Los que se rebelan contra el cacicazgo en el ejido Puerto Vallarta

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Este miércoles 26 el ejido Puerto Vallarta elige nuevo comisariado y la novedad es el registro de tres planillas. El grupo del actual presidente, Esteban García Aréchiga resintió la fuga de Samuel Aguilar Fletes quien compite para ocupar por segunda vez el cargo.

Representar a los 235 socios del ejido Puerto Vallarta significa algo más que la oportunidad de hacer negocios. Quien ejerce esa responsabilidad se asume de facto en una figura política y líder natural de todos los ejidos del municipio.

Esteban García Aréchiga es todavía presidente de ese núcleo ejidal, cargo al que llegó hace casi dos décadas, cuando aliado a su primo del mismo nombre, lograron arrebatarle el control del ejido al tío de ambos Jesús Aréchiga García.

Esteban “el indio” García Aréchiga es el último gran cacique del ejido en mención del imperio que pudo construir el tío y patriarca de esa familia, Francisco “Pancho” García que acabó al cabo de su trágico asesinato.

Esteban García Aréchiga.

A la muerte de Pancho García emergió el liderazgo de Jesús Aréchiga. Casi de inmediato asumió el liderazgo del llamado Sector Campesino del PRI, la CNC, y en consecuencia, representante de todos los ejidos.

Contra Chuy García se organizaron los primos Esteban y juntos iniciaron una lucha para sentar las bases de una sólida oposición dentro del ejido contra el tío Chuy Aréchiga. Finalmente presentaron una planilla y ganaron una elección en el 2001. Los primos contaron con recursos económicos y ofrecieron “presentes y regalos” a ejidatarios e inclusive a periodistas para abrirse espacios en la prensa.

Desde aquellos tiempos en el ejido manda Esteban García. Y lo de menos es la presidencia del comisariado pues él los ha impuesto y a él le responden. Samuel Aguilar Fletes es un ejemplo. Hasta junio del 2016 fue presidente del ejido y entregó la estafeta a su líder. Por sí solo, Samuel Aguilar jamás hubiera sido dirigente de dicha comunidad ejidal y seguramente todavía se le vería cargando la maleta y caminando atrás de Máximo Martínez Aguirre.

Samuel Aguilar Fletes.

Samuel Aguilar fue acusado de haber hecho múltiples operaciones a nombre del ejido y todo indica que esa fue una de las razones de su distanciamiento con Esteban García los amigos de éste nos han dicho que resultó muy tonto para hacer los ‘biznes’ y “el indio” prefirió darle el cortón.

Si alguna lealtad guarda el candidato de la “Planilla Verde” es para Máximo Martínez Aguirre, aquel vallartense por accidentes de la política llegó a ser diputado federal que Sergio Martínez Luquín se regodeaba ordenando caricaturas  con una flecha en la cabeza. Máximo Martínez apuntó en su planilla, posición 7, a su amigo Samuel. La elección constitucional del año pasado demostró que Samuel Aguilar no tiene ni el voto de su familia. Juntos ellos dos, más otras dos decenas de candidatos a regidores, propietarios y suplentes, apenas sumaron mil 303 votos.

Algo hay en el ejido que Samuel Aguilar se apuntó para pretender ser otra vez su presidente. En su gestión lo acusaron de malos manejos y el escándalo que más lo caracterizó fue aquella venta de la Parcela 14 a una señora de apellidos Wong Meza. Tampoco se aclaró el destino del dinero por la supuesta venta de una parte de la montaña a un grupo de inversionistas. Esta última transacción habría generaron unos 83 millones de pesos. También lo acusaron de irregularidades por la venta del terreno donde por años operó la criba ejidal. En su gestión, Samuel Aguilar jamás rindió cuentas a los ejidatarios y aun se sospecha de haberse embolsado buen dinero para comprarse vehículo nuevo y cambiarle el rostro a su casa.

El gran cacique apoya a la Planilla Verde. Su candidato es Pedro Antonio Robles Barragán, cuyos apellidos revelan es miembro de otra familia de extirpe ejidal. El apodado “el pelucas” es hermano de Rafael ha ostentado diversos cargos.

