Los panistas despiertan de su letargo para renovar dirigencia local

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Al cabo de una prolongada abstinencia el Partido Acción Nacional y sus 396 militantes activos o menos, por parafrasear la máxima peñista, despiertan de su letargo y vuelven a la carga. Han sido llamados a votar este domingo 11 de agosto para elegir a su nuevo Comité Directivo Municipal en donde hasta hoy despacha al frente Ricardo Ponce Ibarría.

Con anterioridad al cierre de registros, solo damas confesaron sus aspiraciones de tomar las riendas del alicaído panismo vallartense. La maestra Gloria Idalia González de León vuelve a sus andadas y reaparece en pos de la dirigencia luego de su fallida candidatura a una regiduría. De aquella aventura, solo le quedó una deuda por el préstamo de 80 mil pesos. Ahora se le acomodaron las fichas de tal forma que tiene a su alcance el voto mayoritario de los panistas.

Pero primero detengámonos en Marcionila Sahagún Peña. Es la hermana de la ex regidora en el lejano trienio 2003-2005, María Elena “nena” Sahagún y su fortaleza radica en el apoyo del ex candidato a la alcaldía y regidor, Saúl López Orozco.

Saúl López Orozco.

“La candidata de Saúl” fue candidata suplente de María Cristina Uribe Enríquez a regidora en la elección pasada. En la planilla de Marcionila destacan Juan Martín Aguiar Quintero y Jorge García Alcantar, quienes contendieron para regidor en las posiciones 7 y 9 de la planilla de López Orozco. Patricia Jazmín Trinidad Barrón, suplente de Aguiar, también es parte de esta candidatura.

No vemos por ningún lado un eventual triunfo de Sahagún Peña. El capital político de Saúl López es relativo y difícilmente le alcanzará para salir airoso en una elección que permite votar estrictamente a los militantes activos. Un ejemplo son los tres empleados subordinados, asesores o asistentes del regidor, de los cuales, solo uno es miembro activo del PAN. El propio regidor ni siquiera es miembro activo del partido.

López Orozco se ha confrontado desde el primer día de su gestión con el partido y sus asociados. La militancia le ha reclamado su desdén al partido y le ha respondido con indiferencia.

Hoy en día el panismo se ha reagrupado de tal forma que en la práctica se extinguieron las corrientes doctrinarias y neopanistas para crearse una sola corriente. López Orozco no cabe en ningún lado pues ni siquiera es panista. Pudo ser abanderado a la alcaldía solamente impuesto desde Guadalajara y con la desaprobación inicial de la militancia local.

Idalia González de León.

Hemos dado lectura a ciertas “invitaciones” echas llegar a Marcionila para hacer un esfuerzo y acordar una planilla de unidad. Todos los mensajes los dejó “en vista”. Ello solo puede ser un indicativo de estar decidida a participar en el proceso interno. Panistas que apoyan a Idalia González de León nos presumen que solo atiende instrucciones del regidor López Orozco.

Una tercera dama ha expresado sus intenciones de registrarse. Es la ex regidora Dulce María Flores. Nadie le puede reclamar jugarle chueco al PAN pero ahora todos se acuerdan que en su gestión de regidora, rehuyó reportarle a su partido la cuota estatutaria. Más o menos como al principio le hizo el actual regidor. Sin embargo, cuando la maestra reparó en su actitud, el cheque por un pago del orden de los 50 mil pesos no pudo ser cobrado por el partido. “El cheque rebotó” es la expresión popular que desde hace algunos años se platican entre los panistas.

La convocatoria es precisa cuando se trata de cumplir los requisitos para postularse a un cargo partidista, así sea para presidente del partido, consejero estatal o nacional: estar al corriente con sus obligaciones como militantes en los términos del artículo 12 de los Estatutos del partido. Quien no cubre la cuota obligada no es elegible y en ese supuesto cae la maestra hasta en tanto no se ponga al corriente. Al menos hasta el mediodía del lunes no se sabía si pagó aquel adeudo de cuando fue regidora.

Dulce María Flores.

En aquella campaña por la diputación federal del 2015, Dulce Flores hizo fórmula con Mirna Muñoz Vargas. No fueron competencia para el Movimiento Ciudadano pero se sintieron satisfechas con los votos logrados. Todo indica que volverán a unir fuerzas en una nueva aventura y con esas intenciones pidieron para las dos la “carta de salvedad”.

La maestra Dulce Flores puede registrarse sin problema alguno. Lo de menos es si se puso al corriente con el pago de su cuota. En el partido, la Comisión Electoral no podrá negarle el derecho a su registro. Ya en Guadalajara se revisará su caso y se dictaminará la procedencia de su registro.

