Melissa Madero y su fugaz “nombramiento” en ‘la Junta’

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Melissa Madero.

El personal de “la Junta”, ocupados en los propios conflictos laborales, abogados y defensores, se quedaron mudos al ver a la despampanante dama. En silencio fijaron discretas vistas a la escotada blusa amarrada al busto que exhibía medio abdomen y bubis, y poco dejaba a la imaginación. Era imposible pasar inadvertido aquel pantalón tipo mallas entallado al curvilíneo y bien trabajado cuerpo de aquella desconocida.

Por ser viernes y cierre de actividades semanales, la Sexta Junta Local de Conciliación y Arbitraje estaba en ebullición. La algarabía de unos y los alegatos de las mesas, guardaron silencio para distraer las atenciones al paso de quien se presentaría como Melissa Madero y que sería la nueva jefa de la oficina.

La presencia de Melissa Madero Plascencia en Conciliación y Arbitraje precedió a una breve noticia dada por Luis Reyes Brambila. Informó que Melissa Madero sería la nueva presidenta de la Junta.

Primero por aclarar, la afirmación anterior es falsa. Cuando el viernes la dama se presentó a la Junta en ningún momento presentó oficio de nombramiento ni nada parecido. Más bien dio la impresión de actuar a cabalidad el guión de las tácticas de Rosalío “chalo” Villaseñor Álvarez y Susana Rodríguez para aterrorizar a quienes ocupan las titularidades de las oficinas del gobierno estatal.

Ese viernes, el presidente de la JLCyA, Eliazar Gutiérrez Mercado había viajado a Guadalajara. Melissa no lo sabía. Y así como llegó y causó furor y miradas lascivas hacia su cuerpecito, la mujer de Las Juntas abandonó las instalaciones de Plaza Marina. Gutiérrez Mercado regresó ya este lunes con su oficio de ratificación. Ya un poco recatada, ahí estaba puntual la dama de las mil pasiones. En privado la atendió, dialogaron y pronto la despachó. Naturalmente, no hay detalles de los temas que abordaron. Es decir, lo cierto es que ahí no habrá cambio de jefe.

No es oficial pero a Melissa Madero le abren un hueco en la Junta. Ni siquiera cumple los requisitos, como el de ser licenciada en derecho, para ser presidente auxiliar y hacerse cargo de una de las mesas de trabajo. Por ende, al carecer de la licenciatura pues no puede ser Presidente Especial. El estilo Taibo III, tendrá el nombramiento de “coordinador de conciliadores”.

Entre los empleados, empleados, trabajadores, casi nadie sabe de la existencia de la plaza de “coordinador de conciliadores”. Pero en el organigrama hay algo parecido lo que nadie sabe ni conoce es quién es ese “coordinador”. Al último que conocieron es a un tal Pedro. Nadie se acuerda de otros datos personales porque ese Pedro jamás iba a trabajar y solo se aparecía en momentos especiales, como cuando visitaba la oficina el secretario del ramo y jefe superior de la oficina.

Vamos, para ser más explícito. Si se cumple y se hace oficial el nombramiento de “coordinador de conciliadores”, la chamba de Melissa Madero será de la una auténtica “aviadora”. Es más, hasta hay quienes creen que la dama pudiera ser hasta “asistente” o secretario del jefe. Atributos, los tiene.

Ya tiene fama, una fama bien hecha y mejor labrada en apenas dos trienios del gobierno municipal. Ramón Guerrero no pudo quitársela de encima. Los del equipo de Arturo Dávalos lo intentaron muchas veces pero picaba en donde más fuerza tenía. Le hablaba a Enrique Alfaro y éste le daba el levantón, le pedía a Dávalos Peña o a Santiago Centeno, y estos desistían. A lo sumo pudieron hacerla a un lado de la oficina de Relaciones Públicas y la condenaron a un oscuro rincón de esquina del edificio del malecón. Le sirvió pues todo ese lapso se especializo en aviaduría y demás “oficios” propios de una dama en la política.

