La novatadas del vocero del Seapal y su ‘choque’ con la prensa

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Osvaldo Granados Ramírez.

Apenas dimos lectura a un comunicado, un boletín de prensa y no fue fácil salir de la incredulidad. Se le atribuye autoría al área de prensa del Seapal y por resumir acuerdos y acciones de los diez días de contingencia por el colapso del drenaje el Consejo Municipal de Ecología se reunió para finiquitar todo lo relacionado a la tragedia ambiental.

¿Cuál fue el contenido del boletín de prensa, cuya autoría se le atribuye a Osvaldo Granados Ramírez, que causó malestar dentro y fuera del Seapal? Un párrafo es suficiente para romper la armonía y unidad con la que funcionarios municipales y directivos de la paraestatal afrontaron la emergencia

“El sector empresarial y patronal, en voz de la maestra Rosa Limón, quien es parte de la Comisión de Ecología de Coparmex, también expresó que la exposición de SEAPAL en el Consejo de Ecología fue clara y precisa, contrastando con las réplicas que dieron otras autoridades. Hizo el señalamiento que aunque se está tratando de hacer culpable a SEAPAL”.

En efecto Limón, la maestra abordó como tal el asunto el problema del derrame de las aguas negras del Seapal la media noche del domingo 3 y madrugada del sábado 4. En síntesis, dijo que la expedición de permisos para nuevos condominios en la zona de la Playa de los Muertos, colonia Emiliano Zapata. Un miembro de dicho Consejo explicó que se halla sobrada la capacidad de las instalaciones del Seapal para el tratamiento de los desechos. Por lo demás, el ayuntamiento no otorga permisos o licencias para construir si antes el desarrollador no exhibe el dictamen de factibilidad del Seapal.

Sin duda fueron diez días de perros negros para el periodista Osvaldo Granados en funciones de responsable de la comunicación social de dicha empresa.

Está por cumplirse ya dos semanas del colapso de la tubería en Mojoneras y con mayor claridad se puede establecer que las críticas arreciaron por aflorar insultos y agravios provenientes precisamente del vocero del Seapal contra un sector de la prensa. Al calor de sus ansias por minimizar el daño por el derrame de las aguas sucias, al profe Osvaldo le ganaron sus arrebatos personales.

El viernes 8 en un programa de radio, frente a periodistas y al director y jefe, el director de la paraestatal se erigió en censor de la prensa local. Los periodistas, algunos medios impresos, “inventa o distorsiona” acusó luego de afirmar que “información, sí hay”. Sugirió que los periodistas debieron limitarse a la información “responsable” que produjo la oficina a su cargo en bien de conservar la imagen del destino. Hubo información y periodistas “irresponsables”, dijo.

En dicho programa de radio, el ingeniero Javier Rojas había dado una explicación detallada y se disiparon algunas dudas. Sin embargo, la intervención de su vocero complicó el momento abrió la pauta para inmediatas críticas a las acciones desarrolladas en los días críticos.

Ni duda cabe que las agrias relaciones de Osvaldo Granados con un sector de la prensa impidieron un manejo efectivo en los aciagos días de la contingencia. Nunca supo asimilar que la crítica en esos días no era personal ni institucional, sino que obedecía a un suceso incidental.

Javier Rojas Gómez.

En teoría, lo del vocero de la paraestatal se limitaría a la relación profesional. Pero Granados chocó con los periodistas en menos de 24 horas del bocazo de la tubería y todavía a tiempo para reconstruir sus relaciones azuzó a sus colegas de un modo que él mismo llevó al plano personal su desavenencia circunstancial.

Contó Granados que a eso de la una o dos de la mañana de ese lunes 4 le llamó Rojas Gómez para enterarlo de la fuga de aguas negras en Mojoneras. A la misma hora, también Rojas llamó al alcalde Arturo Dávalos Peña. Este último dato nos indica que Javier Rojas sabía que el problema era mayúsculo.

La situación se agravó porque el personal se tardó medio día en localizar la fuga. Ya aquí anotamos que primero buscaron a metros de la base del semáforo de la avenida México con Paseo de las Flores. A media tarde de ese lunes detectaron el punto preciso, unos metros al norte de los semáforos de la misma avenida México pero en su cruce con Avenida Las Palmas. Todo ese tiempo las aguas negras fluyeron en abundancia a la vena-canal afluente del estero que cruza por el fraccionamiento Parque las Palmas. Fue en esta vena y canal donde afloraron peces muertos.

Las discordias con periodistas se originaron precisamente a raíz de una serie de videos y la información de un diario impreso en su edición del martes 5 que daba cuenta de la existencia de peces muertos. Recriminó con justicia la mentira de haber muerte de cocodrilos.

Osvaldo Granados y su jefe, el coordinador de Comunicación Social de la Secretaría de Gestión Integral del Agua, Eric Sepúlveda tuvieron el tino de organizar un grupo de amigos de whatsapp y convertirlo en un canal de comunicación con sus amigos. Fue en ese grupo en donde Granados expuso la teoría de los “peces sembrados”.

A las primeras reacciones el vocero del Seapal intentó corregir su gazapo con un “no descartamos” la siembra de peces en la vena del estero. Se enfrascó en una sorda polémica y abrió un zanjón que fue un tizón para agudizar las diferencias y hacer más rudas las críticas de la prensa local.

