CONTEXTOS: Traiciones extinguen al grupo de “El Peri” en el PAN

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- Al cabo del saludo y bajo la advertencia de moverse hilos desde la oficina de su hermano mayor, el regidor Juan José Cuevas García anima a escribir. Es la historia post elección por la dirigencia local del PAN un accidente que les resulta imposible superar.

La historia en breve es simple: los militantes más activos y participativos habían decidido unirse y presentar una planilla de unidad y así darle la bienvenida a la restauración del Comité Directivo Municipal y dejar atrás la era de la segunda “Delegación Municipal” en la historia reciente del panismo vallartense. En el momento crucial afloraron las diferencias, se rompió el acuerdo y surgió una segunda planilla.

El debate gira hoy en torno quien traicionó a quién. Es decir, nadie asume la autoría material ni mucho menos la intelectual del pacto traicionado y el resultado ha sido la nueva fractura.

Hasta hace poco nadie sabía nada de la existencia dentro el Partido Acción Nacional de Juan Manuel Vázquez Ruelas. Es probable que cuando el partido ganó la elección en febrero de 1995, Juan Vázquez el junior apenas estaba llegando a este mundo. Por lo tanto, cuando ese caliente fin de semana previo al registro de planillas, dentro y fuera del PAN eran muy poco conocidos esa mancuerna de padre e hijo que se rebelaron al acuerdo de unidad y armaron su propia planilla para acabar con la unidad.

El regidor Juan José “El Peri” Cuevas sabe de lo que habla y pocos como él están informados de las “conspiraciones” de los panistas. Hasta el último día de su militancia al PAN, el ex diputado federal y local, ahora regidor lideró a un grupo de panistas que en los últimos años controlaron férreamente a dicho partido. Cuando “El Peri” renunció al PAN y se unió al Movimiento Ciudadano, el principal de sus operadores, Hugo Lynn Almada, rechazó seguir siendo su asistente y se regresó a la Ciudad de México y se reincorporó a la oficina del Abogado General del Instituto Politécnico Nacional, ahí donde el ex alcalde, David Cuevas García es el titular.

Hace más de un año, ese grupo compacto de panistas identificados con Juan José Cuevas, sellaron un fraternal pacto de trabajar por un proyecto de unidad el cual haría suya la candidatura de la profesora Idalia González de León. En esos tiempos todos creían a ciegas en “El Peri” y nadie dudaba de su lealtad al PAN. Tantas veces que se insinuara el coqueteo y una futura salida del “El Peri” al PAN y vestirse de color naranja, todos lo negaban. José Pablo Ruiz respaldó el acuerdo y estaba llamado a ocupar la Secretaría General de ese comité que en el papel iba la hija de la ex regidora ya fallecida, María Idalia de León. El sorpresivo nombramiento de Gregorio Robles Mora al frente de la delegación a mediados de año y su inesperado deceso, obligó a los dirigentes estatales nombrar a José Pablo Ruiz al frente de la dirigencia cuya misión era preparar el proceso interno de elección del nuevo presidente del CDM. Sin embargo, nada de lo anterior amenazó el acuerdo de construir la unidad del panismo y contra todos los pronósticos, el pacto de unificarse corría según lo estimado.

Panistas de la talla del abogado Daniel Canales, Beto Ceja, Aurora Michel y demás familias que integran el panismo se habían declarado afines al proyecto de unidad. Se incluían los Vázquez. Todos estaban de acuerdo que un tipo de  grillas absurdas y ociosas los dividiría.

Pero al acercarse el tiempo de la asamblea electiva, por razones particulares, Idalia González de León se bajó de la contienda y decidió no liderar el proyecto de unidad. Como arriba ya se estableció, José Pablo Ruiz también había quedado fuera. Sin embargo, ellos dos compartían el compromiso de sacar un proceso interno unidos, con el registro de solo una planilla de unidad. El “elegido” había sido Ricardo Ponce Ibarría y en un primer momento nadie puso objeciones. El grupo de Juan José Cuevas, quien en efecto, había dejado la militancia blanquiazul y era tachado ya de emecista, se reunió y un mes antes del registro de planillas acordaron respaldar esa única planilla encabezada por Ricky Ponce. A juicio del autor es en este momento que se fractura el grupo de los viudos del “Peri”.

