Lo malo, lo feo y lo peor de los “informes” de Luis Munguía y su farsa

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Este último sábado y domingo, el diputado local, Luis Ernesto Munguía González asistió a la colonia Las Flores y a Los Tamarindos a rendir su “informe legislativo”. Un domingo antes arrancó su tour en Las Palmas y de esos tres “informes” ofrecemos conclusiones parciales: la impuntualidad del diputado –promedio de dos horas-, la desorganización y proliferación de “generales”, la pobreza de su trabajo legislativo y su proclividad en hacer suya la obra pública, federal, estatal y municipal.

El “novenario” de informes de Munguía inició el domingo 17 y hasta allá cargó con todo su equipo político de tal forma que los lugareños se sintieron invadidos por extraños en la plaza. Podrá parecer exagerado pero un vecino nos dijo que eran más los foráneos que los palmeños.

Bien, concentrémonos en el discurso, en el informe. El contenido es el mismo, repetido a pie juntillas en Las Palmas, Las Flores y Los Tamarindos. Destacó logros, como gestionar más de 100 millones para el reencarpetamiento asfáltico y mantenimiento a la carretera Mascota-Las Palmas. En una gacetilla impresa, Munguía se aumenta la cifra de 100 a 197 millones de pesos para el arreglo de la carretera estatal 544.

Presumió que él en su calidad de regidor de Obras Públicas en el gobierno de Ramón Guerrero Martínez hizo posible remodelar y construir la plaza y el espacio deportivo. En Las Flores no hay obra pero es cierto que remodelaron la plaza de Las Palmas y construyeron la cancha de basquetbol y voleibol y frontenis de Los Tamarindos. Son parte de una serie de obras que por asignación directa le dieron a Carmelo García, un constructor ya finado conocido por ser el padrino financiero de “el mochilas” y el propio de Munguía.

En el tema tres, infraestructura, Munguía destacó haber sido parte de su gestión más de 500 millones de pesos para construir el “puente federación”. Por lo menos en Ixtapa, dio crédito al alcalde Arturo Dávalos en ese logro. En una gacetilla informativa impresa distribuida entre los asistentes se indica “en equipo logramos más de 500 millones de pesos para la construcción del puente para conectar a Puerto Vallarta con Bahía de Banderas”.

Munguía hace suyo y personal la obra del “rescate del Hospital Regional, donde se gastó 30 millones de pesos”. Destacó que a él le deben la reconstrucción de la escuela primaria López Cotilla en la colonia Versalles y otros planteles escolares, una inversión de 20 millones de pesos.

¿Informe legislativo? Por lo visto, escuchado y lo dicho por el diputado Munguía, pareció haber sido una relatoría de un gestor común. En la media hora que habló la noche del domingo en Los Tamarindos habló de generalidades las veces que aludió temas legislativos: Que impulsó iniciativas para igualar derechos salariales y de trabajo de las mujeres con los hombres, leyes con castigos más severos por maltrato animal, iniciativa pro lactarios en edificios públicos. Y párele de contar.

Ah, también presumió una iniciativa en respaldo a los pobladores de Mismaloya y haber sido el gran gestor para la reapertura de los aguamáticos.

Si nos quedamos con lo anterior, estaríamos ante un legislador que pasaría a la historia y eso es como faltar a la verdad. La tarea de Munguía es legislar y ahí nos queda mucho a deber. El diputado no puede dispendiar su tiempo en labores de coyotaje. Su quehacer es crear y aprobar leyes. Carece de atribuciones para influir en llevar garrafones de agua a las colonias.

Ahora, basta con observar el calendario de los informes y tomar nota de tres de los seis “informes” dados hasta hoy. A menos que haga algún recorte, restan tres: jueves 28 en la colonia La Primavera, viernes 29 Villa de Guadalupe, y sábado 30 en las canchas deportivas del Infonavit. En los últimos dos, hasta con montajes de pantalla led.

En estricto sentido no son informes legislativos sino meros actos políticos, una disfrazada y adelantada campaña de Luis Munguía.

El domingo, antes de las seis ya estaba su avanzada en Los Tamarindos. Se instaló el equipo y una hora después salieron a tres jovencitos a realizar bailes exóticos. Eran “las princesas orientales. Media horas después salió Juan Carlos Vázquez, “el payaso Papos”, que con la pena por la enfermedad de su madre alegró a las familias al hacer bailar al “chocorrol”. Eso sí, mientras “papos” pedía el pago para su taxi, “el chocorrol” le pedía su correspondiente “billete” por participar.

En Los Tamarindos, notamos que si algo tiene Munguía, son “generales” y pocos soldados para las tareas logísticas. Esos “generales” se desentendieron del evento y el trabajo recayó en Carlitos Andolini Ruiz Hernández, “el litos” para los amigos. Fue él quien organizó los dos informes de Ixtapa.

¿Quiénes son esos “generales” que no ayudan pero mucho estorban en el novenario legislativo de Munguía?

