Morena, ya con dirigente nacional y desbordadas pasiones

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Laurel Carrillo Ventura.

A principios de este octubre, un simpatizante de Morena le preguntó a la regidora de Morena, Laurel Carrillo Ventura si era cierto haber integrado a su equipo a Juan Carlos Castro Almaguer. “Sí, es cierto. Mira, la gente habla. Es un empresario de la basura y no, no me afecta”.

No deja de causar estupor el ajetreo local que se vive al interior del Partido de Regeneración Nacional y ahora que Mario Delgado tomará las riendas (el INE informó la tarde de este viernes 23 de octubre que con el 58.6% de la encuesta de desempate fue a su favor será el presidente nacional) no se ve por donde resuelvan unidos su proceso de selección de candidatos.

Por sus ansias de repetir su frustrada candidatura en el 2018, la regidora de Morena se dejó abrazar por Juan Carlos Castro Almaguer quien buscó ser alcalde por el PRI hace 15 años. Esa decisión le ha costado perder simpatías.

Laurel Carrillo es apenas una aspirante de las dos decenas de aspirantes de Morena que han confesado su aspiración de abanderar al partido en los comicios del próximo año. Ya en la última semana de agosto abordamos el tema. La trayectoria de Castro Almaguer es abundante en puntos negros y sus negocios en la basura en diversas ciudades del país han merecido severos cuestionamientos por ir en contra del interés de las comunidades.

Juan Carlos Castsro Almaguer.

Allá por el 2005 Castro Almaguer, no a pocos miembros del equipo de gobierno del alcalde en ese entonces, Gustavo González Villaseñor, le resultaba extraño el incondicional respaldo a su director de Desarrollo Social. Desde esa posición, el ahora concesionario de la recolección de la basura en la franja turística de Bahía de Banderas reclamaba a su partido el Revolucionario Institucional el derecho a ser su candidato a presidente municipal. El proyecto fracasó estrepitosamente.

Bien, en aquel equipo político, figuraba un médico que ahora también coincide en Morena. Era Francisco Sánchez Peña. Cuando González Villaseñor ordenó a su subordinado declinar en favor de Andrés González Villaseñor, quien al final compitió en una elección interna y perdió frente a Javier Bravo Carbajal, Sánchez Peña ofreció ayudarlo para ser candidato a la diputación federal. En una reunión privada en casa del médico, un reducido grupo se acordó que lo llevarían a la capital del país para presentarlo al dirigente nacional, Roberto Madrazo Pintado.

La jugada abortó porque el jerarca de la CTM tenía otra propuesta y también porque Castro Almaguer no era santo de su devoción. La candidata a la diputación federal sería Gloria Palacios Ponce quien por cierto fue vencida por el profesor Leobardo Curiel Preciado.

Por aquellos tiempos, los priistas se devoraban debido a las profundas fracturas internas. Pero en el PRI, Castro Almaguer y Paco Sánchez eran asociados y ahora que ambos caminan en el carril de Morena, son declarados enemigos. Las campañas negras que desde el equipo de la regidora Carrillo Ventura se alientan se le atribuye a Castro Almaguer. Eso llevó tres semanas atrás al operador de un tercer aspirante explorar la posibilidad de unir fuerzas con la regidora y fue cuando le soltó la pregunta. Había dudas de si era cierto la versión difundida desde agosto pero la confirmaron de viva voz de la química. Develada la duda, desistieron de plantear unir fuerzas por el hedor que despide el aliado de Laurel Carrillo.

Al interior de Morena y a últimas fechas suceden muchos hechos. Ahí anda Juan Calderón Ibarría, el nieto del ex alcalde priista Efrén Calderón Arias, tocando puertas en la capital del país. “El junior” intenta abrirse puertas allá con la elite de Morena. Días atrás lo regresaron con la recomendación de buscar y hablar con Rocky Santana. No tendrá ninguna respuesta. Aceptó hablar con miembros del equipo de Otoniel Barragán Espinosa pero antes de que cante un gallo les pidió unirse a él. Rechazó la propuesta de someterse ambos a una medición de encuestar a 500 vallartenses y unirse en torno “al que traiga más canicas”.

