De la balacera en el “Punto 18” a los atemorizantes panfletos

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

En la búsqueda de respuestas al atentado ocurrido en el antro “Punto 18” se impone por unanimidad que nadie sabe nada; “calentar la plaza” es común escuchar.

Tampoco nada se sabe de los autores pero no son de “la plaza”. En todo caso, son estos los más interesados en desenredar el lío. En tres días rastrearon huellas y preguntaron con las ansías de dar con los pistoleros pero se hicieron ojo de hormiga. Están seguros que se fueron a Nayarit.

Lo del “Punto 18” ocurrió la noche del martes. La asistencia apenas ocupaba unas cuantas mesas. La desgracia pudo ser mayor. Un pistolero se introdujo y disparó hasta agotar tres armas. Tres pistolas. Otros se apostaron afuera y accionaron rifles de alto poder. Rafaguearon los bajos muros y el abanico llegó hasta la pizería contigua. El ataque fue corto pero intenso. El primer objetivo fue la zona de barra y luego a las mesas.

Un cliente se tiró al suelo y a rastras llegó hasta la zona de los sanitarios para ponerse a salvo. La pareja en su celebración reaccionó lanzándose al piso. La dama no pudo salvar la vida. La estrategia de los tiradores fue echar plomo a ras del piso. En la bardita perimetral quedaron las huellas del tiroteo.

El ramalazo de fuego en el exterior semidestruyó varios vehículos. Una pareja de jovencitos se salvó de ser alcanzados por las balas y al cabo de esperar pacientes pasar el infierno, salieron a toda prisa. Cada uno de subió a su camioneta y se fueron a casa. Fue hasta el amanecer cuando revisaron sus vehículos y supieron la gravedad del momento vivido en el “Punto 18”. La camioneta tenía las huellas de una media docena en la carrocería. La otra unidad estaba sin cristales. Por ahí entraron las balas.

En la zona existen celdas de autovideo. Desde el crucero de Las Juntas hasta la zona de bancos y agencias de autos nuevos desde hace varios años ha habido cámaras. Una de ellas tiene cubertura hasta el frente de la tienda Home Depot. Los investigadores de la Fiscalía de Justicia deben recurrir a las grabaciones. Tal vez ahí descubran que la ruta de escape de los pistoleros en efecto, fue rumbo a Bahía de Banderas. Los “sabuesos” de la empresa así lo concluyeron.

El “Punto 18” se localiza justo en donde empieza la carretera a Las Palmas. Rumbo a Ixtapa se localiza el antro La Fory Fay. Ahí hace menos de dos semanas se registró otro suceso violento. Murió un individuo de un balazo. Este caso tiene tintes de ser un ajuste de cuentas entre sujetos vinculados a lo que llaman delincuencia organizada.

El caso del “Punto 18” se cubre del manto de ser relacionado con la delincuencia organizada. Eso de “para calentar la plaza” fue una expresión dicha por gente de esa línea.

Pues bien, lo cierto es que esa zona del ingreso norte a la ciudad ya está caliente. La tarde de este viernes primero de marzo un amigo nos hizo llegar la imagen de un panfletillo. El contenido lo asociamos con el tema de la violencia desatada en los antros de música en vivo. Es por iniciativa y responsabilidad nuestra.

“Llegó la hora de la limpieza social” se lee en un cintillo de fondo negro en la parte superior. Viene a modo de título del mensaje.

“Llegó el momento de iniciar una nueva limpieza para todos los malparidos tiradores de droga, focoqueros, mariguaneros y demás consumidores de otras drogas, ladrones callejeros, patinadores de caros, motos prostitutas violadores y fanfarrones”, indica en un primer párrafo.

En mayúsculas, una advertencia “LOS TENEMOS EN LA MIRA”.

Más abajo el aviso de advertencia: “Todo malparido que encontremos en la calle después de las 10:00 horas, no respondemos si caen inocentes. Compartan mas tiempo con sus familias jóvenes. No los queremos ver en la calle, robando, drogándose con el mofle modificado o fanfarroneando”.

El panfletillo bien puede ser una broma. Quienes lo han puesto a circular en las redes sociales lo toman con seriedad y hacen suya la recomendación de tener cuidado. Preguntamos a uno de ellos, amigo personal, y nos afirmó haber sido hallado tirado en la calle. Nosotros aun así lo tomamos con prudencia. Puede tratarse de un panfletillo aparecido en cualquier otra ciudad.

