Reclama Juan O´connor candidatura PT-Morena en BadeBa

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Francisco O´connor Aguirre no se instalaba en Bahía de Banderas, cuando con un “déjate de chingaderas” Juan Ramón Cervantes Gómez, apenas el tercer presidente municipal constitucional, le dió la bienvenida, en su joven administración en 1996.

Y con la recia frase de “vamos a gobernar (a Bahía de Banderas)”, el profe Juan O´connor, como es conocido en el sur de Nayarit, recibe a simpatizantes y partidarios, miembros de equipo de trabajo y periodistas.

No tiene empacho en definirse como un político y se apura en sostener que Bahía de Banderas necesita de un presidente municipal político de profesión, con trayectoria y mucha experiencia. Maneja el discurso de un predicador y habla igual como un cualquier soñador, un idealista que pisa tierra fértil lejos de su natal Acaponeta.

Para hacerse cargo del departamento de Cultura y Educación, Juan Ramón Cervantes lo trajo a Bahía de Banderas hace justo 23 años pero él, por anteriores trabajos y campañas electorales, ya conocía el municipio y todo el estado. Su primera experiencia en proyectos políticos locales y la administración pública, como la última, no es para presumirla. Es tiempo ahora de emprender un proyecto propio, personal, y decidió lanzarse en pos de la candidatura a la alcaldía por el Partido del Trabajo, su partido.

En efecto, estamos ante un político de larga trayectoria en Nayarit que de niño ya ayudaba a su tío don Salvador Castañeda O´connor, fallecido en septiembre del año pasado y miembro de aquella camada de políticos de izquierda que en la elección estatal 1975, con Alejandro Gascón Mercado, pusieron de rodillas al sistema. Don Salvador todavía aglutinó a los pequeños partidos de la izquierda de Nayarit para la elección de julio 1997. El PT, mismo partido en el milita el profe Juan O´connor encabezó aquella coalición del PSS, PRS, Partido del Pueblo Nayarit y Partido del Frente Auténtico de Acción Patriótica que enfrentó a la maquinaria priista que con Rigoberto Ochoa Zaragoza se alzó con el 58.9% del total de los votos.

La trayectoria profesional del profesor había sido fulgurante en planteles del sistema Conalep y antes de sentar residencia en Bahía de Banderas. La educación física y el deporte, también la educación, era lo suyo. En la preparatoria del Valle de Banderas coordinó el deporte y desarrollaba esa tarea cuando el contador Juan Ramón Cervantes lo invitó a su administración.

En la charla, O´connor hace gala de conocimiento político del municipio, problemas y necesidades de las comunidades y protagonistas de la política local. Menciona a Crescenciano “chano”  Flores Alvarado, el primer alcalde cuando en 1990 se instaló el primer ayuntamiento. No mencionó ni a Carlos Valdés Rivera y Julia Elena Palma Cortés, designada presidenta del Consejo Municipal cuando el Congreso local destituyó a Valdés y desapareció el poder municipal por malos manejos del dinero. Conoció, porque colaboró en sus gobiernos, al profesor Luis Carlos Tapia, al contador Héctor Paniagua Salazar, Jaime Alonso Cuevas Tello, Rafael Cervantes Padilla y al cuñado de éste, José Gómez Pérez.

De algunos jefaturó el deporte, la educación; fue secretario particular, coordinador del Coplademun, director equivalente a Desarrollo Social, responsable de los programas sociales. Con Rafael Cervantes fue Secretario General del Ayuntamiento y desde esa posición que él define como ser un simple fedatario que certifica y toma nota de acuerdos aprobados por el pleno del Ayuntamiento, arrastra el señalamiento inicuo que algunos insisten endilgarle. Es el origen de la llamada “presidencia de cartón”.

El 10 de septiembre del 2019, hace un año y 13 días, le presentó la renuncia a Jaime Cuevas para poner punto final a más de dos décadas, aunque con breves pausas, para emprender una larga carrera y ponerle empeño a su proyecto personal.

Por años, desde el magisterio y en equipo con el ya fallecido Tomás Moreno, se involucró en proyectos políticos. Presume que participó en hacer alcaldes a todos los señalados arriba, incluyendo al actual. Casi siempre uno el mismo final; en el poder todos se transformaron nunca cumplieron los acuerdos políticos. Rafa Cervantes fue más allá y a los cinco meses hasta se cambió de partido, primero, del PRI al PAN, y luego regresó al PRI.

