Le apuesta el PRI a la división del MC con el “Mochilas”

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El fin de semana, un buen amigo nos pidió “examinar” el escenario político local y sus “candidatos”. No sin halagos explicó que la información de los periodistas es relevante en una etapa de intensa confusión propiciada por la proliferación de aprendices de político y de aspirantes a la presidencia municipal.

Bien, para empezar es anticipado hurgar en las intenciones del electorado en razón de no haber candidatos. El gobernante Movimiento Ciudadano, un factor clave en el proceso local, no resuelve todavía quien será su abanderado.  Si acaso el Partido Revolucionario Institucional tiene en Roberto González Gutiérrez a su virtual candidato. En términos legales solo hay precandidatos y como en el ejemplo del tricolor, al apuntarse a su proceso interno solo Roberto González se considera ya futuro candidato.

Entonces, solo el PRI y el MC han dado color respecto a su candidato. El resto de los partidos a duras penas ha hecho público sus convocatorias para elegir o seleccionar a su candidato. La Ley Electoral del Estado ya abrió su periodo de precampaña, una etapa de 40 días, que culmina la segunda semana de febrero.

El Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, tiene su propio proceso y ha recibido la solicitud de registro de al menos tres aspirantes; uno es el infaltable Héctor Gallegos de Santiago. Animadas por el acuerdo inicial  de postular a una mujer, se apuntaron dos damas, Sara Mosqueda y la química Laurel Carrillo.

El Partido Acción Nacional, hasta antes de esta elección ha jugado un rol preponderante pero hoy está condenado a ser simple comparsa del resto de los dos principales competidores, el MC y el PRI. El panismo se aproxima a una decisión de la elite estatal, la vergonzosa decisión de imponer al candidato desde “el centro”.

Nos han dicho que en cualquier momento, antes de finalizar el año, el MC tendrá a su candidato. Lo tomamos con reserva pues si algo hay entre los naranjas es la abundancia de rumores. Sin embargo, podemos advertir que si hay humo blanco la decisión privilegiará a Dávalos y si se prolonga a la fecha consagrada en la convocatoria, el 17 de febrero, significa que el proceso se complicó. Aunque son tres aspirantes, Ramón Guerrero, Arturo Dávalos Peña y Juan José Cuevas, la disputa real la protagonizan los dos primeros. “El Peri” Cuevas parece pretender jalar reflectores y le hizo al tío lolo al apuntarse a un proceso interno en donde no tiene ninguna posibilidad.

De la decisión por adoptar en el MC depende el futuro del resto, pero particularmente del priista Roberto González. Es unánime el sentir de los vallartenses, de ser Dávalos el político local más popular y mejor aceptado. No hay encuesta conocida ni por conocer donde se coloque al actual alcalde en un sitio distinto al puntero. Sin embargo, dentro de su partido un sector no lo considera como tal y lo combaten con fiereza. Son las huestes leales a Ramón Guerrero y al diputado federal, Luis Ernesto Munguía González, los que juntos armaron un bloque opositor a Dávalos.

Los priistas tienen sus veladoras encendidas y elevan oraciones a la divinidad a fin de que el MC designe al de apodo “el mochilas”. Cualquier priista sabe que el camino único a la alcaldía es “la y griega”, por un lado, la quiebra interna del MC y por la otra opción, la imposición del “mochilas” y la inmediata rebelión de las fuerzas leales a Dávalos.

Para ser más claros, si el MC prefiere a Ramón Guerrero desde adentro y por fuera se azuzará a los naranjas y a todos los vallartenses a unirse y combatir para echar fuera del municipio al político de Ayutla. Discretos, ya circulan iniciativas en aquel sentido. Si el MC se equivoca y deja fuera a Dávalos, esos miles de ciudadanos, muchos autoproclamados “patasaladas” auténticos voltearán sus ojos en la búsqueda de un proyecto con ciertas afinidades capaz de ganar al MC de Ramón Guerrero. La iniciativa que aún no cuaja también se emprenderá contra Enrique Alfaro, “por fallarle a Puerto Vallarta”.

Con un PAN sin proyecto ni candidato, tampoco con propuestas de acción ni de gobierno se pensaría en los candidatos de Morena. Pero los vallartenses asocian a ese partido, no con Andrés Manuel López Obrador, sino con individuos como Héctor Gallegos, a quien le cargan todo tipo de lastres y lo afaman de golondrino y un político de insaciable voracidad que no halla su identidad.

