La crisis de una fuga que hace aguas dentro y fuera del Seapal

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

En plena contingencia y cuando las aguas negras fluían a chorros a la vena del estero El Salado, el equipo de prensa el Seapal difundió un boletín que mentía impunemente. “No hay contaminación en el Estero El Salado”, se tituló.

Ya son tres días de haber estallado la vieja tubería de la red centro-norte y brotar las aguas negras en la avenida México que inundaron un sector de Mojoneras y rebosaron un canal y afluente del Salado.

Poco después de las seis de la mañana de ese lunes 4, la familia del autor circuló de Ixtapa por la avenida México. Más allá del embotellamiento vial, del ir y venir de personal y maquinaria del Seapal, y el obligado cambio de la ruta habitual, resultó impactante ver las escenas en ese momento. La corriente de agua ya inundaba el canal que nace de una vena del Estero El Salado y se interna en el fraccionamiento Parque Las Palmas, cruza la avenida Las Palmas hasta llegar a los límites del coto privado Los Médanos.

Entre lunes y martes trascendió lo que primero fue un rumor y tomó fuerza de ser cierto. En un grupo cerrado de amigos, el periodista y vocero del Seapal Osvaldo Granados Ramírez “informó” al grupo que los peces aparecidos muertos en la vena del estero contaminado habían sido “sembrados”.

Osvaldo Granados.

Cuando el martes supimos de la afirmación del periodista apenas alcanzamos a captar alguna reacción de “cuánta perversidad” en esos sembradores de peces muertos. Sin embargo, tal afirmación carece del más mínimo sustento para al menos considerarse razonable. Lo de “cuánta maldad” son una impetuosa ironía jocosidad. No vemos quienes tengan la paciencia para ir a pescar en una laguna, dar tiempo a una lenta muerte a los peces y acarrearlos para arrojarlos al estero y poner en jaque a los directivos del Seapal.

Entre martes y miércoles quedó en claro la magnitud de los daños ocasionados por el bocazo de la tubería del Seapal. Es cuando se impone con mayor claridad que el personal del Seapal fue de error en error y de mentira en mentira en el manejo de la crisis. Tomaron las peores decisiones en la pretensión del control de daños.

No hay forma de precisar el momento justo que tronó el drenaje. Lo que se sabe es que recibieron el reporte ya en las primeras horas del lunes 4. Para antes las seis de la mañana ampliaron el socavón abierto por las aguas que brotaron al cemento de la avenida México. Fue una primera fuga a la altura de los semáforos del crucero de las avenidas México y Paseo de las Flores, la ruta que lleva al Centro de Convenciones. En el transcurso de esa mañana un hilillo de agua tomó fuerza y también reventó la tubería más al norte del primer punto, justo en el crucero de la misma avenida México, pero ahora en el entronque con la avenida Paseo Las Palmas.

Para ser puntual, desde antes del amanecer del lunes los escurrimientos fecales ya habían llegado a la de por si contaminada vena del estero que conforme se interna en el caserío de ladrilleros y en el fraccionamiento Las Palmas tiene forma de canal de aguas abiertas. Es el mismo canal en cuyo puente bajo la vía que lleva al Centro de Convenciones apareció meses atrás un saurio sacrificado por la mano del hombre.

Varios reporteros acudieron a ese sitio y tomaron fotos y video de peces muertos. Las crónicas reportaron que la contaminación mató a esos peces y a uno que otro cocodrilo. Esos reporteros ocasionaron la inaudita afirmación del vocero del Seapal, que los peces fueron sembrados. Lo de Osvaldo Granados indignó.

Los propios vecinos de Mojoneras se quejaron de ser ellos también víctima del desastre ambiental. Las nauseabundas aguas anegaron varias calles de esa demarcación, la Guerrero y Michoacán, también la calle Zacatecas, transversal a las primeras. Para agravar la situación, el dueño de la propiedad contigua a las viviendas levantó por lo menos medio metro el nivel de su parcela, predio que por ahora recibe material extraído del río, en venta a constructores. El rentista y en consecuencia dueño de ese predio que sirve de dique y estancó las aguas en las calles de Mojoneras es un funcionario estatal, el “ahijado” de Ramón Guerrero Martínez, que ocupa una oficina en la planta superior de la UNIRSE. Hablamos del nieto de Efrén Calderón Arias, ex alcalde priista, Juan Ignacio Calderón Ibarría. Sus familiares maternales, en vida le heredaron esa parcela y la renta a un empresario de Las Juntas.

Bien, entonces el agua no pudo escapar a la parcela ni tampoco pudo saltar la barda de un pozo del Seapal. La gravedad llevó a las calles de Mojoneras y a la avenida Paseo Las Palmas y en una cuadra más adelante, se fue al canal paralelo a la calle Palma Areka. En honor a la verdad no pudimos confirmar si el estero recibió aguas contaminadas que fluyó por Paseo de las Flores.

Francisco Javier Rojas.

Una de las primeras reacciones de directivos del Seapal fue la no contaminación del estero. Es una verdad a medias. En efecto ahora en época de estiaje la vena de agua contaminada se aisló del estero principal. Sin embargo, en un temporal fuerte se restablece las corrientes de agua. Eso implica el riesgo de que en cualquier momento, los materiales contaminantes pueden llegar a las aguas más profundas del Salado. Entre las aguas contaminadas viven cocodrilos y estos van de un embalse de agua al otro. Lo pueden testificar vecinos del fraccionamiento Parque Las Palmas.

