Ricardo Villanueva, el reparto del feudo «padillista» y el CUCosta

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Ricardo Villanueva Lomelí, rector general de la UdeG.

El nuevo rector de la Universidad de Guadalajara, Ricardo Villanueva Lomelí ya tiene su equipo de trabajo en la oficina central y en cada uno de los campos regionales. La vieja elite universitaria conserva sus territorios y una nueva camada de influyentes funcionarios toma posiciones relevantes.

El Centro Universitario de la Costa se abre espacios y se asume como una de las entidades de la red universitaria con prometedora influencia. También el CUCosta, por los personajes que cíclicamente se reinventan, adquiere notoriedad y se sitúa, sino el que más, como uno de los centros regionales de alta complejidad.

El equipo de Ricardo Villanueva, después de él, lo comanda el vicerrector ejecutivo Héctor Raúl Solís Gadea, quien fue su contrincante en el proceso interno, y en la Secretaría General estará el maestro Guillermo Arturo Gómez Mata. Hace una semana, Villanueva anunció también a su director de Finanzas, Gustavo Alfonso Cárdenas Cutiño. El Consejo General Universitario ya lo aprobó el martes 26 del mes pasado.

Alberto Gutiérrez Castellanos.

Lomelí fue electo rector general por el 56 por ciento de los miembros del Consejo General Universitario el 6 de febrero. A la víspera de su toma de posesión, el pasado lunes primero de abril, dio a conocer el paquete mayor de quienes integrarán su equipo de trabajo: Carlos Iván Moreno Arellano, Sonia Briseño, Cinthya Alejandra Navarro, Paola Lyccette Corona, Luis Alberto Gutiérrez de León.

Otros nombres: Roberto Rivas Montiel, Germán Torres López, Natalia Mendoza Servín, Celina Díaz Michel, Laura Morales Estrada, Héctor García Curiel, Juan Carlos Guerrero y José Alberto Castellanos Gutiérrez.

Deliberadamente se omiten cargos y dejamos al final el nombre de José Alberto Castellanos Gutiérrez. Se trata de “el conejo”, su apoyo estudiantil que luego devino en un simple “el cone”. Fue el principal adversario en el proceso interno de elección del rector general de las UdeG. Acá en los planteles universitarios de la Costa Norte, fue el candidato de mayor aceptación, los notables del CUCosta se la jugaron con él y perdieron.

“El Cone” cogobernará a la UdeG. Ha sido designado Coordinador General de Servicios Universitarios. No es una oposición menor. Será un jugador clave para la siguiente sucesión. Declinó a la víspera de la gran elección, cuando entendió que no era su momento. Él volverá a ser protagonista al final de la era de Villanueva por representar de alguna forma, en este momento y en las actuales circunstancias, la garantía del relevo generacional avalado por el gurú de todos, Raúl Padilla López.

Raúl Padilla López.

César Barba, otro bebesaurio surgido de la FEU, heredará el Sistema de Educación Media Superior, el SEMS, en donde por años despachó al frente el legendario Peña Ramos. Los Padilla apuestan por “el chícharo” Barba y confían de el estirón y madure en un proyecto moldeable.

Arriba ofrecimos un caudal de nombres de relativo linaje entre el influyente grupo que con Raúl Padilla se apoderaron de la UdeG hace ya tres décadas. Sin embargo, todos son piezas del engranaje del “padillato”. Ninguno llega por la vía libre pues todos pasaron por el palomeo del dueño absoluto de la institución.

Amén de ser piezas de absoluta confianza de Padilla López, los dos brazos más cercanos del rector general, Solís Gadea y Gómez Mata poseen sobradas credenciales académicas para desempeñarse respectivamente como vicerrector y secretario general. El primero es doctor en Sociología, con estudios en conocidas universidades gabachas y viene de ser rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades. Gómez Mata fue director del Centro de Estudios Estratégicos para el Desarrollo y fue rector del Universitario de Los Altos.

La vieja elite y familia del “padillato” pudo negociar sus feudos. Arturo Peña Ramos relevará precisamente al rector general en la rectoría del Centro Universitario de Tonalá. Trinidad Padilla López, hermano del gran patrón, será rector del Centro Universitario de Ciencias y Humanidades y lo mismo Leobardo Alcalá Padilla. Ruth Padilla Muñoz, quien contendió contra Villanueva, se mantendrá al frente del CUCEI.

Marco Antonio Cortés Guardado.

