El zigzagueo y coqueteo político de Andrés González Palomera

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Luis Roberto González.

Cuando Roberto González avisaba y se despedía de sus amigos priistas, les anunciaba que junto a él también se iba a Morena, Andrés González Palomera. Roberto ya está entregado a la causa morenista pero Andrés, tratándose de él, brotan dudas de su salto a una nueva aventura.

Cuando el ex candidato a alcalde del Partido Revolucionario Institucional en el 2015 sostenía pláticas con operadores del Movimiento de Regeneración Nacional, González Palomera reafirmaba su compromiso con el Movimiento Ciudadano. Con los morenos nunca se definió y acabó por refrendar su acuerdo con los naranjas.

La trayectoria de González Palomera ha ido en zigzag desde que hace más de dos décadas supo que en el grupo político del ex alcalde, Gustavo González Villaseñor estaba condenado a ser pieza de segunda mano, a veces objeto de negociación. De la mano de González Villaseñor, administración 2004-2006, Andrés buscó abanderar a los priistas. Fue vencido por Javier Bravo Carbajal en un proceso interno totalmente abierto a los vallartenses. Esa fue la última vez que el PRI abrió totalmente a los ciudadanos y una elección interna. Figuras de la talla de Rafael Yerena Zambrano jugaron en su contra.

Andrés González Palomera.

Aquella derrota ante Bravo eclipsó la figura de González Palomera pero mantuvo vivas sus aspiraciones de gobernar la ciudad. Y por primera vez evidenciaron sus debilidades ante los encantos de un partido distinto al PRI. Por varias semanas platicó y negoció su eventual renuncia al PRI y aceptar el ofrecimiento de ser candidato del Partido de la Revolución Democrática. Andrés Manuel López Obrador ya era el virtual candidato presidente del PRD y envió a una diputada federal a Puerto Vallarta. Pero Andrés González no se animó a irse del PRI y pudo más su lealtad a su amigo Gustavo, a Antonio Lugo Morales y otras figuras de esa tribu tricolor.

Del 2007 al 2009 González Palomera fue regidor. Su partido el PRI recuperó el gobierno de Jalisco en el 2012 y al cabo de un receso de tres años, reapareció como jefe administrativo de UNIRSE, equivalente a jefe de todas las oficinas en ese edificio estatal.

Hay un dato que hasta hoy ha pasado desapercibido. Al abrirse el proceso electoral del 2012, operadores políticos del Partido Convergencia buscaron a Andrés, que justo en esa época mutó al nombre de Movimiento Ciudadano. Le ofrecieron ser el candidato a la alcaldía pero acabó por rechazar la invitación. Hoy en día, varios amigos de Andrés nos han reiterado que de vez en vez se lamenta no haber aceptado abanderar al partido de Dante Delgado. Al final, convencieron a Ramón Guerrero Martínez quien echando zapos y culebras contra Humberto Muñoz Vargas, por dizque haberle robado el triunfo en una elección interna y la candidatura panista, compitió y ganó la alcaldía por el MC.

Ramón Guerrero y Enrique Alfaro.

Ya en el 2015, Andrés regresó por sus fueros y cumplió su sueño de ser candidato a presidente municipal. Sus amigos por fin le cumplieron y con el respaldo del gobernador Aristóteles Sandoval hizo campaña. El resultado fue escandaloso. Los candidatos del MC literalmente aplastaron a los priistas. En esa elección, los panistas ya no pintaban y los morenos, en su primera elección y apenas ganaron un puñado de votos, lejos para reclamar siquiera una regiduría plurinominal.

Andrés tiene un imán y buena estrella. Una vez, coincidió con el equipo de Ramón Guerrero al inaugurar el arreglo de la avenida que lleva al rancho El Pirulí, y por poco acaba liándose a golpes con “el mochilas”. En este espacio se comentó el incidente. Sin embargo, ya como regidor uno y alcalde el otro, el priista y el emecista limaron sus asperezas.

Hoy, trasciende la versión de que González Palomera y “el mochilas” se agarrarán de la mano y juntos se alistan a sumarse al proyecto de Luis Ernesto Munguía González. Nadie da por buena la historia y el aludido ha eludido confirmar o negar.

Luis Ernesto Munguía.

No todo lo de Andrés González ha sido en secreto. Allá por el mes de marzo, ya en este 2019, fue visto en el restaurante Los Alcatraces de Marina Vallarta sentado en la misma mesa con Roberto González Gutiérrez y con “Los Pacos”, el ex regidor independiente Francisco Sánchez Peña, y “el paquillo”, Francisco Sánchez Gaeta. Naturalmente, no hablaron de juegos de muñecas. Hasta un mesero los identificó. Andrés comentó de la oferta de irse al MC. Santiago Centeno propuso darle de alta como asesor y se opuso. Pidió hablar primero con Arturo Dávalos y por alguna razón, dicho encuentro no se hizo y la indefinición se prolongó. Andrés siempre adujo que su propuesta iba más allá de una simple chamba, sino trabajar en un proyecto a futuro, de largo plazo.