Nos han dado un dato sobre el manejo de la crisis. En ningún momento se ha dicho como tal pero ha sido intencional el arrojo de las aguas negras al canal y vena del estero. Los sabios del Seapal no hallaron mejor forma. Es más, el equipo en donde aparece el ingeniero Francisco Javier Rojas Gómez a la cabeza se resistía aceptar el término de “contingencia”. Nomás por proteger la imagen, la suya, la de su equipo y la de la paraestatal. Es la estrategia de cualquier político.

La tarde del martes ocurrió una reunión para revisar la situación. Lina Quintero, de la Comisión de Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado, informó de un recorrido por el estero y visitas a 295 casas de Mojoneras donde viven 844 habitantes. Que se está trabajando para analizar riesgos y prevenir cualquier epidemia de salud. Se continuará la vigilancia. Que por ahora no hay ni diarreas y los monitoreos en la desembocadura del estero no registran presencia de materiales contaminantes.

En dicha reunión, el director de Áreas Naturales Protegidas y Especies Prioritarias de la Semadet, Diego Eden-Winter Blanco, refirió haber identificado algunas acciones de mitigación para el saneamiento de las calles y canales impactados por los escurrimientos. Se refiere a la vena y del estero donde aparecieron peces muertos y a las calles de Mojoneras, volúmenes que disminuirán.

Se ha negado que el desagüe de las aguas negras del Seapal causó afectaciones en grado de desastre ambiental. Daños sí hay. Debe ser fuerte la barriga de los chamacos de Mojoneras, acostumbrados sin duda a peores o simples hedores. Las mojarritas sí, son débiles a esas heces, plomos y demás materias que arrastra el drenaje. Todo el sistema estuarino es delicado y ahí se debe urgir a los responsables de la paraestatal implementar medidas apremiantes que reduzcan el daño.

Nos preguntaron, si deben correr a Osvaldo Granados por su ocurrente puntada de que manos criminales “sembraron peces” en la vena del estero. A nadie despedirán ni a nadie fincarán culpa alguna. Más allá del discurso antigrillas, en el Seapal se privilegia el interés político por encima de cualquier castigo a un mal funcionario. El periodista está ahí gracias a sus vínculos políticos y afinidades diversas con el dúo Mochilas-Luis Munguía.

Por lo demás, aunado a eventuales torpezas en el equipo del Seapal, queda la sensación del tortuguismo de todos. Ya tienen un diagnóstico, saben que la vida útil de sistema del drenaje anda en las últimas pero no atinan a programar un trabajo de mantenimiento y solo reaccionan cuando les truena la tubería. Pueden empezar por negar cada solicitud de condominios de conectarse a sus redes por saturación de su capacidad. Se resistirán a ingresar dinero pero ganarán aliados en el sector empresarial para presionar juntos y lograr en calidad de urgente presupuesto para sustituir la caduca tubería. Es un “truco” por mil 200 millones de pesos.

Revolcadero

De lo último que se informó sobre la contingencia por la fuga de aguas negras es que será hasta el viernes 8 cuando se sellará la tubería. Que el material de la parte dañada no lo tienen en el almacén o stock y se pidió en otra ciudad. Mientras tanto, nada se ha dicho de si continuarán suspendidas las clases en la escuela primaria de Mojoneras. Por los hedores que despedía el mismo lunes se suspendieron las clases. ******* En la campaña del año pasado, a Ramón Guerrero Martínez sus amigos lo abandonaron y lo traicionaron para irse a Morena. Nos acordamos de eso a propósito de una serie de publicaciones de los hermanos Cuco y Ramón Chávez Lara en donde han aparecido de la mano y al lado del jerarca cetemista, Rafael Yerena Zambrano, figura preponderante del PRI en la región y en Jalisco. Supimos que al motivador le tienen marcaje personal por ya desconfiar de su lealtad al color naranja. Que por verlo al ladito de Yerena en algunos eventos no le han dado ninguna chambita en el gobierno estatal y menos en la administración municipal. Lo de su hermano Cuco pues es normal y declarado priista, como en su tiempo lo fue el hermano Ramón. Por lo demás, Cuco es el líder de un grupo de jornaleros, todos allá por su natal Tomatlán. Los hermanos son cuñados del ex regidor Ramón Ruelas, uno de los hombres de confianza del dirigente estatal cetemista. Son los negocios el vínculo de los Chávez con el yerenismo. Los hermanos se asociaron en la venta de lotes, por cierto muy baratos, en 20 mil pesos. Están ubicados atrás del Aserradero de Los Gómez, allá en Talpa de Allende. Ese negocio se puede convertir en un dolor de cabeza hasta para Rafael Yerena por ciertas irregularidades.****** Por cierto, otro que ya empieza a dar dolores de cabeza es el “ahijado” de Ramón Guerrero, Juan Ignacio Calderón Ibarría. Que le han advertido que no es bueno saludar con sombrero ajeno, y presumir como si es su dinero la entrega de apoyos a estudiantes y a adultos mayores. Que al muchacho le vale lo critiquen, que él va a seguir en lo suyo y aspira a volver a ser candidato del Movimiento Ciudadano. El chiquillo del sombrero fue candidato suplente a la alcaldía de Ramón Guerrero, cuando le disputaron a Arturo Dávalos la candidatura. Fue candidato suplente de “el mochilas”. En su calidad de jefe de área de Vinculación región Costa Sierra Madre Occidental de la Secretaría de Sistema de Asistencia Social le gusta tomarse la foto con sombrero nuevo a lado de beneficiarios de los programas. Dice que no le tiene miedo le finquen responsabilidades por hacer suyo los programas públicos. Ese muchacho es el dueño de la parcela contigua a Mojoneras que con cientos de volteos elevó más de medio metro el nivel de su predio y bloqueo la salida de las aguas negras al monte, anegando las viviendas.

 

Comments are closed.