Los otros “desaparecidos” de VadeBa de los que ni la prensa habla

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El jueves 4 de Julio “desapareció” en Valle de Banderas, Cuauhtémoc Félix Santana, su hermano Filiberto y dos amigos de ambos, “el comején” y “el tomillo”. Tampoco se sabe dónde está la esposa “el tomillo” y de su hijo de 18 años de edad.

En la cabecera municipal de Bahía de Banderas, todos los vecinos hablan del tema. Pero “oficialmente” no ocurrió nada, no hay reportes, quejas ni denuncias. Tampoco la Policía Municipal tiene reporte alguno. No ha habido novedades y menos ese jueves.

“Los levantaron”, nos han reiterado los lugareños. Y también creen que ya los ejecutaron y las familias han sido enteradas por los mismos verdugos.

A los dos o tres días de ocurrido el “levantón” de los hermanos Félix Santana supimos de ciertos detalles y transcurridos diez días nos causa extrañeza el silencio de la “combativa” prensa del vecino municipio. Tal vez le dedicaron atención al manoseado asunto de la desaparición y repentina aparición de Chavita Macías. Supimos que los ejecutores del operativo hablaron con la familia Santana y ordenaron guardar silencio. Ni se les ocurra reportar a la policía ni ir a levantar denuncia judicial, les ordenaron. Y así ha sido.

Nos extrañó ese silencio porque Valle de Banderas no deja de ser uno pueblo chico en donde todo se sabe. Cuauhtémoc “el temo” Félix Santana y su hermano “el fili” son conocidos en ese pueblo por ser del linaje de los llamados “los Santana del Valle”. Son los sobrinos del ex diputado local y ex candidato del PRI a la alcaldía, Héctor Santana González. “El Temo” hasta septiembre del año pasado se desempeñó como jefe de Inspección, Verificación y Vigilancia Municipal.

El nombre y apodo de “el Temo” trascendió más allá de la región cuando una vez fue encarcelado en San Blas porque en un momento de euforia sacó una pistola y disparó al aire. Arreciaron los comentarios en el sentido de que el muchacho ya andaba en malos pasos e inclusive, ya sus vecinos decían que presumía ser de “la nueva generación”. El alcalde Jaime Cuevas Tello no le perdió confianza y lo mantuvo a su lado.

Jaime Cuevas Tello.

Ese jueves 4, Sergio Moreno, alias “el comején”, hijo de “el chalupas” recibió una llamada pidiéndole buscar a Víctor “el tomillo” Camacho para ir a auxiliar a los hermanos Félix Santana. En la llamada les dijeron que la camioneta del patrón sufrió una ponchadura de llanta allá por el lado de Sayulita. “El Tomillo” estaba en una fiesta con su familia. Su esposa decidió acompañarlo y también el hijo de ambos, un jovencito que apenas ronda los 18 años y estudia bachillerato en una escuela privada de Puerto Vallarta.

Todo indica que en la carretera sometieron a “los Santana” y los usaron para atraer a un sitio determinado a sus amigos. Nadie sabe el desenlace pero la versión más aceptada es la ya dicha arriba, que fueron levantados por un grupo armado y los ejecutó.

“El Temo” construyó una casona blanca sobre la calle Benito Juárez, a espaldas de la escuela primaria “20 de Noviembre”, también a una cuadra de la plaza y a unos pasos del cuartel de policía. Su esposa ya abandonó la imponente casa y nadie sabe dónde está. El domingo observamos que tenía algunos vidrios rotos y cuando preguntamos, nos dijeron que desde el antepasado fin de semana la saquearon.

No menos dramático es el destino incierto de Víctor Camacho “el tomillo” y su familia. Todos están desaparecidos y se presume que otro pariente de ellos pudo estar en el grupo de los desaparecidos.

A “El Fili” y “el tomillo” y su hijo los identificamos en una fotografía donde posan en un palenque de gallos. El hermano menor de “el temo” aparece discreto, atrás de quien tiene en manos el gallo en tanto que “el tomillo” viste camiseta azul a rayas y a su lado su hijo con suéter gris. En la misma estampa aparece un familiar del diputado local Ismael “el maylo” Duñalds. Es el mismo que hace dos años y medio fue “levantado” en Marina Vallarta. Lo soltaron para ir avisar a la familia que habían sido ejecutados.

Ismael «El Maylo» Duñalds.

La presencia en la foto del sobrino de “el maylo” Duñalds nos remitió irremediablemente a revisar aquel levantón de un grupo de personas en “La Cevichería”, en pleno corazón de Marina Vallarta.

Bien, fue el sábado 11 de noviembre de 2017 cuando se alertó que un grupo de hombres armados sometió y subió a varios hombres a dos camionetas. Nadie se opuso y para asombro de los testigos el escuadrón de pistoleros huyó con sus presas. En los siguientes días, aunque a cuentagotas, se supo que entre los levantados estaban dos hijos de José “el chepe” Flores quien por esas fechas aún era delegado estatal de Tránsito del Estado, cuya oficina se halla en Mezcales.

