CONTEXTOS… Y en el PRI Vallarta no se ponen de acuerdo para nombrar al sucesor de Gustavo González

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- El año pasado y por estas mismas fechas surgió con fuerzas el nombre de Iván Bravo Carbajal como un prospecto para relevar a Gustavo González Villaseñor al frente del PRI. En los siguientes tres meses, el hermano del ex alcalde Javier  Bravo se colocó en posición de ser el seguro presidente del CDM del PRI. A finales de enero, surgieron los imprevistos, o más bien los vetos, y se borró la opción. Diez meses después, los priistas buscan dirigente y no lo hallan por el desinterés de muchos y porque no se ponen de acuerdo. Lo último se debe leer correctamente: los priistas están divididos.

Cuando la propuesta de Iván “El Tigre” Bravo abortó, emergió no exenta de dudas y cuestionamientos, el nombre de Andrés González Palomera. Al no garantizar el regidor la unidad del priista, se puso en la balanza al director del Tecnológico de Puerto Vallarta, Roberto González Gutiérrez. De eso allá en enero y febrero pero hasta hoy, se mantienen los dos últimos citados como posibles relevos del Gus. Pero tampoco se descarta a Iván Bravo, lo que no deja de ser curioso en un partido en donde hasta no hace mucho tiempo antes era cuestión de simplemente salir y anunciar el nombre de un tapado para avisar que sería el nuevo presidente del partido.

El Partido Revolucionario Institucional tiene problemas. Si sus militantes no se ponen de acuerdo y esconden el dedo impositor, entonces el desinterés parece generalizado. Es entonces cuando debemos pensar que el interés apunta a las candidaturas, no en tomar las riendas del partido. Quien así lo considere, no está equivocado.

Con cierta frecuencia consultamos a nuestros amigos del PRI sobre el tema del relevo en el Comité Directivo Municipal. Se planteó hace un año pero precisamente por falta de unificar criterios se ha pospuesto. La pretensión de la dirigencia estatal es renovar todos los comités municipales antes de concluir el 2016. A todos se les pidió renunciar y, contrario a lo que pudiera pensarse, nadie se ha opuesto. El  desinterés hacia el partido es generalizado y cuando surge un valiente, de inmediato surgen desacuerdos. Más o menos eso ocurre en Puerto Vallarta. A los hermanos González Reséndiz, más a Chavita que a Rafita, los acusan de vetar y oponerse a Iván “El Tigre” Bravo.

El lunes hubo una charla del autor con Gustavo González Villaseñor. Se pospuso. Pero el señor ya se quiere ir y acepta que le urge irse a su casa. Enseguida, una charla con un operador emisario de César Abarca Gutiérrez. A estas alturas ya nadie oculta el interés de fijar la vista en la candidatura a la alcaldía. Entonces se obligó a consultar a Roberto González. “Ya ni se, Gera. Yo no se nada al respecto. Se comenta pero de forma oficial nadie me ha dicho nada”.

En la frase entrecomillada resumimos la charla con el director del Tecnológico Vallarta. A él le creemos a ciegas. En sus breves comentarios expuestos arriba se resume todo.

A nosotros nos resulta sintomático que aun si estamos frente al futuro dirigente del PRI, éste nos confiese no saber nada. Si, en otros tiempos el tapado decía lo mismo pero evidenciaba lo contrario en sus gestos, en su rostro, denota el tono de su charla. En tiempos de imposición y dedazos las simulaciones se negaban pero nadie las podía ocultar.

Si nuestros amigos priistas niegan saber la identidad del relevo del Gus, si nadie admite ser el beneficiario de la unanimidad o de la decisión de los notables, entonces podemos concluir que no hay acuerdos. Del lado de Iván “El Tigre”, tampoco nadie sabe. En esa familia, lo único que se sabe es la deslealtad y la ingratitud de quienes vetan al suyo, de Chavita y Rafita.

Se entiende perfectamente el desinterés de los “grandes” del PRI en tomar las riendas del partido. Le temen a la regla de oro no escrita, la de “inhabilitar” en automático en la carrera por la candidatura a la alcaldía. Andrés González pensó en tomar el partido, allá por enero, pero mejor dijo que no. Por  su mente pasaban esas fechas la posibilidad de volver a buscar la candidatura a la alcaldía y de menos repetir en la regiduría. Hoy en día, solo refleja desinterés en todo lo que huela a PRI y hasta hay quienes lo ven más cerca del Movimiento Ciudadano que del PRI.

El caso de Roberto González no es muy distinto. Siempre ha confesado su aspiración de crecer en el tricolor y eso incluye trabajar para ser el abanderado. No es de los que se rechazan ni renuncian a la posibilidad de ser presidente del CDM pero si mentalmente se preparó para perfilarse y buscar un objetivo –la candidatura- tendría que analizar sus escenarios desde otra posición. Roberto González entraría en otra ronda de negociaciones con la elite del partido para aceptar dar un giro imprevisto. Pero, como no hay nada, él ni se inmuta y permanece en lo suyo, preparándose para alcanzar su meta. Por él en lo del partido, que sean otros los que le muevan.

