El desairado informe de mentiras del “malinchista” Luis Munguía

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El diputado federal Luis Ernesto Munguía González hizo gala de dinero en la promoción de su segundo informe pero fue incapaz de acarrear “invitados” para llenar el salón “César”. Informó de su gestión para el arreglo de la calle Viena en Versalles,  apenas de la apertura de “casas ciudadanas”, domos, remodelación de canchas y unidades deportivas en pueblos de la sierra y asumió como suya una obra en El Jorullo.

En su primer informe, justo el 5 de septiembre del 2016, Munguía había presumido que su bancada logró traer a Jalisco mil 200 millones de pesos y de estos, 41 millones correspondieron a su distrito 05. Este lunes 4, ya no habló de dinero y dejó atrás su discurso de unidad ciudadana.

El de Munguía fue un discurso distante de la membresía del Movimiento Ciudadano, aplaudido solamente por Ramón Guerrero Martínez, tres alcaldes serranos y dos regidoras. A diferencia del año pasado, el legislador federal sintió la fría ausencia del presidente municipal Arturo Dávalos Peña y de la mayoría de los regidores naranjas. Notó ya que sus poses malinchistas causan rechazo de quienes alguna vez lo apoyaron. El dirigente del partido, Gustavo Fong no firmó asistencia. Tampoco le aceptaron la invitación figuras del MC Jalisco ni sus dirigentes estatales.

Desde una semana antes aparecieron por todos los rumbos de la ciudad invitaciones en todo tipo de expresiones al segundo informe de Munguía. Se le permitió tapizar la ciudad y abusó. No sabemos cuántos “cabezones” ordenó pero estructuras de su tipo instaló en puntos importantes. Se le nota a Munguía el gusto por los “cabezones” que tienen un costo estimado de unos 4 mil pesos por unidad. Si a ese gasto le añadimos renta del salón, mobiliario, tortas y refrescos, renta de camiones para el acarreo, apoyos para gastos a su equipo, gastos diversos, el evento pudo tener un costo de cuatro, cinco o seiscientos mil pesos.

En realidad fue un informe pero nada hubo por informar. Se trató de una oportunidad para demostrar al alcalde y a sus seguidores el músculo del dúo Munguía-“mochilas”. Pero la evidencia mostrada fue débil. En el mismo local, hace poco más de un año, Gustavo Fong Patiño protestó al frente del MC y el sitio lució repleto. En aquella ocasión, Munguía y Ramón Guerrero boicotearon el evento y solo Dávalos y su equipo respaldaron a Fong. Desde aquellos días vienen las diferencias entre las dos partes.

En las demostraciones cotidianas es fácil advertir rumores y mentiras que sueltan los huestes enmochiladas. La última quizás la de que Andrés González Palomera se unía al MC. El regidor y último candidato priista a la alcaldía se encargó personalmente de desmentir la patraña. Está agradecido con Dávalos, por su apertura y sus atenciones, pero el agradecimiento a sus amigos en el PRI es mayor, dijo Andrés a sus amigos.

Uno de esos embustes nos llamó la atención. Tiene que ver con una obra camino a Los Llanitos-El Jorullo. Los amigos enmochilados afirman que hubo dinero, varios millones y que la administración municipal los desvió indebidamente para destinarlos a otras obras. Defensores de Dávalos respondieron que Munguía pidió un moche, unos 600 mil pesos, a los beneficiarios por haberles “bajado” recursos.

La historia de dicha obra, en un proyecto, es simple. En la Cédula 5237244 está toda la información. Se indica que se trata de una obra promovida por el gobierno de Puerto Vallarta y es una pavimentación con empedrado ahogado en mortero y huellas de concreto en el camino El Jorullo-Los Llanitos. En la ficha técnica se informa que los recursos provienen del Fondo de Proyectos de Desarrollo Regional y se trata del programa PEF 2017 del ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas. La inversión es de 7 millones 750 mil pesos.

Como toda obra etiquetada desde el gobierno federal, para el caso se aplican normas de control tales como el convenio celebrado con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y demás disposiciones aplicables a los recursos del Ramo 23 y calendario de ejecución para el ejercicio fiscal 2017. Para la obra es riguroso observar la Ley federal del Presupuesto y Responsabilidades Hacendaria y su reglamento, la Ley de Obras Públicas y servicios Relacionados y la Ley de Disciplina Financiera de las entidades y municipios.

La obra de la cual habla la Cédula 5237244 prevé una primera etapa de pavimentación con empedrados ahogados en mortero y huellas de concreto hidráulico en el tramo de Paso Ancho y Buenos Aires entre el encadenamiento 0+480 (calle Camichín) al 0+459 (puente de Paso Ancho). El encadenamiento 0+000 se sitúa en el libramiento. Esta es la obra acreditable a la gestión del gobierno municipal y de acuerdo al proyecto y a sus tiempos, se trataría de un proyecto distinto el que asume como suyo Munguía y refieren en el ejido El Jorullo. Ellos mencionan que los recursos son y provienen de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y por un monto inferior. Los proyectos y presupuestos de la obra Cédula 5237244 fueron realizados para su gestión por las Direcciones de Planeación urbana y de Obras Públicas Municipales.