Estamos de acuerdo que Roberto González tiene posibilidades y en buena medida incremente su porcentaje en la división de los naranjas. El sueño dorado del académico es ver al MC imponer a “el mochilas” y enseguida él invocar a los seguidores de Dávalos. Un escenario como este colocaría al priista en los cuernos de la luna. Los opinadores de colonia más optimistas nos apuestan que Dávalos mueve por sí solo al menos dos decenas de miles de electores a su causa. Las dos últimas derrotas del PRI han sido por unos cuantos miles de votos, no más de cinco mil. Un discurso oportuno y la incisiva persuasión es una herramienta capaz de mover conciencias. Quizá solamente sea necesario el uso y el momento ideal, el mensaje con el tono medido para crear una revolución electoral del potencial similar al armado por el mismo “mochilas” en el 2012.

Las encuestas dan elevados porcentajes de “puntos negativos” a Ramón Guerrero. Sucede que no se trata de inventar cuentos negros contra el ayutleco. Hay tantas interrogantes en el entorno de Guerrero que no es necesario recurrir a campañas cochinas ni sucias como él acusa. Nadie con mediana sensatez desea regresar al terrorismo con el que gobernó Guerrero; con él se perdió una vida, la del regidor Humberto Gómez Arévalo. No se conoce periodista que clama por las sesiones del Ayuntamiento en la oscuridad de la noche o en el amanecer del día. Nadie olvida esos millones de pesos que se perdieron en el “moderno” sistema de riego de la avenida principal. Tampoco se escuchan gritos de vallartenses implorando del retorno del “mochilas” para que, como ya vendió 18 propiedades públicas, ahora oferte en venta las demás propiedades del municipio.

A la empresaria Luz María Torres y su pareja, Federico Arreola, les pudiera ir muy bien y, como el cantante Alejandro Fernández, estarían ante la oportunidad de “negociar” la concesión de sus estacionamientos. Alejandro Fernández le invirtió poco más de 17 millones al estacionamiento debajo de la plaza de El Pitillal. Esto en el gobierno de Gustavo González Villaseñor (2004-2006) y ya daba por perdida su inversión cuando llega Ramón Guerrero y le ofrece “pagar” su inversión. El gobierno municipal incumplió un convenio con la empresa de Alejandro Fernández Tecnología en Proyectos Inmobiliarios, S.A. de C.V. y convencido de no haber “negocio” con su estacionamiento En El Pitillal va a los tribunales. Un juez civil resolvió la sentencia 1116/2008  y ordenó al ayuntamiento pagar 24 millones 600 mil de pesos “por daños”; además, de otros 4 millones 866 mil pesos “por prejuicios” y 2 millones 946 mil pesos “por gastos y costas”. Con eso se daba si le pagaban el hijo de Chente. Una vez hizo una oferta al alcalde en ese entonces, Javier  Bravo Carbajal: “nomás págame lo que invertí”. Eso debió ocurrir en 2009. Cinco años después Ramón Guerrero “negoció” el pago de esa deuda. Sin embargo, no pagó la cifra del mandato del juez. Pagó en total 123 millones de pesos. Restando la cifra dictada por el juez, Fernando de Alba Paredes, en cinco años pagó 91 millones 344 mil pesos de intereses. Quien desee, haga sus cuentas y sumas y obtenga el interés anual pagado por “el mochilas”.

A los priistas se les ha endilgado fama de corruptos. Quizá  algunos lo sean pero no todos. Contra eso luchará Roberto González. Pero si se trata de comparar, si el MC nomina a Ramón Guerrero, con la pregunta de quién es más corrupto, habrá un punto de comparación. Si Javier Bravo no quiso pagar una deuda que consideró tuvo origen indecente y “el mochilas” la pagó y quintuplicando al pago, nosotros entendemos que Ramón Guerrero es cinco veces más corrupto que cualquier alcalde priista.

