Jorge Téllez alienta el regreso de una política social al CUCosta

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Jorge Téllez López.

El lunes 18 de marzo, el biólogo investigador del Centro Universitario de la Costa, Jorge Téllez López divulgó un escrito de su autoría cuyo contenido fue una dura crítica a los desarrollos urbanos que atentan contra la montaña y la biodiversidad que distingue al destino. Sin decirlo, el mensaje tenía un destinatario: Fernando González Corona y todo aquel empresario que construye en la montaña.

“Nos hemos olvidado de las generaciones futuras, de las mayorías, permitiendo el saqueo y seguridad de unos cuantos. Su territorio (de Puerto Vallarta) se encuentra en total indefensión al no contar con un Plan de Ordenamiento Ecológico Territorial local, utilizando como referencia uno regional totalmente desactualizado y transgredido en todas sus formas. No cuenta con un Plan Municipal de Protección al Ambiente que sirva de estrategia para mantener en buen estado sus recursos, sus procesos y servicios ambientales…”.

Fernando González Corona.

Por su contenido rudo nos asombró leer el posicionamiento de Jorge Téllez justo en los días que maquinaria pesada acometía el pie del cerro. En aquellos primeros días de marzo, Fernando González Corona apuraba los trabajos de su emporio hotelero Garza Blanca y despuntaba el cerro y su selva al sur de la ciudad. La crítica iba dirigida al voraz desarrollo que incluye modificar un tramo montañoso de la carretera federal 200.

El escrito toma relevancia ahora que Téllez es el virtual rector del CUCosta de la Universidad de Guadalajara. La designación ya la hizo pública el rector general Ricardo Villanueva este domingo. A partir de éste miércoles ocupará el lugar en donde ha despachado en los últimos años, Marco Antonio Cortés Guardado.

El Consejo de Centro designó al biólogo Téllez en la terna de aspirantes al rectorado en una sesión extraordinaria que tuvo lugar el jueves 12 de abril. En la misma se incluyó a Jorge Chavoya Gama y a Gloria Angélica Hernández Obledo. Los tres tienen grado académico de doctorado.

Jorge Téllez no es de los fundadores del CUC ni tampoco es el perfil más preparado empero de la plantilla docente, de los tres de la terna es quien más se aproxima a ello. Con aquel escrito contra los voraces desarrolladores urbanos que amenazan el verdor de las montañas que rodean a Puerto Vallarta, pareció haber llenado el ojo de los dos grandes “electores” de la Universidad de Guadalajara y sus campus regionales, a Ricardo Villanueva Lomelí y a Raúl Padilla López.

Ricardo Villanueva Lomelí.

Al interior del grupo de universitarios, allegados a Villanueva impulsan el retorno de una política social en donde la institución se comprometa con la sociedad y sus problemas y asuma una posición solidaria frente a los distintos problemas de las comunidades. Es una línea del relevo generacional. El escrito del 18 de marzo se adelantó casi cuatro semanas al momento de ser considerado en la terna de candidatos a rector del CUC. Sin embargo, desde la elección de Villanueva, esto el 6 de febrero, por los casi 200 consejeros universitarios ya se alentaba impulsar el repensar crítico universitario. Por lo menos al autor dos amigos personales de Villanueva nos hablaron de la urgente necesidad de hacer de la UdeG y del CUC, una universidad cercana a la comunidad.

Jorge Téllez fue presidente del Consejo Municipal de Ecología en el periodo 2012-2015, a donde llegó mes y medio antes de asumir la alcaldía, Ramón Guerrero Martínez. Pero que se recuerde solía mantener una postura mesurada ante los desarrollos turísticos de alto impacto. De lo rescatable de él recordamos su oposición al Proyecto de Turismo Alternativo Ameyalco, por considerarlo un proyecto no ecoturístico y pretender construirse en la montaña. Cuando la crisis y contingencia ambiental por el derrame de aguas negras en Mojoneras al colapsar el drenaje no se atrevió a alzar su voz.

Raúl Padilla López.