Sin embargo, la misma convocatoria establece tanto para participar a la dirigencia del partido, consejero estatal o consejero nacional, que funcionarios y servidores públicos “en cargos emanados del PAN (deben) estar al corriente en el pago de cuotas”. Si la maestra no se puso al corriente, allá en Guadalajara podrán declarar la improcedencia de su registro.

Nos llama la atención el escepticismo y la apatía de la militancia en su proceso interno. Desconfían hasta de su padrón de militantes y no porque tengan temor a ocurrir chanchullos como en otros tiempos. No. Sucede que admiten anomalías permitidas y toleradas desde la dirigencia nacional. Hallamos que en el padrón aparecen nombres de personajes que inclusive ahora se destacan por haberse erigido en férreos críticos. Uno de ellos es el ingeniero Antonio Escobedo Pulido. Otro, Ramsés Moedano.

Como los citados arriba, hay otros que en su momento renunciaron y hasta por escrito, otros más que sencillamente no se reafiliaron, pero no han sido borrados del padrón de militantes activos. Quién esté en este supuesto, puede participar en la elección de la nueva dirigencia.

Acción Nacional ha sido incapaz de actualizarse, o de menos implementar mecanismos para desterrar a elementos que por voluntad propia o declaración pública renunciaron a su militancia. En su última reafiliación, el partido acordó “reafiliar” en automático a militantes con 15 años o más de militancia. Sus escritos de renuncia por ahí están guardados “en trámite”.

Revolcadero

Decíamos líneas arriba que el padrón de militantes activos del Partido Acción Nacional se estancó en 396 activos. Eso es lo que hay en papel aunque físicamente hay registro de pérdidas. Con solo el diez por ciento de la asistencia la asamblea y votación será suficiente para declarar válida la elección. Es decir, si concurren alrededor de 30 militantes pudiera ser suficiente. En termómetro se marcó hace unos meses cuando se convocó a una asamblea para renovar sus cuadros directivos del Comité Directivo Estatal. Ahí participaron algo entre 160 y 175 panistas. Hay diversos ejemplos de panistas desinteresados en el proceso, por decisión propia o por involucrarse en otros proyectos o partidos políticos. Por ejemplo, Martina Palacios Ángel y Víctor Martínez Oronia y familia, todos de Ixtapa, han sido vinculados al Movimiento Ciudadano. Y no son los únicos.******* Por cierto el Partido Revolucionario Institucional también tendrá su proceso interno el domingo 11 de agosto. El mismo día que los panistas elijen a sus dirigentes en los municipios de la entidad, los priistas de todo el país saldrán a elegir por su dirigente nacional. Es una elección nacional y en Puerto Vallarta harán uso de ese derecho casi ocho mil militantes incluidos en el padrón actualizado. Se instalará una mesa de recepción de votos en el legendario edificio de la calle Río Grande, ahí en donde despacha Juan Carlos Carrillo. Los tres candidatos contendientes son Alejandro Moreno, Ivonne Ortega y Lorena Piñón. El primero es el favorito pero la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega preocupa a los caciques regionales promotores del gobernador con licencia de Campeche.****** La frase, “no se portó bien con nosotros”, dedicada a Proceso y dicha por el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador es para preocupar a propios y extraños. El remate, “ya casi no lo leo”, es lo de menos. Los dictadores de la historia así empiezan, erigiéndose en falsos paladines de la democracia para terminar quitándose la máscara y declarándose reyezuelos y vulgares tiranos de aldea. Ese no debe ser el destino de México. Los mexicanos no merecemos un represor. El presidente de la república ni su gobierno deben atribuirse facultades propias del Estado y sus instituciones. Erigirse en censores, con reglas a la medida del gobernante es un primer paso rumbo a atentados mayores. Mucha sangre costó a mexicanos ejemplares heredar derechos constitucionales irrenunciables como para de un plumazo, en una mañanera desaparezcan en aras de crear un gobierno sin contrapesos. Vale la pena consolidar el poder judicial como un equilibrio a un ambicioso ejecutivo que pareciera arrebatar los plumazos a la prensa más combativa del México. Contra éstos dirige Don Santo Amlo sus baterías, y contra ellos blande desafiante fuerza del estado y erradicar la incómoda crítica. Éste, los de la 4T, y los pasados regímenes “neoliberales”, todos son declarados enemigos de la crítica. En el mundo ideal de López Obrador y sus fans no se concibe la crítica ni la autocrítica. Su 4T es exclusivo para seres mansos, dóciles y sometidos.

 

Comments are closed.