La autorización a UBER que no convence a socios y el engaño de Alfaro

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

La certidumbre del registro de sus unidades para ser parte de una Empresa de Redes de Transporte no acaba por convencer a los socios de Uber de darle continuidad. Han hecho cuentas y deberán gastar una cantidad de alrededor de 30 mil pesos para cumplir las disposiciones del gobierno del estado.

Consultamos a dos amigos personales dedicados al servicio de taxis Uber y sus comentarios incluyen palabras impublicables. La obligación más repudiada tiene que ver con imponerles “comprar” un seguro cuyo costo dicen les costará 26 mil pesos. No les gustó para nada las exigencias a cumplir para dar el servicio.

Los taxistas Uber titubean entre seguir o buscar otra forma de ganarse la vida. Llevan registro de las veces que los funcionarios estatales y algunos políticos les han visto la cara, y los usan para sus fines personales.

Ramón Guerrero Martínez «El Mochilas».

La aparición de la plataforma App Uber en Puerto Vallarta hace casi cuatro años representó una alentadora opción para declinar el servicio de los tradicionales taxis amarillos. Los usuarios de los taxis amarillos se mostraron hastiados de los continuos abusos de los choferes, a veces en el cobro y en temporada alta por negarse a dar el servicio y privilegiar a los extranjeros.

Si para los usuarios de taxis fue una oportunidad, para Ramón Guerrero Martínez también lo fue para saciar aspiraciones políticas. Alguna vez vino de Guadalajara como diputado local y juró a los taxistas amarillos que Uber no llegaría al destino. Sin embargo, cuando se presentó la iniciativa de reformar la Ley de Movilidad y Transporte del Estado, votó por las reformas para permitir la operación de Uber y demás plataformas en el servicio de taxis.

En aquellos años, que Uber se abría camino para instalarse en la zona metropolitana Puerto Vallarta-Bahía de Banderas. Y Guerrero Martínez hacía lo mismo para intentar ser candidato a la alcaldía en 2018 y trataba de granjearse el apoyo de los taxistas y sus familias, de la elite cetemista. Los traicionó. “El mochilas” pudo abstenerse o votar en contra de la iniciativa de modificar el artículo 113 de dicha Ley. Pero votó a favor y ayudó a emitir el decreto 25814/JXI/16 que legalmente daba luz verde a los Uber en todo el estado.

Cuando Alfaro prometió que sacaría a Uber de Puerto Vallarta.

Justo hace un año, en enero de 2019, vino el gobernador Enrique Alfaro Ramírez para hacer una declaración bomba: “Uber se va de Vallarta”, gritó.

La simulación de Alfaro, como antes la de Ramón Guerrero estaba cantada. Vino a Puerto Vallarta a dejarse ver de la mano del jerarca obrero Rafael Yerena Zambrano. Entregaron por ahí algunas placas de taxis amarillos. Ahí en el Centro de Convenciones estaba al lado de ellos el diputado local Luis Ernesto Munguía que no paraba de aplaudir.

Un año y los hechos han desenmascarado, otra vez, al gobernador Alfaro. Uber no solamente se queda en Puerto Vallarta y todo Jalisco, sino que su gobierno a través de la Secretaría de Movilidad instalará una ventanilla la siguiente semana para recibir la documentación y darle trámite a los socios vallartenses de Uber.

Diego Monraz, secretario de Transporte en Jalisco.

Los amigos Uber parecen olvidar la violenta aparición de dicha plataforma en toda la Bahía. Por largos meses fueron perseguidos ferozmente por los taxistas aglutinados en sindicatos de los dos lados del rio Ameca. Fue la reacción natural por sentirse desplazados por una competencia sin registro y sin permiso. Los pioneros de ese novedoso servicio ejecutivo se llamaron víctimas de los ataques pero ninguna autoridad los defendía. Eran taxis clandestinos, taxis “piratas”. A través de un amparo pudieron dar servicio y la empresa con sede en San Francisco California, cumplió con el llamado “impuesto verde”.

Hace dos años se inició el proceso de darle trámite. Se reformó la Ley en la materia. En septiembre del año pasado se anunció el inicio del registro de las unidades. Sin embargo, las negociaciones se trabaron hasta que este martes vino el titular de la Secretaría de Movilidad, Diego Monraz Villaseñor y anunció que estaba listo para legalizar a los taxis Uber.

