Los contrastes en el arranque de campaña de Abarca y “El Mochilas”

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

En Días de Guardar arrancó la campaña federal electoral. El domingo hubo fiesta en El Pitillal pues César Abarca Gutiérrez, uno de los más destacados hijos del viejo barrio “centro”, inició su camino a San Lázaro con la meta de convertirse en “el mejor diputado federal de la historia”.

Las coloridas estampas del arranque de una campaña priista contrasta mucho con la de sus adversarios. El catalogado adversario número uno de César Abarca, Ramón Guerrero, prefirió enmontarse. Se fue a los caminos reales que llevan a Talpa de Allende y se unió a la caravana política liderada por Enrique Alfaro, el abanderado del Movimiento Ciudadano al gobierno de Jalisco.

El motejado como “el mochilas” prefirió la comodidad del frente de una de sus casas ciudadanas, esta es la de Mascota, para arrancar su campaña. Les hizo el fuchi a sus seguidores de Volcanes, el humilde asentamiento que presumió era el símbolo de sus pretensiones políticas. Volcanes y alrededores de la unidad deportiva La Lija, son feudos que “el mochilas” ya perdió. Y no precisamente se los arrebataron los adversarios, priistas, panistas, morenistas, perredistas. Desde adentro del MC ha sido rebasado por su más formidable “enemigo político”, Arturo Dávalos Peña.

Pero bueno, centrémonos en el arranque de la campaña federal. Es triste pero se debe decirlo. Nadie sabe, o por lo  menos no nos hemos enterado de alguna actividad atribuida a los candidatos del resto de los partidos. Ignoramos nombres de candidatos del Panal, propietario y suplente. Hasta ocioso nos resulta detenernos en hurgar las memorias electrónicas para dar con esos nombres. Pero, como el Panal, igual está el resto de la chiquillada. No pinta el abanderado de Morena. No se escucha decir nada de quien sea el candadito del Verde Ecologista. Del candidato del PAN ni sus luces. Si omitimos algún otro partido que nos disculpen. Si no hacen ruido, si no salen a las calles a pedir el voto pues, no habrá mente que retenga  al menos sus nombres.

Entonces, mientras la chiquillada, y se incluye el PAN naturalmente, están condenados a ser meros participantes testimoniales, la atención popular y la apuestas apuntan al priista, César Abarca y al político de Ayutla, Ramón Guerrero.

Es un proceso interesante sin duda el marcado como arranque en un Viernes Santo pero por respeto al calendario religioso, fue hasta el domingo, cuando las hostilidades las inició el pitillalense, Abarca Gutiérrez.

Visto el primer acto de César, ya marcó que va en serio por la diputación federal. Entre sábado y lunes programó diversas actividades. En El Tuito, cabecera municipal del vecino Cabo Corrientes, también fue a dejar testimonio de pretender ganarse el apoyo de los electores.

El fin de semana, hasta tierras sinaloenses nos llegó la invitación del acto de Abarca en su barrio. Contrastante con el silencio sepulcral en la campaña de Guerrero. Hasta pareciera tienen miedo de que se enteren de sus actividades.

Ya el lunes las distintas crónicas del evento priista nos dieron detalles de un retrato muchas veces visto. Nadie como los amigos del PRI en eso de organizar sus eventos. La crema y nata del priismo local y del distrito se dejó ver en el barrio del abanderado. Los ex alcaldes, Gustavo González Villaseñor y Francisco Javier Bravo Carbajal ahí estaban, sin regatear su apoyo al ex director del Seapal. El último abanderado a la alcaldía, Andrés González, está con todo al lado de Abarca. La maestra Violeta Becerra Osoria, le dio realce al evento con su presencia. Ella es la presidente municipal de Talpa de Allende con licencia, y candidata tricolor a la diputación local. Claro, la familia es el más fuerte símbolo de la unidad alrededor del candidato.

Debemos entender múltiples razones del por qué Abarca eligió su barrio para su primer acto de campaña. La familia es el centro de su universo y ella estaba en aquel momento dominical. Esa demarcación es la más poblada del municipio y es de fácil acceso desde cualquier punto. Incluyendo Ixtapa, donde residen más de 30 mil habitantes, y Las Juntas, con otros 12 mil ciudadanos. La manzana de su calle fue insuficiente para recibir a sus invitados. Considerando el total de electores del distrito 05, no existe en todo el distrito un punto geográfico con mayor densidad demográfica.

César Abarca fue cobijado por sus vecinos y varios de sus mentores, en las aulas y en el mundo de la política. Varias personalidades presentadas por él como impulsores importantes en algunas etapas de su vida, ahí estaban. Alguien publicó por ahí un video de entrevistas cortas describiéndolo como un vecino ejemplar y de cual se sienten orgullosos.

Ya con mayor índice de conocimiento en la ciudad, al lado de Abarca se pudo ver a la maestra Violeta Becerra. Es la candidata a la diputación local y en igual probabilidad que Abarca, ella apunta a ser la gran revelación y amenaza con derrotar al abanderado del MC, Luis Munguía. El deterioro de la imagen de Luis Munguía, le abre la oportunidad a Violeta Becerra de competir y salir airosa.

Ya en otras veces hemos advertido del crecimiento de los dos candidatos del PRI en el distrito. César Abarca ha crecido enormidades. Cualquier incrédulo podría constatarlo con una mirada en las redes sociales. En la proporción que crece el apoyo popular a Abarca disminuye la aceptación de Ramón Guerrero. En términos  matemáticos, un punto vale por dos. Es decir, si Ramón Guerrero pierde un punto, este va al caudal de Abarca.

