El sexto informe, el despido de los ‘naranjas’ y la bienvenida de los ‘morenos’

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Jorge Quintero Alvarado.

A Jorge Antonio Quintero Alvarado, le correspondió este viernes 10 de septiembre rendir el último de 9 informes anuales que cierran el ciclo de la era los gobiernos municipales naranja. Abrió con la cita del recuerdo, de cuando las oscuras calles rebozaban de basura y la ciudad se caía a pedazos, las deudas asfixiaban al gobierno y los proveedores reclamaban el pago hasta en los tribunales.

Nueve años más tarde, el alcalde interino presumió en su discurso finanzas sanas y dinero en las arcas de la tesorería. Se sentaron las bases del orden y la responsabilidad, subrayó.

Ha pasado casi una década de cuando sorpresivamente el Movimiento Ciudadano ganó las elecciones por la alcaldía con Ramón Guerrero Martínez de candidato. Fue el embrión del cual surgió Arturo Dávalos Peña quien pudo hilar dos victorias en las urnas. De éste grupo político, Quintero Alvarado es uno de sus miembros más prominentes, que de ser un desconocido en la clase política, acompaña el proyecto político de Dávalos y su llamado “grupo Vallarta”.

Ya casi nadie se acuerda del deterioro de la ciudad cuando los del MC tomaron la administración municipal. La carretera 544 en su tramo Las Juntas-Ixtapa y también Vía Mojoneras, estaban intransitables. Las principales avenidas estaban peor. Por todos los rincones de la ciudad, en las esquinas se acumulaban montañas de basura. Eran pruebas de que la concesión de recolección, transporte y confinamiento de la basura dada a particulares fracasó.

En el informe de despedida, Jorge Quintero dijo que cuando recibieron la administración la deuda municipal rondaba los mil millones de pesos y la parálisis reinaba en todas las dependencias. Los empleados también eran castigados pues debido a deudas, como a Pensiones del Estado, Fonacot y hasta al SAT y el Infonavit, habían perdido derechos sociales, como préstamos.

“No nos detuvimos a buscar culpables, ni a quejarnos del pasado, mucho menos a justificar y buscar pretextos. Nos arremangamos la camisa y nos pusimos a chambear muy duro, porque debíamos levantar nuestra casa que se estaba cayendo a pedazos (…) Como dice el ingeniero Arturo Dávalos –presente y saco de gala- no pateamos el bote como otros, fuimos responsables y buscamos solucionar los problemas y no heredarlos porque en el centro de todas nuestras decisiones siempre han estado los ciudadanos”, enfatizó el alcalde.

Fue un informe austero, en el patio del ya histórico edificio de “la presidencia del malecón”. Ahí estaba “el profe de los dieces”, regidor con licencia y alcalde electo, Luis Alberto  Michel Rodríguez y el médico Jaime Cuevas Tello, que en una semana entregará el vecino gobierno de Bahía de Banderas. Todos los miembros del Ayuntamiento, de inmaculado blanco, e invitados atendieron el llamado a guardar un minuto de silencio por los mexicanos que por el Covid-19 se nos adelantaron, cerrando el momento con sonoros aplausos.

En poco más de  media hora, el alcalde interino dio lectura a un mensaje del cual destacó programas sociales, atención a la salud, educación, deporte, la cultura y el empeño puesto en contener la pandemia. Aun con cuestionamientos circunstanciales, la seguridad no quedó fuera del informe  leído particularmente la percepción de los vallartenses de vivir en una ciudad de las más seguras del país. Dio crédito a los más de mil millones de pesos gastados en el equipamiento urbano, lo último, un paquete de obras con un crédito de 150 millones de pesos.

Quién sabe si para el gobierno naranja es un logro pero Quintero Alvarado así calificó la municipalización del Seapal. Su cita no fue más allá, tal vez porque después de hoy, al margen de si trae o no beneficios a la ciudad, en lo político hay incertidumbre al quedar bajo control de un gobierno de color opuesto al naranja del MC. Si le preguntan al gobernador, Enrique Alfaro seguramente dirá que es mucho más que todo lo contrario, pues significa mayor poder político al gobierno opositor a él de octubre en adelante.

Jorge Quintero, Candelaria Tovar y Arturo Dávalos.

En las líneas iniciales, aquí arriba, se estableció que es un noveno informe de gobiernos del MC. En realidad fueron dos gobiernos de los mismos colores, los dos 6 últimos bajo responsabilidad de Dávalos Peña, que licencia de por medio, permitió desde el último fin de semana de febrero la oportunidad a Jorge Quintero de concluir la gestión.