Las negociaciones de Uber con el gobierno del estado tienen que ver con los altos costos que se obligará pagar a sus socios. Hasta hoy, los Uber pagan un seguro de servicio particular especial para el servicio que prestan, nos dicen que dicho seguro tiene un costo de 14 mil pesos y ampara la cobertura de cualquier pasajero en siniestros de su tipo. Ahora el gobierno los obliga a comprar un seguro para “transporte público” que implica erogar 26 mil pesos. No saben darnos las especificaciones, si se trata de un seguro para unidades pesadas que da servicio de transporte o es un seguro obligatorio también para los taxis amarillos.

Son 8 los requisitos que los interesados deben cumplir para para la autorización e inscripción de los propietarios y choferes de vehículos “destinados a la prestación del servicio de transporte de pasajeros bajo demanda mediante aplicaciones móviles”. Además de formular las respectivas solicitudes de autorización del transporte público y la de inscripción al Registro Estatal de Movilidad y Transporte, deberán presentar la factura o carta factura de la unidad; póliza del seguro vigente para uso de transporte público/aplicaciones (artículo 158) y comprobar la revista mecánica de la unidad realizada por personal adscrito al área de la Secretaría de Transporte.

Otros requisitos: identificación oficial vigente, contrato o documento de afiliación vigente a la empresa de redes de transporte, comprobante de domicilio, tarjeta de circulación o recibo del pago de refrendo anual y el pago de derechos.

Además, el registro de choferes es aparte y son 6 requisitos, además de la solicitud del respectivo registro del chofer: identificación oficial (pasaporte o INE), identificación, comprobante de domicilio, licencia de conducir tipo chofer, constancia de haber asistido a los cursos de capacitación para taxis de empresas de redes, anuencia del propietario de la unidad y dos fotografías. Todos los documentos originales y dos copias.

Cada documento tiene un costo pero también cada trámite implica un gasto extra. Quizá lo único gratis es la credencial del INE. Tramitar el pasaporte, o un acta de nacimiento, obligatorio para el resto de documentos, tiene un costo en el bolsillo. Por si fuera poco, el trámite en la ventanilla que la Secretaría de Movilidad instalará a partir de este lunes 13, también tendrá costos. La suma de todo rebasará los 30 mil pesos y todo del bolsillo de socios de Uber.

Revolcadero

El titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte, Diego Monraz Villaseñor también deja una advertencia: la dependencia a su cargo implementará un operativo dirigido al transporte urbano, y en especial para los Uber. Vigilará cumplan las especificaciones ya aprobadas. Para los Uber, se destaca que los taxis deben ser unidades de cuatro puertas, tener cristales eléctricos, por lo menos dos bolsas de aire para seguridad de los pasajeros, frenos BS, espacio para maletas, modelo del 2015 a la fecha. También anotamos algo interesante. En septiembre existía el requisito de pedir acta o constancia de no antecedentes penales a los choferes. Hoy, se borró dicho requisito. No obligar que los choferes presenten dicho requisito permitirá la posibilidad que al volante de un taxi Uber esté un chofer con cualquier tipo de antecedentes delictivos.****** Por cierto, como que el jerarca de la CTM Rafael Yerena es masoquista y le gusta lo traten a patadas. No sé si patadas en el trasero pero patadas al fin. Desde la CTM alienta a sus muchachos apoyar el “proyecto Luis Munguía” y él mismo presume tener una especie de romance político con el gobernador Enrique Alfaro. Sin embargo, el gobernador realiza exactamente lo contrario para afectar a los representados de Yerena, en este caso a los taxistas. Los dos sindicatos que se muestran más activos en los tiempos electorales son los dos sindicatos de taxistas, permisionarios y choferes, justo los afectados con la presencia de los Uber. Definitivamente no se ve alguna acción del gobernador, tampoco alguna iniciativa de Munguía, que beneficie a los taxistas.******* En la nómina del Seapal, en el Departamento de Facturación y Cobranza hallamos un nombre que nos llama la atención. Es Luis Donaldo Palomera Velasco y en la última quincena de diciembre cobró 5 mil 799 pesos con 42 centavos. Usted échele cuentas y calcule a cuánto asciende su salario mensual. Preguntamos y nos dicen que es hijo del titular de la DERSE, el profesor Roberto Palomera Preciado. Que el padre de Luis Donaldo sueña con repetir lo logrado por Ramón Guerrero Martínez, quien de la sierra bajó a la costa y fue alcalde de Puerto Vallarta, después de serlo en Ayutla. Si es cierto su sueño, si quiere ser como “el mochilas”, si su hijo cobra en la nómina del Seapal, Roberto Palomera invita reflexionar en él.

 

Comments are closed.