José “el chepillo” Flores y su hermano “Fede” nunca aparecieron. Entre ellos había otros hombres levantados, además del sobrino del diputado local y ex regidor, Ismael Duñalds. A Ulises, el pariente del legislador le permitieron regresar sano y salvo, condicionado a dar señas de la saña con la que mataron a los hermanos Flores. En la foto del palenque, ahí está “El Ulises”, campante, con tenis rojos, entre el gallero y el hijo de “el tomillo”.

Héctor Santana.

Una de las hermanas del “chepillo” Flores es la esposa del “Temo”. Eran cuñados pero desde hace algunos años, del distanciamiento, se enemistaron. Desde aquel noviembre ya se comentaba en Bahía de Banderas que los hijos de José “el chepe” Flores fueron víctimas de una traición. Las sospechas recayeron en el cuñado “Temo” pero jamás se probó nada.  Nadie sabe en donde se halla la mujer que abandonó la casona blanca. De Nayely, la esposa de Filiberto, y sus dos hijos vive con sus suegros, ahí en Valle de Banderas. Le ayuda no poseer linaje puro como el Flores de su concuña.

En realidad nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrió entre esas dos familias emparentadas, los Santana y los Flores. En donde todos coinciden es en suponer que entre ellos se están matando. Pero eso es una mera sospecha, una plática de cada esquina en Valle de Banderas. Dos hermanos Flores y dos hermanos Félix Santana están desaparecidos y ninguna autoridad sabe en dónde están.

Los Flores fueron los consentidos en todo el sexenio del “fiscal zeta”, a quien también le apodan “el diablo”, Edgar Veytia. “El Chepillo” era ahijado del gobernador Roberto Sandoval Castañeda. Bahía de Banderas, una parte del sur de la entidad fue pues, territorio de los Flores.

Para equilibrar fuerzas, los Félix Santana incursionaron al sur del río Ameca. Tampoco nadie lo puede afirmar pero en las esquinas de Valle de Banderas se puede escuchar de voz de cualquier parroquiano el rumor de ser El Temo miembro de “la NG”.

No queda claro si los cuñados eran “contras” uno del otro. Lo cierto es que en La Cevichería de Marina Vallarta, levantaron a los Flores y a sus amigos y ahora están desaparecidos el cuñado Temo, su hermano Fili y sus amigos. El “Fede” y “Chepillo” nunca aparecieron. Los vecinos creen que a los Félix Santana, ya no los verán con vida y lo sabe la familia.

Revolcadero

Sergio Moreno, el de apodo “el comején”, es un hombre trabajador y a últimas fechas había avisado a sus amigos estar por vender lotes en la playa El Novillero, allá por Tecuala. A finales de junio realizó un viaje y en el camino grabó y publicó varios videos cortos. También se le conocía por vender birria allá por su barrio Las Moras en Valle de Banderas. Sus amigos y seguidores en las redes sociales relatan que todo el día gustaba interactuar con usuarios de la comunidad cibernética. Su última publicación se registró el 4 de julio a las 18:35 horas. Era una frase, “nunca juzgues por las apariencias”. Quienes lo conocen juran que no andaba en buenos pasos pero hasta ahí. Su amigo y vecino en Las Moras, Víctor “el tomillo” Camacho abrió una cuenta en el “feis” y raro fue verlo conectado. Prefería distraerse en los gallos. De él nos acordamos de cuando en una cantina, por la espalda golpeó a otro cliente con un envase de cerveza. ******* Como ya se consignó líneas arriba, Cuauhtémoc y Filiberto Félix Santana son hijos de Rosario Santana, la hermana del ex diputado local y ex aspirante. Sergio Moreno, el hijo del “chalupas”, Víctor Camacho y “el tomillo” se entregaron como nadie al proyecto político de Santana. Sobre todo el último, y su hijo Edison, trabajaron de tiempo completo para hacer ganar al abanderado del PRI.  Sin embargo fueron vencidos por el médico Jaime Cuevas Tello. Por mero morbo revisamos el muro de Héctor Santana y hallamos escasas dos publicaciones, la penúltima el 8 de julio, y la última al mediodía de este domingo 14. Viniendo de un tipo como el ex diputado, que disfruta informar de sus idas al gym, sin duda eso es inactividad total. Nos informaron que él está en su casa, que no se esconde, y que es normal padezca el desánimo.******* La atención de los periodistas y de la prensa en general de Bahía de Banderas, como de todo el estado, se dedicó a la visita de Don Santo Amlo. Desde un cuartel militar de la capital, cora se originó la transmisión de “la mañanera” en donde la amiga Paty Aguilar se apoderó del micrófono y ya no lo soltó. Hizo la relatoría de abusos y atropellos, de levantados y desaparecidos en Bahía de Banderas. Total, que no dejó títere sin cabeza y causó el enojo del gobernador Toñito  Echevarría García y del Fiscal, Petronilo Díaz Ponce. Fueron once minutos lolos que habló la Paty y en menos de un minuto obtuvo respuesta presidencial, la de “vamos a ver”, “hablen con Durazo”, algo por ese estilo. No tenemos dudas, la carnita política está en ese tema y en eso se entretienen los periodistas más críticos del territorio cora. En la historia contada por Paty Aguilar Romano hay mucho por rascar y un hilo lleva a los hechos del jueves 4 de julio.  No hay nada por ver en la Independencia de los gabachos. Tiene que ver con el plan del exterminio de los aliados de Veytia.

Comments are closed.