Javier Bravo resiste en el IMSS el ‘zopiloteo’ de los ‘morenos’

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Dr. Marcelo Castillero Manzano, delegado del IMSS Jalisco.

El doctor Marcelo Sergio Castillero Manzano se hizo cargo de la Delegación Jalisco del IMSS el 14 de abril 2014 y dos meses después, el 12 de junio para ser preciso, Francisco Javier Bravo Carbajal, haría lo propio en la Subdelegación Puerto Vallarta.

Es doctor Castillero es poco más que una eminencia en la medicina. Era director del Centro Médico Occidente cuando dio el salto a la delegación Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Javier Bravo se aparta del perfil del doctor Castillero pues con regularidad se le asocia a la política. Sin embargo, por sus resultados Javier Bravo es para Castillero una auténtica revelación. En ingresos generados por la vía de las cuotas patronales y por el número de trabajadores afiliados al Seguro Social, Bravo colocó a la subdelegación entre las primeras a nivel nacional.

Es común escuchar el asombro que a muchos causa que Bravo Carbajal se mantenga intacto en la Subdelegación de la Costa. Ha habido intentos por removerlo, e inclusive le han hecho “grilla” pero el ex alcalde y el dos veces legislador, local y federal, es inamovible. Por lo menos ahora, nada parece perturbar al subdelegado administrativo del IMSS.

Javier Bravo Carbajal.

Cuando Bravo empezó a despachar en el IMSS entendió perfectamente las recomendaciones de su superior inmediato, el doctor Castillero. En el IMSS, el compromiso con el Seguro Social y sus afiliados. “Aquí, olvídate de partido”, le sugirió. Y Bravo se aplicó a su nuevo trabajo. Agradeció invitaciones partidistas y cuando el gusanillo de una candidatura lo tentó, reaccionó a tiempo y reasumió su compromiso con el Instituto.

Enrique Peña Nieto se tomó más de un año en hacer cambios en la Delegación Jalisco del IMSS. Ahí despachaba Benito Carranco Ortiz, un administrador de empresas cuyo mayor mérito fue ser pieza política al servicio del dueño de la lechera Sello Rojo, Abraham González Uyeda. Este señor convirtió al IMSS en una agencia de colocaciones, una época que nadie se quiere acordar. Fueron seis años de la era de Felipe Calderón que recomendados de panistas hallaron chamba en el Seguro Social. Fue cuando Ramón “el mochilas” Guerrero Martínez se dio gallo ofreciendo chambas a cambio de lealtades políticas. En una visita al área administrativa es posible ver en los pasillos a recomendados de “el mochilas” que aun laboran. Doctores, enfermeras, líderes sindicales, nadie quiere acordarse de esa negra etapa que casi lleva a la quiebra al IMSS. El propio Diego Franco Jiménez, surgió del IMSS y mantiene intactos sus hilos con el dueño de la lechera Sello Rojo.

En las memorias de la revista Proceso se guardan acusaciones de médicos y líderes sindicales del Seguro Social. Un sindicalista declaró que el amigo del chino González Uyeda y de “el mochilas”, Benito Carranco “vino al Instituto a verlo como un botín político. Vino a manejarlo con las patas; nos dejó en la ruina. Tenemos más de un año que ya se acabó el presupuesto”.

Peña Nieto se llevó más de dos años para relevar a Carranco Ortiz porque los priistas se liaron en un sordo jaloneo por controlar el IMSS. Luis Videgaray desde la Secretaria de Hacienda quiso imponer al diputado local, David Hernández y Emilio Gamboa Patrón promovió al regidor en Zapopan por esos días, Carlos García Arellano. Con una larga trayectoria en el Seguro Social, surgió la propuesta del director del CMO y nadie objetó a Castillero. El gobernador Aristóteles Sandoval tampoco lo objeto e inclusive, lo respaldó de modo decisivo.

Carlos Lomelí Bolaños.

Naturalmente, el arribo de los morenos al poder desató nuevos atorones. Esta vez, sería el superdelegado Carlos Lomelí el que hizo labores de zopiloteo. Aun antes de tomar posesión su jefe Andrés Manuel López Obrador, Lomelí detonó varios torpedos al doctor Castillero. Lomelí no supo, o más bien se negaba aceptar que él, por sus antecedentes, estaba neutralizado. Sencillamente no tenía calidad moral para tomar por asalto al IMSS. Capaz y ordene que su empresa comercial de medicinas sea única proveedora del Instituto.

Castillero resistió no por decisión de él sino porque sus superiores no hallaron a un prospecto a ocupar la delegación Jalisco capaz de superar los resultados de las siete sudelegaciones regionales administrativas.

Una vez, Castillero se fue a Morelia con la renuncia lista pero hasta él se sorprendió cuando el nuevo director general, Germán Martínez le rechazó la renuncia y casi de inmediato lo invitó a ser responsable de la delegación regional que comprende varios estados. Castillero dio las gracias y decidió esperar el momento para retirarse a una carrera de más de tres décadas en el IMSS.

