se les pidió para estar en la listota de dos centenares. Mientras hay secretarías de dos o tres miembros, las hay también cuyos integrantes rebasan la docena de miembros. En otras palabras, hubo y hay espacios a todo aquel interesado en participar, o más bien dicho, en quitarse una camiseta y ponerse la naranja. Y estando en el poder el MC, hubo muchos interesados.

Revolcadero

La Secretaría de Diversidad Sexual es sinónimo de polémica. Luis Tello es el invitado a encabezarla. Aunque en una chamba discreta, es funcionario municipal desde la administración de Ramón Guerrero Martínez. Como es arquitecto de profesión, le hallaron acomodo en Planeación y Desarrollo Urbano. En años pasados se dio a conocer por hacer algo de activismo lésbico-gay; sin embargo, es su pareja, dueño del hotel Mercurio y de origen extranjero, el que ha hecho más activismo. Nuestros amigos naranjas creen que con Tello se ganan a ese universo de electores. A ese gringo se le conoce también por una fundación creada precisamente para “desviar” o ahorrarse ganancias que de otra forma se irían a pagar impuestos.******** La que reapareció en la escena pública es Martha Beatriz Ibarra Amarillas. Es aquella dama que una vez llamó la atención de la prensa cuando fue despedida de la dirección de la COPARMEX. Se quejaba de haber sido despedida de manera injusta por ese sindicato patronal ligado al PAN. Su ejecutora fue Mago Ortiz, de linaje priista que no la quiso en su oficina y la echó a la calle borrando toda huella de Mario Sacramento. Entonces, distanciada del PRI y de priistas como Mago Ortiz, procura distraerse de sus responsabilidades como directora del Corporativo Nayaram y vuelve a la grilla. Nuestros amigos emecistas la sacan del ostracismo político y la nombran secretaria de turismo y Desarrollo Económico, en donde hará tareas similares que en estos últimos años hicieron juntos Gabriel Igartúa, del clan del hotel Las Palmas, y Lupita Bayardi.***** César Estrada es otro que de “la banda de los pañales”, leales a Javier Bravo y al PRI  brincan al MC. César es un antiguo amigo de Gustavo Fong, socios inclusive en aquel antro de fugaz pero intensa vida nocturna llamada El Tío Juan. Alguna fue desempeñó el cargo de jefe de Reglamentos Municipales. El padre de César tiene por decenas camiones urbanos y taxis que para dar mantenimiento tiene un taller de servicio privado a sus unidades por la avenida Politécnico Nacional. Así es que le queda perfecto la Secretaría de Movilidad y Transporte Público y si algo se le atora tendrá el apoyo de Mario Rodríguez Solís.****** Como que le batallaron para hallar activistas naranjas del campo. El delegado de Trabajadores y Productores será Toño Arreola, aquel regidor en la segunda administración panista 1997-1999 presidida por David Cuevas García. Se sabía que Toño Arreola era simpatizante del “Mochilas” y de Arturo Dávalos pero ahora abiertamente se pone la camiseta naranja. Pero, como que tendrá que pedirle ayuda a su sobrino “El tiburón” porque algunos se les rajaron y apenas sí fueron Juan Becerra, José de Jesús Santana, José Luis Grano a tomar protesta. Aparece de nombre un tal Samuel Aguilar. Ignoramos si es homónimo del presidente del ejido Vallarta o si, éste aceptó quitarse la tricolor por la naranja. El caso es que nosotros no vimos en el Salón César Palace a Samuel Aguilar, el político adoptado por Esteban “El indio” García Aréchiga. En fin, se notó que los regidores Gilberto Lorenzo y Eduardo Rodríguez, el alias “Lalo CROC”, no han hecho su tarea en la zona rural y el MC se ha estancado.****** Ahora que mencionamos el Salón César Palace estamos obligados a mencionar el nombre de su propietario. Su dueño se llama César Antonio Cuevas. Su primera empresa fue el equipo de sonido César. De mucha historia y fama en aquella demarcación. Equipo le sobra al César. Su despegue fue cuando su amigo Javier Bravo fue presidente municipal. Un salón de fiestas rústico es ahora un moderno y elegante salón de fiesta. Tiene área de albercas y sus áreas de fiestas infantiles. Se puede habilitar en salón pequeño. Tiene mueble y capacidad para organizar dos o más fiestas al mismo tiempo. Se renta con todo el equipo, incluyendo sonido. Es probable, pero no lo aseguramos, que esté ocurriendo un éxodo de “bravos” al MC y que mañana  hasta el Salón César se convierte en feudo naranja.****** A quien saludamos y andaba muy alegre el sábado, fue a Chuy Aguilar. Es un amigo personal del alcalde Arturo Dávalos Peña. Chuy tenía su razón para andar alegre y haber ido al evento naranja. Su sobrino Edson Aguilar tomó protesta como Secretario de Acuerdos de la Comisión Operativa Municipal. No es cualquier posición. Es la segunda en el organigrama, arriba inclusive de los vocales, David de la Rosa Flores, Homero Maldonado Albarrán y Dagoberto Alarcón Marino. El sobrino de Chuy no es un sobrino cualquiera. Es hijo de Vicente Aguilar, dueño del antro Z Tay que hace unos años estaba de moda en buena medida por presentación de bandas y norteños. El antro está frente al malecón con entradas y salidas también en la calle Morelos. Los Aguilar se distanciaron del PRI cuando las administraciones priistas los persiguieron hasta obligarlos a cancelar las noches de banda. Como Fong y César Estrada, antes empresarios de antros con banda, los Aguilar visten naranja. Y conste, ya no le entramos al perfil de clientes del Z Tay, ni tampoco al negocio de las pagadoras del multimillonario Vicente Aguilar. Eso se lo dejamos a Jorge Olmos. ****** Imposible no dedicar unas líneas a la ausencia del ex alcalde Ramón Guerrero Martínez y del diputado federal, Luis Munguía. Por razones que solo ellos saben no fueron al evento del MC. Lo que todos hablan es que los dos traen algo más que un berrinche, que vetaron a Gustavo Fong y como no les hicieron caso, se enojaron. En algunos espacios aparecen nombres de personajes ligados a Munguía y al “Mochilas”. Si tienen ganas de trabajar tendrán los espacios para ello. Si quieren echarse a la hamaca, es bajo su responsabilidad. Los que saben contar nos dijeron que son unos mil 500 soldados dispuestos a trabajar por el MC. Si los otros quieren trabajar para “El mochilas” y Munguía, que lo hagan. Si no se les baja el coraje, les pueden abrir las puertas otra vez en el PAN y tomar de la mano a “El peri”. A ver que dicen Dagoberto Alarcón y Adolfo López Solorio, el primero incondicional de Munguía y el segundo, el más “enmochilado” de los funcionarios de hoy.

 

Leave A Reply