En efecto, no es ningún improvisado en materia docente ni en política universitaria. Al principio de la gestión de Cortés Guardado se desempeñó como secretario académico del CUCosta. Ha sido consejero de Centro y también consejero general Universitario. Es común saber de él en su desempeño de consultor privado en materia ambiental y en su faceta de académico universitario, se le acredita como investigador ambiental. Es decir, de alguna forma y de todos los modos ha estado vinculado al desarrollo urbano de la ciudad.

Este domingo último, Ricardo Villanueva Lomelí anunció su decisión de nombrar a Téllez rector del CUCosta y de otros campus regionales. Frente a Chavoya y la doctora Hernández Obledo no necesitó mucho que pensar el rector de la UdeG que también se estrena en el cargo. Cortés Guardado ya estaba en su gestión dos e inelegible para reelegirse. En el paquete de rectores nombrados destacamos los reelectos Ruth Padilla Muñoz, el CUCEI, y José Alfredo Peña Ramos en el CUtonalá. Los dos son leales al grupo del padillato y como todos, responden al jefe y patrón Raúl Padilla López.

César Antonio Barba Delgadillo, estará al frente del Sistema de Educación Media y Superior, el SEMS, en donde por años hizo tronar sus chicharrones Peña Ramos y por donde pasó también Ruth Padilla.

César Barba fue el octavo presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (2007-2010). Fue en su gestión cuando el rector general Carlos Briseño Torres fracasó en la intentona derrocar a Raúl Padilla y su pandilla. Contó con el respaldo de los primeros dos ex presidentes de la FEU, Lorenzo Ángel González Ruiz y Felipe de Jesús Ocegueda Barragán pero el tercero, José Alberto “el cone” Castellanos Gutiérrez se alineó al padillato. Leopoldo Pérez Magaña apoyó Briseño pero el antecesor de César Barba, Ricardo Villanueva mantuvo su lealtad y ahora es el rector general. César Barba también tiene su recompensa. Los demás desaparecieron de la UdeG.

Ya se ha escrito del momento crucial que se vive al interior de la UdeG. Desde el arribo de Jeffry Steven Fernández Rodríguez, pasando por Maximilian Andrew Greig, Javier Orozco Alvarado y mayormente acentuado ahora con Marco Cortés, el CUC, sus estudiantes y maestros, se han desentendido de sus compromisos con la sociedad vallartense. Entre los muros universitarios hallamos por decenas profesionistas en todas las ramas pero sus actividades alternas las realizan aplicándose a la vieja máxima de “toda asesoría causa honorarios”. Si acaso se mantiene vigente el servicio social universitario. Es aplaudible saber notar ver en las calles de Ixtapa y en las márgenes de los ríos a los bachilleres del módulo. La elite universitaria, los estudiantes del CUC, prefieren aprovechar sus días de asueto en los bacanales de “el pozo” de Jorgillo Ortiz.

Aquel escrito de Téllez del 18 de marzo nos resulta alentador. Si esa será la línea de su gestión al frente del CUC estamos a la víspera del renacer y del repensar universitario. Tituló: Puerto Vallarta nos necesita. “Es de profunda preocupación que un destino turístico como Puerto Vallarta no tenga una estrategia de protección a sus hermosos paisajes y generosos recursos naturales, los cuales nos ofrecen un hábitat confortable a locales y visitantes. Desde su origen son estos componentes que un pueblito de la costa de Jalisco es descubierto como un lugar paradisiaco y que debe ser compartido con todos aquellos que lo quieran conocer”, anotó en el primer párrafo.

Y continuó: “…El descubrimiento de este territorio mezcla de mar y tierra, ha permitido enriquecer y beneficiar de muchas formas a todos los que aquí habitamos”.

“Pareciera que la gente que aquí vivimos y los que no viven aquí pero viven de la riqueza generada aquí, nos hemos olvidado de cuidar nuestra fuente de bienestar. Nos hemos preocupado por crecer y enriquecernos, más no de cuidar que este crecimiento se convirtiera en un verdadero desarrollo, y la riqueza en bienestar compartido, no solo para las personas sino también para los recursos naturales que tanto nos han ofrecido”, subrayó.

