Se alborotan las ‘tribus’ morenas con la incursión de “los Pacos”

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Carlos Lomelí Bolaños.

El ala dura de los morenos, testarudos como son, se resistía a creer la versión de que Carlos Lomelí Bolaños, el dueño de la franquicia de Morena en Jalisco, “invitó” al médico Francisco “paco” Sánchez Peña, también a su hijo “paquillo”, a unirse a Morena y ser “compañeros de partido”.

Lo aceptaron al cabo de leer una entrevista de Martha Ramírez Ruiz. El ex regidor independiente 2015-2018 se presenta retador para quienes no lo aceptan como un estelar miembro del equipo “servidores de la nación”. A ellos que lo rechazan, “el doctor Paco” les alumbró el camino con un “pregúntenle a él (Lomelí)”.

Esta es la tercera ocasión que reservamos este espacio a cuestiones de los morenos. Sin duda andan muy activos. Están ansiosos por saber y conocer los nombres de los “delegados” federales nombramientos prometidos a darlos a conocer esta semana. Para quienes están interesados en una de esas chambas federales, la inesperada incursión de los Pacos, es una amenaza a esas pretensiones.

Los seguidores de un tal José Petronilo González fue desproporcional pero puntual y certera. Un seguidor de este señor nos puso al tanto y hasta copió, pegó nos mandó un párrafo de antología. Nosotros sustraemos el escrito de ese amigo motejado como “el petro”. No tiene desperdicio.

Publicó “el petro: “Sátrapa, traidor, falso independiente, desleal, político rancio, mentiroso, ambicioso, político come-solo, y creo que se le estoy dejando barato. Es un individuo que no es digno de participar en política en ningún frente. Es un vividor de la política más noble que existe sobre la tierra, la política; que la única carta que presenta es la de su “grupito familiar” y sus intereses personales, que buscan alimentar con el dinero público. Quien no lo conozco que lo compre y lo cale”.

No conocemos al “petro” acá en Ixtapa pero nos dicen que es un individuo virulento, que cuando se propone y se apasiona, se desborda con tal de ganar la apuesta de sus “intereses”. Esos intereses no van más allá de su verdad, esa sí, su eterna motivación. Por un tiempo daba batallas en el PAN. Nos corrigieron cuando preguntamos si del PAN lo “corrieron”. Como no fue militante y por conducirse como un simpatizante incómodo para los dueños de ese partido, nomás bastó hacerle el fuchi y se enfiló a la puerta de salida. Inquieto como es, buscó luego opciones independientes y ahí fue cuando le rompió el corazón Francisco Sánchez Peña. Todo cuando apenas se discernían proyectos y se acomodaban piezas en planillas.

Entonces, pues sí, “el petro” ya caló a “los Pacos”. No se si al “paquillo” pero al “doctor Paco” sí.

A partir de ese profundo conocimiento del ideólogo local del Movimiento de Regeneración Nacional nos quedamos con la sensación de que Sánchez Peña está acreditado, para bien o para mal, por el morenismo vallartense. Su estridencia no pone al “petro” como un vulgar romancero.

Bien, compartimos en su justa dimensión con contenido del mensaje que, presumimos, dirige “el petro” a la militancia de Morena. Pareciera proponerse azuzar a la ya de por sí enchilada comunidad morena.

Laurel Carrillo Ventura.

Cuando la ex candidata a la alcaldía y regidora ahora de Morena, Laurel Carrillo Ventura supo del activismo de “los pacos” lo único que se le ocurrió fue ordenar la redacción de un escrito y reafirmar nombres y cargos de responsables de aplicar programas oficiales. Trató de ser cuidadosa en dar el portazo a quienes ya en privado los morenos definen como aventureros y oportunistas. Ahí caben “los pacos”. Pero también muchos otros priistas que ya se definen morenos, entre ellos José “Pepe” Martínez Gil otro ex candidato independiente”. Éste fue más desvergonzado pues a unas tres o cuatro semanas de la elección se declaró moreno.