El CUCosta es también una parcela negociada en el reparto del relevo en la UdeG. Marco Antonio Cortés Guardado deberá concluir la gestión para la cual lo eligió el Consejo de Centro. Decir fue electo lleva cierta ironía en razón de tratarse de la última imposición del rector local.

Fuera de los notables del CUCosta, cualquier académico universitario comparte el sentir de que Cortés Guardado se vino a Puerto Vallarta por una beca de seis años. Fue su premio por habérsela jugado aquel día que se propuso y el Consejo General Universitario lo eligió rector sustituto de Carlos Briseño Torres. En aquel agosto de 2008, el CGU le dio madruguete a Briseño y lo desconoció. Nadie quería asumir la rectoría y Marco Cortés Guardado aceptó el reto.

El CUCosta es un edén para propios y extraños. Ahí reinan diversos grupos que han aprendido a vivir con el justo y equitativo de sus parcelitas. Luz Amparo Delgado tiene su grupo más de una docena de leales a ella, y hace valer la influencia. Cortés Guardado pudo colocar a su familia, a su hija Paola Alejandra (secretaria de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud), a su yerno y a su colaboradora de mayor confianza, Gloria Angélica Hernández Obledo, quien es directora de División de Estudios Sociales y Económicos.

Para la elite de la UdeG, el CUCosta es el último premio para quienes apostaron y aportaron a la “empresa”. Eso origina la complejidad para entender los contoneos políticos de quienes son depositarios de la joya de la costa universitaria. El rector Cortés Guardado y su corte jugaron por “el cone” hasta la declinación de éste. Corrieron y asumen posiciones para perpetuarse más allá de la reelección ya consumada del rector. Los amigos de Villanueva toman posiciones y se disponen para protagonizar una larga batalla con una figura del decaído grupo de fundadores del CUC.

En el futuro corto, se abre camino una nueva figura por aparecer. Es otra apuesta del grupo que se la jugó con Villanueva. Es Marcos Delgadillo, quizá el vallartense más cercano al nuevo rector de la UdeG, a quien vimos acompañar a Villanueva en su última visita al puerto.

Revolcadero 

René Bejarano.

El que se pasea por estas tropicales playas es “el señor de las ligas”, René Bejarano. Promueve su movimiento social Nueva Esperanza, otra agrupación con pretensiones inmediatas de alcanzar el registro de un nuevo partido político. Hace apenas una semana ya vinieron otros morenos presentándose como promotores de otro nuevo membrete y con la misma cantaleta, convertirse en otro partido. “El señor de las Ligas” promete que por su conducto habrá de gestionar programas y recursos dizque para “beneficio social”, para quienes se animen a subirse a su barco. A eso del mediodía de este miércoles 3 de abril, el señor se había reunido con el alcalde de Cabo Corrientes Prisciliano Ramírez, al que sus propios correligionarios del PRI, lo colocan ya con los dos pies dentro de Morena. Para el caso, con esa cosa del “señor de las ligas”, y con la agrupación que aquí lidera el ex rector del CUCosta, Javier Orozco Alvarado. En junio de 2014, Javier Orozco se presentó como un entusiasta militante del PRI, bajo el padrinazgo de Gustavo González Villaseñor y Andrés González Palomera. Pero antes, allá por la primavera del 2009 se declaraba fan de Ignacio Guzmán García quien era en ese entonces, candidato del PAN a la alcaldía. Hace menos de un año, se confesó fan de Laurel Carrillo, la abanderada de Morena. Ahora eligió una organización satélite de Morena. Y si, los morenos se refritean las estrategias de los morenos para perpetuarse en el poder. ****** Por cierto, quien convocó a la rueda de prensa de René Bejarano fue al barzonista Fidencio Hernández Lomelí. Cuando Fidencio sufría la decepción en Morena por la imposición de Laurel Carrillo Ventura en la candidatura a la alcaldía, le echó los kilos al trabajo para consolidar el Movimiento Nacional por la Esperanza. Es esta agrupación la base para construir el duplicado de Morena. Hizo varios viajes a la capital del país e inclusive, alguna vez se llevó a Héctor Gallegos. Ignoramos si Gallegos contempla incorporarse a este proyecto lopezobradorista.****** En los últimos días, le hemos dado algunas revisiones a un abultado y hemos hallado hasta extrañas “huellas” de una carpeta judicial abierta en la Fiscalía Regional contra el director del Tecnológico de Puerto Vallarta, el maestro Oscar Daniel Zamora Cuevas. Es el famoso “Winnie Pooh”. Son decenas, cientos de cuartillas, y varias reservadas para el promotor número uno de Luis Munguía.

 

Comments are closed.