Roberto Palomera, un bufón y trepador de la política regional

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Roberto Palomera y Enrique Alfaro.

Urgidos en reforzar el equipo y empujar el proyecto para ganar la gubernatura, Enrique Alfaro consintió a un Roberto Palomera Preciado que juró poseer tanto capital político, capaz de ofrecer Talpa de Allende y mover sus piezas para hacer ganar al MC todo el distrito, y hacer ganar a Arturo Dávalos Peña aquí en Puerto Vallarta.

A cambio, solo pidió algo: chamba a la de ya, y regresar a la DRSE, ya bajo el color naranja.

Le cumplieron todo al maestro rural. Arturo Dávalos, a petición de Alfaro, lo designó al frente del Proyectos Estratégicos. Nunca diseñó proyecto productivo alguno pero cobró religiosamente su quincena.

Había sido corrido vergonzosamente de la Dirección Regional de Servicios Educativos y el 6 de diciembre pasado volvió a despachar en la misma oficina.

La historia política y laboral de aquel cantante de los camiones urbanos está lejos de ser una trayectoria del esfuerzo. Más bien ha sabido olfatear la oportunidad hasta erigirse en un trepador profesional de la política regional.

Para fines de este escrito consultamos a un maestro y nos atrajo su brevísima definición y mejor descripción: “No se mucho (de Palomera) Busca mucho protagonismo. Quiere presumir todo. Según dicen, a mucho maestro le cae mal eso. Parece que anda en campaña permanente”.

Roberto Palomera no era nadie hasta que se inició en el uso de las redes sociales. Es el infaltable en cualquier gira del gobernador en turno, imágenes que en segundos pone a circular en el “feis”. A Aristóteles Sandoval Díaz se le pegó como garrapata a tal grado que una vez ordenó a sus subordinados hacerle llegar el mensaje de atender su trabajo por no ser necesaria su presencia en sus actos.

Oriundo de un caserío en lo alto de la sierra de Talpa de Allende, condiciones que obligó a su familia abandonar su terruño y trasladarse a la costa, se abrió paso en la escuela y en los camiones para ayudar al gasto familiar. Le decían “el milagroso” y con el dueto en “los jilgueros” ganó hasta dólares.

“El milagroso” fue a la Escuela Normal de Jalisco y en 1987 se graduó de maestro rural. Como buen jilguero, se abrió paso luego en la política y diez años después fue vicepresidente municipal de su natal Talpa. No había reelección y en 2004 llegó a la presidencia municipal. Siempre por el PRI.

Más allá de antiguos compañeros en la primaria “Emiliano Zapata” de El Pitillal, muy pocos lo conocían acá en la Costa. En los primeros meses de 2006 su nombre apareció como candidato suplente de Gloria Palacios Ponce a la diputación federal. Decían en el PRI que presumía y era una lumbrera y les había dicho que la fórmula arrasaría a los poderosos panistas de aquellos años. El profesor Leobardo Curiel Preciado les propinó una paliza, sin hacer campaña y desde la hamaca. La candidata por el PRD, fue Susana Carreño pero pues a ella ni considerarla por nunca haber sido una real competente.

Fue en aquella campaña cuando conocimos la tala del músico “milagroso” de Talpa. Después, cosechó derrota tras derrota en la sierra pero venía a Puerto Vallarta a vender sus espejitos a los caciques del PRI. Ahora vende sus espejitos a los dueños del Movimiento Ciudadano.

“A todos (en el MC) les jugó el dedo en la boca. Respeta mucho a Arturo pero su lealtad está con Alfaro”, nos habló de él un miembro del equipo político del alcalde.

Ya ninguneado, pisoteado y sin espacios en el PRI, le dieron una patada en el trasero y lo echaron de la DRSE para que una hija de Gustavo González Villaseñor ocupara su lugar. Fue a mediados de mayo de 2016. Los notables del PRI habían concluido que “el milagroso” no valía ni un cacahuate.

Gustavo Fong Salazar estaba en su etapa de headhunter del MC y para impresionar a su jefe Enrique Alfaro, se presentó como presidente y líder del MC ante Palomera y le ofreció irse al MC. Ni tardo ni perezoso le aventó el rollo a un chino Fong. Alfaro dio luz verde y eso entusiasmó al talpeño.

Hubo varios encuentros de Fong y Palomera en diversos sitios y el primer encuentro formal, de Palomera y Fong con Alfaro y Dávalos ocurrió en privado en uno de los salones del hotel Velas Vallarta. De ahí salieron los primeros acuerdos y se tomó nota de los primeros embustes del político talpeño a los naranjas.

De primera mano sabemos que ahí se pactó el acuerdo principal: Palomera se va al MC, gana Alfaro y se le da un puesto estatal pero previo se le integre en una posición de acuerdo a su perfil.