Pablo “el pericas” García está a la cabeza de la “Planilla Blanca. Es en esencia el candidato opositor al grupo de Esteban García. Y como Samuel Aguilar o el propio Robles Barragán, también ha ocupado cargos en el ejido. “El pericas” se ha rebelado a los intentos de “el indio” por domesticarlo. Es un tipo rebelde y lo lleva en la sangre.

Bien, es casi imposible esperar el triunfo de una planilla que no sea la “verde”. Quienes saben apuestan al triunfo de Robles Barragán y la perpetuidad por al menos otros tres años del cacicazgo de Esteban García Aréchiga. No vemos por donde pueda ganar Samuel Aguilar.

Pronunciar y llamar “ejido Puerto Vallarta” a un grupo de 235 ejidatarios, suena a mero simbolismo. Ejido como tal es literalmente inexistente. Prácticamente desapareció el cultivo de tierras de ese ejido. La disputa empero reafirma que desde la directiva ejidal se administra determinada riqueza. Nadie como Esteban García lo sabe. La gran reserva ejidal se cotiza en dólares y la pechuga se halla en la parte de la montaña. Por ahí hay disponibles casi 500 hectáreas, las últimas que perdieron su clasificación de propiedad de “uso común” y asignarse a un parcelero. Con este trámite, ejecutado en la era de Samuel Aguilar, se facilitó la “privatización” y venta de la montaña.

En el ejido conviven las viejas familias del puerto. Son los representantes de los Aréchiga, los García, los Santana, los Cibrián, los Gómez, Los Palacios, los Bernal, los Gordián, quienes cada tres años se lanzan a una minicampaña para tener derecho a administrar los bien valorados desechos.

Revolcadero

Ahora que el regidor por el Partido Acción Nacional, Saúl López Orozco se autodestapó y a manera de reacción, varios amigos militantes de dicho partido nos dicen que en definitiva, la mayoría de los socios activos no le brindan el apoyo. Es más, le recomiendan al empresario naviero que ni se apunte porque ya no lo respaldarán. Pero bueno, para lograr la candidatura tampoco tenía el apoyo de los panistas vallartenses y desde Guadalajara se ordenó que López Orozco sería el abanderado. Los panistas no le perdonan el desprecio a los militantes y preferir contratar asesores-asistentes para el trabajo de la regiduría. Es más, nos mantienen la versión de seguir el zopiloteo de un panista por la chamba del árabe Alan Yamil. ******* Por cierto, la también regidora, pero ella por Morena, la química Laurel Carrillo Ventura se mueve para ser otra vez candidata a la alcaldía. Y como el panista Saúl López, que a ella tampoco la acepta la membresía morena. Todos los fines de semana, la Laurel ofrece su “sabatón” moreno y visitan colonias populares a ofrecer cortes de greña, atención médica y diversos servicios y asesorías gratuitos. Eso sí, también nos han dicho de la apatía de los ciudadanos por esos servicios. *******El fin de semana supimos del robo del auto Nissan Tsuru en el estacionamiento del centro comercial donde se localiza Soriana Pitillal. Una joven dama reportó en las redes y nos llamó la atención el énfasis especial de perder su medio de transporte para ella y su bebé. Acudió por la tarde a Soriana y poco antes de caer la noche se dio cuenta que ya no estaba su auto. Lo reportó y lo buscó por las inmediaciones. Atendió reportes y buscó sin éxito. Este lunes, Liliana Guadalupe, recibió una de las mejores noticias de su vida y provino de la Policía Municipal. Habían hallado su auto Tsuru abandonado en la calle Zafiro, entre Finlandia y Dinamarca, allá por la colonia Campestre San Miguel. El reporte policial indica haber recibido el reporte a las 00:57 horas del éste lunes 24; que dejaron abandonado desde el viernes el auto y con las cuatro puertas abiertas. Acudió una patrulla y constataron que el auto tenía reporte de robo y avisaron al Ministerio Público.

 

Comments are closed.