En su peor crisis, Iván Bravo y Jessica Sánchez dejan el CDM del PRI

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Iván Bravo Carbajal.

A temprana hora de este miércoles 29, Iván Bravo Carbajal se dedicó a dar gracias y agradecer a quienes lo apoyaron en su paso por la dirigencia local del Partido Revolucionario Institucional. Que a eso de las cinco de la tarde le entregaría el escrito de renuncia al temporal líder priista en la entidad, Ramiro Hernández García.

“El Tigre” Iván Bravo, no se va solo. También abandonará la Secretaría General del Comité Directivo Municipal, la locutora Jéssica Ortiz Sánchez. El primero para dedicarse de tiempo completo a una asociación civil que le reclama tiempo para viajar fuera de la ciudad, y la segunda por razones no conocidas. Desde la primera semana de noviembre de 2016 tomaron las riendas del tricolor.

Las renuncias de los dos principales líderes del PRI obligan sus inmediatos relevos y tocará hacerle de bomberos, a Juan Carlos Carrillo Flores y a Concepción “chonita” Aréchiga Haro. A ellos les corresponderá concluir el periodo para el cual Iván “el tigre” Bravo y “Jessica Sánchez”, el nombre popular de la locutora, fueron “electos” en un proceso por cierto donde se registró “planilla de unidad”.

Bien, cabe aclarar que las dimisiones del presidente y de la secretaria general del CDM priista se limita a sus encargos directivos. Se mantienen como militantes del instituto político.

Jessica Sánchez.

Al cabo de la elección del verano de 2015, el PRI entró en una crisis de la cual todavía no se le ve fin. El tricolor perdió la diputación federal y la diputación local y uno de los derrotados había sido el ex alcalde Gustavo González Villaseñor. Éste último había sido -y de alguna manera conserva el mando- dirigente de los locutores.

Para asombro de todos, la derrota fue un aliciente para los grupos que trataron de reorganizarse en la búsqueda de imponerse frente al resto y apoderarse del control del CDM. Andrés González Palomera fue el candidato derrotado y desde su posición de regidor se quejó de ser “traicionado” por sus amigos. Su nombre fue mencionado con insistencia para ocuparse del partido.

En aquel 2017, el ahora regidor y ex candidato a la alcaldía, Roberto González Gutiérrez fue otro mencionado para tomar las riendas del tricolor. A principios de este año se hizo público que el ex director del Tec, y antes de la Univa, renunciaba a su militancia priista. Jamás en la historia y desde la fundación del municipio y nacimiento, el PRI no tiene representación en el Ayuntamiento.

De aquel 6 de noviembre de 2016 cuando Iván Bravo tomó las riendas del partido, mucho ha cambiado dentro y fuera del PRI. En esos días todavía los priistas se mostraban combativos ante las derrotas y se crecían ante las adversidades. Hoy, no se interesan ni en tomar el partido. Desde la última vez que ofreció su renuncia, Iván Bravo debió esperar once meses y al final, los dueños del partido debieron apelar al derecho estatutario llamado “prelación” y convertir en dirigente a Juan Carlos Carrillo Flores y colocar en la segunda posición a Chonita Aréchiga Haro.

Por un año, el Comité Ejecutivo estatal no halló a un priista dispuesto a “sacrificarse”, no al menos con ganas y perfil para dedicarle tiempo completo. Y para agravar la situación en ese lapso se les fue el dirigente estatal, Héctor Pizano Ramos quien ahora viste ropaje color naranja.

Juan Carlos Carrillo Flores.

De Juan Carlos Carrillo, solo podemos decir que sus amigos le decían “el zar de los camiones urbanos” pero a estas alturas, sobre todo con la negra fama de la nueva empresa, ya no sabemos si mantiene su calidad de permisionario del transporte urbano. Nos dicen que tiene vínculos que lo unen al jerarca obrero, Rafael Yerena Zambrano pero ignoramos si por recomendación de éste, se fue una temporadita a trabajar con el senador Arturo Zamora Jiménez.

Entonces, Carrillo Flores está bien conectado con los notables del PRI. Si consideramos que el senador jalisciense, Arturo Zamora, por su posición de ser el número dos del Comité Ejecutivo Nacional del partido, recorre el país y realiza una abierta “campaña”, quizá hallemos razones de peso en el ungimiento del “camionero”. En los últimos meses Zamora ha construido bases que le permitan en el futuro mediano emprender un ambicioso proyecto personal.

El dirigente estatal Ramiro Hernández ha trabajado en la región, sobretodo en municipios costeros haciendo trabajos para renovar los cuadros directivos. Ha sudado la gota gorda porque pica piedras y escarba en la arena para hallar priistas a prueba de fuegos y de altas convicciones deseos de trabajar. El fruto de su trabajo es un capital para sembrar y cosechar en un proyecto ligado a Zamora. Ni modos que Juan Carlos Carrillo les diga que no. La instrucción ya se dió y lo veremos en el proceso en puerta, en el relevo del CEN.