Desde las primeras negociaciones Roberto Palomera presumió que como nadie él tenía fuerza, mucho capital político, en Talpa y en todos los municipios de la sierra. Ofreció ganar la alcaldía de Talpa y fue él, con apoyo de Salvador Martín Uribe Gil y Juan Pablo Palomera Bravo, quien maniobró para imponer al MC-PAN-PRD en coalición, al también ex priista Marco Antonio “el kito” Palomera. El experimento fue un grosero fracaso. El priista, Martín “El oso” Guzmán Peña los derrotó de calle y se ha dado el lujo hasta de encarcelar al “Kito”.

“Nosotros cumplimos. Él, ya sabes… No tiene palabra”. Con esa redujo la opinión de Palomera otro militante del MC.

Tres años han sido suficientes para ganarse una imagen a semejanza de la hecha en el PRI.

Roberto Palomera no cumplió su palabra y compromiso de ganar la alcaldía en Talpa de Allende. Falló también en ganar el distrito. Ramón Guerrero Martínez perdió la diputación federal aunque Luis Munguía pudo mantener la diputación local.

Sin embargo, lo primero que en diciembre hizo fue reclamar el compromiso. Cobró hasta el último día que pudo su quincena en la administración municipal y para el 6 de diciembre, recibió el nombramiento de director de la DRSE.

Caro costó abrirle un espacio por casi tres años en la administración municipal a un individuo que inclusive ha dado la espalda al presidente municipal, Arturo Dávalos. Por esos absurdos que se entienden pero que no se explican con facilidad, Dávalos atendió la petición de Enrique Alfaro cuando éste era alcalde de Guadalajara. Pidió de favor colocarlo en alguna dirección y le dieron Proyectos Estratégicos. (En la misma petición, Alfaro solicitó abrirle campo a Lety Baca). Nadie recuerda haber diseñado algún proyecto en más de dos años. No faltó a trabajar y era puntual su asistencia en las juntas de gabinete.

En el MC ya hacen sus análisis y una conclusión preliminar, a que el beneficio no compensa su alto costo. Aquí no se le conoce trabajo electoral y lo demostró el año pasado, que se fue a la sierra a hacer campaña.

Palomera Preciado no pasa de ser un funcionario con las debilidades de una dama, que destina medio día a posar para las fotos, que alimenta sus egos y vanidades con los “laigs” de sus seguidores en las redes sociales. Es hábil y ladino, un simulador profesional que ha sido capaz de engañar a priistas y ahora a los dueños del MC.

Revolcadero

El gobierno de Don Santo Amlo se cae a pedazos. Esta tarde de viernes 12 tocó renunciar al “superdelegado” -Delegado para el Desarrollo del Gobierno Federal en Jalisco, para ser correcto- Carlos Lomelí Bolaños. Que lo hace con “profundo sentido de responsabilidad y con claridad de miras y prioridades”. Carlos Lomelí dijo que la dimisión es para dar espacio a las investigaciones abiertas en contra de él y sus empresas frente a graves acusaciones de hacer millonarios negocios en la venta de medicinas al gobierno federal. Lomelí nunca pudo superar las cascadas de acusaciones, y aunque siempre negó todo, llegó el momento que no pudo sostenerse en su cargo ante las sospechas de incurrir en un claro conflicto de interés en licitaciones gubernamentales de medicinas. Eso sí, en el breve escrito de su separación, “amenaza” con dedicarse ya de tiempo completo a su proyecto en Morena. Sin embargo, el cambio solo es de maquillaje porque en su lugar, deja a Oscar Soltero Razo. Como dato adicional, Oscar es hermano de Rafael Soltero, quien en los últimos tiempos se desempeña como su secretario particular. La renuncia del superdelegado y ex candidato de Morena a gobernador cayó de sorpresa en el medio político porque Lomelí había acompañado al presidente de la república en su gira por Nayarit e inclusive, este mismo viernes acompañó a López Obrador a una reunión con empresarios tapatíos.****** En Bahía de Banderas también hubo renuncias este viernes 12. El capitán Sergio Dávila Aguirre se separó de Dirección de la Policía y Tránsito Municipal. La información oficial se limita a decir la clásica, por causas de salud, para atenderse. Nos reportaron que su salud se había deteriorado y fue decisión del capitán separarse de su responsabilidad para buscar atención médica. Como encargado de despacho quedó Vicente Martínez Castro quien ocupaba la subdirección de la misma corporación. Algo anda mal en la tropa del médico Jaime Cuevas Tello porque ya son tres los jefes de su policía. Recordemos que el primero fue Ricardo Guerra Sánchez, ahora mismo bajo proceso por el asunto de Chavita Macías.******* La tarde de este viernes le dieron cristiana sepultura a Don Alfredo Morales Meza, allá en el campo santo de Las Palmas. A las tres de la tarde se le rindió un homenaje en el recinto del ejido y a las cinco se le ofreció misa de cuerpo presente en el templo de la comunidad.

Comments are closed.