¿En manos de quien dejó el profe Michel el instituto de Cultura?

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Atestiguar que Morena confíe la responsabilidad de sus “defensas” al incorporar a individuos como Luis Escoto Martínez tiene tantos significados como asumir que ello es evidencia de la decadencia política local al amparo de la Cuarta Transformación en Puerto Vallarta.

El alcalde Luis Alberto Michel Rodríguez ha sido especialmente generoso con Luis Escoto al encomendarle toda la actividad cultural en el municipio. Desde ese momento se activaron intensos y apasionados debates entre usuarios de las redes sociales que en privado mantienen un soterrado reclamo por dicho nombramiento.

Luis Escoto irrumpió en la escena pública de la mano de Luis Michel cuando este alcanzó la regiduría por Morena en 2018. Desde ese tiempo se decidió a promover a su jefe y fue cuando, creyéndose ya un influyente de la política, se quitó su máscara y enseñó su verdadero rostro.

Voluntarios biógrafos y amigos del funcionario municipal nos aportan algunos datos del muchacho. Desde infante fue adoptado por los Michel. En tiempos de estudios de secundaria, ya existía cercanía con Luis Michel, quien fue su mentor; éste lo ayudó en sus estudios de ingeniería en el Tecnológico de Puerto Vallarta. Nada compatible con la cultura aunque respetable sus estudios superiores.

Por un tiempo probó suerte en tareas menores de eventos de belleza. Ahí se ganó fama de ser un jovencito con desmedidas ambiciones, ventajoso oportunista, para obtener, satisfacer y saciar sus más bajos deseos. “Como sirviente es muy bueno pero muerde la mano”, nos relató un cercano a Escoto, quien añadió que ya posteriormente, como asistente de Luis Michel engañaba a ingenuos chavos con ofrecimientos de trabajo.

Luis Alberto Michel.

Poco antes de la bonanza que le significó ser el asesor del regidor Michel, Escoto vivió un tórrido romance con un mesero de un hotel de Bucerías. Ese ex novio, reclama al funcionario moreno no haberle pagado diez mil pesos “prestados”. Es una deuda por un costoso teléfono celular. Cuando le cobró, Escoto lo bloqueó y rompió abruptamente la relación y con ello alentó a sus críticos que soterradamente airean sus más íntimas vivencias.

Para el momento de la ruptura sentimental con Gabriel “G”, Escoto ya se creía poderoso asesor del profe Michel y futuro presidente municipal. Con ese poder ofrecía sus encantos en páginas especializadas regularmente consultadas por extranjeros en busca de aventuras de sábanas. Sus amigos ya sabían de sus inclinaciones. Uno de ellos recuerda haberlo escuchado algunas confesiones, entre otras, presumir que el profe era su “sugar”.

En ese periodo de formación su familia le dio un trato reticente y lo mantuvo a distancia. No compartían la estrecha relación que el muchacho sostenía con el profe Michel. Les parecía sospechoso el “afecto” que se prodigaba uno al otro. Hoy en día, la familia ya asimiló todo. “No estoy insinuando que tengan nada entre sí, pero lo que sí es real, es que él hace sentir bien a Michel y a Michel como hombre grande y algo retirado de sus hijos le hace sentir bien”, nos confió un informante.

El flamante funcionario moreno se empleó un tiempo de “mesero” en un establecimiento por la Zona Romántica. Fue un negocio de medio pelo que se llamó “los alcatraces”, en la calle Lázaro Cárdenas frente al actual “Muertos Beer”. Para sus intenciones de ligar, gringos o lo que cayera, su trabajo en esa zona la resultaba ideal. Sus compañeros en esa época elogiaban su talento, pegue y habilidad.

De Luis Escoto obtuvimos algunos íntimos “screen” e imágenes que en su momento fueron públicas relacionadas al aludido. Una publicación fue la de Gabriel Gómez López, el cocinero y mesero del hotel Royal Decameron de Bucerías. “Qué lástima que este tipo de personas estén donde estan, que en vez de pagar, prefieren bloquear a uno. Es lo que pasó con Luis Escoto, que lástima de personas. Esta es la gente que está en Morena”, reclamó en redes.

Otro usuario de las redes sociales, poco antes de la campaña electoral, Emir Harfuch Fonseca etiquetó a medio centenar de sus contactos: “Este es el tipo de gente que trabaja con el regidor de Morena, Luis Michel. Ahuevado a qué lo vea. Se cree muy influyente y poderoso. Este es el cambio que ofrece Michel para ser presidente de Vallarta? ¿Dónde se lo digo al regidor? (…)”.

En junio, Michel Rodríguez se alzó con la victoria electoral y ya en octubre le asignó a su protegido su parcela de poder, la cultura. No pudo controlar sus tentaciones más íntimas y cerró oídos y ojos a las desenfrenadas críticas que en privado le obsequian.