Son caras conocidas y a la cabeza destacan Rosalío Villaseñor, “el chalova” un funcionario chúntaro que trabaja de administrador del edificio de la UNIRSE. Muy en su papel de divo, los amigos de Las Palmas vieron a Oscar Daniel Cuevas mejor conocido en los círculos rositas y por estudiantes del Tec de Vallarta como “el winnie Pooh”. Ah, nos hablaron con una dama guapa y rabona, de nombre o apodo “Melissa”, ella también con pose de diva en la cima. Al final no pudimos confirmar si se trataba de Melissa Madero, que es una dama infaltable en este tipo de eventos.

Rosalío Villaseñor.

Susana Ortega se fue a dominguear a Las Palmas pero ausente el sábado y domingo en Ixtapa. Es la coordinadora en la zona rural del proyecto Munguía pero faltó a su responsabilidad, la de ir a supervisar el trabajo de Antolini “el litos”, que como “la Susy” saltó del PRI al equipo Munguía para trabajar en el proyecto.

En Las Palmas reconocieron a Paul Rodríguez por haber sido antes coordinador de Clubes de la Tercera Edad en el DIF. Lo saludamos en Los Tamarindos. Del DIF brincó al Seapal y se le ve entusiasmado.

En los tres “informes” citados, lo destacable es la habitual conducta de la impuntualidad de Munguía. El diputado arriba al lugar dos horas después de la hora a la que se invitó a los ciudadanos. Dos horas de espera es demasiado tiempo. Es tedioso la media hora de los arabescos bailables de “las princesas orientales”. Las mujeres de mayor edad se cansan de estar sentadas como le pasó a doña Manuela Ramos.

Con bailes y payasos, las rifas de la plancha, una licuadora y una pantalla plasma, y dos o tres decenas de acarreados de El Pitillal y colonias de Puerto Vallarta, Munguía a duras penas reunirá más de 200 personas. Esa cifra es de Ramón Chávez Lara. El gran motivador y “generalote” del team Munguía calculó en esa cifra la asistencia en Los Tamarindos.

¿Acarreados? Es la mejor manera de identificar a extraños y desconocidos en los barrios donde han realizado los tres informes en la zona rural. A Las Palmas arribaron varios jovencitos en una camioneta y algunos menores de edad. Hubo quienes cumplieron con asistir pero sin hacer trabajo en la organización y Fernando Carrillo es un ejemplo de quienes, al justificar su asistencia, caben en el supuesto de “acarreados” para hacer bola.

Revolcadero

A Las Palmas, el domingo 17 asistió el director de Desarrollo Social, Víctor Bernal Vargas. Puede resultarnos curioso pero fue invitado especial de Luis Munguía en el arranque de sus nueve informes legislativos. Curioso porque Víctor Bernal y Munguía son los dos aspirantes del Movimiento Ciudadano a la candidatura a la alcaldía para el 2021. Bien, pues resulta que Bernal llegó puntual y pues ya con el escenario listo se dedicó a saludar a los asistentes. Hasta parecía que el evento era suyo. Sin embargo, ese mismo domingo había sido invitado a un “evento con causa” en la misma comunidad y al agotarse su tiempo en la espera de Munguía, abandonó el lugar para cumplir a tiempo su compromiso. Le solicitó a su acompañante, David de la Rosa Flores quedarse al informe y el ex delegado municipal de Ixtapa hasta posó para las fotos al lado de Munguía.****** Por cierto, el que parece haber perdido su talento para el maneo del micrófono y en eso de “maestro presentador”  es el amigo Jimmy Navarro. Se le notó muy errático y despistado en Las Palmas. Tal vez es por falta de ejercicio. Cuando presentó al ex regidor y presidente del ejido de esa comunidad Oscar Ávalos Bernal lo presentó como “el ingeniero”. Eso, cuando todos los habitantes de Las Palmas saben que ni la primaria concluyó. Nosotros acá le echamos porras al “Jimmy”. Le quedan tres informes y todavía puede mejorar su actuación. Quizá le afectó que de seis informes, nomás ha ido dos veces a hacerla de presentador.****** Por cierto, en el equipo de Munguía hay varios activistas que en otro tiempo se destacaron en el equipo de César Abarca Gutiérrez. Imposible con ellos eludir otros priistas que se vistieron de naranja y uno de esos cuadros es José Pelayo Martínez. Es el famoso “Pepe Pelayo”. A diferencia de otros, Pelayo decidió incorporarse al Movimiento Ciudadano pero alinearse al grupo político del alcalde Arturo Dávalos Peña. No sabíamos pero nos han comentado que Pelayo ha estado metido en asuntos religiosos y que su creencia religiosa no comulga con mentiras y falsas promesas. Que en la última parte de su época de priista se dio cuenta que estaba rodeado de mentiras y esas cosas y ya con César Abarca expresó sus deseos de abandonar el proyecto y al partido. Le pidieron aguantar. Ya en julio del año pasado, derrotado Abarca y el PRI, se sintió libre y tomó la decisión de abandonar al tricolor. Justo un año después aceptó participar en el MC y le dieron el nombramiento de director del Conalep Plantel Ixtapa.

 

Comments are closed.