Ser un partido multisectorial, que se nutre de decenas y decenas de organizaciones adheridas, y conducirse con órganos directivos que actúan en verticalidad, suelen ser la causa de las complicaciones que ahogan al partido. Los notables del PRI solo son fuentes de consulta pero en días como los de hoy, hasta ellos enmudecen. Además, ellos ya dieron su veredicto la semana pasada, acordaron renovar su dirigencia a través del Consejo Político Municipal, el órgano donde se reúnen los notables y nos no tan notables que usualmente responden a sus sectores y organizaciones. En otras palabras, ya se hizo lo de siempre, sacar el acuerdo para darle formalidad al acuerdo de la elite.

Nos han repetido una pregunta que por lo regular se elude. Tiene que ver con interés de saber quién con quién se ha peleado en el PRI. Como a las vacas sagradas les molesta lo que creen es desdén en el trato personal recibido por César Abarca ahora hasta se dicen decepcionados y hacen como que le retiran el apoyo. Los hermanos Chavita y Rafita optaron por enfriar la relación con el director de Seapal y jalaron con más fuerza los hilos de su muñecón, “Cheo”, y descarrilaron la propuesta de Iván “El Tigre” por considerarlo allegado a Abarca y representar el renacimiento de Javier Bravo Carbajal, el odiado enemigo de los hermanos. Ahora, esos supuestos pleitos, suelen exagerarse y hasta simularse. A estas alturas, los proyectos y las imágenes personales cuajaron, se fortalecieron y se consolidaron. Los hermanos González Reséndiz solo provocan mentadas y rechazo y su criatura, Eliseo Aréchiga es poco menos que un aborto muerto sin probar una precampaña. Las propuestas más serias las encarnan César Abarca y Roberto González, cuyos entornos van a suscitar en los meses por venir pasiones y reacciones de todos sabores y colores. ¿Por qué? Por ser ellos las figuras más acabadas para el próximo ciclo electoral.

Revolcadero

El presidente municipal de Bahía de Banderas José Gómez tiene de día y noche trabajando a su equipo de asesores elaborando el informe de gobierno, el segundo de tres. Eligió el sábado 5 de noviembre para cumplir con esa obligación de informar sobre el estado que guarda su municipio. Sin embargo, tienen problemas para localizar las grandes obras y se enfocan más en el discurso del mensaje. Quienes elaboran la lista de personalidades a invitar también queman sesos pues quieren llenar el escenario, pero no se ponen de acuerdo en saber a ciencia cierta quienes se conservan en el ánimo del alcalde para ser invitado sin riesgos de no causar el malestar del jefe. Algo tan sencillo les quita el sueño, como el no saber a ciencia cierta quién de los dos médicos, Alejandro Regalado Curiel u Omar Reynoso Gallegos, está más metido en el corazón de su jefe “Cheché”. ****** Por cierto, este sábado 22 se inaugura la temporada 2016-2017  de la Liga Nayarit de Beisbol. El equipo de Bahía de Banderas hizo una excelente temporada y el alcalde José Gómez prometió construir al equipo un estadio digno y cómodo. Los Jaibos de Bahía juegan en el vetusto y ruinoso estadio de Sayulita que tiene tan pocas gradas que la mayor parte de los aficionados ocupan el pasto para poder observar las jugadas del equipo local. El año se fue y nos quedamos con otra promesa no cumplida del cuestionado alcalde que solo se ha preocupado por engordar su cartera y comprar parcelas.******* La falta de controles en el uso de patrullas y equipo de la policía municipal quedó de manifiesto el domingo cuando literalmente en las narices del alcalde Arturo Dávalos ocurrió un choque en donde participó una patrulla de la policía. Esto se registró en el semáforo de “La Corona”, ahí frente a la entada al cuartel militar. Ese domingo las puertas de las instalaciones militares se abrieron a todo el público y el primer edil Dávalos sudaba la gota gorda en un partido de futbol. Como que el sordo ruido del choque fue tan fuerte que lo escuchó el comisario Jesús José Rodríguez Campoy quien corrió para ver la patrulla. Nada pudo hacer para eludir la responsabilidad de los suyos. Y lo más vergonzoso, debió aceptar que la patrulla transportaba a una dama vestida de civil ajena a la corporación. Y tirados en área ajardinada estaban los pasteles. Los habían arrojado con intenciones de ocultarlo. La dama iba bien vestida, que a una fiesta, pero acabó lastimada. Los usuarios del camión azul hablaron en defensa del chafirete y a gritos señalaron a los uniformados de haber causado el accidente.

 

Comments are closed.