Morena, la esperanza de los priistas que tienen hundido al PRI

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Ivonne Ortega.

Una semana después de una elección de “prácticas arcaicas, mañosas e ilícitas”, Ivonne Ortega Pacheco le echó una palada más al PRI y se fue para trabajar en la construcción de un nuevo partido político, aventura donde sumará fuerzas con el ex rector de la UNAM José Narro Robles, otro ex candidato a la dirigencia nacional tricolor.

La elección nacional abierta a la militancia ha concluido con otra ruptura de un priismo que resiste la amenaza de su extinción.

Por lo menos en el ejemplo local, no es ni por asomo la primera gran crisis por la que atraviesan los priistas. Aunque sí, hoy parecen haber tocado fondo y la prueba es la raquítica suma de votos. De un padrón de casi quince mil militantes apenas 235 leales militantes acudieron a votar en la elección del domingo 11. Hubo casillas, como la instalada en el parque Lázaro Cárdenas que apenas contabilizaron diez votos. Eso casi equivale a ver desfilar un votante por hora. En el Infonavit hubo abundancia de priistas, pues el conteo arrojó 69 sufragios. Ese total ayudó mucho a mejorar el promedio por casilla, 23.5 votos.

Las cifras de arriba es un indicativo de la crisis del partido que gobernó la nación por siete décadas. Fue la etapa de la “dictadura perfecta”, como le llamó Mario Vargas Llosa.

No sabemos si la dictadura tiene bases firmes pero vemos que tiene vida, que no muere y en las actuales circunstancias momentos que ningún partido escapa de las convulsiones y sufren espasmos internos, así como al PRI se le puede dar por muerto, que mañana a nadie le sorprende se levante de sus cenizas.

Cuando en febrero de 1995 el PRI fue borrado del mapa electoral, en Puerto Vallarta y todo Jalisco hubo voces que auguraron su extinción. Pero después de nueve años, con Gustavo González Villaseñor al frente, en 2003, recuperaron la alcaldía e hilaron otros dos trienios. En la elección de julio del 2012 vivieron su segunda crisis local.

El PRI como el PRD fue desmantelado para gestar concebir el parto de Morena. Desde el nuevo partido, fueron los priistas quienes concibieron tretas y tácticas como la vía para sepultar a su ex partido, al PRI, al PRD y aunque en menor medida, también al PAN.

Las proclamas de combatir la corrupción, apátridas, vende patrias, fueron términos acuñados y patentados desde la izquierda, desde el PRD, el partido madre de los morenos.

“Justicia social” nació con el salinismo del PRI y se exportó del tricolor a Morena. La ya trillada democracia y pisoteada, tiene tintes panistas.

Todo lo anterior formó parte el discurso y arsenal de convencimiento de Morena al electorado en la última elección.

Pero estamos con el PRI. La crisis la vive todo el sistema de partidos pero sin duda el tricolor es el partido en estado de coma. Morena se contaminó antes de nacer y no sana. Ahí está como ejemplo el desgreñadero de esta semana entre sus senadores, Ricardo Monreal y Martí Batres. En la misma camorra es partícipe la todavía dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky.

Del empobrecimiento de la gran masa de mexicanos todos son responsables, unos más, otros menos y se incluyen los morenos, que como ya se estableció arriba, el proyecto de izquierda se enriqueció con el aporte de los “prianistas”.

El partido de la “justicia social”, el que se hizo fuerte y se perpetuó en el poder con el reparto de mendrugos, ha sido objetivo de los facciosos que en su momento se le desprendieron para asociarse con células de tránsfugas que de otros partidos migraron también a Morena. Sumaron fuerzas y arrinconados en su nueva trincharon se han propuesta destruir todo signo de oposición a ellos.

El PRI se fraccionó precisamente por ser una gran coalición de grupos de poder y no necesariamente un partido tradicional. Arriba del partido, en el gobierno, estaba la elite priista. Cada nuevo aliado aportaba al fortalecimiento para conservar el poder.

Hoy, parte de esos grupos de poder que dieron larga vida al PRI, conservan su poder en Morena y desde su nueva trinchera trabajan para conservar el poder. Es decir, la élite del PRI, solo cambió de color pero no perdieron el poder.