Revolcadero

El fin der semana nuestros amigos de Morena celebraron su posada navideña. Hubo una ausencia notoria, la del ex regidor panista Héctor Gallegos. Mereció una severa crítica del coordinador distrital, Bruno Blancas. Por primera vez hizo público que el ex promotor de Ramón “el mochilas” Guerrero está enojado. Gallegos se niega aceptar el acuerdo del partido, el de postular a una mujer como candidata a presidenta municipal. Gallegos está empecinado a ser el candidato y pone en riesgo la unidad. Se molestó cuando el partido le dio entrada a los registros de dos damas, la química Laurel Carrillo Ventura y Sara Mosqueda. No sabemos si Gallegos ya sintió pasos en la azotea o confirmó la preferencia por una mujer. Conocemos poco a Sarita Mosqueda y a Laurel Carrillo. Pero sabemos de ellas lo suficiente como para sostener que poseen un perfil totalmente opuesto y diferente al de Gallegos. El contador es un elemento del que podemos decir es un político profesional. Otros lo definen a ciegas como un grillo y ya. Sin embargo, arrastra fama de conflictivo e inestable, un tipo de temperamento irascible capaz bajarse y abandonar el barco sin importarle la tripulación. Así, con la mano en la cintura salió del PAN, se fue al MC, regresó al PAN y acabo por abrazar a medias la causa morenista. A la gente vinculada a la elite de su nuevo partido ya la está cansando. En el equipo de Carlos Lomelí, el virtual candidato a gobernador, ya están enfadados de soportarle sus desplantes. Se le olvidó a Gallegos que Lomelí es el padrino de la química de Jala.****** Por cierto, de Guadalajara llegaron noticias el fin de semana. Enrique Alfaro Ramírez anunció la tarde noche del domingo que ya se aparta de la alcaldía y se queda en su lugar, Juan Enrique Ibarra Pedroza. En su madurez política, el hijo predilecto de Tototlán ver cumplir su sueño de ser alcalde de Guadalajara. Fue por eso que se salió del PRI para iniciar un recorrido por el PRD y el MC.****** Nos reportaron la presencia de César Abarca Gutiérrez  en Guadalajara casi toda la semana. Allá gritó presencia desde la mañana del martes 12, el día de las registros de aspirantes a munícipes. Al siguiente día regresó y literalmente consumó su estancia en la perla tapatía. Cuando nos reportaron que allá se paseaba y confirmamos que estaba por tierras partidistas, preguntamos a él y a su equipo razones de aquella estadía. Nos confirmaron lo ya sabido, que estaba comprometido al cien con Roberto González, el virtual abanderado tricolor. Nos negaron cualquier aspiración con candidaturas como la diputación federal y otras. Sin embargo, algo no encaja ni nos cuadra en todo eso. Quizá solamente destacar el esfuerzo de Abarca por estar ahí en momentos que le son difíciles. Otros le llaman disciplina y tal vez eso sea la clave. ******* Nuestros amigos del ejido Ixtapa, los que compiten por el comisariado, cerraron campaña el domingo. La asamblea electiva se realiza este martes. El grupo del actual comisariado, Zeferino Ramírez Colmenares atiborró La Terraza de Toña Hernández y concluyeron que doblaron a los “contras” en número de asistentes. Lo que sea pero los “padrinos” de Carlos “el serranito” Álvarez le respondieron al ponerle en la mesa regalos costosos sorteados entre los ejidatarios leales a la causa. Con reportes de los “infiltrados” en la fiesta de Marco Antonio Ortiz Fernández, el de apodo “el cepillo” confirmamos la corazonada de que “el serranito” ganará en la elección. El evento de “los verdes” fue a reventar y nos llamó la atención un invitado especial, el regidor Eduardo Martínez del que nos dijeron fue en representación del alcalde, Arturo Dávalos Peña. Tan seguros están de ganar “los chéferos” que ya contrataron al Mariachi Navidad de Mascota ahí en el feudo de Toña. No se nos olvida que el padre Nacho les entregó un reconocimiento por los apoyos del ejido a su iglesia de La Talpita. Ya si no; ese pergamino vale el terrenito regalado por la entrada Mojoneras. Y como para darles un último empujón, el cronista de la ciudad, profesor Manuel Gómez Encarnación tomó el micrófono y le lanzó piropos al “Chéfero” Ramírez, diciendo que pocos como este comisariado han trabajado para el pueblo. De “El Serranito” rescatamos su compromiso de dar seguimiento a la agenda de trabajo de la actual mesa directiva y destacó que ese trabajó quedó a un 90 por ciento de concluirse.

Leave A Reply

10 + 17 =