Munguía ha puesto en riesgo su futuro político inmediato al exhibirse como una figurilla de carpa de barrio cuyos hilos los mueve “el mochilas”. El rechazo masivo de los vallartenses fue inicialmente para el adversario de César Abarca pero poco a poco ha migrado a Munguía. Nos han confirmado que incluye, familiares de Munguía que al inicio de su carrera política lo apoyaron decididamente, le han dado la espalda. ¿Por qué? Por su necedad de jurarle amor eterno al más odiado de los enemigos de uno de los suyos, de un patasalada como definen a Arturo Dávalos Peña.

En cualquier escenario distinto al de hoy, el MC pasaría por encima de priistas y demás. Sin embargo, los vallartenses sienten una repulsión hacia el dúo Mochilas-Munguía en un grado perceptible fácilmente pero no fácil de incluirlo en los cálculos del futuro cómputo. No se sabe a ciencia cierta pues, hasta donde llegará el voto antimochilas y en qué grado perjudicará a Munguía. Pero poco a poco se expande masivamente la consigna de “ni un voto al mochilas” y esa espiral atrapó peligrosamente a Munguía.

Los desfiguros de Guerrero y Munguía estropearon la ya de por si manchada imagen de los dos en la locuaz carrera por descarrilar el proyecto de uno de los suyos, de Dávalos. La presión a nivel de chantaje y extorsión política los colocó como ramplones tragaldabas, de alta codicia que no les importó partido ni militancia ni mucho menos Puerto Vallarta.

Por lo menos “el mochilas” se echa a la hamaca y cosecha votos del trabajo de los panistas y perredistas. La alianza le permita esa ventaja, la de sumarse los votos del MC, PAN y PRD a Guerrero. Los amigos enmochilados nos han dicho que eso ha confiado al de Ayutla.

Revolcadero

Ya por entregar este material, conseguimos algunos datos. El Partido Verde Ecologista de México, el PVEM alcanzó a piratearse a Teresita Marmolejo y competirá por la diputación federal en el Distrito 06. Toda una aventura de la guapa ex presidente de la Canaco a quien media ciudad la asoció, primero en el PRI y después en el PAN. Fueron los panistas quienes la rechazaron, y se le armó la gorda hasta lograr sacarla de la planilla, donde el candidato, Saúl López Orozco la tenía en la posición número 2, segura futura regidora. El que estará encantado es nuestro amigo Manuel Galindo Nolasco, apuntado como candidato a la diputación local. Galindo ha cometido un primer error, llevar como suplente a su compadre el ixtapense, Chago Flores que es bueno… pero para perder una y otra elección de cualquier tipo. Las dos últimas elecciones perdidas por el contador Chago Flores fue la del ejido Ixtapa, esto allá por la tercera semana de diciembre, y en febrero, también en la tercera semana, la elección en la Asociación Ganadera. Y en las dos elecciones fue Zeferino Ramírez Colmenares que lo ha hecho morder el polvo.***** Otro dato obtenido de última hora. Que la candidata por la coalición Morena-Partido del Trabajo-Encuentro Social, es Lorena Jiménez. Alguna vez oímos hablar de ella. Que es profesora de profesión. Nos destacaron que es una férrea activista de izquierda y no desperdicia la oportunidad de tomar el micrófono y lanzar incendiarias arengas contra el sistema, el sistema político, el sistema de partidos, el sistema económico, contra toda la nomenclatura mexicana hegemónica. Que es una dama bien preparada en la academia. Pero nos late que hasta Fidencio Hernández, el barzonista, haría mejor papel de candidata. La prueba está en que, a cuatro días del arranque de las campañas, nomás no sabemos en dónde anda la doña.*****Otra más del tema. Finalmente supimos que Ramón Guerrero Martínez arrancará su campaña este jueves 5 de abril. Eligió el confort de Las Juntas pues allá tiene garantizado el calor que le ofrece Ariadna “La Nena” Luquín, su padrino de matrimonio Toño Arreola, los herederos de su padrino financiero, Don Carmelo García, fallecido hace algunas semanas durante un viaje a Cancún. Que ya le ordenó a su chalán, el apodado “el Cachis” llevarse a toda su pandilla, amigos, amigas, leandros, redondos, toda la cofradía. ¿Por qué escogió Las Juntas, quien es su operador político? preguntamos. “Su coordinador, Toño Pinto”, fue la respuesta.****** Pasada la Semana  Mayor, ya en Semana de Pascua, nos han preguntado sobre el PRI y su planilla. Nos fuimos a Tecuala cuando arreció la revuelta de Eliseo “el gallo” Aréchiga, su “gallada” y sus padrinos políticos. No aceptaron abrirle campo al hermano, Saúl Ginez y permitirle la tercera posición. Al día, nos afirman que Aréchiga logró imponerse pero que será hasta el jueves cuando resuelve el PRI en definitiva si hay cambios. La solución probable, propuesta por los padrinos del muchacho de El Pitillal es mantenerlo y abrirle campo al “hermano Saúl” en una posición más abajo. Lo que no desaparece es la amenaza de sacar a Lino Ortiz Muñoz de la planilla. El candidato, Roberto González defendió al “Cheo” pero no abogó por Lino Ortiz y al quedar éste desprotegido, está condenado a desaparecer de la planilla tricolor. Ni sus sobrinos, los hermanos Rafita y Chavita, González Reséndiz hablaron en favor de Lino. Pero que nadie llore. La última palabra la tiene el gobernador Aristóteles Sandoval y ha dicho que decide el viernes.

Leave A Reply

cuatro × 5 =