Ya el miércoles debió intervenir Eric Sepúlveda y al cabo de darle su jalón de orejas a Granados dispuso cerrar ese canal informativo con sus amigos los periodistas. El grupo se cerró de un modo que solo hay acceso y nadie opina. “De ahora en adelante (el grupo) migrará a canal para difundir información importante de Seapal”. En las siguientes horas varios periodistas abandonaron al grupo. Granados siguió perdiendo amigos al convertir ese grupo de trabajo en un canal de promoción de sus medios preferidos.

Ahora, más allá de quedar acotado Osvaldo Granados y dejar de ser un interlocutor confiable para un número de periodistas, la contingencia puso al desnudo las profundas limitaciones operativas del Seapal y sus directivos para afrontar crisis como la ocurrida el lunes 4.

Ya detectado el punto justo de la fuga, los técnicos se alarmaron al saber que la pieza de repuesto no estaba disponible o en stock. La pieza era de tales características que debía ser un trabajo de construcción especial. El director de Obras Públicas y ex director del Seapal, Oscar Castellón Rodríguez recomendó contratar a un pailero y construir la pieza en el mismo sitio de la fuga. Solo así era posible hacer ajustes a la pieza y ganar tiempo.

Manuel Acosta Padilla, gerente de operación, rechazó la sugerencia indicando que allá en Guadalajara se había ordenado la compra de la pieza. Quedó claro que acá en Puerto Vallarta nadie en el Seapal tiene atribuciones para decidir y dar soluciones en momentos de apremio. A temprana hora del viernes 8 llegó la pieza y en el transcurso del día se selló la fuga.

Luis Munguía.

Transcurrieron cinco días para remendar el bocazo. Los primeros días se permitió el intencional desfogue de las aguas contaminadas a la vena del estero que por ser temporada de estiaje tiene cortado su flujo al canal central del Salado. En esos días, vecinos de Isla Iguana reportaron malos olores. En un esfuerzo por reducir la contaminación del afluente del estero y evitar que las aguas sucias llegaran al estero, se consiguió el permiso de convertir en un terreno de la familia Ibarría en un vaso regulador.

Por fortuna la contingencia ya va de salida. El seguimiento en playas arroja niveles normales de contaminación. Nosotros nos vamos a quedar con la percepción de que Osvaldo Granados le es incómodo al ingeniero Javier Rojas. Un empleado con tareas de informar en una empresa pública con problemas en sus relaciones personales con periodistas será incapaz de cumplir esa responsabilidad. A Rojas le causa problemas y él más que nadie debió sentirlo cuando procuró apoyarse en el gobierno municipal en los días más críticos.

Casi nadie tiene dudas de ser Granados una pieza en el engranaje acomodado en el Seapal para convertir la empresa y su presupuesto en una plataforma al servicio del proyecto político del diputado Luis Munguía. No podemos entender de otra forma que en la oficina del “contralor” despache un “licenciado y poeta” como lo es el periodista Jaime Castillo Copado. Pero bueno, en ese manojo de funciones y confusiones, tal vez el perfil del “maestro” es el idóneo para su trabajo de “Comisario Público Propietario y Titular del Órgano Interno de Control”. No se rían. Ese es el nombramiento del amigo mochilista.

Revolcadero

Jorge Villanueva Hernández.

Ya por último, en los días de mayor apremio por el colapso del drenaje, escuchamos decir a Jorge Villanueva Hernández, en su calidad de miembro del Consejo de Administración del Seapal, que en ese órgano directivo, se discutió ya que las obras para sustituir la vieja tubería requiere de mil 200 millones de pesos. Que se hizo inclusive una solicitud para tener acceso a presupuesto. En una de las reuniones celebradas con motivo de la contingencia se habló de mil millones. Lo que sí urge son 200 millones de pesos para una línea 2 para sustituir temporalmente la deteriorada línea centro norte y renovar la tubería. Los expertos también consideran urgente otros 200 millones de pesos para renovar las instalaciones en su punto más alto, la línea1 Conchas Chinas-Centro. Recordemos que el sistema opera con gravedad y se instaló hace unos 26 años. ********Por cierto, hace dos semanas, el gobernador Enrique Alfaro informó en las redes sociales que siempre si va este año la línea 3 del tren ligero. Horas antes esa noticia la había dado Andrés Manuel López Obrador. La obra ya tiene año y medio de atraso y el presidente de la república amenazaba con aplicar otra de sus gustadas cancelaciones de obras. Sin embargo, cobra fuerza la versión de que el gobernador Alfaro fue con López Obrador y pidió retirarle a Puerto Vallarta aquellos 640 millones de pesos prometidos a obras en colonias populares y reprogramarlos a Guadalajara. Más allá de tratarse de una mala noticia para el destino, de confirmarse el dato se disipa cualquier duda respecto al desprecio de Alfaro a Puerto Vallarta. Nosotros confiamos en la fuente que nos hizo llegar el dato y así lo hacemos público. ****** El que anda muy activo es Mónico Cervantes Ruiz y es quien se ha encargado de la agenda a cumplir por el nuevo dirigente estatal del Partido de Regeneración Nacional, Hugo Rodríguez Díaz. Ayer invitó a los periodistas a una rueda de prensa en un café restaurante de la avenida Francisco Villa. El ex priista tendrá otras actividades privadas y por la tarde tendrá un encerrón con militantes. Viene preparado para responder si alguien se anima y reclama por esas “sabandijas” que llegan a Morena, viene preparado. La apuesta es doble contra sencillo que nadie se atreve.

 

Comments are closed.