Hasta ayer el personal de Conciliación y Arbitraje se mantenía en la total incertidumbre. Ya superaron esos momentos con la ratificación de Eliazar Gutiérrez. Se quedaron con una impresión nada grata de la dama del cuerpecito del viernes.

Bien, la Sexta Junta se compone del presidente especial en este caso Eliazar Gutiérrez y cuatro presidentes auxiliares. Todos son profesionistas, abogados en derecho por requisito de ley y capacitados para la responsabilidad. Por ley, ahí no caben recomendados políticos.

En detrimento de la función y naturaleza de la dependencia que hoy nos atrae la atención, aquí se ha visto la grosera mano negra de los políticos. En las últimas dos décadas, pasaron cinco presidentes especiales: Félix Vázquez Lizárraga, Agustín Gerardo Ortiz, Sofía Esther Jurado Galaz, María del Rosario Sánchez Rodríguez y Eliazar Gutiérrez. De los citados, nadie como el primero y último. Los mejor preparados, apoyando, trabajando, solucionando y resolviendo, haciendo equipo.

La sola presencia de Melissa Madero se interpretó como una amenaza y la posibilidad de repetirse el infame experimento del ya finado Agustín Ortiz. Esto ocurrió en los tiempos panistas. El hijo de doña Juana Ortiz Armenta había hecho campaña para Emilio González Márquez y al ser gobernador éste, permite el nombramiento de Agustín Ortiz. Ernesto Espinosa Guarro, Secretario del Trabajo y Previsión Social, avaló el a tropello a la ley. Los registros indican que todo esto ocurrió en febrero del 2007.

El muchacho había asistido a clases en la carrera de derecho en el centro Universitario de la Costa. En esa década de los 90, el notario Carlos Castro Segundo reinaba en el CUC y se identificada por ser muy poco tolerante con alumnos de tendencia opositora al PRI. Agustín fue un alumno que no soportó agobios del notario y se ausentó de clases. No se sabe a ciencia cierta si retomó estudios pero Fernando González Corona le financió estudios en Europa. (Años después, ya retirado el hotelero de la política, lo echó vergonzosamente de una oficina en su hotel Villas del Palmar en donde lo empleada).

Agustín Ortiz fue Presidente Especial de la Junta cargando la sombra de la sospecha de no tener título ni cédula profesional que lo acreditara como licenciado en derecho. Eso no fue lo grave. Fue la época negra de la Junta. Los negocios estaban a la orden del día. De ahí “salió” dinero como para comprarle a Rodolfo Meda la costosa camioneta negra Lincoln. Al mismo contador traído de Mazatlán por González Corona, Agustín le rentó su residencia en la zona exclusiva frente a Plaza Caracol.

Rafael Yerena Zambrano.

Defensores de oficio, representantes de las empresas, abogados de los trabajadores, empleados de la dependencia, sabían que sentencias y arreglos o acuerdos conciliatorios se decidían en oficinas alternas, donde despachaban primos y allegados al “Presidente Especial”.

La Sexta Junta local es feudo bajo un rígido control del jerarca obrero Rafael Yerena Zambrano. Este es otro grave dolor que azota a empresarios y trabajadores caídos en desgracia. Lo sufren los trabajadores porque pese a la influencia de la CTM no necesariamente se garantiza influencia positiva para el trabajador. Con cierta frecuencia, el representante obrero ahí, el abogado Álvaro Cuauhtémoc Rolón Alcaraz, se inclina en favor de la empresa demandada, equivalente ello procurar sentencias en contra de sus propios representados.

El abogado Rolón Alcaraz, como representante obrero en la Junta se dedica a ejercer influencia y presión contra los presidentes auxiliares y también ahora con el actual presidente especial. Tiene fuerza en igual medida que Eliazar Gutiérrez. Éste último es el representante del gobierno. A dos de los cuatro presidentes auxiliares, hoy mismo los trae de bajada. Los quiere correr por ley de sus tanates. Con la ratificación de Eliazar fracasó la intentona de Rolón, como también se estrelló la aspiración de Melissa Madero por colocarse en la oficina principal.