Enrique Alfaro Ramírez.

El discurso de Zamora es similar al de Yerena y tiene que ver con apelar a las bases para construir la unidad del partido. Con Carrillo Flores se nota que en efecto, si, ir a las bases siempre y cuando al frente del partido esté o vaya uno de los suyos.

Pero bueno, sumido en una espiral que en algunas entidades hasta peligra su registro, los dueños del PRI no tienen margen para su reconstrucción. Admirable los ejemplos de priistas que dan la cara y asumen a muerte la defensa de su partido. Saben que con perseverancia un poco de paciencia habrá resultados.

Para suerte, los yerros del gobernador naranja, Enrique Alfaro, y también del ejecutivo federal Andrés Manuel López Obrador, animan a nuestros amigos priistas. Han hecho mediciones que les indican un debilitamiento consistente de sus adversarios de Alfaro y de López Obrador.  Muchas otras tareas. Tienen cálculos en el sentido de haber una división en el Movimiento Naranja cuando los dos grupos internos se disputen la candidatura a la presidencia municipal.

Iván Bravo dimite y en la peor crisis arriba Juan Carlos Carrillo. No hay condiciones para augurarle resultados alentadores, algo así como esperar que con su liderazgo el tricolor recupere una o las dos diputaciones, la alcaldía.

Y solo por hacer eco de los románticos de la política, les vamos a reconocer que el PRI hace falta y mucho aporta en la política local, estatal o nacional. Tal vez seguirá perdiendo votos pero pronosticamos que habrá de resurgir de sus propias cenizas y será debido a los gazapos y tropiezos de López Obrador.

Revolcadero

Ya al caer la tarde nos informaron que Juan Carlos Carrillo Flores ya tenía en su poder la constancia por escrito que lo acreditaba como “encargado de despacho” con funciones de Presidente del Comité Directivo Municipal del PRI. Damos por hecho que Chonita Aréchiga Haro también recibió su nombramiento como secretaria general del CDM. Ya por entregar este trabajo pudimos confirmar algunos datos, como por ejemplo, que el nuevo dirigente es de la línea yerenista, apadrinado y apoyado por el jerarca de la CTM, Rafael Yerena Zambrano. Que sigue siendo empresario del ramo del transporte. Que además, tiene un equipo de sonido, hombre bueno y chambeador y que es cierto, trabajó un tiempo con el senador Arturo Zamora Jiménez y mantiene una excelente relación personal con el número dos del priismo nacional. Que entre sus actividades políticas, alguna vez fue presidente de la organización Leandro Valle. Que le dieron una bienvenida como gente grande, con la presencia del dirigente estatal, Ramiro Hernández, y varios cuadros activos y vivos del priismo vallartense.***** De Chonita Aréchiga es menester destacar de su biografía no oficial que en el trienio 2004-2006, presidido por Gustavo González Villaseñor, se desempeñó como regidora. Entre sus múltiples cargos partidistas, alguna vez fue dirigente de las mujeres priistas, de las mujeres cetemistas, y muchas otras tareas del partido. Fue presidente de su colonia, el Infonavit CTM y también de la Asociación Femenil Vallartense. Y además, como dato adicional, está matrimoniada con el amigo Rubén Gómez Bernal, futbolero y columnista político y deportivo, mejor conocido como “Matanchén”, desde la Bahía de Banderas, hasta la Bahía de Matanchén, allá por la comarca de Aticama. ****** Pasados apenas algunos minutos del mediodía, Pedro Castillo avisó en la gasolinería de Guayabitos pasar un convoy de patrullas de la Secretaría de Movilidad del Estado (Jalisco) con rumbo a Puerto Vallarta. Que en remolques cargaban motos y lanzó la advertencia de venirse encima otro operativo. Acá se supo que los mordelones tapatíos vienen a armar un operativo especial contra el transporte público. De que andan bravos los del gobernador Enrique Alfaro, andan bravos. Ni duda cabe. Sin embargo, también han sido advertidos de que se midan al momento de meterse con los camiones urbanos. Que tengan cuidado con las unidades representadas por el orgullo del Tuito, Luis Romero. Con el vecino del residencial de Rafita González Reséndiz y los patrones que tengan cuidado. Si es con los transportistas de material, ya el problema sería con Gustavo González Villaseñor y su padre, todo más tranquilo y más relajado. Ah, y con los taxistas, la defensa será bandera de don Rafael Yerena, amigo y aliado político del gober Alfaro. Ahí habrá buenos descuentos.

 

Comments are closed.