Pepe Martínez no alborotó la gallera morena. Los Sánchez son recibidos a pan y queso cual de veras arrastran fuerzas como para reventar a los morenos y tronar a Morena. Por su reacción, “el petro” se muestra hasta como muribundo. Y el aludido, Paco Sánchez se regocija a carcajada abierta. Él si es de larga formación priista, un político de concha de tortuga galapeña, concha ríspida y grande.

Un amigo virtual del “petro” y de otros morenos se ofreció ponernos al tanto de la furibunda reacción de los militantes de Morena y fanáticos de Andrés Manuel López Obrador. Vaya que gritan su descontento. Ahí sí se cae en la estridencia. Hasta los vemos montoneros. Si asumimos que es genuino y sincero ese rechazo, estaríamos seguros que Morena se descarrila en unos cuantos días o semanas cae encima un cataclismo de proporciones bíblicas.

Pero en la política también caen los habladores y que nadie se asombre si mañana o pasado, a quienes hoy repudian a “los Pacos”, mañana se tomen una selfie abrazados y hasta les aplaudan en una campaña. Más temprano que tarde, en una de esas y vamos ver a desmemoriados morenos tragar sapos. En una de esas Lomelí hasta unas nalgadas le asesta al “petro” para que no ande de alborotador.

Damos por cierto que esos duros morenos tienen mucho callo en eso de estar a las caiditas en la política. También hay ejemplos de morenos con ejemplar trayectoria y comportamiento. Vemos de todo en Morena y caray, en realidad ni siquiera hallamos profundas diferencias frente a otros partidos. Los dueños de Morena se formaron y llegaron de otros partidos, del PRI, del PRD, del PAN, de todos lados. Son los mandones. Y estamos de acuerdo, el grueso de sus bases, los de la talacha en las calles, los promotores del voto, quienes hicieron ganar a don Amlo y quienes pueden hacer ganar a Carlos Lomelí la gubernatura para el 2024, son justo esos que hoy rechazan a “los pacos”.

No se sí en otros rumbos de la entidad aportan y suman “los pacos” a Lomelí. Probablemente sí. En Puerto Vallarta serán más sus restas que las sumas. En eso creemos a ciegas. Por eso entendemos la indignación de la comunidad morena quienes tienen afinado su sentido de olfato. Cuánta razón les asiste al sostener que los Sánchez están devaluados. Su familia dividida. Su paso por la regiduría independiente lo desenmascaró. Su desempeñó como regidor lo condenó al desamparo. Sus seguidores lo abandonaron a meses, sino es que a semanas, de tomar su cargo.

Si por el momento hay más que añadir al tema sería reiterar que en Morena observamos personajes convencidos de ser la vía para extirpar en México a tiranos y sátrapas que han saqueado al país. Un halago nuestro a ellos que, convencidos de su misión, se organizan y construyen un dique que contenga incursiones de agentes contaminantes atraídos por el brillo de un proyecto construido para colocar a México en el lugar que le corresponde.

Francisco Sánchez Peña.

En los siguientes días, “el petro”, todos los morenos, tendrán a su alcance no solo a Carlos Lomelí, sino al mismísimo López Obrador y, al primero restregarle su invitación a “los pacos”, y a don Amlo, exigirle ponga un alto a la invasión de que son objeto. Lomelí y López Obrador, serán la última opción. Si no se atreven a reclamar, que mejor busquen otros espacios, otros partidos o se animen a construir un proyecto, una candidatura independiente. Deben decirle que se sienten avergonzados y son la burla de los vallartenses.

Que empiecen por tomarle la palabra al “doctor Paco” y le pidan explicaciones a Lomelí. En calidad de urgente. Que “el petro” ponga el ejemplo y de las teclas de sus aparatos, teléfono o computadora, pase a las acciones y encare al dueño de Morena en Jalisco. Vemos en ese momento, una escena en donde se levantará como un digno futuro candidato independiente. ¿A la alcaldía? A lo que sea. Sino, seguramente lo veremos comer sapos.