El 5 de febrero, por acuerdo del Consejo Técnico del IMSS, lo ratificaron en el cargo por al menos los seis años de López Obrador.

Jalisco se convirtió en los últimos cinco años en la máquina que empuja el motor que hizo posible el rescate financiero. Y de entre las siete subdelegaciones de la entidad, destaca en particular la de Puerto Vallarta, bajo la batuta de Javier Bravo.

En diciembre pasado se rindió un breve informe anual. Las metas mensuales y anual establecidas se superaron en puntos arriba del diez por ciento. Hubo un superávit de alrededor de 83 millones de pesos, equivalente a la recaudación primero de un mes, respecto al ejercicio anual anterior, el de 2017.  Fue el quinto año consecutivo que se rompen records y se superan las metas fijas en el presupuesto financiero anual. El pago oportuno de los patrones es arriba del 94 por ciento, muy por arriba del promedio nacional. Son casi cinco mil empresas que afiliaron a sus 72 mil trabajadores.

La Subdelegación regional comprende los municipios de Cabo Corrientes, Tomatlán, La Huerta y Cihuatlán. No se trata pues de solamente requerir y persuadir a hoteles y restaurantes que se acerquen al IMSS a cotizar a sus empleados. El esfuerzo es más grande y va más allá de la prosperidad local.

Con motivo del desayuno anual que la subdelegación ofrece a sus trabajadores, a finales de enero, Javier Bravo agradeció la entrega de todo el personal para cumplir y superar las metas establecidas en el presupuesto financiero. Ahí estaba el delegado Marcelo Castillero Manzano. Se mostró satisfecho con los resultados del equipo de Bravo e inclusive, dio una cifra más alta del superávit de la recaudación al ubicarlo en 91 millones de pesos. “Tenemos una profunda convicción, este evento ha tomado especial relevancia porque al ofrecerlo, estamos agradeciendo y reconociendo el esfuerzo y el trabajo desplegado a lo largo de todo un año, el 2018 al igual que años anteriores se ha significado por tener excelentes resultados y eso es gracias a la labor de todos y cada uno” dijo Castillero en su mensaje.

Bravo ha resistido casi medio año a los zopiloteos de los morenos. Quieren todo pero a diferencia del ISSSTE, donde lograron abortar el arribo de la doctora, Karina Navarro Cabrera, también de orígenes priistas.

Ignoramos que razones pesaron para que los morenos echaran atrás el nombramiento de Karina Navarro. Pero en el caso de Javier Bravo pesan los números, resultados tomados en cuenta por la Delegación Estatal en donde despacha un médico de carrera, “uno de los nuestros”, como dicen médicos, enfermeras y hasta dirigentes sindicales del Seguro.

Revolcadero

A los subdelegados administrativos se les establece como metas contenidas en un presupuesto financiero y del resultado en el caso de Puerto Vallarta, desde 2014 podemos rescatar los siguientes números. Son las cifras que tienen satisfecho al delegado del IMSS en Jalisco, Marcelo Castillero. En ese su primer año, Javier Bravo Carbajal 632 millones 075 mil 899 pesos, más de 58 millones arriba que los ingresos del año anterior. El incremento anual quedó en un 8.25%. Para el 2015 el incremento fue del 10.9%, pues el ingreso fue 68.898 millones de pesos respecto al 2014. La subdelegación a cargo de Javier Bravo fue la cuarta con mejores resultados en todo el país al cumplir en el 109.19% las metas presupuestales. En el ejercicio de 2016 el total de ingresos se fijó en 761 millones 234 mil 346 pesos. Aumento en 60 millones 259 mil de pesos los ingresos aunque se redujo a 8.59 el por ciento. Respecto al 2017, los ingresos totales se elevaron a un total de 837 millones 186 mil pesos, casi el diez por ciento.****** En lo relacionado al número de trabajadores cotizantes, año tras año también son cifras en constante incremento. Cuando Bravo tomó las riendas de la Subdelegación en el 2014 hubo 64 mil 521 afiliados, 4 mil 816 más que el anterior administrador. El registro para el 2017 indica que son 71 mil 580 cotizantes lo que significa que en cuatro años el número de trabajadores dados de alta se elevó en diez mil nuevos cotizantes.****** Tal parece que cuando Bravo llegó al IMSS llegó con todo pues en su primer año incrementó en un 65.20% los ingresos del Programa de Actualización de Clasificación. Por la vía de la Fiscalización el equipo de Bravo logró más de 15 millones de pesos en el 2014 respecto al 2013. Eso es 36.19% al alza. Ese año también se rompieron records en el número de patrones auditados, un 30.03% más.******  El 2017 es sin duda el año de la consolidación de la gestión de Javier Bravo, tanto en ingresos como en número de cotizantes. Las cifras ya las consignamos líneas arriba. Los porcentajes rayaron los dos dígitos al alza y los ingresos del PAC alcanzaron el 31.21%. Por fiscalización, se pudo aumentar en un 39.28% el ingreso neto.

 

Comments are closed.