Muy probablemente se dividieron los nueve años en dos, los primeros tres años de Ramón Guerrero (algunos meses del Pitas) y los dos últimos trienios de Dávalos-Quintero. Nadie quiere cargar con la escandalosa y degradante administración mochilista, para muchos, causa y origen del declive naranja.

Habló el alcalde Quintero de ser la seguridad un logro. Pero también presumió haber roto “el ciclo vergonzoso de la violencia contra la mujer”, de ser el tema una prioridad”. Se crearon reglamentos que dieron acceso a la mujer a una vida libre de violencia. Las tres patrullas rosas no son suficiente. No estamos seguros de tanta indulgencia. En el municipio, lo cotidiano sigue siendo la violencia que se ejerce sobre las damas como también nos acostumbramos a la delincuencia común y preocupantemente periodicidad asesinatos de alto impacto. El último, quizá sea el del ex gobernador Aristóteles Sandoval en diciembre y del empresario Felipe Tomé, en noviembre del año pasado.

En 20 días, nacerá el primer gobierno moreno en Puerto Vallarta. El informe de este viernes fue el despido de los naranjas y la bienvenida de los morenos. Los que se van, fueron reprobados en la última elección y los que vienen, por desgracia no han hecho nada para ser optimista. El “profe de los dieces” y los suyos, sus hijos aun sin nombramiento,  Salvador Llamas Urbina, apenas han sido capaz de ilusionar a sus fans pues los morenos de ala y doctrina dura son los primeros en cuestionarlos. En el grupo de regidores morenos  no hay armonía y germina el canibalismo.

Por si fuera poco, en el equipo de gobierno que dan forma los Michel y Llamas, se hallan algunos personajes de negro historial. Son antecedentes mucho más al equivalente a la corrupción y aunque pagadas las culpas, solo si Michel les firma algún nombramiento habrán de trascender sus identidades. Estaremos atentos.

Revolcadero

Solo por no dejar pasar la observación, por primera vez en un informe anual del gobierno municipal aparece un apartado relacionado al Seapal; “después de una larga batalla, recuperamos el servicio del agua potable para los vallartenses”, subrayó el presidente municipal interino Jorge Gallardo. La misma afirmación inicial está en duda pues el primer organismo o sistema responsable del manejo del agua entubada fue una Junta Federal. Es decir, lo que hoy es el Seapal, en su origen estaba bajo control del gobierno federal. Un diciembre de 1977 el Congreso del Estado de Jalisco expidió y se publicó la autorización para crear del organismo descentralizado de la Administración Pública del Estado. Entonces, nomás por ponernos roñosos, eso de que “recuperamos el servicio del agua” no es del todo preciso. Pero bueno, si somos positivos “las monitas” le arrebataron al gobierno estatal, lo que estos en su momento le quitaron al gobierno federal hace ya 44 años. *******Dijo Jorge Quintero que el Seapal bajo su tutela (recordemos que el presidente municipal preside al Consejo de Administración) invirtió: 100 millones de pesos en obra pública y renovamos de instalaciones; 25 millones de pesos en rehabilitación de la planta de tratamiento Norte II; 45 millones de pesos de inversión en la rehabilitación de tubería del Colector Centro-Norte; 40 millones en agua potable y drenaje, en obras de los gobiernos estatal y municipal. Se introdujo la red de agua potable en cinco colonias beneficiando a dos mil habitantes y  en tiempos de pandemia, a través de los aguamáticos han regalado más de 630 mil garrafones, un ahorro de 15 millones de pesos. Al sumarse el gasto de casi 40 millones de pesos, puro recurso propio, la inversión de 216 millones de pesos es histórica, resaltó.****** El DIF municipal ofrece un Programa UDG Virtual, en coordinación con el CUC y la UNIVA que consiste en descuentos de inscripciones a estudiantes de estudios superiores y medio superior. Ahora que están de moda las clases a distancia es una oportunidad para seguir estudiando en el esquema de Vinculación Universidad, Gobierno y Sociedad. Se ofrece bachillerato general por áreas interdisciplinarias y las licenciaturas en línea de Desarrollo de Sistemas Web, Administración de las Organizaciones, Desarrollo Educativo, Gestión Cultural, Mercadotecnia Cultural, Seguridad Ciudadana, Periodismo Digital, Bibliotecología y Gestión de Conocimiento, y Tecnologías e Información. La convocatoria está disponible para el mes de septiembre y son descuentos en las mensualidades a quienes se inscriban a través de la Casa de Vinculación UGS (información en el teléfono 322 290 0265) como apoyo a la economía de las familias vallartenses.

Comments are closed.