Sin embargo, el mensaje impreso en la hoja blanca coincide en tiempo con los tintes violentos de “La Fory Fay” y “el Punto 18”, de notable connotación gansteril, son un soplo a la inspiración.

El panfletillo parece intentar reforzar el propósito de los pistoleros del “Punto 18”, de sembrar terror, de expandir la psicosis y asustar a la sociedad hasta un punto de arrodillarla, someterla e imponerle la voluntad de no concurrir a ese tipo antros de diversión nocturna.

Si no captamos correctamente el mensaje de los autores del panfletillo, nos declaramos incapaz de entender la frase “juicio y muerte llegará a la hora de nuestra cacería inicial”.

“Empezaremos muy pronto, le pedimos perdón a la sociedad si caen inocentes pero ya están advertidos”, se añade.

Lo volvemos a subrayar. No se trata de expandir una amenaza que ni siquiera se la ha atribuido ningún grupo criminal. Nosotros solo intentamos asociar dos sucesos violentos en una zona geográfica específica de la ciudad con la amenaza del circular. Se debe de tomar con prudencia pero tampoco a la ligera. Tomar precauciones nunca está por demás y aún en tiempos pacíficos.

Revolcadero

Algo último del tiroteo en el “Punto 18”. Nos han dicho que una de las líneas que se investigan es el nexo de ciertos clientes reunidos esa noche en ese antro del crucero de Las Juntas conectados a la aprehensión del ex gobernador de Coahuila, Jorge Juan López Torres. Dicha aprehensión ocurrió en el centro comercial La Isla y la ejecutaron agentes de la Agencia de Investigación Criminal el lunes 5 de febrero pasado. López Torres sustituyó a Humberto Moreira y es requerido por la Justicia de Estados Unidos por acusaciones propias de la delincuencia organizada. Se trata de confirmar o desechar sospechas de que algunos presentes en esa balacera realizaron labores de halconeo de la estancia en Puerto Vallarta del fugitivo ex gobernador de Coahuila.****** Esta semana se presentó ante los periodistas en su calidad de director general del Seapal, el ingeniero Francisco Javier  Rojas Gómez. Nos llamó la atención su posición frente a los aguamáticos, el programa en el cual César Abarca Gutiérrez apostó sus caninas políticas. Rojas mantendrá los aguamáticos pero que los despolitizará. No supo explicar cómo le hará pero que le quitará ese sesgo electoral. Eso sí, añadió que si por él fuera eliminará ese programa. Ahí como que se cuatrapeó. O como que la subconciencia traicionó a Rojas y se definió como lo que será, un director sin atribuciones para tomar decisiones. Porque eso de despolitizar al Seapal y quitarle el sesgo electoral a los aguamáticos sería tal como deshacerse de la fauna que le ha impuesto el dúo Mochilas-Luis Munguía. Pero mejor seremos más justos con todos, con Javier Rojas y en consecuencia también con César Abarca. Los 34 aguamáticos abiertos en las zonas más paupérrimas del municipio benefician a unas 20 mil familias con el llenado de agua en garrafón. Nosotros tenemos en la memoria dos escritos en donde aplaudimos el programa, uno cuando se abrió en Campestre Cañadas, un caserío en el semiabandono entre cerros  y cañadas. No es nuestro caso pero constatamos la generosidad del agua en los asentamientos. El sesgo político es natural.****** Por cierto, en el Seapal están encendidas las alertas por la frecuencia de las rupturas de las tuberías en la zona del centro y colonia Emiliano Zapata. Dos en una semana, son muchas. Y son una advertencia y aviso de la presión a la que se somete el sistema de tubería debido a la multiplicidad de usuarios conectados a la vieja red del Seapal en esa zona de la ciudad. En la Emiliano Zapata se han levantado auténticas torres de condominios en los últimos años y ya saturaron la capacidad del servicio de agua y drenaje. No es grato oler el hedor que despiden las aguas que fluyeron de la parte alta de la calle. En su paso por los empedrados de las calles del centro bajaron rumbo al mar y eso causa reacciones negativas de los turistas.

 

Comments are closed.