Si esa será su filosofía personal y los ejes de conducción del CUC, la comunidad y toda la sociedad en su conjunto tendrá en él un aliado y se acabará la negra época de la indefensión ante los monstruosos enemigos de la naturaleza, del mar, la montaña, los microclimas y hasta de la ya rala arquitectura del pueblito mexicano.

Revolcadero

Las fiestas patronales de San Isidro en Las Palmas permiten a los lugareños y a un grupo de comerciantes peregrinos conocer de cuerpo entero a la delegada municipal en aquella lejana demarcación, Rocío Daniela Torres Pérez. La comunidad protesta contra la delegada por hacerla responsable de imponer altas cuotas a los puesteros que acuden a su oficina a solicitar espacio para sus vendimias en el novenario patronal. Resulta que la licenciada Daniela Torres impuso el pago de 20 mil pesos a quienes tienen interés de vender los tradicionales cantaritos es mucho dinero para ellos sobre todo si se toma en cuenta que en los últimos años la fiesta patronal pareciera no vivir sus mejores tiempos pues las ventas han mermado. La tarifa no es fija pues se cobra según sea el giro del solicitante pero se parte de una cuota no menos a los 200 pesos. De ahí para arriba. Y todo lo aplica a su criterio personal. Les enoja porque si por algo se ha destacado la delegada es por su tacañería al momento se solicitarle apoyo para alguna actividad social, deportiva o cultural en la comunidad. Las fiestas de San Isidro Labrador arrancan el próximo martes 7 de mayo y concluyen el miércoles 15. Nos han asegurado que las quejas llegaron al más alto nivel del gobierno municipal e inclusive que se valora hasta remover a la delegada. Por lo menos en Las Palmas apuestan unos a que se va y otros a que se mantiene en su lugar. Y dos viejos pero jóvenes personajes de la política local se mueven con ganas de ocupar la delegación. Se trata de José Manuel Gutiérrez y Alfonzo Zamora, el famoso “tejuinero”, quienes han dicho a sus vecinos que están listos para, el primero, sustituir a Daniela Torres, y el segundo ser el subdelegado. Igual que cuando Chavita González Reséndiz fue presidente municipal.****** El Centro de Maestros, allá por El Mangal, que no es otro más que el área de capacitación y actualización magisterial dependiente de la Secretaría de Educación del Estado, rompió todos los records al sufrir 9 robos en el transcurso del año pasado. De enero al inicio del periodo vacacional de Semana Santa se contabilizaron cinco incursiones de los amantes de lo ajeno. Al regresar a labores los escasos empleados se encontraron con que las cuatro puertas habían sido forzadas y que se habían llevado todo el cableado. Ya el año pasado se habían llevado todo el mobiliario de valor. Ya no había computadoras, ni abanicos ni nada de un valor superior al peso. Bueno, sí había algo de valor y era el cableado que de los registros a las conexiones  desapareció por completo. Los ladrones vaciaron el alambrado y ya no hay luz eléctrica. Se llevaron hasta la herrería de protección de la ventana que rompieron. Lo bueno que Isaac Hernández no olvidó sus calzones porque hasta eso se llevan. Los totales son: 15 robos en 17 meses, casi uno por mes. Y no, a la Secretaría de Educación de Jalisco no le importa nada.****** Por cierto, de acuerdo al profesor Juan Carlos Santos, en este periodo vacacional de Semana Santa, también registró visita de los ratas de cuatro patas en uno de los dos Centros de Atención Múltiple, el CAM. El CAM vespertino se localiza en la calle Pez Vela del exclusivo Las Gaviotas y el CAM matutino en la calle Melchor Ocampo de la colonia Díaz Ordaz. En los dos casos se sitúan al lado de colegios privados de alta concentración escolar. Al lado del Centro de Maestros, allá en la parte alta de El Pitillal, se halla el Tecnológico de Puerto Vallarta y el Cecytej. No se saben más cifras pero hubo muchas otras escuelas víctimas del robo durante estos Días Santos.

Comments are closed.