Entre los amigos de Andrés platican que la incorporación al equipo de Dávalos no prosperó porque no le abrieron espacios en la administración municipal a todo el grupo. Esa misma exigencia le cumplieron negociadores de Luis Munguía y de Enrique Alfaro y acabó por aceptar trabajar para el proyecto de hacer candidato del MC a Munguía. Le abrirán una plaza a él y a un grupo de amigos. Esta semana firma la renuncia al PRI y al mismo tiempo se integra en una plaza nueva al gobierno estatal.

Enrique Alfaro Ramírez.

En la oficina de la calle Río Grande, supieron de voz de Roberto González que habían perdido a Andrés desde principios de año. Ya lo hacían parte del grupo de Dávalos aunque no ven mucha diferencia de verlo tomarse de la mano de “el mochilas”. “Andrés nunca ha sido un hombre de convicciones”, nos dijo un priista que conoce bien al neonaranja.

Los amigos del PRI también se enteraron de las negociaciones con los morenos. Los vieron en Los Alcatraces y por aparte trascendió de encuentros con enviados de Carlos Lomelí y del dirigente estatal de Morena, Hugo Rodríguez.

Héctor Gallegos de Santiago.

Una y otra vez Andrés bateó a los morenos y como siempre les daba de largas, dejaron de buscarlo. Ya no le tienen confianza y los morenos creen que solamente los utilizó para “venderse” bien con Munguía y Alfaro. Fueron estos quienes le garantizaron chamba inmediata para el grupo.

¿Y que hay respecto a Héctor Gallegos y el ex síndico Roberto Ascencio Castillo? Si hay dudas de si Andrés González se va o no al equipo naranja de Munguía y Alfaro, las dudas son mayores en relación a ellos dos. No nos podemos imaginar ver otra vez tomados de la mano a Ramón Guerrero con Gallegos y a Roberto Ascencio. Cuando se distanciaron, Gallegos se cansó de injuriar a “el mochilas”, de llamarle puerco, marrano, corrupto y otras linduras.

Como dijo el ciego, para creer que Gallegos y el abogado Ascencio, primero hay que ver. ¿Apoco es posible se esfume la dignidad humana por unas chambitas?

Revolcadero

Que Andrés González Palomera se vaya o no se vaya al Movimiento Ciudadano y concretamente al equipo del gobernador Enrique Alfaro y haga suyo al proyecto de Luis Munguía, obligó a dos que tres amigos priistas a detenerse en el nombre de Antonio Lugo Morales. Coincide en tiempos con el pacto naranja de Andrés el día que nos hicieron llegar la versión de que un cuñado de Toño Lugo se había incorporado a una oficina del gobierno del estado. Es una chamba de quinta pero chamba la del cuñado de Lugo Morales. Nos dijeron que no era de a gratis. Y más que Andrés, Toño Lugo es amigo personal del dirigente estatal de Morena, Hugo Rodríguez Díaz. Es decir, si Andrés González pudo negociar y jugar en los dos carriles, con naranjas y morenos, eso es terreno fértil para el examigo de Chava Cosío. Por una buena chamba, capaz y Toño Lugo renuncia a esa chamba de apagafuegos experto en campañas estatales y delegaciones del partido. Acordémonos que una vez se les fue a los priistas para ser candadito a alcalde allá por Los Altos de Jalisco y regresó con el perdón del tricolor.****** Que la inseguridad en Guadalajara está de color hormiga. Poco después del mediodía de este miércoles 31, María Luisa Aguirre, la esposa del gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García se fue a comer a Plaza Galerías de Guadalajara y cuando estaba por abandonar el negocio Carl’s Jr se soltó una balacera. Primero hubo confusión pero sus escoltas reaccionaron con sus armas y abatieron a dos pistoleros. El gobernador cora estaba en la capital del país y de inmediato voló a la capital de Jalisco para estar con su familia. La oficina de Comunicación Social difundió un comunicado de prensa en donde reafirma el tiroteo que involucra a los escoltas de la presidenta del DIF Nayarit. Se infirmó que en ningún momento la familia del gobernador, su esposa y dos hijos, estuvieron en situación de peligro pues el objetivo del atentado no fueron ellos ni sus escoltas. Hasta el momento de redactar estas líneas se desconocía contra quien iban los matones.****** Este lunes 29 pasado murió en Las Palmas, Miguel González Macedo. El lunes fue visto frente a la iglesia del poblado platicando en amena charla con otros lugareños. Apenas el domingo había acudido a la asamblea mensual de ejidatarios, ejido del que fue presidente de su comisariado del 2001 al 2004. Venía padeciendo la infame enfermedad de la diabetes y el lunes lo atacó una neumonía que le provocó un paro ya por la noche de ese mismo lunes y se reportó su deceso. De Miguel González Macedo recordamos su entusiasmo y pasión con la que se entregó al movimiento de El Barzón. De la mano del ixtapense Miguel Ortiz Muñoz combatió a banqueros y usureros, y ayudó al rescate de fincas y ranchos a deudores. Apenas una semana atrás, Las Palmas había perdido a otro grande de sus hijos, a Don Alfredo Morales Meza y esta semana se fue otro luchador por las causas de los palmeños.

 

Comments are closed.