De momento y por ahorita, nos reservamos otros datos y otras historias del “doctor paco” y del “paquillo”. “El petro” debe saber que son muchos los que ya calaron a Paco Sánchez Peña. Hay cola.

No nos imaginamos cosas chingonas para situarnos dos años más adelante, con “el doctor Paco” candidato moreno, y una hilera de quienes ya lo calaron clamando por hacerse escuchar. En el PRI como independiente, en su fugaz coqueteo con el PAN, la era de su “sociedad” con los naranjas del MC, maduró y se caló el neomoreno.

Revolcadero

El violento momento se quedó en la mente de nuestro amigo. Una hora antes de la media noche del martes. Cuchilla del crucero de Las Juntas. Fue circunstancial su tránsito por el Punto 18 cuando se sintió en medio de una balacera. Vio llegar por lo menos dos camionetas. Sus tripulantes bajaron. Por lo menos pudo ver a un pistolero ingresar al negocio. Otros se quedaron afuera. Al primer disparo de uno allá adentro, se soltó un tableteo afuera. El amigo dijo haber visto lenguas de fuego. Salían de algo, se extendían y uno o dos metros languidecían. Nos dieron otro breve comentario. El testigo también circulaba por el mismo sitio con rumbo al norte. El miedo los llevó a cubrirse. No pudieron ver mucho de la peliculezca acción. En el Punto 18 todo se iluminó con torretas de patrullas municipales, de la Fiscalía Regional, militares y marinos. Los sabuesos creen que se trató de aterrorizar a los clientes, amenazar a los dueños del local y también intimidar a los vallartenses. Son juegos gansteriles propios de malosos. Si es un método para cobrar deudas pasadas a algún noctámbulo o al dueño, quien eligió ese antro para echarle agua al bule fue su peor elección. Si el atentado fue contra los dueños del negocio, es prematuro saberlo. Si la intención es “calentar la plaza” han dado un paso y la lectura es clara: hay pleito por la plaza. Ya hay miedo a salir a divertirse a un antro donde el plus es música viva, banda o norteño en vivo. Por lo pronto, ya nos han dicho que los banderos evitarán tocadas en esos antros ya de mala fama. ****** La misma noche del martes, o más bien ya en las primeras horas del miércoles, nos llamaron para darnos el nombre de la dama fallida. Otros amigos nos llamaron para lo mismo, ya en el transcurso del miércoles. María Elena “Nena” Toribio Villarreal había ido a celebrar meses de matrimoniarse. Iba por un ratito y regresar temprano a descansar a casa para atender a sus clientes de la estética. Por la cercanía eligieron ese lugar para el momento. Murió dentro del local. No pudo ni tuvo tiempo de ponerse a buen resguardo cuando los matones accionaron sus armas. A la familia, a las hermanas, a hermanos, al Gaby Toribio, al compadre Toni Toribio, toda nuestra solidaridad en estos aciagos días. ********Lo ocurrido en el antro Punto 18 en el crucero de Las Juntas es suceso de suma gravedad, una advertencia y atentado contra la sociedad y el destino. La violencia espanta al turista. Pero también asusta a los vallartenses, patasaladas, a esos miles de jóvenes, también adultos, que cada fin de semana, desde el jueves al domingo, salen a divertirse. El ejemplo está en Cancún, cuyos índices de viajeros se redujeron a raíz de una serie de atentados de iguales características que se han venido sucediendo en los años recientes. Mazatlán, Los Cabos, Acapulco, han pasado por una era de violencia a la inmediata crisis por ausencia de clientes. Son ataques directos contra la sociedad por ejecutarse precisamente a un centro de reunión y dirigidos a todos y a nadie a la vez, para causar daño a quien se le cruce a las potentes balas. El antepasado fin de semana ocurrió otra balacera en el antro la Fory Fay con saldo de un muerto y una dama herida. En el Punto 18 murió una dama y por lo menos cinco heridos. Sin embargo, tampoco se sabe con certeza cuántos lesionados de bala hubo pues por lo menos tres se retiraron del lugar en la búsqueda de un médico de sus confianzas.

 

Comments are closed.