Con semejantes experiencias, a mediados del año pasado él y su grupo tomaron la decisión de empujar por su proyecto propio y procurar por el PT la alcaldía. Hay una alianza con Morena pero lo intentarán y como en el 2017 con el PAN y PRD, exigirán que el PT postule al candidato en alianza con Morena.

Durante varios días buscó el momento para presentarle a Jaime Cuevas su renuncia. “Hay un tema mediático…”, titubeó Cuevas Tello. Sugería posponer la renuncia o en su efecto, pasado el temporal que se avecinaba, la reincorporación del profe O´connor. En esos días, un magistrado mandató la separación de Jaime Cuevas quien hasta hoy ostenta el cargo bajo amparo.

Contrario a lo que se cree, o tratan de imponer como cierto, el profe no tiene responsabilidad legal en la negra historia de “la presidencia de cartón”. En efecto, el origen fue cuando él era secretario general con Cervantes Padilla. Lo explica sencillo: Intervino en calidad de “notario público”, certificó un acuerdo de regidores, no acuerdo suyo. Se firmó el primero de tres acuerdos, con el llamado “Grupo BadeBa” por incumplimiento de éste, se revocó el contrato-convenio. Se firmó un segundo y también se canceló. Fue el tercer acuerdo que se asignó el contrato a Luis Cohen, y la empresa de éste fue quien construyó el edificio y se firmó los contratos de arrendamiento. Las administraciones de Cuevas, Paniagua (su segunda administración) y Rafael Cervantes incumplieron el contrato y derivó todo en la demanda que tiene postrado al gobierno municipal y en concreto a Cuevas. En más de un año, éste no ha podido lograr un préstamo para pagar los 139 millones de pesos reclamados.

Además de O´connor, los secretarios generales involucrados después, son Rogelio Parra y Roberto Aldrete. En estricto orden, sería el último quien firmó el contrato que sirve de bases en la demanda en favor del particular. Al ser revocados los dos primeros contratos, estos carecen de validez legal y en consecuencia, se exime de responsabilidad al profe.

Revolcadero

Por cierto, Jaime Alonso Cuevas Tello ahora en su segunda administración que preside, es la última gran decepción del Partido del Trabajo y particularmente del profesor, Juan  O´connor. Es bueno recordar que el médico Jaime Cuevas fue propuesto por el Partido del Trabajo y en función de ello, los militantes petistas lo consideraron un militante más del partido. Sin embargo, apenas ganó la elección, se olvidó del PT y de sus compromisos y se alineó al PAN. Creen que lo hizo por conveniencia personal y acercarse al gobernador Antonio Echevarría García. Allá por abril del 2017, cuando en Tepic un selecto y reducido grupo discutía, uno de los presentes, el diputado federal Alfredo Porras Domínguez del PT le susurraba al oído, “¿mi Jhonny, por que no tu?”. Juntos pelearon el derecho para designar en Bahía de Banderas al candidato de la alianza PAN-PRD-PT y O´connor propuso a Jaime Cuevas. *******En el proyecto de Juan Francisco O´connor Aguirre tienen activa participación varios cuadros formados en la política acá por el lado de Puerto Vallarta. La invitación a platicar con el profe gardenión vino de ellos. Nos habían dicho que el profesor había jugado un papel fundamental para traer al sur de Nayarit la Fundación Yantra, que preside Alexander González y suele recibir apoyos del empresario Carlos Slim. En ningún momento Juan O´connor nos habló de dicha fundación, un detalle que dice mucho pues por lo menos procura no asociar la filantropía con la política. Entre otros programas destinados a los más necesitados, la Fundación Yantra ofrece ayudas en servicios médicos, apoyos a empresarios y diversos proyectos regionales dirigidos a la colectividad en las comunidades ******* Hace tres semanas publicamos en este espacio de la inhabilitación hasta por 11 años a los extesoreros, Alfredo Ríos Hernández y Oscar Sánchez Martínez, quienes ocuparon dicho cargo en las administraciones de los cuñados, Rafael Cervantes y José Gómez Pérez. La sanción incluyó, a Oscar Sánchez, resarcir 25 millones 735 mil pesos a la Hacienda Pública Municipal, y a Ríos poco más de 11 millones de pechereques. Fue en agosto que trascendió la información. El Diario Oficial del Estado publicó, ya en septiembre, una segunda sanción para Oscar Sánchez Martínez, el tesorero del ya finado Rafa Cervantes, y es arriba de los 46 millones de pesos. La suma que debe resarcir ya rebasó los 71 millones de pesos. La última suma requerida se obtuvo de las irregularidades en la Cuenta Pública del ejercicio 2014.

Comments are closed.