40 días es poco tiempo para evaluar el trabajo de Luis Escoto. Sin embargo ya se ha ganado su andanada de cuestionamientos, lo último ya en estos días de noviembre, cuando se apropiaron de espacios públicos, malecón y plazas, artesanos que expusieron y vendieron sus obras. El uso de  espacios públicos está reglamentando y para hacer uso deben cumplirse ciertas condiciones. El comercio informal no está permitido, y son contadas las excepciones, como por ejemplo en días de peregrinaciones. En las “noches de muertos”, el fin de semana pasado en el malecón se instalaron personas que con pintura vinílica y cráneos de yeso realizaron sus acabados y vendieron su obra. Es de suponer que el Instituto Vallartense de Cultura, a cargo de Escoto, expidió los permisos. A casi una semana, se ignora si se reportó ingresos a la tesorería. Y el jefe de cultura no ha dado una explicación.

A Ramón González Lomelí, el sucesor del protegido de Michel, se le cuestionó el desparpajo en el manejo de la dependencia y hasta se insinuó haberse generado ingresos extras tolerando el uso de plazas y malecón. Escoto, en apenas un mes ya se ganó señalamientos iguales.

Es cierto, la cultura son conocimientos e ideas juntos,  o necesariamente especializado, logrado a veces con estudio, a veces con trabajo, que todo en su conjunto son el nivel de intelectualidad de cualquier persona. Nuestro personaje no se aproxima al perfil de un tipo de medianas facultades intelectuales. Más bien su perfil es de ser un joven de mundo. Su rostro es también la imagen de Morena.

Revolcadero

Manuela Ramos (izq.) delegada de Ixtapa.

Vaya. Hicieron enojar a mi delegada en Ixtapa, doña Manuela Ramos. Al mediodía de este miércoles 10 de noviembre le abrió las puertas de la delegación a la administradora de la página Ixtapa de mis Amores, Rosa Isela Medina. La “entrevistadora”, tal vez por hablar más que la entrevistada, pronto acabó por agotar la paciencia de doña Manuela que en un momento tomó el teléfono para atender una llamada. La delegada se olvidó que el canal transmitía en vivo. Antes de cortar la transmisión, los seguidores alcanzaron a escuchar los inquietantes dichos de la funcionaria municipal. Quedó grabado algo que se escuchó como: “No te voy a mandar a la policía porque no le hacen caso. Te voy a mandar otras personas”. La delegada municipal, fiel seguidora del profe Luis Michel, habla a quien llama de nombre “Lorena”. “Yo te los voy a mandar. Tu calladita, tú no sabes nada”. Bien vale la pena recomendarle a doña Manuela sepa identificar a quien tiene enfrente y solo después de ello, hable y diga lo que piensa hacer u ordena, como en este caso. La grabación es evidencia de al menos graves intenciones de la sheriff de Ixtapa. Si no piensa apoyar a los vecinos enviando a policías para dirimir algún conflicto por una riña de gallinas, por el robo de un cochi, ¿pues a quién diablos piensa mandar en auxilio? Conste, nosotros podemos pensar que llamará al Neto Toribio su yerno, y que este la haga de policía.******Demasiado costosa resultó para el régimen de la Cuarta Transformación la boda de titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto y la consejera ciudadana del INE, Carla Humphrey, celebrada el fin de semana en Guatemala. Le costó la chamba a Paola Félix Díaz, quien por ir en un avión rentado fue obligada a renunciar a la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México. Eso el mismo sábado. Ya el lunes por la noche, el novio renunció a la UIF. En términos políticos, el costo aún no se sabe. Pero los críticos de la 4t, la oposición en su conjunto ya machaca el suntuoso estilo de fiestas de sus figuras y el desapego a la austeridad republicana tan pregonada en el discurso de Don Santo Amlo. Hasta nos hizo recordar la fastuosa comida que Luis Michel ofreció en un lujoso hotel de la ciudad el día que protestó como alcalde. Ni modos que el concierto de un tenor sea música del pueblo. Eso sí que es de fifís.****** La familia pide la ayuda de la comunidad para lograr hallar a Gilberto Llanos Rodríguez. Desapareció en Tepic y hasta el martes por la noche se desconocía su paradero. La última comunicación con su familia fue el viernes, a las 15:23 horas, y luego se perdió todo contacto. Esa tarde del viernes estaba trabajando en la aplicación de taxi en su automóvil Attitude color blanco. Gilberto tiene 46 años y su familia ha dispuesto los teléfonos 66 75 04 38 11, 66 9212 0801 y 66 9212 8395 para quien aporte alguna información que lleve a su localización. Parece que fue ayer cuando vimos crecer a Betito en casa de sus padres, la Chayo y el primo Beto en La Noria, Mazatlán. En una de sus visitas a Las Juntas, cuando vino a saludar a sus suegros hace ya algunos años, fue la última vez que lo vimos. Es un hombre de bien que merece regresar a casa de su familia allá en Tepic. Deseamos profundamente regrese a casa.

Comments are closed.