El caso de la Sexta Junta Local de Conciliación y Arbitraje ilustra la bandera de los críticos al sistema, pues refleja el grado y modo que oficinas del gobierno han sido secuestradas por políticos de moda para saciar su voracidad. Ahí nomás los chicharrones de don Rafael Yerena truenan y con cierta regularidad, este choca contra el gobernante en turno. Uno y otro a veces suelen ponerse de acuerdo y consecuencia de esos alineamientos, el ciudadano común y corriente queda en el desamparo.

Así como en su momento ocurrió el ignominioso nombramiento de Agustín Ortiz, igual de bochornoso fue el abortado intento por imponer ahí a Melissa Madero Plascencia. En la Junta rumoran que la dama “es novia” de un político importante. No se dispone de información para afirmar ni sostener la versión. Pero hasta allá ha llegado la fama de la dama del cuerpecito que arrancó murmuros en silencio el viernes pasado.

Revolcadero

Hace dos o tres meses se publicó en este espacio el caso del juicio laboral de 27 trabajadores despedidos sin justificación legal y sin finiquitar por la empresa Operadora de Empresas Turísticas S.A. de C.V. es la administradora que arrendó el hotel Meza del Mar, propiedad de la familia heredera de la tienda Lans. La sentencia está por reconfirmarse en favor de los empleados por un monto que ya supera los 30 millones de pesos. Pues bien, el abogado Álvaro Rolón fustigó por todos lados a quienes en la Junta de Conciliación y Arbitraje correspondió analizar el expediente 485/2010-E. A base de amparos indirectos la representación patronal llevó el caso a una instancia superior y hasta en tres veces ha sido confirmada la sentencia local. Ni Alejandro Meza jr ni los codemandados tienen voluntad de pagar. Sobre todo los Meza han ejercido presiones como la tonta cancelación de créditos de Lans. Ahí Rolón perdió. Cuando Salió la condena, no pudo condenar su enojo. De alguna forma le falló al abogado Paco González, el defensor de Juan Aponte, otro de los demandados en el mismo millonario juicio. Rolón también le entregó malas cuentas a su protegido, Luis Aranda, quien en el campo legal, perdió el juicio y ya luego se quejó de que le falló Rolón. ¿Y los trabajadores? No, a ellos no los defiende ni la CTM ni su abogado en la Junta.******* Por cierto, los que andan igual o peor, son los naranjas ligados a Ramón Guerrero Martínez.  Como que es cierto, que el coordinador de la Unirse, Rosalío Villaseñor llegó “hambriento”. No sabemos si hambre de la barriga o hambre de poder político. Porque en una de esas y trata de seguir las huellas del “mochilas” y desde la alcaldía de Atenguillo aspire a ser alcalde de Puerto Vallarta. “El mochilas” de la alcaldía de Ayutla saltó a Puerto Vallarta. Ya detallamos antes sus tácticas gansteriles exigiendo desalojar la oficina de la Coordinación Regional de Finanzas. Nos dicen que lo mismo intentó aplicar en la oficina local del Instituto de Pensiones del Estado. Se presentó y ordenó le dieran llave y desocupar la oficina. Cuando le pidieron el respectivo oficio, resultó que no traía nada en manos. Así, como por guapo. O está tonto ese amigo o de a de veras es un ignorante y peca de ingenio. No se le puede entregar ninguna oficina si no acredita por escrito tener el nombramiento del nuevo jefe o de menos oficio de comisión para la entrega-recepción. Aquí no se hacen las cosas como en su rancho. ****** Por cierto, a la oficina de Coordinación Regional de Finanzas ya no regresó el tal Chalío ni “la güera”, Susana Rodríguez Mejía. Nos reportaron ayer que en la oficina sigue despachando Enrique García Encarnación. El viernes, éste les dijo que con gusto les entrega pero que deben tener el respectivo oficio del nuevo Secretario de Finanzas o en su defecto del Director General de Ingresos. Fue ahí cuando la espontánea expresión de “traen hambre” dicha quedito por un empleado de una oficina del segundo piso del edificio de la Unirse.

 

Comments are closed.