Del proyecto hablado por Munguía nada se sabe. Importante sería que los propios ejidatarios informen pues ellos afirman haber elaborado dicho proyecto. Se ignora en que consiste  y cuál es el tramo a pavimentar o en qué cadenamiento se encuentra. De la obra proyectada por el municipio no se ha recibido un solo peso para su ejecución. Por lo anterior se desprende que es falso la afirmación de que el alcalde Arturo Dávalos, o el gobierno municipal, tiene en su poder los recursos como acusan ejidatarios y seguidores de Munguía.

Citamos el caso de la obra de arreglo al callejón rumbo a Los Llanitos y El Jorullo como un ejemplo del uso recurrente de las mentiras que se usan como un arma contra el adversario político. En este caso, el enemigo más fuerte, Dávalos y su gobierno, son los objetivos cotidianos. En favor de Dávalos juegan un batallón de ciudadanos, sus amigos y familiares, vecinos agradecidos con alguna obra en su calle o colonia, que dan la cara y defienden a Dávalos con frases como la de ser el mejor alcalde de la historia de Puerto Vallarta. Ellos no se esconden y dan la cara todos los días contra tres o cuatro personajes, también formidables “guerreros”. Los primeros acusan a “el mochilas” de ser el alcalde más corrupto y ladrón de la historias de la ciudad. Los “mochilistas” lo niegan. Se resisten a reconocer que su líder “vendió media ciudad”.

Es en esos momentos, a mitad de esos debates en las redes sociales cuando se nota claramente el nivel y estatura de Munguía. Es de una figura acaso comparable a la de un patiño de Ramón Guerrero, una malinchona pues como “patasalada” le ha dado la espalda a un vallartense de cepa como lo es Arturo Dávalos Peña. Preferir a un fuereño, a un golondrino como es Ramón Guerrero, disgusta a la mayoría de los vallartenses, los proclamados “patasaladas” y herederos legítimos del edén llamado Puerto Vallarta.

Revolcadero

Por cierto, al que no vimos en las imágenes difundidas por los amigos de Luis Munguía fue a ex delegado municipal de Ixtapa, Víctor Manuel “el cachis” Aréchiga. Sus amigos nos han dicho que el “mochilista” más activo anda entretenido, por su trabajo de chofer de Uber y preparando su defensa por una queja reporte de un cliente. Resulta que apenas se estrenaba “el cachis” al frente del volante de un taxi Uber cuando atendió el llamado de un muchachito de El Pitillal. Se le hizo guapo al enmochilado y de inmediato le aventó el calzón. Bueno, “el cachis” le hizo todo tipo de propuestas indecorosas. Le dijo “cositas” impublicables. El jovencito se incomodó y al entrar a El Pitillal pidió bajar. Sacó su teléfono y en el apartado al cliente de la plataforma Uber hizo uso de su derecho a comentarios. Ahí se quejó del calenturiento mochilista.****** De lo rescatable del segundo informe del diputado Luis Munguía, fue el anuncio de la apertura de la nueva “casa ciudadana”. Invitó a todos a asistir la tarde de este jueves 7 de septiembre. Es el mismo día y casi a la misma hora que se llevará a cabo el Segundo Informe de gobierno del presidente  municipal, Arturo Dávalos Peña. Esta llamada “casa ciudadana” se abrirá en la colonia San Esteban. Ya habíamos notado la estrategia de Munguía para contrarrestar el paso de Dávalos y neutralizarlo. En cada evento importante del gobierno municipal, a Munguía le da por organizar un evento paralelo. Pero eso es darle importancia a Munguía cuya figura le alcanza para erigirse en el titerillo de Ramón Guerrero.*****La media tarde del domingo parecía prometedor para el inicio de la nueva semana. El sol se asomó luego de tres o cuatro días de intensas lluvias que causaron inundaciones en Puerto Vallarta. Pero a media noche se soltó otra vez el chamuco. El amanecer fue de tamaños criminales al otro lado del río Ameca. Como el corrido de “el rojo”, había llovido y la presa Corrinchis soltaba mucha agua. Los vecinos de El Colomo y Tebelchía vieron crecer el caudal del río Ameca. Abajo, también en El Ranchito y La Desembocada notaron más agua arrastrada por el río Mascota. Apenas más debajo de San Juan de Abajo fraccionamientos como Santa Fe se anegaron totalmente. Colonias y fraccionamientos de San José del Valle se inundaron. Las autoridades jamás desazolvaron afluentes naturales y al no hallar salida, el agua quedó atrapada dentro de los fraccionamientos. Santa Fe, Jardines de San José, Jardines del Sol, Azul Turquesa, Villas de la Bahía, las partes bajas de Mezcales y Mezcalitos reportaron millonarios daños. Como ya es cotidiano algunos tramos del llamado boulevard Riviera Nayarit quedaron bajo el agua y los semáforos de Lago Real. Los vecinos de Mezcalitos bloquearon el ingreso de camiones de transporte de material pues los acusan de acarrear material para taponear salidas de agua.

 

Leave A Reply

9 − tres =