A las reuniones del grupo compacto asociados a Cuevas, no asistía Hugo Lynn Almada debido a residir en la Ciudad de México. Otro de los activos y grillos, Miguel González Guerra, también se habían desentendido de las reuniones, de tal forma que con su ausencia se justificó el no hacer suya la planilla de unidad. En realidad, las afinidades de González Guerra estaban más del lado de Eva Contreras que del propio Juan José Cuevas y con esa bendición le hallaron acomodo en la oficina de representación de “El Peri”. Empleándose otra vez en el periódico Tribuna de la Bahía, empresa del matrimonio Fernando González Corona-Eva Contreras Sandoval, estos arroparon a los Vázquez en cuya planilla abrieron cupo a Ofelia Contreras, una de las hermanas de la ex senadora Eva Contreras.

De ello apenas se supo el último fin de semana de octubre, cuando las negociaciones para armar la planilla de unidad fracasaron. Los Vázquez se encargaron de difundir entre los suyos la versión de tener todo el apoyo de Hugo Lynn y de Miguel González Guerra, de quien enfatizaron era el último el “representante” de Eva Contreras de González Corona. Con ese apoyo reventaron la unidad y abandonaron las negociaciones y el lunes 31 de octubre acudieron a solicitar registro de la planilla.

El proceso interno extinguió los restos de los peristas en el PAN. Idalia González y los suyos ganaron la contienda con su voto por Ricky Ponce y derrotó a Hugo y a González Guerra. La elección panista se convirtió en un curioso enfrentamiento del grupo del regidor que por dos semanas intercambiaron acusaciones. Ya antes expusimos que los derrotados acusaron a Idalia de ir de “np” con Ricky Ponce y ofrecerle su apoyo. Ahora les regresan su versión “ni Hugo ni Miguel pueden decir que no estaban enterados del acuerdo de unidad pues trabajamos en eso desde hace más de un año”.

Ya a casi dos semanas de la elección interna, la posición de los ganadores es hacer un esfuerzo por superar el resultado y dejar atrás las grillas estériles. Al fin y al cabo fue una contienda limpia y no hay evidencia de provocaciones ni presiones para influir en la tendencia del voto.

Revolcadero

Los panistas de Nayarit, sobre todo sus dirigentes estatales, no cantan mal las rancheras en eso de pisotear los estatutos que obligan a miembros de su órgano directivo a conducirse con imparcialidad. El secretario de Elecciones del Comité Directivo Estatal del PAN, Juan Guerrero difundió un video en donde habla de haber un respaldo de la mayoría de los miembros del CDE en favor de Antonio Echevarría García y se pronuncia a favor de la candidatura de éste al gobierno del estado. Leopoldo Domínguez, también familiar del jefe del clan, el ex gobernador Antojo Echevarría Domínguez, es el otro aspirante y recientemente pidió licencia para separarse de la alcaldía de Tepic y buscar ser el abanderado. Se nota que el susodicho Juan Guerrero es un personero al servicio del “Tigre Toño” y “El Tigrillo”. Si alguien sabe darle buen uso al dinero en la política, esos son los Echevarría que parecen dar muestra de tener ya “comprada” la candidatura para el cachorrito del “Tigre” mayor. Pronto se les olvidó las traiciones que en el pasado reciente hizo al PAN Antonio Echevarría Domínguez.*******Ramón Frías Frías difundió un boletín de prensa atribuyendo al dirigente de la CROC Jalisco, Antonio Álvarez Esparza una declaración de antología que en esencia revindica al sindicalismo y exhibe la “docilidad” de la Comisión Nacional de Salarios Mínimo. A la víspera se anunció un incremento de 7 pesos al salario mínimo para quedar en 80.04. “No fueron los trabajadores, fueron los empresarios quienes solicitaron el ajuste al salario” se lee.  Previo, los panistas habían planteado elevar hasta en 200 pesos el sueldo diario pero se decidió autorizar en un diez por ciento.****** Nuestros amigos de Bahía de Banderas nos dicen estar seguros de que el alcalde José Gómez raya en grado de enloquecimiento cuando se siente acorralado por los que él considera como sus enemigos. Ese “Cheché” es un vil grosero que no tolera la más mínima crítica de los ciudadanos ni tampoco de los regidores de oposición. Pero caray, no se le puede pedir peras al olmo. Lo conocimos ya hace años y siempre fue un tipo arrogante, egoísta y pedante. Había dudas de si era un hombre honesto o deshonesto pero cualquier duda ya se está despejando y todos lo ven moviéndose en la indecencia y su figura adquiere talla de un político del montón, un corrupto que se ha enriquecido en los mismos niveles que su cuñado Rafael Cervantes Padilla, su antecesor en la alcaldía.

 

Comments are closed.