Los confesos de la base de Morena han hecho un sondeo entre los suyos y le han dado difusión. Por lo menos pretendieron dar esa impresión al considerar a la regidora Laurel Carrillo, con un coqueto pasado reciente con el PRI. De un padrón de 350 morenistas, encuestaron a 180 -equivalente al 45%- y les arrojó el siguiente resultado: Yolanda Trejo de Ibarría, 42%; Luis Alberto Michel Rodríguez, 19, Lorena del Socorro Jiménez, 18% y Laurel Carrillo Ventura, 12%. Los coleros fue un tal Marco Vinicio Mendoza Sámano, nombre que nada nos dice pero suponemos es un leal militante del movimiento, y José Luis Pelayo Barraza respectivamente con el 5 y 4%.

El sondeo anterior, sin duda se trata de un experimento de quienes se proclaman militantes y fundadores, únicos con méritos para decidir quiénes si y quienes no tienen derecho a ser candidatos de Morena. La evidencia única es excluir a otros tantos que aspiran a la misma candidatura, como los ya mencionados arriba, Francisco Sánchez Peña, Otoniel Barragán, Humberto Famanía Ortega y otros que escapan a la memoria. Pero bueno, que dejen fuera inclusive a su propio diputado local, Bruno Blancas Mercado, es parte de un juego en el que todos se involucran.

Sería bueno que la militancia de Morena, también sus simpatizantes entiendan y comprendan que la política es eso, un juego con distintos ejercicios con un final que deje a todos alegres y contentos. Lo malo parece ser que aceptan las reglas del juego y al final todos riñen con tanta pasión que unos a otros tratan de aniquilarse.

Revolcadero

Mario Delgado.

A media tarde de este viernes 23 de octubre, el Instituto Nacional Electoral informó que la tercera encuesta para la renovación de la dirigencia nacional de Morena arrojó como ganador al diputado federal Mario Delgado. Con el 58.8% de lo que deberán ser “votos”, “apoyos”, “opiniones” a su favor, o lo que sea, superó a Porfirio Muñoz Ledo. Dejémoslo en que ha sido una puntuación a su favor del 58.8 por ciento pero multiplicado al doble, logró sacarle más de 19 puntos a don Porfirio, el que desde hace dos semanas se declaró “presidente legítimo”. Y con cierta razón porque aquella ves las encuestas de la segunda ronda lo colocaron arriba de Mario Delgado con 0.6%. Pero bueno, ahora le asignaron el 41.4% y habrá que esperar su reacción al anuncio dado por las Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE en sesión extraordinaria.******Por cierto, este sábado 24 se cumplirán tres semanas del sorpresivo fallecimiento de Carlitos Arceo Real. Imposible no recordarlo porque fue, no el único, pero sí el más cercano de los morenos vallartenses que acudieron al registro de Mario Delgado al proceso interno. Fue sin duda el más cercano al declarado dirigente nacional de Morena. En vida nos confesó Carlitos que si Delgado llegaba a la dirigencia nacional, casi tendría amarrada la candidatura a la alcaldía de Puerto Vallarta. Ah, por cierto, el resultado disminuye las posibilidades de Humberto Famanía Ortega. Por decirlo en términos beisboleros, con Mario Delgado Beto Famanía quedó out.****** Y podemos decir que al que todavía se le mueve la patita es al médico Francisco Sánchez Peña. El nativo de Las Palmas apostaba todas sus canicas a Yeidckol Polevnsky quien se quedó en la segunda ronda de encuestas. Sin embargo, hace poco más de una semana supimos que había acuerdos con el equipo de Mario Delgado, cosa que desde la cama donde guarda reposo y aislamiento por contagio de Covid-19, la aguerrida dirigente nacional del partido se pronunció en favor de Delgado. Si se trata de perdedores, pues ésta será la diputada federal Lorena del Socorro Jiménez Andrade, quien si nunca tuvo oportunidad de ser candidata al gobierno de Puerto Vallarta, huérfana y sin padrino, pues ahora menos.

Comments are closed.