En el debilitamiento y el circunstancial fortalecimiento de morena, se gesta la amenaza de los morenos, el nuevo partido que se nutre del desmantelamiento del PRI, pero que también alojó las células que tienen en muerte terminal al tricolor.

El PRI entró en decadencia desde el momento que prominentes militantes de su élite se quejaron de haber sido despojados de un partido que, en proporción a su alta contribución, lo consideraron suyo.

Bajo el razonamiento anterior, si el PRI logra superar su crisis temporal y sobrevive, habrá sido por regresar al pasado ido a Morena y regresarle los espacios esquilmados. Por lo demás, si no fue la vía expuesta atrás, al renacer del PRI estaría basado en abrir espacios a nuevos grupos. El origen de estos, si llagan del PRI, PRD o se regresan de Morena, será lo de menos. Morena alcanzó la cima precisamente al abrir puertas y recibir a personajes y grupos, sin reparar en la mala fama pública de muchos de ellos. El cerebro de “la caída del sistema” en la elección presidencial de 1988. Manuel Bartlett y el líder sindical minero, Napoleón Gómez Urrutia, perseguido por la justicia huyó del país y vivió en autoexilio por 12 años.

Lograr llevar a 235 militantes de quince mil posibles es igual a nada. Algo debe indicar que después de alcanzar arriba de 30 mil votos en elecciones pasadas, el PRI apenas pudo computar algo así como 8 mil votos. El padrón priista validado para su elección interna se situó en 14,997 militantes. Las cifras reflejan el desánimo del priismo vallartense y reafirma que la crisis es severa. El escenario nacional no es distinto.

Ivonne Ortega y José Narro asumen que el partido se extinguirá y políticos como lo que son, se aprestan a construir una nueva propuesta política. Es lo mismo que Andrés Manuel López Obrador sintió que no iba a poder con las tribus del PRD y dio forma a la construcción de Morena.

Revolcadero

Bien, que la construcción del nuevo puente sobre el rio Ameca para hacer más fluido el tráfico vial entre Bahía de Banderas y Puerto Vallarta ahora si va en serio. En sesión extraordinaria convocada para hoy miércoles 21 de agosto se aprobó autorizar al presidente municipal, Arturo Dávalos Peña celebrar y firmar un convenio de participación entre los gobiernos de Jalisco y de Nayarit y con su homólogo vecino, Jaime Cuevas Tello. El llamado “puente Federación” tendrá un costo de 660 millones de pesos y se ajustará al proyecto original, que contempla la obra entre Las Juntas e Ixtapa, a la altura del CUC y el fraccionamiento Verde Vallarta. Para fines burocráticos, a la obra se le denomina “Construcción de Infraestructura Multiregional de Conectividad Vial”. El proyecto contempla aspectos de movilidad urbana sustentable, como una ciclovía de un municipio a otro. Tendrá 640 metros de largo y un ancho de corona de 22 metros, equipada con rampas, banquetas y luminarias. El gobierno federal aportará 528 millones de pesos, equivalente al 80% de la inversión total y el resto del costo, 66 millones de pechereques se divide en partes iguales los estados de Nayarit y de Jalisco. Es una obra invaluable, por su utilidad, por liberarle carga pesada a los ya viejos puentes del río Ameca que ha debido esperar por tres administraciones municipales. La vía conecta del lado de Jalisco con la avenida Federación, luego con la carretera estatal 544 y la avenida México y al norte, con la carretera Mezcales-San Juan de Abajo en Bahía de Banderas. ****** En la zona metropolitana la violencia nomás no cede. Ya en la tarde se registró una balacera en el estacionamiento de un restaurante del fraccionamiento Jardines Universidad de Zapopan con un saldo de tres muertos, todos dentro de un automóvil compacto. Al momento de reportar el suceso, se desconocía la identidad de los fallecidos. ****** El ejido Las Palmas celebrará elecciones este próximo domingo 8 de septiembre para renovar su mesa directiva, presidida hasta hoy por el ex regidor Oscar Ávalos Bernal. El grupo de “el canitas” postulará a Raudel Ponce en tanto que por tercera ocasión, intentará derrocarlos Francisco Gutiérrez de León. Los amigos ejidatarios nos vaticinan que Pancho Gutiérrez va por la tercera y la vencida y hoy como nunca tiene posibilidades de ganar la elección ejidal.

 

Comments are closed.